Educación Inicial

Educación Inicial
Modalidades No Escolarizadas


HONDURAS


INSTITUTO HONDUREÑO DE LA NIÑEZ Y LA FAMILIA - IHNFA

El IHNFA cuenta con Centros de Cuidado Diurno y los Hogares de Cuidado Infantil que trabajan con el apoyo de UNICEF en la región noroccidental del país y en los Departamentos de Cortés, Yoro y Santa Bárbara.

La población objetivo del proyecto desarrolla, en su mayoría, sus actividades económicas en el sector informal, razón por la cual, sus ingresos son extremadamente bajos e inestables. La principal fuente trabajo la constituyen las fábricas (maquilas) que les aseguran de alguna manera un ingreso estable. En esta clase de trabajo no se necesita mano de obra cualificada y los sueldos que reciben son muy bajos por lo que se ven obligados a trabajar muchas horas en condiciones de trabajo muy duras.

La pobreza en la que se encuentra inmersa la mayoría de los habitantes de Honduras, los bajos niveles educativos, las altas tasas de natalidad y el absentismo paterno en un número muy elevado de hogares constituyen una situación propicia para que, dentro del hogar, surjan numerosas situaciones de violencia. El maltrato infantil, los abusos sexuales, la paternidad adolescente y el abandono son algunas de las consecuencias. Toda esta problemática se ha visto agudizada tras el paso del huracán Micht que ha empeorado aún más las condiciones de vida de los hondureños.

El IHFA intenta dar respuesta a estos problemas atendiendo a los menores en situación de abandono en centros de acogida y creando centros de cuidado diurno que posibilitan a las familias dejar a sus hijos durante su trabajo con la seguridad de que van a ser bien atendidos, alimentados y educados y, velar por la defensa de los derechos de la niñez sobre la base de la sensibilización de los padres y de la comunidad en general.

El problema que el proyecto pretende abordar es el de cubrir las carencias materiales y personales del IHNFA en su trabajo con la infancia y crear una sólida base de voluntariado social que apoye las actividades del IHNFA y sirva además como instrumento de sensibilización de la población hondureña sobre los problemas de la niñez.

CENTROS DE EDUCACION PREESCOLAR NO FORMAL - CEPENF

Institución:

Ministerio de Educación Pública. Dirección General de Educación Básica. Sección de Educación Preescolar.

Antecedentes:

Honduras es uno de los países de América Central con mayores índices de pobreza. Entre 1980 y 1987 el 31 por ciento de la población urbana y el 70 por ciento de la población rural vivían en condiciones de pobreza absoluta. La tasa de mortalidad de niños menores de 5 años en 1992 era de 58 por cada 1.000 nacidos vivos. Uno de los problemas más graves es la deserción escolar ya que sólo el 43 por ciento de los alumnos del primer grado terminan la enseñanza primaria. La cobertura en educación preescolar en 1984 era de un 10 por ciento, según datos de la Sección de Preescolar del Ministerio de Educación. Dada la prioridad de la educación, se empezaron a extender los servicios del nivel preescolar, especialmente en zonas rurales y urbano-marginales, dentro del contexto del "Plan Nacional de Desarrollo y Democratización de la Educación".

Para paliar esta situación, en 1979 el Ministerio de Educación de Honduras inició el Programa Centros de Educación Preescolar No Formal (CEPENF), con el propósito de ampliar la cobertura de atención preescolar de la población infantil entre 3 y 6 años, en zonas urbano marginales, rurales y fronterizas que por sus condiciones socio-económicas desfavorables son los que más necesitan de ella.

Objetivo general:

Orientar el desarrollo de habilidades, destrezas, aptitudes, hábitos y conocimientos en los niños de 3 a 6 años, con la participación de la familia y la comunidad.

Objetivos específicos:

Metas:

Áreas de trabajo:

El Programa trabaja por el desarrollo integral en el área psicoafectiva, cognitiva y psicomotora, salud, educación, nutrición, recreación, y saneamiento.

Población objetivo:

Niños y niñas de 0 a 6 años que viven en condiciones de pobreza distribuidos en 14 departamentos del país.

