OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

La Educación en Ciencias - Benjamín Marticorena


Compartir en facebook

Congreso Encinas 2008: Políticas Educativas y Formación continua en el mundo de hoy. Febrero 2008

1. ¿A qué debe conducir la educación?

A Juan Abugattás, como a otros filósofos y educadores, le preocupaba profundamente la situación de la sociedad mundial, arrastrada en la marea tecnológica, en tanto que las culturas locales, las relaciones personales, el humanismo y el ecologismo fuesen desairados en todo lo que no diera lugar a un negocio. Esa visión mercenaria del desarrollo, que con aplomo defienden algunos funcionarios públicos y líderes empresariales (y, con un pernicioso seguidismo, también algunas autoridades universitarias), representa la ruina de la sociedad, como ya se manifiesta en el presente con graves caracteres, y anunciando nuevos y más destructivos para el futuro.

Es mediante la educación humanista y científica que se puede enderezar el desequilibrio promovido en la sociedad mundial, por el desigual desarrollo de la tecnología frente a otras esenciales producciones de la razón y del espíritu. La educación fraccionada en ámbitos de especialidades abstractamente independientes entre sí, transmite a las personas una idea simplificada del mundo natural y social hasta un extremo de alta incertidumbre sobre el futuro individual, social y de la especie. Se afianza, de esta manera, el escenario que Edgar Morin describe como “navegar en un océano de incertidumbres con algunas islas de certeza”. No podremos lograr lo que con tanta expectativa humanista se ha denominado “opinión pública”, capaz de orientar el rumbo de la vida social, asegurando las libertades fundamentales y enunciando los deberes y derechos de los ciudadanos, si las personas se educan con información insuficiente y descontextualizada sobre las fuerzas que actúan en la sociedad mundial y nacional, y sobre el estado ambiental del planeta y sin conocer los caminos para llegar al conocimiento. Un nuevo pacto social de la ciencia y la tecnología es urgente en esta circunstancia, pero este no podrá tener lugar sin una educación modificada en su esencia, para promover en todo su potencial el pensamiento crítico, el afecto por la naturaleza y la sociedad, la responsabilidad intelectual, el goce de la diversidad y la capacidad relacionadora de los hechos que rodean la vida del ser humano. Este es el objetivo actual y urgente de la educación en el Perú. 

El desarrollo humano y la seguridad se deciden en los campos de la educación, la ciencia y la tecnología. Gobernar en esos ámbitos, es fundamentalmente construir asamblea, diálogo y reconocimiento recíproco de las comunidades sociales, étnicas y culturales, y movilizar a la sociedad entera para una revolución educativa humanista, científica y tecnológica, sin la que ninguna meta digna es posible.

2. La ciencia es un ejercicio lógico y experimental

Las actividades económicas y culturales del hombre en sociedad, es decir, su conocimiento del mundo y su estrategia para estar en él, como productor y consumidor, pero también como actor cultural, son realizadas mediante el razonamiento crítico, de un lado, y la emotividad, del otro. La manera en que esta dualidad de medios se combina en cada acto individual o social es característica de las personas y comunidades y está condicionada por la historia colectiva. La emotividad es una forma de comprender el mundo natural y social y de asegurar nuestra presencia en él, en condiciones favorables. Apela continuamente a los símbolos, convenciones sin prueba científica, pero que han significado ventajas reconocidas por consenso por la sociedad y han llegado a convertirse en referencias colectivas, facilitando la comunicación de las personas. Al elevar el espíritu por sobre lo tangible y común, la emotividad es esencial para el bienestar individual y social. Es el ámbito privilegiado el arte.

Los procedimientos de la ciencia son, por excelencia, la experimentación y la lógica. Cuando un fenómeno, como es el caso de los movimientos de los objetos astronómicos, no puede reproducirse en laboratorio, la experimentación se limita a su observación. El trabajo científico procede con el enunciado de las conjeturas -llamadas hipótesis- para su explicación. La obligación de una “teoría científica” es explicar el conjunto de los fenómenos observados y registrados anteriormente y predecir otros nuevos, los mismos que una vez constatados, confirmarán la veracidad de la teoría y autorizarán su reconocimiento general, como teoría estándar. Los científicos tienen amplia libertad para imaginar, especular y desarrollar hipótesis; pero no están autorizados a continuar su tarea de descubrimiento, sin aplicar los procedimientos científicos para comprobar sus hipótesis. Si no actuaran así, entrarían en el espacio de lo puramente especulativo y arbitrario, como es bastante común en nuestro medio.

