Educación Inicial

Educación Inicial
Modalidades No Escolarizadas


ECUADOR


EL PROGRAMA NACIONAL DE EDUCACIÓN PREESCOLAR – PRONEPE

PRONEPE es un Programa del Ministerio de Educación (MEC) que contribuye al desarrollo integral de los niños y niñas, de 4 a 6 años, de los sectores más vulnerables del país expuestos a un riesgo pedagógico.

El Programa llega con alternativas de Educación Preescolar, que favorecen al desarrollo de las capacidades básicas y la estructuración del conocimiento integral y significativo de niños y niñas, en los sectores más necesitados del país.

PRONEPE ha logrado fortalecer una propuesta pedagógica propia, que permite vincular la enseñanza en valores con el desarrollo del pensamiento y formación de las destrezas, habilidades y competencias que requiere desarrollar el niño en esta fase de su formación, a partir de vivencias, juegos y experiencias significativas para él y su entorno. Este proceso educativo permite que los niños y niñas de 5 a 6 años aprueben el primer año de educación básica.

Antecedentes:

El Gobierno Nacional, a través del Frente Social, en el año 1989, establece programas no convencionales de atención a los niños y niñas menores de seis años de los sectores urbano marginales y rurales del país, para lo cual crea el Fondo Nacional de Nutrición Infantil, FONNIN, que financia el Programa de la Red Comunitaria de Desarrollo Infantil.

Beneficio del cual participa el Programa Nacional del Educación Preescolar implementando modalidades de educación no convencional de bajo costo y de gran impacto, con la participación activa de la comunidad y sociedad civil, garantizando de esta manera el desarrollo de los niños y niñas menores de seis años, objetivo principal del Programa.

Metodología:

La metodología de trabajo procura que las familias, comunidades y, especialmente, los padres y madres de familia, participen en todo el proceso educativo de sus hijos, se den tiempo para favorecer el desarrollo intelectual, la curiosidad, nuevos aprendizajes de sus hijos y, fundamentalmente, facilitar el ingreso al segundo año de educación básica superando las dificultades que, generalmente, enfrenta el niño al inicio de su año escolar por falta de estimulación temprana.

El Programa tiene dos modalidades de atención:

1. Jardines integrados: 4 a 6 años. Brinda educación correspondiente al 1er. año de educación básica en donde no existe un jardín fiscal; propicia una adecuada articulación metodológica con el 2do. año de educación básica.

2. Círculos de Recreación y Aprendizaje (CRA) 3 a 6 años. Es una modalidad de educación inicial, no formal, encaminada al desarrollo de las capacidades básicas, la construcción de conocimientos significativos, al reconocimiento y el respeto de los derechos infantiles. Los CRA pretenden llegar a la población más pobre con deciles de pobreza 7 a 10, en zonas sin servicios básicos como: agua y alcantarillado o que sus ingresos sean menores a 80 dólares mensuales.

Esta modalidad atiende a 3900 niños y niñas de ocho provincias: Carchi, Cotopaxi, Loja, Esmeraldas, El Oro, Guayas, Tungurahua, Zamora.

Estructura del Programa:

El programa tiene dos componentes:

1. Jardines integrados y círculos de recreación y aprendizaje:

Este componente tiene los siguientes objetivos:

Las actividades se dirigen a los niños y niñas, educadores comunitarios, padres de familia, la comunidad y otras instituciones. Con los niños se trabaja en el desarrollo de su expresión oral, escrita y musical mediante una serie de actividades de expresión colectiva e individual, desarrollo de juegos libres, constructivos y lógico-matemáticos. Los educadores comunitarios reciben capacitación sobre principios pedagógicos y fundamentos conceptuales de la metodología constructiva, estrategias didácticas, y evaluación y seguimiento a los niños.

La familia y la comunidad participan en talleres para la elaboración de material didáctico, adecuación de los espacios físicos, capacitación y recolección trimestral de material reutilizable.

2. Asistencia técnica y pedagógica a centros infantiles del ORI e INNFA

El educador parvulario-promotor participa en la selección de la “madre comunitaria” de los centros atendidos. Los centros se comprometen a que los padres y madres de familia de esas comunidades participen en los talleres para la elaboración del material didáctico así como en la capacitación sobre metodología pedagógica constructiva.

El trabajo coordinado, con el Programa Operación Rescate Infantil (ORI), y el Programa de Desarrollo Infantil (INNFA), busca complementar los servicios que brindan estas instituciones con el fin de dar una atención integral a los niños y niñas y prepararlos para su ingreso al segundo año de educación básica..

El número de centros ORI o PDI atendidos depende de la disponibilidad de personal.

Base legal:

Mediante Decreto Ejecutivo No. 195, promulgado en el Registro Oficial No. 65 de noviembre 14 de 1988 se crea el Frente Social.

Mediante Decreto Ejecutivo No 954 de octubre 3 de 1989, se aprueba el Presupuesto especial Fondo Nacional para la Nutrición y Protección de la población infantil ecuatoriana – FONNIN.

Mediante Decreto Ejecutivo 1040 del 31 de octubre de 1989, publicado en RO 311 del 9 de noviembre del mismo año, se aprueba el distributivo de gasto del presupuesto especial del FONNIN, especificándose que el Programa Nacional del Educación Preescolar Alternativa sea financiado por su operatividad.

A partir del 2 de diciembre de 1996, el Programa se separa administrativamente del Programa Nuevo Rumbo Cultural y es integrado al Ministerio de Educación y Cultura, con su propia estructura orgánico, recursos y funciones, mediante Decreto Ejecutivo 354 publicado en el Registro Oficial 89, de diciembre 16 de 1996.