Metodología:

Los CEPENF ejecutan acciones no convencionales de educación con participación directa de la comunidad, quien organiza y conduce los Centros con la asistencia técnica estatal (Ministerio de Educación) y de un organismo o institución patrocinadora. Estas acciones están determinadas de la siguiente manera:

  1. Un diagnóstico que permite observar la situación de la comunidad donde se instalará el CEPENF;
  2. La promoción y motivación donde se sensibiliza a la comunidad acerca de la importancia de la atención de la niñez y se elabora, difunde y distribuye material gráfico con mensajes que ayudan a los padres a tomar conciencia de la necesidad de la educación preescolar.
  3. La programación donde se planifican las actividades, incluyendo recursos materiales y humanos que se requieran, en esta etapa se desarrollan las acciones del Programa de Educación No formal, se elaboran y ejecutan con las madres de la comunidad proyectos productivos, establecen con el Ministerio de Salud actividades de vacunación y control de peso entre otras. Los supervisores de Educación Preescolar No Formal, coordinadores y promotores trabajan mancomunadamente con los grupos de apoyo de cada comunidad.
  4. La ejecución es la etapa en que las supervisoras, coordinadores, promotoras, voluntarias, grupos de apoyo e instituciones patrocinadoras ponen en práctica todas la actividades del Plan de Estudio de Educación Preescolar No Formal y el funcionamiento de los CEPENF.
  5. El control y seguimiento se realiza con cada una de las acciones, y
  6. La supervisión y evaluación se realizan con periodicidad, a través de informes, visitas de observación, intercambio de experiencias y capacitaciones.

El recurso humano del programa está definido así: el personal técnico del Ministerio de Educación previamente especializado y capacitado organiza, planifica y propone las políticas de los programas de educación preescolar a nivel nacional; los coordinadores actúan como Supervisores de Educación Preescolar No Formal o Coordinadores de Instituciones u organizaciones nacionales o internacionales; el educador o voluntario es el responsable de atender el grupo de niños que se organice en cada comunidad. Los CEPENF tienen un horario de atención de lunes a viernes en jornada matutina con duración de dos horas y media. Se atienden grupos no menores de 15 niños.

Existen en Honduras diferentes instituciones que implementan los CEPENF, con algunas modificaciones pero siguiendo los mismos objetivos, estas son: Federación Save the Children, Unidad de Servicio de Apoyo-UNISA, Federación Hondureña de Mujeres Campesinas-FEHMUC, Tierra de Hombre-T.D.H., Asociación Brigadas de Amor Cristiano, Plan de Honduras, Iglesia Católica, Junta Nacional de Bienestar Social (JNBS) y el Ministerio de Educación Pública.

Recursos económicos:

Cada institución implementa el programa y lo apoya financieramente. Existen varias instituciones como organizaciones no gubernamentales, de mujeres, instituciones gubernamentales y grupos religiosos, que apoyan técnica y financieramente los Centros en las zonas donde desarrollan sus acciones.

Capacitación:

La capacitación para los voluntarios del Programa la coordina la Unidad de Preescolar delegando en las Supervisoras quienes lo ejecutan a través de tres etapas de seminarios-taller que incluyen: responsabilidad de la voluntaria y de la comunidad, administración del CEPENF, técnicas de enseñanza, desarrollo del niño, primeros auxilios y elaboración de material didáctico. El Ministerio de Educación elabora guías de trabajo para las voluntarias. Dentro de las actividades de los Centros se destaca la elaboración de material didáctico para el desarrollo de las actividades de aprendizaje.

Evaluación:

Se realizan evaluaciones del niño a su entrada y salida del Centro; del educador a cargo de los Supervisores de Preescolar No Formal, coordinadores y promotores de los CEPENF apoyan técnicamente al voluntario. Para la evaluación del CEPENF los padres de familia se reúnen periódicamente con el voluntario para trabajar sobre logros y dificultades. UNICEF y el Ministerio de Educación de Honduras, realizaron una evaluación participativa de los Centros en 1990 con los Resultados: antes mencionados.

CENTROS COMUNITARIOS PARA LA INICIACION ESCOLAR - CCIE

Institución:

Ministerio de Educación Pública. Dirección de Educación Primaria, Sección Preescolar.

