Educación Inicial

Educación Inicial
Modalidades No Escolarizadas


CUBA


Programa Educa a tu hijo

Antecedentes:

La vía de atención educativa no institucional está concebida para todos los niños y niñas de 0 a 6 años que no asisten a instituciones infantiles y se implementa en forma de un Programa Social de Atención Educativa denominado Educa a Tu Hijo.

La concepción de este programa tuvo como antecedentes investigaciones realizadas para lograr la preparación para la escuela de los niños y niñas que residían en las zonas rurales y fundamentalmente de montañas, que no disponían de instituciones preescolares cercanas. Las vías investigadas fueron:

La utilización de los familiares, que orientados y preparados previamente, fungían como “maestros” de sus propios hijos en el hogar.

La atención al niño por el maestro de la escuela primaria ubicada en la zona donde residía, el que realizaba actividades directamente con él una o dos veces por semana y lo combinaba con la educación familiar.

De esta forma, utilizando vías no formales se fueron garantizando, a partir de 1985, las condiciones para atender al ciento por ciento de los niños del grado preescolar (5 – 6 años).

El Programa Social de Atención Educativa “Educa a tu Hijo” fue objeto de una investigación ampliada entre 1983 y 1987 cuyo objetivo esencial fue comprobar su efecto desarrollador, así como también valorar la posibilidad que tenía la familia de aplicarlo en las condiciones del hogar.

Para este estudio, se seleccionó, una muestra conformada inicialmente por 94 niños: 22 recién nacidos, 32 de 6 meses de edad y 40 de 12 meses de edad pertenecientes a familias que residían en zonas urbanas y rurales y que presentaban características semejantes en cuanto al estrato socio – económico, a la composición, relaciones y dinámica familiar.

La estrategia de investigación incluyó la realización de tres etapas o momentos: constatación o diagnóstico inicial; acción pedagógica - formativa y etapa de control.

La etapa de diagnóstico, estuvo dirigida a conocer el nivel de desarrollo inicial que poseían los niños en algunos indicadores del desarrollo que aparecían en los folletos “Educa a tu Hijo”.

Para conformar la muestra se tomaron en cuenta los resultados obtenidos en el diagnóstico y el cumplimiento de los siguientes parámetros:

De esta forma quedaron conformados los grupos experimentales y de control con 11 niños recién nacidos, 16 niños de 6 meses y 20 de 12 meses de edad, en cada grupo.

La etapa experimental pedagógico - formativa consistió en la aplicación por la familia del programa pedagógico “Educa a tu Hijo” dirigido a lograr el desarrollo integral de los niños seleccionados.

La etapa de control estuvo dirigida a la comprobación del nivel de desarrollo alcanzado por los niños, para lo cual fueron especialmente elaborados algunos indicadores seleccionados, otros de escalas o pruebas de diferentes autores y aplicados a los niños de los grupos experimental y de control.

El análisis de los resultados de esta primera etapa de la investigación permitió arribar a las siguientes conclusiones:

El análisis de los resultados de esta investigación determinó la necesidad de continuar el seguimiento de su efectividad en los restantes períodos etarios de la infancia preescolar, así como de dirigir los esfuerzos a la búsqueda de vías para orientar a las familias su realización.

El objetivo de esta nueva etapa consistió en el diseño e instrumentación de la implementación, a nivel de algunos municipios del Programa Social de Atención Educativa a los niños de las primeras edades, por vías no formales. Se realizó en el período comprendido entre 1987 y 1993.

La concepción de la implementación a nivel municipal adquirió dos características especiales: en primer lugar igualmente tomó como célula básica para su realización a la familia. En segundo lugar, el fundamento esencial del Programa, fue la estructuración de un trabajo comunitario que aunaba a los diferentes factores del territorio, en la realización de acciones educativas con un carácter sistemático e intersectorial.

El Programa Social de Atención Educativa a los niños de 0 a 5 años que no asistían a las instituciones infantiles fue probado en un municipio de montaña y en zonas urbanas, semiurbanas no muy desarrolladas y rurales. Abarcó una totalidad de 3 697 familias y 3 852 niños de 0 a 5 años de edad, lo que representó aproximadamente el 60% de la población infantil de estas edades en estos municipios.