Objetivo General:

Contribuir al desarrollo integral de los niños y niñas, de 4 a 6 años, respetando su crecimiento y aprendizaje natural y su individualidad, como entes sociales. Para hacerlo se incorpora una activa participación de la familia y la comunidad, una eficiente coordinación interinstitucional, un enfoque intercultural, el respeto y la utilización racional del medio ambiente.

Objetivos Específicos:

Visión:

Consolidar al PRONEPE como una institución de educación preescolar alternativa, reconocida, con presencia a nivel nacional e internacional, potenciando la coparticipación institucional, de la empresa privada, de la comunidad, de la familia y sociedad civil en general.

Misión:

Brindar educación de calidad a los sectores más pobres del país donde el Estado a través de la educación formal no cubre, con alternativas de educación preescolar y estimulación temprana; favoreciendo de esta manera el desarrollo de las capacidades básicas y la construcción de conocimiento integral y significativo de los niños y niñas.

Beneficiarios:

Directos:

Indirectos:

Características fundamentales del grupo:

Cobertura:

Se estima que en el país existen 422.598 niños y niñas de 4 a 6 años en situación de vulnerabilidad sicopedagógica y de salud. En 1999, los beneficiarios directos del PRONEPE fueron 31.062 niños y niñas; es decir, la cobertura del programa era cercana al 7,4% de su población meta. De los niños y niñas beneficiarios, 18.027 pertenecen a jardines integrados y el resto a centros del ORI y PDI.

Beneficiarios

1994

1995

1996

1997

1998

1999

Directos (niños)

28.472

39.444

35.995

38.470

31.403

31.062

Indirectos (comunidades)

1.923

2.232

2.312

2.790

1.984

1.940

Focalización:

Mecanismo. El programa no utiliza un mecanismo explícito de focalización. La implantación de los jardines se hace de acuerdo a la disponibilidad de recursos económicos y de personal. Actualmente, existen jardines en todas las provincias.

Resultados. Utilizando la estimación de la STFS (Geografía de la pobreza en el Ecuador, 1996) de la incidencia de la pobreza en los cantones del país, se encuentra que la tasa de cobertura del PRONEPE en el país es de alrededor del 5%; esto es, existe un serio problema de exclusión. La cobertura es del 5% y 7% en los cantones con mayor incidencia de la pobreza (quintiles 1 y 2, respectivamente). La cobertura es muy similar (5%) en los cantones de menor concentración de pobreza (los más ricos). La presencia del programa es mayor en la Amazonía y menor en la Costa.

Cantones según la incidencia de la pobreza /

Regiones

Cobertura (% de beneficiarios)

Quintil 1 (20% más pobre)

5,4

Quintil 2

7,3

Quintl 3

3,9

Quintil 4

4,7

Quintil 5 (20% menos pobre)

5,3

Costa

3,4

Sierra

6,6

Amazonía

11,0

Total País

5,3

Eficiencia del programa:

Costos administrativos. No determinados. En 1999, el gasto en personal, cubierto por la correspondiente partida presupuestaria del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), fue de aproximadamente S/. 9.000 millones (nueve mil millones de sucres).

Eficiencia económica. No existe una evaluación de impacto. La oferta de educación preescolar facilita potencialmente la participación laboral femenina; sin embargo, tampoco hay estudios sobre dicho efecto.

Debilidades. La eficacia del programa está en peligro por la falta de personal debido, a su vez, a las bajas remuneraciones y frágiles condiciones laborales que ofrece.

Evaluación de impacto:

No se ha realizado. El programa prevé un seguimiento constante, para lo cual cuenta con un manual. El proceso de seguimiento, sin embargo, no incluye pautas de evaluación general del programa.

Estado de ejecución:

Es un programa permanente del MEC desde 1990.

Presupuesto y financiamiento:

El financiamiento proviene en su totalidad del presupuesto general del Estado. En 1999, la respectiva asignación fue de S/. 12.900 millones (doce mil novecientos millones de sucres).

Aspectos institucionales:

El programa no opera con una planificación por metas. Los recursos se distribuyen de acuerdo al monto asignado cada año. Los recursos no se entregan directamente a los jardines integrados. El presupuesto cubre solamente el pago de personal y el costo de los servicios básicos (luz, agua, teléfono). El presupuesto y su administración está a cargo del Ministerio de Educación debido al proceso centralizador con que opera.

Debido a los problemas mencionados no existe una estimación de costos por beneficiario real. Tampoco existe información sobre el monto de las contribuciones comunitarias para cubrir los costos del local y su mantenimiento, alimentación y pago de personal comunitario.

El programa cuenta con manuales de caracterización, realización, seguimiento y evaluación, participación estudiantil, así como un documento que resume su propuesta pedagógica.

Capacidad institucional para ampliar el programa. Limitado.

Mediante el Plan Anual de Inversión que está siendo ejecutado, hasta diciembre del 2001 se aumentará la cobertura a 10.000 niños y niñas más.

El Programa Nuestros Niños contempla, también, oportunidades para ello.

Sostenibilidad. Baja: presupuesto limitado.

INSTITUTO NACIONAL DEL NIÑO Y LA FAMILIA – INNFA

El INNFA es un organismo privado, unitario y desconcentrado, cuya misión es proponer, apoyar y ejecutar soluciones innovadoras a los problemas de niños, adolescentes y familias ecuatorianas, en especial los grupos vulnerables y excluidos de derechos, con la participación de ellos y la corresponsabilidad del estado, gobiernos seccionales, sociedad civil y comunidad.