Antecedentes:

A partir de 1979 el Ministerio de Educación Pública inició la implementación del Programa de Educación Preescolar No Formal para ampliar la cobertura de la población entre los 4 y 6 años en las zonas rurales y urbano marginales. Este programa representa una alternativa para la niñez que no puede ingresar a los jardines preescolares o a los Centros de Educación Preescolar No Formal (CEPENF), permite la integración de la comunidad en el aprendizaje, el desarrollo de un aprendizaje funcional y crear mejores condiciones de vida en las zonas más desfavorecidas

La insuficiente cobertura de la educación preescolar no formal sólo alcanza un 10.4 (lo que excluye a casi 500.000 niños) de la población menor de 6 años, por lo que el Estado ha propuesto en el Plan Nacional de Desarrollo "la democratización de la educación". Debido a la falta de un presupuesto específico de nuevas plazas de educación preescolar, surgen los CCIE, principalmente en zonas rurales, como forma de enfrentar la significativa repitencia y deserción de los niños en los seis grados de primaria a fin de reducir costos presupuestales ocasionados por el bajo rendimiento escolar, que están en directa relación con la falta de aprestamiento en la transición del cuidado familiar al período escolar.

Objetivos:

El principal objetivo de los CCIE es ampliar a bajo costo la cobertura del nivel preescolar rural, propiciando al menor de 6 años, al mismo tiempo que el desarrollo de destrezas, habilidades y actividades que permitan disminuir su deserción, reprobación y repitencia en el nivel primario.

Objetivos Específicos:

Áreas de trabajo:

El proyecto educativo facilita a los niños su ingreso a los procesos de lecto-escritura, pautas de aseo, nutrición, cuidado ambiental, contextualización de la vida comunitaria y cívica.

Población objetivo:

El Proyecto beneficia a cerca de niños de ambos sexos en edades entre los 4 y 6 años inicialmente en 10 departamentos, principalmente zonas rurales y centros urbanos marginales.

Metodología:

El Proyecto se ejecuta en los 2 meses de vacaciones (diciembre/enero), con 2 horas diarias durante los 5 días de la semana en los locales de la comunidad como escuelas, iglesias, centros comunales, alcaldías municipales y casas particulares. Los CCIE ocupan a maestros desempleados y otros miembros de la comunidad que tengan mínimo sexto grado de preparación con la colaboración de voluntarios de segundo año de Escuela Normal, todos previamente capacitados.

Se implementa una Guía Curricular sencilla que a través del juego y la socialización induce a los niños en las actividades de lecto-escritura, pautas de higiene, nutrición, salud y una contextualización sobre el medio ambiente y la vida comunitaria.

Capacitación:

Se menciona que lo voluntarios, maestros y normalistas reciben una capacitación previa a su trabajo con los niños, pero no se especifican ni los contenidos ni su duración. La evaluación de los primeros dos años del Proyecto recomienda una capacitación en los objetivos de los CCIE, en especial para los voluntarios y una acción de supervisión periódica y orientadora sobre su trabajo.

Materiales:

Los niños son aprestados por medio de una Guía Pedagógica, la primera evaluación recomienda el suministro de materiales pedagógicos como ayuda a la preparación oportuna y anticipada de los recursos a utilizar.

Resultados:

Logros: los resultados de la evaluación de los dos primeros años de ejecución del programa señalaron que los índices de deserción y repitencia en el primer grado de primaria de los niños y niñas "con CCIE" fueron 3.3% y 3.5% respectivamente, más bajos que aquellos que no participan del proyecto, con tasas del 4% y 7%. De los 34.164 niños atendidos por los CCIE, 2.300 niños no desertaron ni repitieron el primer grado y de los egresados el 44% tuvieron un rendimiento calificado de "sobresaliente y muy bueno", contra un 38% de la muestra de alumnos "sin CCIE". Además quedó establecido que el papel jugado por los directores escolares en la promoción, concientización a padres, censo a alumnos y seguimiento es muy importante para la sistematización de la información y la retroalimentación del Proyecto.

Se ha logrado la participación de los patrones comunales y los padres de familia en la organización de los Centros, asistencia a reuniones, preparación de la merienda y contribuciones económicas. En general los niños egresados de los CCIE, logran una fácil adaptación al ambiente escolar atribuido al aprestamiento allí recibido.

Dificultades: se recomienda crear algún incentivo económico para el voluntariado y los normalistas, para asegurar su cumplimiento en el sentido de iniciar y finalizar el período de funcionamiento de los CCIE. Se hace necesario perfeccionar un sistema de seguimiento de los egresados de los CCIE. La evaluación también recomienda beneficiar sistemáticamente a todos los niños asistentes con la merienda.