La efectividad de la aplicación del Programa Social de Atención Educativa se realizó mediante el control y evaluación de tres parámetros fundamentales:

  1. El desarrollo alcanzado por los niños.
  2. El nivel de preparación logrado por las familias.
  3. Estimación del grado de apoyo comunitario.

El análisis de los datos sobre el desarrollo de los niños evidenció en las distintas edades una tendencia a la armonía y que en general alcanzaban niveles altamente satisfactorios, lo que también se manifestó en cada una de las áreas exploradas: Desarrollo Intelectual, Lenguaje, Socialización, Postura, Coordinación y Estado Emocional. Se apreció en los distintos períodos etarios que las anotaciones tendían a agruparse de la categoría normal medio hacia las de superiores resultados.

La influencia del programa en la familia se demostró en su grado de preparación, el cual era muy favorable a pesar de las diferencias de su nivel de escolaridad, situación económica o participación social, tanto en el dominio de los contenidos y formas de realización de las actividades como en la comprensión de su contribución al desarrollo del niño.

La valoración del apoyo comunitario evidenció logros en la unión de los distintos factores del territorio para acometer juntos la tarea.

De forma general, se pudo concluir que los resultados positivos obtenidos en el desarrollo de los niños que residen en diferentes zonas de los municipios estudiados, en el nivel de preparación alcanzado por la familia en el cumplimiento de sus deberes y funciones, así como en el grado de aceptación y apoyo logrado por parte de la comunidad permiten confirmar la efectividad del Programa Social de Atención Educativa a los niños de 0 a 6 años que no asisten a las instituciones infantiles.

A partir del curso 1992 - 93 el Ministerio de Educación inició la generalización paulatina del Programa Social de Atención Educativa “Educa a tu Hijo”, con el objetivo de cerrar la única brecha de cobertura educativa existente, lo cual constituye una meta en el Programa Nacional de Acción en cumplimiento de la Cumbre en Favor de la Infancia. Esto ha permitido ampliar considerablemente la cobertura de la educación preescolar en el país.

Este Programa se caracteriza por:

Se desarrolla en las 14 provincias del país y el Municipio Especial Isla de la Juventud y abarca las familias que viven tanto en las zonas urbanas como rurales y de montaña

Organismos Responsables.

El Programa Educa a Tu Hijo tiene un marcado enfoque comunitario e intersectorial. En la materialización del Programa participan los Ministerios de Salud Pública, Cultura, Deporte, Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Comités de Defensa de la Revolución (CDR), Asociación Nacional de Pequeños Agricultores (ANAP), Asociaciones Estudiantiles, Sindicatos y los Medios de difusión masiva, entre otros, bajo la coordinación del Ministerio de Educación. En el Ministerio de Educación corresponde a la dirección de Educación Preescolar la dirección de las acciones educativas del programa tanto a nivel nacional, provincial, como municipal.

Los Organismos y Organizaciones Sociales que participan en el Programa Educa a Tu Hijo se agrupan en el GRUPO COORDINADOR NACIONAL presidido por el Ministerio de Educación que tiene como funciones básicas:

La concreción de estas acciones en cada provincia, municipio y especialmente en el eslabón básico de gobierno, los Consejos Populares, requirió la creación de Grupos Coordinadores también en cada uno de estos niveles, con igual composición que el grupo nacional.

El gráfico que aparece a continuación representa lo expresado.

Grupo coordinador nacional. Traza política y estrategia de trabajo para las V. N. F. en el país. Diseña capacitación general. El monitoreo y la evaluación.

Grupos coordinadores a nivel provincial. Trazan estrategias de trabajo atendiendo a las características de la provincia. Trazan estrategias de capacitación superior y controlan el trabajo.

Grupos coordinadores municipales. Ajustan la estrategia de acuerdo con su territorio. Trazan la política de extensión, proyecto de capacitación. Seleccionan promotores, sistematizan, supervisan y controlan el cumplimiento de la actividad.

Grupos coordinadores a nivel de consejo popular. Se encargan de materializar el proyecto, con la participación activa y voluntaria de la comunidad, seleccionan y capacitan a los ejecutores, ajustan el proyecto a las características de la comunidad, necesidades e intereses.