La gestión del INNFA se caracteriza por:

Estructura:

Instituciones asociadas:

Internacionales:

Nacionales:

Sector Privado:

Entre los programas de Atención del INNFA se encuentran el Programa de Desarrollo Infantil (PDI) y el Programa Creciendo con Nuestros Hijos (CNH)

PROGRAMA DE DESARROLLO INFANTIL – PDI

El PDI es un programa permanente del INNFA, iniciado en 1988, que tiene un papel importante en un sistema de protección social: primero, proveen a niños/as de 0 a 6 años en condiciones de pobreza la oportunidad de recibir cuidado, educación preescolar y alimentación para que crezcan alegres, sanos, bien alimentados, con destrezas y conocimientos de acuerdo a su edad; respetados por sus familias y por la sociedad; y, segundo, dan a las madres con hijos/as pequeños la oportunidad de trabajar, tanto por la disponibilidad de tiempo cuanto por la posibilidad de involucrarse en la operación comunitaria de los centros. En situación de crisis, este tipo de programas cobra importancia inmediata, en particular por su capacidad para garantizar una alimentación mínima a los niños/as.

Principios:

Objetivo General:

El objetivo general del programa es contribuir al desarrollo integral de los niños y niñas mediante:

Metodología:

El programa ofrece sus servicios a través de los “Centros de Desarrollo Infantil” (CDI) cogestionados con las comunidades concebidas como actores de su propio desarrollo. Su oferta incluye recursos económicos para el equipamiento, mobiliario y material didáctico, así como capacitación y asistencia técnica para el período de implantación y funcionamiento de los centros; adicionalmente, cubre los costos mensuales de funcionamiento: bonificación a las madres comunitarias, material fungible, recreación y alimentación.

Un comité de familias elige a las madres comunitarias, quienes son personas de la misma comunidad que reciben capacitación en nutrición, salud, desarrollo psicosocial y recreación. Ellas son quienes se encargan del cuidado diario de los niños (8 horas diarias 5 días a la semana). Los centros promueven, además, la cooperación interinstitucional con ONG, iglesias, organizaciones populares y organismos seccionales a los que el INNFA apoya técnica y financieramente. El PDI cuenta también con un Programa de “Comedores y Apoyo Escolar” (CAE) para atender a niños/as de familias pobres de 6 a 12 años de sectores urbanos.

Duración:

Se trata de un programa permanente del INNFA que funciona desde 1988.

Beneficiarios:

El programa responde al mismo universo de población vulnerable que el ORI niños y niñas desde los 6 meses hasta los 6 años de edad cuyas familias trabajan fuera del hogar y no tienen acceso a cuidado diario adecuado o de calidad. Según las estimaciones del SIISE, esta población potencial representa algo más de un millón de niños/as.

Cobertura:

El número de beneficiarios a inicios del año 2000 era de 38.000; es decir, el 4% de la población meta nacional. Actualmente, 47.000 niños son atendidos en este sistema.

Funcionamiento:

Mediante un modelo integral de desarrollo infantil, construido desde la gestión local y de aplicación universal, para dar atención de calidad a niñas y niños, con énfasis en nutrición, salud y educación inicial, con la participación de la Familia, la corresponsabilidad del Estado y la Sociedad Civil, mediante la organización y movilización ciudadana.

El PDI promueve la organización y movilización ciudadana a través de Comités Ciudadanos Locales, para que realicen el diagnóstico de su realidad a partir de la demanda, gestionen y cogestionen proyectos comunitarios para el desarrollo infantil, con organizaciones gubernamentales, no gubernamentales y otros, impulsen la conformación de la Red de Instituciones para la Infancia y direccionen sus servicios.

319 Comités Ciudadanos Locales han identificado a 155.000 familias en el diagnóstico y, gestionan proyectos para 83.000 niñas y niños y 21.000 madres embarazadas y en período de lactancia.

Servicios :

Focalización:

La focalización combina criterios geográficos con formas individuales de selección. En cuanto a los primeros, se privilegian los ámbitos territoriales con numerosa población de menores de 6 años y alta incidencia de la pobreza. Se consideran también casos específicos (por ejemplo, áreas en las cuales un gran número de madres trabajan como jornaleras en la agroindustria). La selección individual se realiza mediante una matriz de clasificación de clientes elaborada a partir de tipologías de familias usuarias y de unidades de atención. Las variables incluidas en la matriz son:

La tipología de unidades de atención considera lo siguiente:

Resultados:

Utilizando la estimación de la STFS (Geografía de la pobreza en el Ecuador, 1996) de la incidencia de la pobreza en los cantones del país, se encuentra que la cobertura del programa en los cantones de mayor incidencia de la pobreza (quintiles 1 y 2) es igual al promedio nacional (algo más del 3%); esto es, no se observa una focalización clara hacia las zonas más pobres. No obstante, dados sus criterios de selección, se puede esperar que sus acciones se dirijan principalmente a la población pobre. En este sentido, se trata de un programa con una alta subcobertura (significativo error de exclusión), pero con baja inclusión de beneficiarios no pobres (limitado error de inclusión).

Cantones según la incidencia de la pobreza /

Regiones

Cobertura (% de beneficiarios)

Quintil 1 (20% más pobre)

3,3

Quintil 2

3,7

Quintil 3

3,5

Quintil 4

2,8

Quintil 5 (20% menos pobre)

4,4

Costa

3,4

Sierra

4,1

Amazonía

2,1

País

3,6

Eficiencia del programa:

Costos administrativos: Bajos; representan el 2,5% del total.

Costo por beneficiario: US$ 0,76 por día.

Eficiencia económica: El impacto potencial del programa sobre el desarrollo humano de los sectores (nutrición, salud, mejor aprendizaje y resultados educacionales) es importante. El programa promueve, además, el empleo en las comunidades atendidas: genera empleos directos (madres comunitarias) y, si bien no hay estudios que lo confirmen, es probable que los centros de cuidado infantil tengan un efecto positivo sobre la participación laboral femenina.