Promover a través de los medios de comunicación y por la organización comunitaria la matrícula de los niños en los Centros, al mismo tiempo que las acciones de las Juntas Locales motiven a padres y niños a su asistencia voluntaria.

EMPRESAS MATERNALES – EMMAS

Institución:

Junta Nacional de Bienestar Social – JNBS.

Antecedentes:

El programa nace en 1990 como respuesta del gobierno a las clases sociales afectadas en su calidad de vida a raíz de las medidas tomadas por el mismo debido a la crisis económica que enfrentaba el país. Se desarrolla en comunidades con alto índice de pobreza y desnutrición, con el fin de mejorar las condiciones de vida de las familias. Busca una vida digna para ellas incorporándolas en el proceso de desarrollo. Está orientado a la producción, generación de empleo, obtención de ingresos y fomento del bienestar de la mujer, sus hijos menores de seis años y la familia en general. Constituye una alternativa óptima para el desarrollo sostenido y autogestionario. Busca mejorar el estado nutricional de los niños y reducir la incidencia de enfermedades inmuno-prevenibles para garantizar su potencial de desarrollo a través de una adecuada atención psicomotriz y biológica en forma integral. Capacitar a la mujer y su familia en el área gerencial para el desarrollo de proyectos y fortalecer la integración familiar.

Objetivos generales:

Objetivos específicos:

Áreas de trabajo:

Comprende la ejecución de un plan de atención integral en las áreas de salud, nutrición y estimulación temprana.

Población objetivo:

Se desarrolla en 12 departamentos, en zonas rurales y urbanas, atendiendo a niños menores de 6 años que viven en condiciones de pobreza extrema.

Metodología:

Se desarrollan planes de trabajo para llevar a cabo las actividades del programa que comprenden atención integral, hogar de cuidado de la empresa maternal, asistencia alimentaria, proyecto productivo autogestionable, capacitación, asistencia técnica y financiera a proyectos productivos. A las madres se les brinda todo lo necesario para poder llevar a cabo el programa como son: las instalaciones físicas (salón de usos múltiples, cocina, bodega, letrinas y pilas), equipo de salud, materiales educativos, alimentos, etc.

En cuanto a la gestión, las EMMAS cuentan con apoyo financiero durante dos años y poco a poco se les va dejando para que adquieran independencia y sean manejadas por la comunidad. El equipo técnico está conformado por un coordinador general, supervisor a nivel central, promotores, asistentes, y participan los miembros de la familia y la comunidad que sirven de apoyo en el desarrollo de la EMMA. Se organizan en juntas directivas, comités y clubes de amas de casa, organizaciones patronales promovidas por promotores de desarrollo comunal. La Junta Nacional de Bienestar Social (JNBS) y las municipalidades de cada lugar donde est‚ el programa proporcionan los módulos al igual que la asesoría técnica y transferencia de tecnología a cada EMMA.

Recursos económicos:

El proyecto es financiado por la JNBS, en coordinación con instituciones y organizaciones públicas y privadas. Hay un presupuesto asignado a cada EMMA para capacitación, reproducción de materiales, alimentos, equipos de salud y educativos, al igual que se les proporciona un capital semilla por un monto definido para que aprendan el manejo de créditos. Este fondo es retornable a la organización una vez cancelado el valor inicial. Las mujeres se capacitan en un banco comunal.

Capacitación:

Cada EMMA es de carácter integral, por lo que se requiere de un proceso de capacitación tanto para el personal técnico y de servicio, como para los beneficiarios del programa. De esta forma, las mujeres pueden participar con éxito en las actividades productivas generadoras de ingresos y simultáneamente sus hijos reciben una adecuada atención. En la capacitación se hace énfasis en las siguientes áreas: organización y desarrollo de la comunidad, atención integral, manejo de microempresas, proyectos productivos y manejo de huertos. La JNBS proporciona los materiales necesarios para la capacitación como folletos sobre cuidado del niño dirigidos a las madres, otros para los niños y para las familias. También elabora documentos para la capacitación y funcionamiento del programa.

Resultados:

Logros: se ha mejorado el estado nutricional de los niños, estos son más despiertos, las madres han adquirido mayor compromiso con la alimentación e higiene de la familia, las madres han adquirido experiencia contable y poco a poco se han ido independizando.