Los Grupos Coordinadores a nivel de Consejos Populares

Estos Grupos provinciales y Municipales, así como a nivel de Consejo Popular juegan el papel primordial, pues en ellos se concretiza toda la estrategia trazada y se hace efectiva la aplicación del Programa en un territorio. Con la acción conjunta de los diversos factores presentes en la comunidad, se diseña un plan de acción que incluye:

Fuente y mecanismo de financiamiento:

La atención educativa por vía no institucional cuenta con el respaldo del Estado que asegura el personal técnico en capacidad de prepara y asesorar a la gran masa de voluntarios que en él participan. El resto de los Organismos participantes asumen los aseguramientos del personal aportan al trabajo de orientación a las familias.

Se ha contado con una colaboración sistemática del UNICEF, fundamentalmente dirigido a la edición de materiales, el aseguramiento de la capacitación tomando en consideración la amplia y diversa cantidad de personas a las que resulta necesario llegar y como apoyo a las investigaciones.

Objetivo General:

Lograr el máximo desarrollo posible de todos los niños y niñas cubanos que no asisten a instituciones infantiles.

Población Objetivo:

La atención educativa no escolarizada atiende a toda la población infantil comprendida desde 0 a 5/6 años de edad, que no asiste a instituciones infantiles. Desde su generalización se ha ido incrementando la atención a los niños/as y sus familias así como la cobertura en general . La tabla que a continuación se presenta refleja el crecimiento por años de la cobertura.

Los Grupos Coordinadores a nivel de Consejos Populares

Estos Grupos provinciales y Municipales, así como a nivel de Consejo Popular juegan el papel primordial, pues en ellos se concretiza toda la estrategia trazada y se hace efectiva la aplicación del Programa en un territorio. Con la acción conjunta de los diversos factores presentes en la comunidad, se diseña un plan de acción que incluye:

Fuente y mecanismo de financiamiento:

La atención educativa por vía no institucional cuenta con el respaldo del Estado que asegura el personal técnico en capacidad de prepara y asesorar a la gran masa de voluntarios que en él participan. El resto de los Organismos participantes asumen los aseguramientos del personal aportan al trabajo de orientación a las familias.

Se ha contado con una colaboración sistemática del UNICEF, fundamentalmente dirigido a la edición de materiales, el aseguramiento de la capacitación tomando en consideración la amplia y diversa cantidad de personas a las que resulta necesario llegar y como apoyo a las investigaciones.

Objetivo General:

Lograr el máximo desarrollo posible de todos los niños y niñas cubanos que no asisten a instituciones infantiles.

Población Objetivo:

La atención educativa no escolarizada atiende a toda la población infantil comprendida desde 0 a 5/6 años de edad, que no asiste a instituciones infantiles. Desde su generalización se ha ido incrementando la atención a los niños/as y sus familias así como la cobertura en general . La tabla que a continuación se presenta refleja el crecimiento por años de la cobertura.

VÍAS DE ATENCIÓN EDUCATIVA
Año P. I. Cob. % C. I. % E. P. % V.N.F. %
1993 1058000 504719 47.7 138824 27.5 161533 32.0 204362 40.5
1994 1072359 773893 72.0 144311 13.5 139434 13.0 490148 63.3
1995 955829 912259 95.4 150831 16.0 143732 15.0 617696 64.0
1996 937216 897868 95.6 144533 15.4 128287 13.7 625048 67.7
1997 892506 876285 98.2 145088 16.6 117754 13.4 613443 69.6
1998 888342 872923 98.3 145364 17.0 112967 13.0 614592 70.4
1999 886194 870848 98.3 153161 17.2 112967 12.7 604720 68.2
2000 885368 873955 98.7 152657 17 109731 13 611567 70
2001 882257 880116 99.8 152200 17 109731 12 618116 71

P. I.=Población Infantil.
Cob.: Cobertura.
C.I.: Círculos Infantiles.
E.P.: Aulas del grado preescolar en escuelas primarias urbanas y rurales.
V. N. F.: Vías no formales. Programa Educa a Tu Hijo

Estrategias de trabajo:

La atención educativa por vías no formales adopta las modalidades siguientes:

Atención a las futuras madres y padres (familia): Orientación sistemática durante el embarazo por el médico, la enfermera y otros ejecutores así como en las consultas de atención prenatal para prepararlos en los distintos aspectos a tener en cuenta en el embarazo y desde el nacimiento para la promoción de un favorable desarrollo infantil.