Debilidades: Debido al requerimiento de que cada familia participante contribuya con un monto mensual (S/. 10.000 en 1999), es probable que el programa excluya a los hogares en extrema pobreza.

Estado de ejecución:

Es un programa permanente del INNFA desde 1988.

Presupuesto y financiamiento:

Se financia con fondos propios del INNFA. El presupuesto para 1999 fue de S/. 86,2 mil millones, de los cuales S/. 83,8 mil millones correspondían a la operación y S/. 2,3 mil millones a la administración.

Aspectos institucionales:

El INNFA ha desarrollado una buena capacidad de gestión y tiene cobertura nacional. El PDI cuenta con instrumentos técnicos para el diseño y la gestión consolidados durante más de 10 años de funcionamiento: parámetros de calidad de los centros, manual completo para focalización, guías de implantación, administración, alimentación, etc.

Capacidad institucional para ampliar el programa. Esta planificada una ampliación de la cobertura a 200.000 niños mediante el Programa Nuestros Niños.

Capacidad de respuesta frente a emergencias. Potencialmente alta debido a la capacidad existente y estabilidad del programa. El financiamiento del INNFA proviene de las Leyes No. 04 y 92 que le otorgan recursos provenientes de las aduanas; esto es, no están sujetos a los recortes del presupuesto social del gobierno central.

PROGRAMA CRECIENDO CON NUESTROS HIJOS - CNH

El Programa Creciendo con Nuestros Hijos es una nueva modalidad de desarrollo integral para niñas y niños menores de 6 años, el Programa prepara sistemáticamente a sus familias, para que éstas realicen de manera permanente acciones educativas estimuladoras del desarrollo de sus hijos. Creciendo con Nuestros Hijos privilegia y promueve la participación de los barrios y comunidades en estos procesos.

Objetivos:

Metodología:

Para el CNH el niño es el eje del proceso educativo, la educadora INNFA-CNH es la orientadora de las actividades pedagógicas y las madres y padres de familia los ejecutores permanentes de las acciones educativas para lograr el desarrollo de sus hijos e hijas. Para lograr los objetivos del Programa se manejan las siguientes estrategias:

Cogestión comunitaria y movilización social: es el proceso mediante el cual lo pobladores y dirigentes de barrios y comunidades gradualmente se apoderan del Programa Creciendo con Nuestros Hijos, lo asumen como propio; para ello se organizan grupos cogestores en cada localidad donde intervenimos, conformados por dirigentes y pobladores que se interesan y organizan para propiciar acciones que logren la concreción de los derechos de los niños y niñas menores de 6 años. Los grupos cogestores son espacios de dirección colectiva del Programa con la Comunidad, sus miembros planifican e implementan todas las acciones que sean necesarias para garantizar un desarrollo integral de sus hijos más pequeños.

Educación familiar. de acuerdo con la edad de los niños, el Programa Creciendo con Nuestros Hijos tiene dos modalidades de atención:

· Actividad individual.- Se realiza con las niñas y niños de 0 a 2 años de edad y sus familias. En este caso, se orientan las actividades a la familia directamente en el hogar.

· Actividad grupal.- Se ejecuta con las niñas y niños de 2 a 6 años y sus familias, los cuales se los organiza por grupos de la misma edad ( por año de vida ).

Para constar el adecuado cumplimiento de las actividades por parte de las madres, padres o la persona encargada del cuidado y crianza, la educadora realiza visitas de seguimiento en los hogares y refuerza las orientaciones de acuerdo a las necesidades

OPERACIÓN RESCATE INFANTIL - ORI

Institución Ejecutora:

Ministerio de Bienestar Social (MBS)

Objetivo General:

El objetivo general del programa es contribuir al desarrollo integral de los niños/as menores de 6 años, mediante la participación y movilización social, la puesta en marcha de nuevas formas de coordinación interinstitucional y la canalización prioritaria de inversiones. Contempla tres componentes:

Alimentación y nutrición:

Se propone:

La atención parte de la práctica cotidiana de las mujeres de los sectores marginales urbanos y rurales, para potenciarla, enriquecerla y adaptarla a las condiciones particulares de las unidades de atención. Las acciones contribuyen al normal crecimiento de los niños a través de una adecuada alimentación, el control del crecimiento y la educación alimentaria nutricional. Para que las acciones alimentarias tengan el resultado esperado se busca garantizar una atención integral al niño, lo que supone que las acciones de nutrición no estén desvinculadas de aquellas de desarrollo psico-socio-afectivo, higiene y salud.

Desarrollo psico-socio-afectivo:

Se propone:

Las acciones parten de una perspectiva integral que busca el desarrollo intelectual, sensorial, motriz, verbal y socio afectivo. El desarrollo psico-socio-afectivo es un proceso gradual y continuo que permite la maduración armónica de las funciones del niño. Es el producto de la interrelación de las potencialidades propias de cada niño y de los estímulos que recibe de su entorno. Es necesario, por lo tanto, organizar actividades que tengan una influencia múltiple en el desarrollo del niño. Todos los recursos se emplean para facilitar al niño una evolución sana en lo físico, lo psicológico y lo social. La propuesta metodológica considera tres situaciones:

5. las deficiencias sensoriales (auditivas, visuales, verbales y motoras);

6. los retrasos en el desarrollo (graves y moderados); y

7. las malformaciones visibles de partes del cuerpo (globales, de la cabeza, del rostro, de las extremidades, etc.).

Salud

Este componente busca:

Estas acciones, a su vez, permiten a las madres comunitarias y a la familia realizar la intervención inmediata. El componente coordina con el Ministerio de Salud.