Dificultades: el analfabetismo de las madres hace que la capacitación se tome más tiempo del previsto, algunos maridos no apoyan a sus mujeres para que participen en el programa, actualmente el programa se encuentra paralizado debido a reestructuraciones que se están haciendo pero se espera que pronto est‚ operando de nuevo.

Evaluación:

La evaluación se lleva a cabo mediante informes mensuales que mandan las distintas unidades, ubicadas en los diferentes departamentos. Estas son evaluadas cada tres meses para ver si llevaron a cabo las actividades programadas en los planes.

El programa ha tenido un fuerte impacto en la comunidad y se ha visto reflejado en el mejoramiento de las condiciones de vida de las familias participantes.

PROYECTO COMPARTIR

Antecedentes:

El desamparo en que viven innumerables niños hondureños, víctimas de injusticias intolerables y privados de toda oportunidad de vida digna, expuestos a una situación de violencia permanente exige promover la ayuda necesaria a través de medios apropiados para que los más débiles y necesitados tengan acceso a lo expresado en la "Convención Internacional de los Derechos del Niño". Los niños de la calle, abandonados a sí mismos y expuestos a una realidad cruel y de violencia permanente se encuentran en el más serio de los peligros de pérdida de la dignidad de la persona humana con todas las consecuencias que ésta conlleva para consigo mismo y con la sociedad.

Objetivos generales:

Objetivos específicos:

Áreas de trabajo:

Servicios jurídicos; reintegración; educación; salud y producción.

Población y cobertura:

Atiende niños y niñas de 0 a 18 años que viven en condiciones de extrema pobreza, particularmente niños De y En la calle. Tiene cobertura local en la Colonia Villanueva, Los Pinos y Aldea Nueva Suyapa.

Metodología:

36. Area de Servicios Jurídicos: es una unidad de apoyo a los beneficiarios de los diferentes programas que ejecuta el proyecto. Sus acciones son de carácter preventivo y pretende velar por el respeto y protección de los derechos de los niños. Presta servicio de orientación legal a las familias; entabla acciones legales; coordina acciones con otros organismos para la protección del menor.

37. Area de Reintegración: contacta niños en riesgo (con problemas de vagancia, maltrato físico y/o psicológico, en abandono) para prepararlos a través de programas educativos no formales para el retorno a su familia y comunidad. Trabaja en la formación de valores y hábitos, desarrollo cognoscitivo, de habilidades y destrezas, actividades recreativas, deportivas y culturales, acompañamiento, servicios de salud.

38. Area de Educación: es una modalidad de atención preventiva para que el niño supere las dificultades que le han hecho abandonar el centro educativo al que asistía y brinda atención integral a menores de 6 años que están en riesgo por permanecer solos en el hogar.

39. Area de Salud: es una modalidad no convencional que realiza acciones de carácter preventivo y brinda atención en salud, supervivencia infantil y formación humana de los niños y sus familias. Se benefician los menores de 6 años atendidos en hogares de cuidado y guarderías, niños de escuelas situadas en áreas de influencia del proyecto y cuyas familias tienen bajos ingresos económicos, aquellos que vagan dentro del barrio o trabajan en forma ambulante.

40. Area de Producción: su propósito es la orientación y realización de acciones dirigidas a la formación integral en lo educativo, organizativo y laboral a fin de propiciar los medios socio-económicos necesarios para el mejoramiento de las condiciones de vida. Se desarrollan programas de protección del menor, apoyo y colocación en el trabajo, apoyo a la madre jefe de hogar y al microempresario. En cuanto a reintegración se realizan actividades educativas de carácter no formal, talleres pre-vocacionales, etc. El equipo del proyecto está conformado por 80 personas que trabajan en las diferentes áreas y 32 voluntarios nacionales y extranjeros. La familia es eje fundamental en el trabajo con el niño.

Recursos económicos:

La Asociación Compartir Internacional "PORTAJE" presenta proyectos para su financiación a organismos como la Comunidad Económica Europea y UNICEF o a través del sistema de padrinazgo.

Capacitación:

Es realizada por especialistas según el área en que se trabaja. Se capacita constantemente al personal con el fin de lograr un buen funcionamiento, eficiencia y éxito del programa. Para las actividades se cuenta con materiales como pintura, papeles, juguetes, y documentación de lectura elaborada incluso por los mismos niños.