Atención individual: Orientación a las familias de los niños y niñas de 0 a 2 años fundamentalmente en el hogar, una o dos veces por semana, por un (a) ejecutor(a), acerca de cómo realizar actividades estimulatorias del desarrollo con sus hijos, Se le orienta a la familia los contenidos específicos de los folletos “Educa a tu Hijo”, les demuestran cómo realizar las actividades en las distintas áreas del desarrollo y comprueban si han comprendido las acciones a realizar con sus hijos.Esta forma de atención en el hogar se concibe teniendo en cuenta las particularidades de estas edades que las hacen más vulnerables a los factores de riesgo y ambientales. Se aprovechan estos momentos además, para controlar junto con la familia los logros del desarrollo alcanzado por sus hijos.

Atención Grupal: Los niños y niñas de 2 a 6 años se organizan en grupos a los que asisten acompañados por sus familias, una o dos veces por semana, a un local de la comunidad ( parques, portales, de casas de cultura, centros deportivos y otros) donde son atendidos por un(a) ejecutor(a) quien realiza actividades estimulatorias para su desarrollo propicia la participación en ellas de las familias y les orienta y demuestra sobre cómo continuarlas en el hogar. Se adopta la variante de “actividad conjunta”, llamada así porque en ella participan juntos las familias, sus niños y niñas y el personal orientador ejecutor(a), con el objetivo de realizar las diferentes actividades y, fundamentalmente, lograr en ellas la participación de la familia como una vía idónea para recabar los saberes de las familias y a su vez demostrarles cómo continuar desarrollándolas en el hogar. El trabajo con las familias y sus hijos(as) de manera grupal, mediante las actividades conjuntas, puede adoptar la forma de grupos diferenciados por edades (de 2 a 3, de 3 a 4, de 4 a 5 o de 5 a 6 años) o, de grupos múltiples o multiaños conformados por niños de diferentes edades. Esta forma de atención grupal favorece la satisfacción de las necesidades de los niños(as) de estas edades de socialización y comunicación, a la vez que propicia el intercambio y las interrelaciones entre las diferentes familias, convirtiéndose además en un factor de preparación y de desarrollo socio – cultural.

Los niños y niñas de 5 a 6 años de zonas de montañas o rurales de difícil acceso, con muy limitada población infantil de estas edades, además de la atención que le brinda sistemáticamente el ejecutor/a ya sea en visita individual al hogar ( si el niño/a y su familia viven aislados) o grupal (si existen varios niños), acuden con sus familias a las escuelas primarias del territorio dos veces por semana y son atendidos por un maestro y el ejecutor(a), quien igualmente realiza actividades con ellos y demuestra a las familias cómo continuarlas en el hogar.

Un componente esencial en la estrategia de atención educativa por vía no formal lo constituye el Sistema de Capacitación, que tiene un carácter diferenciado y permite dar respuesta tanto a la magnitud de personas implicadas en este programa, como a la diversidad en relación con los conocimientos y preparación que poseen. Por otra parte posibilita ofrecerles la preparación pedagógica que requieren. En la capacitación se aprovechan las experiencias y potencialidades de los Círculos Infantiles, los que se convierten en centros de capacitación para quienes participan en la implementación del programa, así como las Universidades Pedagógicas.

La capacitación se realiza en los diferentes niveles ( nación, provincia, municipio, consejo popular) con una frecuencia establecida y toma como punto de partida los resultados obtenidos en etapas anteriores, para aplicar vías y métodos que eleven su calidad. En general la capacitación adquiere el diseño siguiente:

Diseño de capacitación

Materiales que se utilizan:

El soporte pedagógico del Programa Social de Atención Educativa se presenta en 9 folletos bajo el título “Educa a tu Hijo”.

Cada folleto contiene una presentación que persigue el propósito de sensibilizar a la familia sobre la importancia de realizar una educación sistemática para lograr el óptimo desarrollo de su hijo; una explicación sencilla de las características del pequeño como respuesta a la pregunta ¿Cómo es tu niño...? (en un período determinado). A continuación, dando respuesta a la pregunta ¿Qué debes hacer para que tu niño crezca y se desarrolle sano y feliz?, aparecen recomendaciones de actividades necesarias para estimular su desarrollo socio – afectivo, intelectual, del lenguaje y motriz, así como la formación de valores, hábitos higiénicos, cualidades morales, los cuidados de su salud y la prevención de accidentes. Por último, al finalizar cada folleto aparecen indicadores, en forma de logros que los niños deben alcanzar en cada edad y que permiten a la propia familia valorar el nivel de desarrollo alcanzado por sus hijos en cada período etario.