Las fases que desarrolla el programa para la implantación de un centro son las siguientes:

Duración:

El ORI es un programa permanente del Ministerio de Bienestar Social que se inició en 1989 con el nombre de “Red Comunitaria para el Desarrollo Infantil”. Desde 1994 se convirtió en unidad ejecutora con su actual nombre.

Beneficiarios:

Hasta 1999 el programa ha cubierto, en sectores urbano-marginales y rurales de todo el país, a menores de 6 años en condiciones de pobreza y que presentan situaciones de riesgo nutricional, de salud y desarrollo psicopedagógico. Estas situaciones incluyen:

El programa tiene previsto, a partir de julio de 1999, ampliar su cobertura a niños/as en condiciones de pobreza que hayan sido abandonados (menores de 10 años) o sufran de discapacidades (menores de 17 años).

Cobertura:

La cobertura del programa durante el año 2000 llegó a 53.469 niños, lo que representa una cobertura del 4,4% de la población meta (1.220.340 niños menores de 6 años que viven en condiciones de pobreza). El programa tiene previsto ampliar su cobertura a un total de 120.000 niños/as en el marco del recientemente creado Programa Nuestros Niños

Focalización:

El número de niños/as atendidos anualmente depende del presupuesto asignado por el gobierno al programa. La asignación presupuestaria anual se distribuye proporcionalmente a cada provincia según la estimación de la incidencia de la desnutrición realizada a partir de la encuesta DANS (antiguo CONADE y MSP). En cada provincia, los recursos se asignan a las parroquias según el mapa de pobreza de la antigua STFS (1996).

Resultados:

Utilizando la estimación de la STFS (Geografía de la pobreza en el Ecuador, 1996) de la incidencia de la pobreza en los cantones del país, se encuentra que la cobertura del programa en 1999 en el 40% de cantones con mayor incidencia de la pobreza, si bien es mayor al promedio nacional, es baja (véase el cuadro siguiente). Dados los criterios de selección individual que utiliza el programa, su atención se dirige principalmente a la población pobre. En este sentido, se trata de un programa con una alta subcobertura (elevado error de exclusión), pero con baja inclusión de no pobres (limitado error de inclusión).

Cantones según la incidencia de la pobreza /
Regiones

Cobertura (% de beneficiarios)

Quintil 1 (20% más pobre)

10,0

Quintil 2

5,6

Quintl 3

4,2

Quintil 4

3,3

Quintil 5 (20% menos pobre)

3,8

Costa

3,7

Sierra

5,2

Amazonía

10,0

País

4,8

Eficiencia del programa:

Costos administrativos: Bajos; en 1999 sumaron S/. 7.000 millones equivalentes al 8,2% del presupuesto total del programa (S/. 85.400 millones).

Eficiencia: El programa tiene una importancia potencial grande al proporcionar de forma dirigida nutrientes a grupos vulnerables, con efectos positivos de largo plazo sobre el desarrollo humano (salud, mejor aprendizaje y resultados educacionales). De forma directa, el programa genera empleos para madres de la comunidad.

Debilidades: Debido a las limitaciones presupuestarias, las raciones alimenticias son insuficientes para cubrir las necesidades nutricionales de los niños/as. Las porciones tenían un costo de S/. 4.000 sucres (US$ 0,40) diarios por niño/a y cubren menos de la mitad de los requerimientos nutricionales esperados. El PDI del INNFA entrega raciones con el doble de contenido nutricional por niño. El funcionamiento de muchos centros se ha visto afectado por la alta rotación de su personal.

Evaluación de impacto:

A pesar de ser un programa de larga trayectoria, aún no se ha realizado una evaluación de impacto.

Estado de ejecución:

Se trata de un programa permanente del Ministerio de Bienestar Social, que está sujeto a las variaciones en las asignaciones presupuestarias.

Presupuesto y financiamiento:

Los recursos del ORI provienen del presupuesto del Estado. En 1999, su presupuesto anual ascendió a S/. 85.394.805.

Aspectos institucionales:

El ORI, como unidad ejecutora, tiene autonomía técnica, administrativa y financiera respecto al MBS. Sin embargo, en la contratación de personal siempre ha pesado la asignación de cuotas políticas. La continuidad de su acción se ha visto afectada por la alta rotación del personal debido a los cambios de gobierno. La demora en la entrega de los fondos por parte del gobierno ha sido una frecuente causa de paralización de los servicios en los centros en los cuales la comunidad no está en capacidad de cubrir las necesidades. Durante 1999, sin embargo, los servicios no se vieron interrumpidos. La adecuación de locales deficientes ha dependido de la disponibilidad de recursos.

El programa ha realizado acuerdos con el INNFA (PDI) para distribuir coordinadamente los centros de atención en el país; sin embargo, la distribución geográfica acordada no siempre ha sido respetada por las partes. El programa colabora también con el PRONEPE en cuanto al aprestamiento escolar de los niños de 4 a 6 años. El trabajo con el MSP ha sido especialmente difícil: pese a los convenios de cooperación no hay una buena coordinación y falta personal de salud que atienda a los niños del programa.

Capacidad institucional para ampliar el programa. Está prevista mediante el Programa Nuestros Niños.

Capacidad de respuesta frente a emergencias. Existe cierta capacidad instalada sin uso—centros que han dejado de operar por falta de presupuesto—que podría ponerse en marcha en un tiempo relativamente corto.

Sostenibilidad. Moderada: los continuos recortes de presupuesto han causado una progresiva reducción de su cobertura. En 1999, según el Departamento Financiero del ORI, el programa tenía un déficit. Esta limitación se subsanaría eventualmente a través del Programa “Nuestros Niños”.