JARDÍN DE INFANTES

Institución:

Aldeas SOS.

Antecedentes:

Las Aldeas SOS atienden niños huérfanos o abandonados, de escasos recursos y que no tienen quien los cuide y que de otra manera se verían obligados a realizar tareas forzadas o a vivir de y en la calle; además de hijos cuyas madres padecen de enfermedades infecto-contagiosas terminales.

Las Aldeas SOS brindan un hogar a estos niños donde cuentan con todo lo necesario para su desarrollo integral. Facilita al niño un ambiente psicológico y social adecuado y lo capacita para su integración a la sociedad.

Busca solucionar el abandono, la falta de hogar, la inestabilidad familiar, económica y afectiva de los niños pobres; ya que son muchos los niños explotados o maltratados por falta de protección de su madre.

Objetivos generales:

Objetivos específicos:

Metas:

A corto plazo, brindar alimento, educación y vivienda a los niños y jóvenes. A mediano plazo, convertirlos en profesionales. Otras, brindar becas a los mejores estudiantes para que realicen estudios superiores.

Áreas de trabajo:

Las áreas de énfasis son formación integral en salud, nutrición, educación básica, desarrollo infantil y capacitación para el trabajo.

Población objetivo:

Atiende a niños y niñas de 0 a 18 años de edad con necesidades especiales (orfandad, abandono materno, de y en la calle) de Tegucigalpa.

Metodología:

Se contacta inicialmente a la población objetivo para su ingreso en la Aldea SOS, se le asigna un padrino (muchas veces extranjero) para que le brinde ayuda económica y afectiva. A cada madre sustituta se le asigna un grupo de 8 niños como máximo, en una vivienda con todos los servicios. Ellas se encargan de matricularlos en la escuela pública, vigilan su desempeño académico y les brindan todos los cuidados y atención que requieren. Desde el ingreso a la Aldea hasta los 14 años los menores permanecen en el hogar, luego son transferidos a programas juveniles, las niñas permanecen hasta los 18 años si así lo desean. Se programan actividades de proyección social como jornadas de limpieza, siembra de árboles y se asigna a cada familia de la Aldea una familia del sector donde ésta se encuentra ubicada para ayudarles a construir una vivienda modesta. Se imparten charlas a los niños y se les da atención médica, psicológica y religiosa; si presentan problemas de conducta, aprendizaje o algún tipo de retraso son remitidos a centros especializados. De lunes a viernes, los niños asisten a la escuela; los jueves madres (sustitutas) e hijos participan en el mantenimiento de la Aldea; los domingos asisten a la iglesia. Se establece una comunicación constante entre padrinos y niños y salen con ellos en ocasiones, de paseo o vacaciones. Se procura que cada familia se desenvuelva como un verdadero hogar con los mismos derechos y deberes. Gestión: el equipo está conformado por un administrador, un trabajador social, psicólogo, vice-administrador, doctor, enfermera, sastre, jardinero, técnico, chofer, 8 madres sustitutas, secretaria, dos profesoras de nivel pre-primario y 8 "tías". En cuanto a la relación con la familia natural, los niños son separados casi que completamente de ella para evitar recordar sucesos desagradables o volver a un círculo vicioso de malos tratos o traumas. Los parientes visitan a los niños dos veces al año. Sin embargo estos no se aíslan de la comunidad, por el contrario se les motiva para que asistan a la escuela, a la iglesia para que interactúen con otras personas.

Capacitación:

Cada tres meses las madres y "tías" reciben cursos de capacitación al igual que el resto del personal, en costura, belleza y otros estudios fuera del proyecto. Los niños cuentan con los recursos necesarios para el desarrollo de sus actividades. Se producen y publican materiales diversos dirigidos a los niños, las madres y el personal administrativo, además de documentos de lectura sobre información general de las Aldeas SOS.

Resultados:

Logros: la recuperación total de los niños, luego de vivir situaciones muy difíciles (traumas psicológicos o desnutrición severa) y la formación de profesionales universitarios que no estaba previsto por la institución.

Dificultades: se han presentado en el aspecto económico. Subsiste con donaciones extranjeras que a veces tardan en llegar al país y como no son de carácter obligatorio no constituyen un ingreso seguro para el programa.