Hay una ética científica, con un conjunto de valores. En primer lugar, conforme con lo señalado arriba, el científico no puede, bajo pena de perder su condición de tal, afirmar algo que no pueda poner a prueba, por lógica o experimentación; y sus explicaciones tienen que ser inteligibles y coherentes. La búsqueda esencial del científico es la verdad, incluyendo su disposición a aceptar un cambio en su propia visión del mundo y de la ciencia, si esa necesidad se manifiesta en sus investigaciones. Los principios de las disciplinas científicas no son verdades inmutables y los científicos los admiten mientras no haya otros nuevos que prueben mayor eficacia en la explicación del mundo. Esto obliga a una apertura de espíritu, actitud crítica permanente respecto de su propia obra, tolerancia ante nuevas ideas, duda metódica y humildad frente a la inmensa tarea del descubrimiento. 

No hay ciencia sin esfuerzo intelectual riguroso y metódico. Si una persona mide la velocidad del viento en una localidad, cada hora del día, todos los días del año y durante varios años, es muy probable que esté realizando una tarea bien importante para tomar decisión sobre si en ese lugar se instalará o no un parque de aerogeneración, pero no está realizando una investigación científica, porque su quehacer no implica un procedimiento científico sino una rutina que, para ser útil, debe ser cumplida con puntualidad. Hay en nuestras instituciones, incluyendo universidades, la tendencia a considerar como investigación científica a todo trabajo de medición capaz de autorizarnos una conclusión. Pero lo característico de lo científico es el conocimiento que se obtiene de la aplicación de los instrumentos de la ciencia para incrementar el acervo de información sobre la naturaleza.

Si bien hasta mediados del siglo anterior, ciencia y tecnología se desarrollaban por cursos paralelos (la ciencia como una actividad esencialmente intelectual y la tecnología como fundamentalmente práctica y utilitaria), ambas han venido a reunirse estrechamente en los últimos sesenta años, dependiéndose recíprocamente. La ciencia depende crecientemente del empleo de tecnologías modernas para mejorar y ampliar su capacidad de medir y entender la naturaleza, y la tecnología no puede progresar si no es bajo la jurisdicción de la ciencia que la provee de nuevos materiales, con propiedades específicas demandadas por los procesos productivos, y de modelos matemáticos. Las tecnologías avanzadas (biotecnologías, tecnologías de información y comunicación, tecnologías de nuevos materiales, detección remota) son intensivas en ciencias. Los tecnólogos modernos suelen ser científicos calificados o trabajar cerca de ellos, para ser eficientes en la competencia de bienes y servicios. Ciencia y Tecnología constituyen en el presente una unidad y es inconducente separarlas. 

3. La formación de los profesores de ciencias

Nos hemos referido al horizonte cultural y cognitivo que la educación debe proporcionar a los jóvenes, para cuyo objetivo, los profesores de ciencias deben recibir, ellos primero, una formación científica muy amplia y deliberadamente inscrita en valores humanistas, ecologistas y estéticos, a fin de que su trabajo docente contribuya decisivamente en el fortalecimiento de las relaciones humanas y en hacer la vida social más enriquecedora, productiva, estimulante y feliz.

En el Perú, la formación de los educadores en ciencias es extremadamente deficiente. Por un lado, es casi exclusivamente teórica, y aun de modelos teóricos incompletos e insuficientes para dotar al futuro maestro de intelección sobre los fenómenos naturales, y sobre sus consecuencias para la vida humana. La teoría y la experimentación son igualmente importantes y constituyen dos ámbitos complementarios y sustantivos del método científico; por lo que es imposible educar en ciencias si no se conocen las bases conceptuales, las leyes causales y los procedimientos para ponerlas a prueba. La educación debe tener un fuerte componente experimental para que la teoría sea inteligible y atractiva, y se constituya en el nuevo sentido común del estudiante.

Por otra parte, es negativo que los estudiantes de las carreras superiores de educación en ciencias naturales en las universidades e ISP del país, sólo lleven un porcentaje menor al 20% de sus créditos en aquellas materias (matemáticas, física, química o biología, según el caso) en que deberán, una vez incorporados al magisterio, ser formadores de nuevas promociones de niños y adolescentes. Con esta deficiente formación, se enerva seriamente su capacidad de transmitir conocimientos específicos sobre las materias de su responsabilidad. Es razonable que quien está siendo educado para enseñar matemáticas, sea, ante todo, un matemático; que quien enseña biología sea un buen biólogo, etc.