Para su aplicación cuenta además, como soporte material, con folletos y manuales dirigidos a promotores y ejecutores relacionados con la concepción y fundamentación del programa, las condiciones en que tiene lugar el desarrollo del niño, la salud e higiene, la elaboración de materiales didácticos y lúdicos, así como las técnicas de trabajo comunitario.

Sirvan de ejemplo:

“Cuba: una alternativa no formal de educación preescolar”.

Contiene los elementos esenciales de la concepción del programa y de sus formas de realización.

{short description of image}

“Manual del promotor”.

Constituye una guía acerca de las características, funciones, responsabilidades, métodos de trabajo del promotor, así como otros aspectos de interés para planear, organizar estrategias de trabajo y evaluar resultados.

{short description of image}

“Teoría y práctica de las vías no formales”. (Apoyo al Manual del promotor 1).

Contiene orientaciones valiosas para la organización del trabajo del grupo coordinador, promotores y ejecutores en su radio de acción.

{short description of image}

“Condiciones para el desarrollo de los niños en edad temprana y preescolar”.(Apoyo al Manual del promotor 2).

Resume un conjunto de ideas básicas acerca del desarrollo del niño durante los primeros años de vida y el papel que debe jugar el adulto para estimularlo.

{short description of image}

“Acerca de la salud”. (Apoyo al Manual del promotor 3).

Contiene explicaciones sencillas y asequibles sobre el cuidado de la salud del niño, la higiene de los alimentos y la importancia de la adecuada alimentación en las primeras edades.

{short description of image}

“Técnicas de trabajo comunitario”.(Apoyo al Manual del promotor 4).

Ofrece valiosas sugerencias sobre formas y técnicas de trabajo comunitario.

{short description of image}

“Elaboración de medios y juguetes a bajo costo”. (Apoyo al Manual del promotor 5).

Contiene orientaciones para los promotores, ejecutores, familia y otros agentes educativos de la comunidad acerca de las formas, procedimientos y materiales para elaborar juguetes y otros medios didácticos a bajo costo que puedan ser utilizados en la realización de las actividades.

{short description of image}

“Mamá, tú y yo en el grupo múltiple”.

Expone las formas y procedimientos didácticos para realizar las actividades con grupos de niños de diferentes edades y sus familias.

{short description of image}

“Juntos podemos”.

Cuaderno de trabajo para apoyar a las familias de zonas rurales y de montaña en la realización de actividades que contribuyan a la preparación del niño para su ingreso a la escuela.

“El médico y la enfermera en la educación familiar”.

Contiene orientaciones a este personal sobre las formas de trabajo con la familia para la realización de las actividades que estimulan el desarrollo de los niños en las distintas esferas.

Actores educativos:

Desde el punto de vista organizativo el Programa se implementa utilizando a promotores (educadores, maestros, médicos u otro personal idóneo), que asumen la responsabilidad de capacitar y de servir de enlace del grupo coordinador en la concreción del plan de acción en el territorio; y a ejecutores (educadores, maestros, auxiliares pedagógicas, médicos, enfermeras, instructores de deporte, animadores de cultura, jubilados, estudiantes, personal voluntario de la comunidad y las propias familias en interacción con otras) que son los encargados de orientar directamente a la familia y velar porque aplique las actividades educativas en el hogar.

En la instrumentación del programa el promotor juega un papel fundamental porque además de capacitador y supervisor del trabajo de los ejecutores es uno de los encargados de movilizar los recursos de la comunidad, promoviendo el programa, sensibilizando a todos sus miembros con la importancia de participar activa y conscientemente en la educación de los niños.

Para ello debe poseer cualidades que le permitan ser un buen comunicador, participar activamente en los Grupos Coordinadores, poseer iniciativas, conocer técnicas que fomenten la participación de la familia y promover la autogestión comunitaria en apoyo al proceso educativo de los niños.

El ejecutor tiene como función fundamental desarrollar conjuntamente con las familias, las actividades con los niños y niñas, orientar a los padres y demás familiares la continuidad de las acciones educativas en el hogar, visitar los hogares y controlar la calidad de la realización de las acciones.