Evaluación:

Se realiza a final del año una evaluación económica tipo costo/beneficio (ingresos y egresos). Además de impacto en los beneficiarios del programa, el Departamento Psicopedagógico realiza una evaluación a los niños, en presencia de sus madres para verificar logros o problemas psicológicos. Se supervisa también el rendimiento del personal con el fin de brindar una atención óptima a los niños.

Los beneficios del programa son claros, proporciona ciudadanos útiles al país y mejora las condiciones de las comunidades al evitar que haya más niños abandonados y en las calles.

PROYECTO DE ESTIMULACION OPORTUNA DE NIÑOS CON TRASTORNOS VISUALES EN LA COMUNIDAD

Institución:

Instituto Franciscano de Capacitación al No Vidente (INFRACNOVI).

Antecedentes:

El proyecto se implementó en la zona urbana de Tegucigalpa porque allí se encontraron muchos niños con problemas visuales, los cuales no recibían atención de ninguna clase. Las familias con hijos que tienen este tipo de problemas no van al oftalmólogo por falta de recursos o no tenerlo como una prioridad. Si el niño es ciego crea un prejuicio, y a veces los padres lo esconden o piensan que no puede ser útil y por eso tampoco hacen un esfuerzo. En Honduras no hay centros de rehabilitación especializados para niños ciegos. Se realizó una investigación en la cual se tomó una muestra de 8.500 niños entre 0 y 10 años, un 20 por ciento presentó patología ocular siendo evitable si se detecta y trata a tiempo. Solo un 2 por ciento recibió ayuda médica debido a la poca cobertura de servicios oftalmológicos en el país.

Objetivo general:

Fortalecer el proceso de integración de las personas ciegas y débiles visuales a través de la creación de un servicio de estimulación oportuna basado en la participación de la familia y la comunidad que conlleve a mejorar la calidad de vida de esta parte de la población.

Objetivos específicos:

Áreas de trabajo:

Desarrollo integral del niño con base en la comunidad.

Población objetivo:

Niños de 0 a 10 años con trastornos visuales en cuatro zonas urbano-marginales de la capital Tegucigalpa y 2 zonas rurales en el departamento de Olancho, con el objetivo de ampliarlo.

Metodología:

Acciones desarrolladas:

Las visitas que hacen las voluntarias a los niños son de media a una hora por semana. Las reuniones mensuales son de una tarde y las reuniones semanales son de dos horas. Equipo del proyecto: una psicóloga, una voluntaria extranjera, 19 voluntarias y un director general.

Recursos económicos:

Cuenta con apoyo financiero de Cáritas de Alemania.

PROYECTO HONDUREÑO DE EDUCACIÓN COMUNITARIA PROHECO

Antecedentes:

En 1999, la Secretaría de Educación de la República de Honduras se plantea esta estrategia para promover la participación comunitaria en la identificación de necesidades educativas y en los mecanismos de gestión y administración de los servicios educativos tendientes a profundizar el proceso de descentralización de la gestión. En este sentido, el Proyecto se propone compartir las responsabilidades en la prestación de los servicios educativos entre el Estado y la sociedad civil, ampliar y mejorar dicha prestación y generar un modelo alternativo y autosostenible.

Instituciones:

En PRODECO participa el Ministerio de Educación y el Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS).

Las escuelas PROHECO son también administradas por los padres de familia organizados en Asociaciones Educativas Comunitarias (AECO), con el financiamiento del gobierno central.

Objetivos

El Programa se plantea los siguientes objetivos:

Población Objetivo:

PROHECO está focalizado en los niveles de educación preescolar y básico, prestando servicios educativos a niños de zonas rurales y con las poblaciones más necesitadas de todo el país. Sobre un total de 18 departamentos que conforman la República de Honduras, se llega a 104 municipios en trece departamentos.

Estructura:

En lo que hace a la ampliación y el mejoramiento de los servicios educativos, se aborda:

Por su parte, en dirección al objetivo de generar un modelo institucional alternativo para la prestación de servicios, se abordan: el marco legal (que favorece el proceso de descentralización, transfiriendo la responsabilidad a las AECOS), el marco técnico-administrativo y el marco financiero (que determina la fuente de los fondos canalizados a través del Proyecto de Mejoramiento de la Educación Básica)


Índice de Países | Siguiente País
Atención integral a la primera infancia
| Contactar | Página inicial OEI |