PROGRAMA DE ATENCIÓN INTEGRAL A MENORES DE 6 AÑOS - “NUESTROS NIÑOS”

Institución ejecutora:

Ministerio de Bienestar Social (MBS)

Objetivos:

El objetivo general del programa es mejorar el crecimiento y desarrollo de los niños/as menores de 6 años en situación de pobreza mediante el desarrollo de mecanismos e incentivos que apoyen las estrategias del gobierno en materia de atención infantil y permitan una mayor participación de la sociedad civil en el financiamiento, ejecución y supervisión de acciones en el sector. El programa se orienta, en gran medida, a fortalecer las acciones de cuidado infantil y nutrición existentes, en particular aquellas del ORI del MBS, del PDI del INNFA y del PRONEPE del MEC. Contempla tres componentes:

Mejoramiento de la calidad de los servicios existentes.

· Establecimiento de parámetros de calidad. La estrategia para mejorar la calidad de los servicios parte de un marco de referencia de estándares básicos de calidad, con el objeto de mejorar los servicios en los centros de cuidado diario; para ello se elaborarán indicadores que sustenten un sistema de seguimiento y evaluación de impacto.

· Capacitación. Financiamiento de actividades de capacitación de padres, madres comunitarias, miembros de los comités de gestión de los centros, facilitadores, técnicos operativos, directivos y maestras parvularias.

· Elaboración de materiales para capacitación, didácticos y recreativos. Financiamiento de actividades para la elaboración de materiales de refuerzo que acompañen las acciones de capacitación, paquetes básicos de material didáctico y recreativo para los centros.

· Rehabilitación de la infraestructura física. Financiamiento de la adecuación y equipamiento de centros de cuidado existentes, con énfasis en dotación de servicios sanitarios, tratamiento adecuado de residuos y cerramientos para la seguridad de los niños.

Ampliación de la cobertura.

El Programa cuenta con un fondo especial mediante el cual se financiarán propuestas de ampliación de la cobertura que presenten entidades de los sectores público y privado, organizaciones no gubernamentales y sociedad civil interesadas en:

Fortalecimiento institucional. Instituciones públicas.

Se financiarán actividades dirigidas a:

Incentivos.

Financiamiento de consultorías para desarrollar un mecanismo de incentivos que complemente el sistema de evaluación y motive el mejor rendimiento de los principales actores en el sector.

Estudios y preinversión.

Estudios sobre:

El Programa en sí mismo no ejecuta acciones ni provee servicios directamente; sus funciones son el financiamiento y asistencia técnica. Opera mediante dos modalidades. La primera consiste en apoyar a los centros existentes del ORI, INNFA y PRONEPE en acciones de rehabilitación de infraestructura de sus centros, capacitación de madres comunitarias y fortalecimiento institucional mediante la capacitación de sus técnicos. La segunda es un mecanismo de subasta o concurso nacional dirigido a financiar nuevas y distintas formas de atención a la infancia. Se busca financiar a una variedad de organizaciones que brinden distintos tipos de servicios, incluyendo: alimentación; empleo y capacitación de personal comunitario; materiales y juegos didácticos; talleres de estimulación y aprestamiento; transporte; atención de salud y medicinas; asistencia técnica y seguimiento a las organizaciones comunitarias, municipios y ONG participantes. Se da prioridad a aquellos proyectos que amplíen la cobertura en las zonas rurales, trabajen con poblaciones pobres y vulnerables, y planteen la coparticipación de organizaciones comunitarias o municipios.

Duración:

El Proyecto inició sus actividades a raíz del primer desembolso del BID, en abril de 1999, aunque el convenio de préstamo fue firmado en noviembre de 1998. Tiene una duración prevista de 4 años desde la fecha de la firma; esto es, hasta noviembre del 2002.

Beneficiarios:

El programa da prioridad a la población más pobre del campo y de las ciudades (véase la operacionalización en los mecanismos de focalización).

Cobertura:

Se estima que existen en el país aproximadamente 1.220.340 niños/as menores de 5 años en riesgo de desnutrición. Los programas existentes (PDI -INNFA y ORI) benefician a 115.000 niños (8% de la población vulnerable). El Proyecto ampliará los beneficios de estos y otros programas a aproximadamente 200.000 niños/as más. Es decir, se propone cubrir a un total de 320.000 niños/as a través de todos los programas.

Focalización:

Se prevén tres criterios de focalización:

Para ser elegibles, los centros de cuidado diario infantil existentes (ORI, INNFA y PRONEPE) deben cumplir con los siguientes requisitos: garantizar el uso del local por un mínimo de 3 años, contar con agua potable, atender por un período de 11 meses al año (en el caso del PRONEPE, 8 meses al año), contar con una asistencia mínima del 80%, no exhibir situaciones de maltrato, y contar con mecanismos de seguimiento individual de los niños.

Eficiencia del programa:

Costo por beneficiario: entre US$ 296 y US$ 400 por niño/a al año, dependiendo del tipo de atención.

Costos administrativos: Bajos: 5,8% del presupuesto total.

Estado de ejecución:

A fin de 1999, el programa había elaborado los siguientes productos:

Presupuesto y financiamiento:

Presupuesto del Programa “Nuestros niños” por rubros, según fuentes de financiamiento (en miles de US$).

Categorías

BID

Local

Total

%

Administración

2.888

2.888

5,8

Mejora de la calidad

12.095

12.095

24,2

Ampliación de cobertura

24.097

1.654

25.751

51,5

Fortalecimiento institucional

4.720

4.720

9,4

FPP (*)

750

750

1,5

Costos Financieros

450

3.346

3.796

7,6

Total

45.000

5.000

50.000

%

90%

10%

100%

100%

Sostenibilidad.

Cuenta con financiamiento para 4 años. Se prevé su ampliación vía nuevos créditos.

PROGRAMA SUBREGIONAL ANDINO DE SERVICIOS BASICOS CONTRA LA POBREZA - PROANDES

Antecedentes:

PROANDES recoge los acuerdos asumidos por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, en el foro sobre la pobreza en América Latina y el Caribe, realizado en 1988; donde se reconoció que el 40 por ciento (170 millones de personas) viven en el área en condiciones de pobreza. La tasa poblacional de crecimiento del Ecuador es de alrededor del 2.8 por ciento, lo que determina una estructura poblacional predominante joven, donde el 40 por ciento de la población tiene entre 0 y 14 años. Más de 55 por ciento vive en las ciudades o en cabeceras contonales con una pobreza generalizada en más de la mitad de habitantes del país. La mitad de la población ecuatoriana vive en condiciones de pobreza con un índice de indigencia del 33 por ciento concentrado en el campo pero con un agravamiento de la situación de los sectores cada vez más crecientes de las ciudades. Las comunidades indígenas (más de 2.5 millones de personas y las de origen africano, sufren procesos discriminatorios y de aislamiento de los servicios básicos inadecuadamente organizados por el Estado. La pobreza se manifiesta en tasas de mortalidad de las madres por poca atención profesional del parto; desnutrición infantil, bajo cubrimiento educativo para menores de 5 años, baja cobertura y calidad educativa primaria, marginación de la mujer y problemas de ingresos familiares y saneamiento ambiental.

Objetivos:

Contribuir a las políticas gubernamentales de pago de la deuda social mediante un proceso de movilización social y participación comunitaria para atender los sectores de pobreza, especialmente niños y mujeres de población indígena de la sierra y población afroecuatoriana de la costa. Apoyar las zonas rurales por la pobreza con acciones de carácter integral para propiciar la supervivencia el desarrollo del niño y la mujer.

Áreas de trabajo:

El programa atiende integralmente problemáticas materno infantiles en salud, nutrición, desarrollo infantil, educación, alfabetización, suministro de agua y saneamiento y mejora de ingresos con estrategias de movilización social y participación comunitaria.

Población objetivo:

PROANDES concentra sus acciones en las provincias más pobres de la sierra: Cañar, Cotopaxi, Chimborazo, Imbabura y Azuay y de la Costa, Esmeraldas, atendiendo a niños menores de 5 años, mujeres embarazadas y lactantes de sectores rurales, indígenas y afroecuatorianos.

Metodología:

Desde 1990 se ha mejorado la estructura organizativa del programa con 2 oficiales de PROANDES que asisten técnicamente, coordinan actividades de UNICEF, Gobierno, ONG's y organizaciones de base. Se han conformado comités a diferentes niveles: Ejecutivo Central con presencia Ministerial de salud, educación, bienestar social y el director del Consejo Nacional de Desarrollo CONADE, a fin de suministrar apoyo político y técnico; el Comité Técnico Central tiene un carácter normativo de seguimiento y evaluación, comités intersectoriales provinciales programan, ejecutan, supervisan y evalúan el trabajo de terreno: Los comités locales de desarrollo nuclean a las bases con funciones de ejecución e información a la comunidad en general y la población beneficiaria en particular.

Recursos económicos:

El proyecto inició con recursos del comité español PROUNICEF, ha recibido el apoyo de otras agencias de cooperación externa como el PNUD, OIT.

Capacitación:

A los estamentos técnicos de PROANDES en fórmulas, monitoreo y evaluación de proyectos sociales. Capacitación a los miembros de las comunidades en administración y gestión de proyectos sociales. A los voluntarios en salud preventiva, educación nutricional y técnicas de estimulación temprana para madres, reporteros populares quechuahablantes. Capacitación a promotores de centro de atención, parteras empíricas, en vacunación, prevención de enfermedades, nutrición, salud de la mujer, rehidratación oral, mejoramiento de educación (con maestros). Materiales: Material educativo preventivo en salud, Comunicación social por radio, Material didáctico para estimulación en niños de 0 a 6 años, juguetes, periódicos, programas radiales, videos, folletos.

Resultados:

Se han realizado el "Día Andino de Vacunación" con cubrimiento especial de zonas indígenas. Se diseñó y aplicó la encuesta integrada de hogares por el Instituto Nacional de Empleo en zonas rurales, incorporando las áreas de nutrición, educación, salud y vivienda, para reorientar acciones de atención social a esos sectores. Se realizó la campaña de alfabetización incorporando mensajes de supervivencia infantil. Se ha logrado la participación comunitaria mediante alianzas con ONG's regionales e instituciones locales.

Deficiencias: Debilidad institucional en la formulación, monitoreo y evaluación de proyectos sociales.

Evaluación:

Se evaluó la campaña de alfabetización constatando que el 70.2 por ciento de alfabetizados obtuvo un nivel de suficiencia en lectoescritura, siendo el 62 por ciento de los alfabetizados, mujeres. Cada tres meses se reúne el Comité‚ Técnico Nacional para realizar seguimiento provincial a los planes de acción; los comités provinciales se reúnen mensualmente y según necesidad, semanalmente.

PROGRAMAS BASADOS EN LA COMUNIDAD DESARROLLADOS EN SECTORES MARGINALES DE GUAYAQUIL. ECUADOR

Un estudio desarrollado en 1988 encontró que cuando las mujeres deben salir a trabajar, con frecuencia deben dejar a los niños encerrados con llave en la casa o a cargo de hermanas mayores, quienes por esta razón no van a la escuela.

Como los centros preescolares en las áreas marginales de Guayaquil eran pocos y como aquéllos disponibles estaban fuera del alcance de la mayoría de los pobladores, UNICEF y el gobierno de Ecuador incorporaron el cuidado diario de los niños como parte del Proyecto de Servicios Urbanos Básicos de Guayaquil.

El proyecto incluía cuatro componentes básicos: atención preescolar; atención primaria de salud; comunicación social y recreación; promoción y organización de las mujeres. El programa preescolar se inició en 1979.

Los cuatro programas estaban orientados a mejorar las condiciones de vida de los pobladores marginales de sectores urbanos de Guayaquil a través de la oferta de servicios y oportunidades eficientes y de bajo costo que consideraran la participación comunitaria en el diseño, implementación y evaluación de los proyectos. Lo más interesante es que su propósito fue enfrentar los problemas de la población a través de un conjunto de actividades diferentes pero interrelacionadas. Por ejemplo la necesidad de las mujeres de generar ingresos, se abordó a través del programa de promoción y organización de ellas y en forma indirecta a través del programa preescolar. Este no sólo entrega una atención confiable a los niños que permite a las mujeres trabajar, sino que también proporciona empleo como cuidadoras a dos grupos específicos de mujeres: las madres cuidadoras en los hogares y las estudiantes de enseñanza media que trabajan como promotoras.

El programa preescolar incluye dos modelos: el Hogar Comunitario y el Centro Comunitario. El Hogar Comunitario Infantil (HCI) otorga cuidado a los hijos de madres trabajadoras en hogares de la comunidad, en los cuales una pobladora ha sido entrenada para trabajar como cuidadora. Recibe la ayuda de una auxiliar también entrenada y ambas se hacen cargo de 15 niños entre 3 meses y 6 años de edad que permanecen entre 8 y 9 horas diarias durante 5 días a la semana.

El Centro Comunitario Infantil (CCI) ofrece cuidado a un máximo de 100 niños generalmente divididos por grupos de 25 niños en un lugar facilitado por la comunidad (Iglesia, Club Deportivo, Sede Comunitaria). Recibe a niños entre 3 y 6 años de edad, 3 a 4 horas diarias (mañana o tarde) 5 días a la semana. Los niños están a cargo de promotoras comunitarias seleccionadas por la comunidad y entrenadas por el programa.

Las madres cuidadoras deben tener experiencia en el cuidado de los niños, su casa debe estar acondicionada para otorgar un cuidado adecuado y deben saber leer y escribir. En el caso de los promotores comunitarios deben ser estudiantes secundarios o universitarios y residir en la comunidad. Los supervisores son profesionales de nivel universitario con experiencia en programas infantiles. El criterio de selección de las familias es que sean de bajos ingresos, que la madre esté trabajando o buscando trabajo, que no haya un miembro de la familia que pueda hacerse cargo de los niños y que la familia se comprometa a responder a los requisitos del programa.

Tanto los hogares Comunitarios como los Centros Infantiles son alternativas no convencionales y no institucionales. Se basan en el uso de los recursos comunitarios humanos y materiales (contribución de la familia del niño).

Una actividad importante del programa pero una de las más difíciles es la educación de las madres. Madres e hijas son incluidas en los eventos de capacitación; los padres y hermanos son invitados pero habitualmente no concurren. Por una parte hay diferencias en el nivel educacional de las madres; y por otra, muchas madres trabajan en el centro de la ciudad con jornadas largas que no les dejan tiempo para reuniones. Por esta razón, la educación de los padres se realiza fundamentalmente en el momento de interacción al llevar y recoger a los niños, y en las reuniones quincenales que se efectúan. Entre los factores que contribuyen al éxito del programa está que éste responde a una necesidad urgente: hace posible el trabajo de la madre, da una oportunidad para favorecer el desarrollo de los niños, les permite tener amigos y estar mejor preparados para el ingreso a la escuela.

El costo de estos servicios para los padres es un pequeño porcentaje de su ingreso y es bastante bajo en comparación con servicios privados similares. No obstante, el programa requiere que los padres participen activamente asistiendo a las reuniones en que se discuten los problemas económicos, aspectos organizacionales, dotación de alimentos, etc.

Un resultado positivo de este compromiso es que los padres adquieren gradualmente un mayor conocimiento sobre el desarrollo de sus propios hijos. Entre los problemas encontrados están algunos burocráticos y políticos. Por ejemplo, los procedimientos gubernamentales para contratar personal o para distribuir fondos a las comunidades son lentos y complicados.

Cuando se decide delegar ciertas decisiones y recursos a las organizaciones comunitarias no siempre se prepara a la comunidad en términos de entrenamiento y de mecanismos de control. A nivel local, los líderes comunitarios comprometidos en la contratación de los promotores y de las madres cuidadoras, han ejercido a veces presiones indebidas para que sean escogidos sus parientes y amigos, aunque ellos no cumplieran con los requisitos establecidos. 0 han usado su autoridad para ejercer influencia, o exigir un porcentaje de los salarios.

Además, en los sectores marginales de Guayaquil la actividad política es intensa y tanto los promotores como las madres cuidadoras se ven a menudo sometidas a presiones políticas.

Desde 1979, fecha de su inicio el programa preescolar ha tenido tres evaluaciones externas que enfatizan los siguientes resultados. En primer lugar, los dos modelos responden a una necesidad evidente de la comunidad. La demanda es siempre mayor que la capacidad del programa para responder a ella.

El programa tiene impacto considerable en la salud, nutrición y desarrollo psicosocial de los niños. El ambiente de los hogares y de los centros es claramente más estimulante que el de las casas de los niños en las cuales el pasatiempo habitual es mirar televisión. Para las madres, el mayor beneficio es la tranquilidad de dejar a los niños en un lugar donde están protegidos y bien cuidados. Algo similar ocurre en los centros aunque el horario de éstos no coincide con las necesidades de las madres trabajadoras.


Índice de Países | Siguiente País
Atención integral a la primera infancia
| Contactar | Página inicial OEI |