En la tabla que se presenta a continuación, se refleja el incremento de promotores y ejecutores a partir de la implementación del Programa hasta el año 1998.

Años Promotores Ejecutores
1992-1993 10 087 30 884
1993-1994 11 221 45 311
1994-1995 11 744 57 288
1995-1996 12 456 66 046
1996-1997 14 643 60 851
1997-1998 15 242 61 344
1999-2000 18 077 64 519

{short description of image}

De igual forma, la participación intersectorial comunitaria se refleja en la procedencia y cantidad de promotores y ejecutores que en los momentos actuales alcanza las cifras siguientes:

{short description of image}

{short description of image}

Como puede apreciarse, los sectores más representados son Educación y Salud, por contar con el personal idóneo para el asesoramiento al personal involucrado y a la familia.

El total de grupos no formales atendidos por este personal asciende a 26 426, de ellos, pertenecen a zonas rurales 12 200.

Seguimiento y evaluación:

Con el propósito de evaluar la efectividad del Programa “Educa a tu Hijo” en su fase de extensión, se diseñó y aplicó un sistema de evaluación y monitoreo en el año 1994 que permitió identificar logros, deficiencias y, en correspondencia con ellos, adoptar estrategias de trabajo.

Los objetivos que se plantearon fueron:

Para realizar la evaluación se elaboraron un total de cuatro instrumentos: dos de ellos dirigidos a comprobar el nivel de desarrollo alcanzado por los niños, para lo cual se utilizaron, por una parte, la aplicación, por los ejecutores, de los indicadores de desarrollo que aparecen en los folletos de cada periodo etario y, por otra, por las valoraciones de la familia acerca del comportamiento y aprendizaje logrados por sus hijos a partir de su incorporación al Programa, una encuesta a la familia para evaluar su nivel de preparación y otra encuesta dirigida a personas de la comunidad involucradas y no involucradas en la ejecución del Programa, para evaluar el efecto provocado en el territorio, incluidos en ellas los representantes de los grupos coordinadores.

Caracterización de la muestra

La muestra se tomó de 1 000 comunidades (Consejos Populares) correspondientes a 161 municipios del país. Fue seleccionada de manera aleatoria y en la misma se exigió el requisito de tener como mínimo un año de incorporación al Programa. El 20,6% de ella pertenece la población que reside en la zona rural.

Se evaluaron 16 031 niños de 161 municipios de las 14 provincias del país, en una proporción de 8 049 niñas que representa el 50,21% y 7 982 niños para un 49,79%. La muestra tomada representó el 10% de la población infantil total atendida por esta vía en cada territorio.

Los niños y niñas evaluados se encuentran distribuidos entre los siguientes rangos de edades:

1 – 2 años

3 682

22.97%

2 – 3 años

3 308

20.64%

3 – 4 años

3 580

22.33%

4 – 5 años

4 246

26.49%

5 – 6 años

1 215

7.57%

Se seleccionaron las familias de los mismos, de ellos 15 931 respondieron la encuesta aplicada. La misma arrojó que la composición del núcleo familiar era de 13 564 del sexo femenino para un 85,14% y 2 637 del masculino, lo que representa un 14,86%. Esta se distribuye por rangos de edades de la siguiente forma:

Menos de 20 años

998

6.26%

20 – 30 años

8 614

54.07%

31 – 40 años

3 851

24.17%

41 – 50 años

1 382

8.68%

51 – 60 años

1 082

6.79%

Más de 60 años

4

0.03%

Para el estudio de la comunidad se encuestaron a 3 786 personas, de ellas 2 630 del sexo femenino, lo que representa un 69,47% y 1 156 del sexo masculino para un 30,53%, distribuidas en los siguientes rangos de edades:

15 – 20 años

310

8.19%

21 – 30 años

1 344

34.50%

31 – 40 años

1 124

29.69%

41 – 50 años

595

15.72%

51 – 60 años

298

7.87%

Más de 60 años

115

3.03%

A continuación se presenta el análisis de algunos indicadores.

La valoración de los resultados alcanzados por niños y niñas se realiza tomando en consideración los logros que aparecen en el Programa “Educa a tu Hijo” como indicadores del desarrollo y el nivel de socialización que se ofrecen en las valoraciones hechas por las familias.

{short description of image}

{short description of image}

{short description of image}

{short description of image}

Los resultados mostraron que el 53,2% de los niños cumplía todos los indicadores del desarrollo planteados para su edad y el 43,3% alcanzaba al menos alguno de ellos. En cuanto al desarrollo motriz, socio - afectivo y formación de hábitos higiénicos - culturales, se apreciaron resultados satisfactorios con una tendencia ascendente en correspondencia con el aumento de la edad; en lo que respecta al desarrollo intelectual, los indicadores evaluados mostraron niveles aceptables, aunque en general, fueron los que brindaron los resultados más bajos.

La muestra de niños de 5 a 6 años que residía en zonas rurales y de montaña, alcanzaron resultados positivos, fundamentalmente en el desarrollo intelectual, esfera en la que el 65,4% de los niños cumplió con éxito todos los indicadores evaluados. Como puede observarse en la gráfica anteriormente presentada los niños de 5 a 6 años que residen en zonas montañosas se apreciaron índices más bajos en lo que se refiere a la socialización.

Con respecto a los niveles de socialización alcanzados por los niños se constató que, después de su incorporación al Programa, un 64% logró más de cuatro nuevos amigos, el 72,1% establecía relaciones en sus juegos con adultos y niños y el 73,7% incorporaba a sus conversaciones nuevos temas.

Los diversos objetos del hogar comenzaron a tener significación en los juegos infantiles (63% de los niños jugaban con distintos objetos de la casa). Los objetos de la naturaleza y los confeccionados con materiales de desecho aparecían con más frecuencia. A pesar de ello todavía existía una fuerte inclinación por el uso de juguetes industriales (70% de los evaluados), desaprovechándose así otras posibilidades que resultaban importantes para el desarrollo del niño.

El conocimiento que mostraban tener las familias de la concepción del Programa y su participación en él, ofreció resultados positivos ya que de las encuestadas, un 82% realizaba en la casa las actividades orientadas en el Programa y el 65% asistió con sus niños sistemáticamente a reuniones con los ejecutores. No obstante, sólo un 50,8% de las familias participaba en las actividades junto con el niño, elemento de importancia para garantizar la continuidad de las acciones educativas en el hogar.

De igual forma, la propia familia reconoció que a partir de su incorporación al Programa, además de madres, padres y abuelos, comenzaban a participar de forma más activa en la educación de los niños otros miembros. La tabla que aparece a continuación demuestra lo planteado.

FAMILIAR

NIVEL DE PARTICIPACIÓN (%)

ANTES

DESPUÉS

Abuelos

9.8

14.0

Hermanos

8.5

13.0

Primos

4.3

10.2

Tíos

8.1

15.2

Otros parientes

3.2

12.0

Los datos reflejan un predominio de la participación de las madres en la asistencia a las sesiones de trabajo y en la realización de las actividades estimulatorias del desarrollo de sus hijos en la casa (90% de los encuestados). Aún resultaba reducida la presencia de los padres en esta tarea (54%).

El efecto instructivo del Programa en la familia se puso también de manifiesto en el hecho de que el 85% reconocía que su participación en el Programa provocó en ellos un cambio de actitud y relación hacia los niños. En este sentido el 69,5% refiere que ahora se preocupaba más por la alimentación y sueño del niño; el 66% lo escuchaba y los atendía más cuando preguntaba; el 63,8% jugaba más con él y el 87% no le gritaba ni le pegaba.

Los resultados en cuanto a la ampliación por parte de la familia de los espacios de juegos de los niños y en la creación de juguetes para la satisfacción de las necesidades del pequeño, eran aún insuficientes.

El 85% de las familias encuestadas refería que, a partir de su incorporación al Programa, se habían motivado más por realizar actividades que favorecían su enriquecimiento cultural. Las propias respuestas evidenciaron que las actividades que con mayor frecuencia realizaban eran: ver televisión (46,9%), oír música (45,7%) y leer (23,9%); estos datos demuestran la necesidad de fortalecer el trabajo intersectorial, así como potenciar la utilización de las instituciones culturales de la comunidad en función de la preparación de la familia.

Uno de los efectos positivos del Programa es que contribuyó a fomentar los lazos de amistad y cooperación entre las familias que en él participaban; esto se expresa en que el 68% de ellas adquirió nuevas amistades con las que intercambiaban opiniones, el 60% estableció relaciones de ayuda mutua y el 53% se visitaba con frecuencia.

Una estimación de los efectos que el Programa había ejercido en la comunidad se apreció en el conocimiento que de él poseía la población que en ella reside. Así, el 81,5% de los encuestados respondió que conocía el Programa “Educa a tu hijo”; el 78,4% que estaba dirigido a familias con niños pequeños; el 71,0% consideraba positiva su aplicación en la preparación de las familias para un mejor desarrollo de sus hijos.

Por su parte, los representantes de los grupos coordinadores encuestados refirieron que habían logrado abordar la tarea e implementar la educación no formal en la comunidad con la participación común de distintos factores, y agentes sociales, pero que aún no todos lo hacían con la dedicación y sistematicidad necesaria y que tenían que lograr mayor cohesión intersectorial en la elaboración, ejecución y control del plan de acción.

El monitoreo realizado al Programa “Educa a tu hijo” mostró su efectividad, en los dos primeros años de su aplicación en forma generalizada, tanto en el desarrollo logrado en los niños y niñas como el nivel de preparación de la familia y en el conocimiento y valoración que de él tenía la comunidad.

Al mismo tiempo mostró las brechas que aún quedaban, las que se convirtieron hasta el momento actual en foco de atención permanente, diseñándose estrategias en los grupos coordinadores de barrio, del municipio, de la provincia y de la nación, para dar solución a las problemáticas y alcanzar niveles superiores de desarrollo.

En 1999 se aplicó el segundo monitoreo. Esta evaluación tomó como punto de partida la realizada en el año 1994 e incorporó nuevos aspectos a partir del nivel de desarrollo alcanzado. Ambas evaluaciones han tenido como propósito fundamental valorar la efectividad del Programa en términos de calidad, teniendo en cuenta su amplia cobertura, la diversidad de los factores que participan, así como de los contextos en que este se aplica.

Como objetivos fueron planteados:

La muestra se seleccionó de manera aleatoria a nivel nacional en las 14 provincias del país, conformada por familias, niños, promotores, ejecutores, representantes de los Grupos Coordinadores y miembros de la comunidad de zona urbanas, rurales y de montaña de todos los municipios. Esta muestra representa el 8,1 de la población atendida.

Fueron evaluados:

Urbano Rural Total % Mujeres
Niños 23 993 24 725 48 718 50,1%
Familias 22 209 24 933 47 142 50,4%
Promotores 946 607 1 553 72%
Ejecutores 693 683 1376 88,7%
Comunidad 488 307 846 73,6%
Grupo Coordinador 627 231 858 60%

Los principales resultados fueron:

Niños

El 87,8% de los niños/as de la muestra alcanza todos los indicadores del desarrollo previstos para su edad, el resto alcanza algunos de ellos. Estos resultados representan 34,6 puntos porcentuales por encima de lo logrado en la evaluación de 1994. En ellos es significativo que:

Familia

La participación de la familia en el Programa resulta destacada ya que el 50% asiste dos veces por semana a los encuentros con los ejecutores y el 80% lo hace al menos una vez. Ello unido a otros resultados que a continuación se presentan, manifiesta una tendencia a un mayor compromiso y concienciación de la familia con la educación de sus hijos y su reconocimiento del papel del Programa en su preparación para el cumplimiento de su función educativa:

Grupo coordinador.

La atención educativa brindada a los niños y sus familias, la calidad que ésta ha logrado, la participación de activistas de la comunidad con carácter voluntario son algunos de los logros que reconoce el 80% de los miembros del Grupo Coordinador encuestados. El 71% evalúa como buena la unidad de acción que ha alcanzado el Grupo y se reconoce como débil aún el nivel de implicación y/o participación de algunos sectores.

Promotores y ejecutores.

Es significativa la satisfacción por la actividad que realizan y por la preparación que poseen para el desempeño de sus funciones, lo que es reconocido por el 95% de los promotores y el 93,1% de los ejecutores.

Se pone de manifiesto una relativa estabilidad en los promotores y ejecutores ya que el 40% y el 49,6 % respectivamente tienen menos de 2 años en sus funciones.

Comunidad.

Se evidencia un conocimiento del Programa por la comunidad en un 96% de los encuestados, así como una participación en las diferentes actividades por el 88,5%.

Tanto la primera como la segunda evaluación confirman:


Índice de Países | Siguiente País
Atención integral a la primera infancia
| Contactar | Página inicial OEI |