Por otra parte, los grandes problemas a que conducen las deficientes políticas públicas en los distintos países, particularmente en aquellos de grandes economías, son tales que la sociedad mundial ve amenazada su sobrevivencia, de mantenerse las actuales condiciones de producción, de espaldas a la cultura y al medio ambiente. Bien sabemos que ciencia y tecnología están íntimamente implicadas en los admirables avances generales de la sociedad mundial y, a la vez, todo en uno, en su grave crisis de valores, exclusión social e incertidumbre de futuro. Por eso, su práctica debe fundarse en un compromiso integral explícito con los ciudadanos y la comunidad; es decir, en un nuevo pacto social. Y, para que la sociedad pueda exigir a sus productores científicos y a sus tecnólogos un nuevo pacto social, es indispensable un programa intensivo de educación científica, escolarizada y no escolarizada, a la población en su conjunto. Socializar los conocimientos de la ciencia y los usos tecnológicos es la forma de construir “opinión pública” educada para juzgar la calidad y pertinencia de la actividad de los científicos y tecnólogos.

4. El encuentro entre educadores y científicos

La educación requiere de la movilización de toda la sociedad y no sólo del aparato estatal y privado destinado a la enseñanza escolar y superior. Y la movilización no puede ser únicamente el resultado de una convocatoria formal sino una expresión de voluntad social y política general; de instituciones y personas decididas a que la exploración, el descubrimiento y el uso del conocimiento sean prácticas cotidianas de vida. 

En octubre del 2004 el Ministerio de Educación, el CONCYTEC y un conjunto de ONGs que trabajan en el campo de la educación, reunieron, con el respaldo de la UNESCO, a dos comunidades de profesionales generalmente poco dispuestas a dialogar: educadores y científicos. Alrededor de 500 participantes discutieron sobre su tarea común para promover la calidad de la Enseñanza Científica Tecnológica, ECT. Dos comunidades (la de educadores y la de científicos) que de suyo no se asocian, son indispensables para construir una propuesta de educación en materias de ciencias.

19 de marzo de 2008

Subir | Volver a Noticias | Volver a Ciencia

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Educación Técnico Profesional
- Educación Inclusiva
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Ciencia y Universidad
- Formación docente
- Cooperación
- Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Biblioteca digital
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Infancia y Educación inicial
- Cultura
- Educación para la ciudadanía
- Otras
- Noticias OEI Buenos Aires
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Revista Iberoamericana de Educación
- Sala de Lectura. IBERTIC
- Evaluación de la Educación
- Educación
- Género

Últimas noticias OEI

1ro de julio de 2014
Cursos del CAEU

Más información [+]

28 de junio de 2014
Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación
“Avanzando juntos hacia las Metas Educativas Iberoamericanas 2021”
Buenos Aires, Argentina

12, 13 y 14 de noviembre 2014

En la XXIII Conferencia Iberoamericana de Educación el Secretario General de la OEI presentó a las delegaciones asistentes la convocatoria del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación a celebrarse en Buenos Aires, Argentina, del 12 al 14 de noviembre de 2014.

Más información [+]

26 de junio de 2014
La OEI en las redes sociales
Desde hace unos años la OEI viene desarrollando una activa presencia en las redes sociales.
A través de las mismas reflejamos las principales novedades que se viene publicando en al web así como las noticias que los diversos medios de comunicación y blogs especializados en los temas de educación, ciencia y cultura.
Les invitamos a seguirnos por estos medios

Más información [+]

23 de marzo de 2014
Una cuenta para seguir nuestro Congreso de 2014: @2014Congreso
La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura ha convocado el Congreso Iberoamericano Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación en la ciudad de Buenos Aires, Argentina del 12 al 14 de noviembre de 2014.
A partir de ahora vamos a ir teniendo las confirmaciones de los conferencistas y ponentes invitado y hemos considerado unificar esas informaciones a través de un canal de comunicación propio en Twitter: @2014Congreso.
Les invitamos a seguir la cuenta y a estar con nosotros en este Congreso bien como oyente o presentando alguna comunicación.

Más información [+]

26 de noviembre de 2013
La OEI el organismo internacional más activo en Twitter
Todas las organizaciones combinadas han enviado 770.547 tweets. La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) es la más prolífica, con 48.839 tweets – más del doble del número de tweets enviados por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (@PNUD), con “sólo” 23.552 y @ONU con 23.391 tweets.

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 22-Oct-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac