OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

Galindo Sosa, Raúl Vicente y Hernández Romero, Yissel / La evolución tecnológica del telar


Compartir en facebook

Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de noviembre 2008, Vol. 9, No. 11. ISSN: 1607-6079.

Introducción

Como parte del proyecto “El proceso de reestructuración industrial en el sector textil en el Estado de México durante 1980 y 1990 y sus perspectivas actuales.”, se llevó a cabo una investigación particular sobre el desarrollo tecnológico del telar para tejido plano, la cual ha permitido entender los conceptos tecnológicos que los empresarios de la industria textil del Estado de México utilizan en su jerga cotidiana, para así lograr tener una buena comunicación con ellos y obtener información relevante, al no perder detalle de cuales son algunas de las estrategias seguidas en el proceso de modernización.

Así, se presenta el resultado de ésta investigación sobre el desarrollo tecnológico del telar, habiendo revisado diversa bibliografía para encuadrar el aspecto tecnológico de la industria textil, identificando al final un principio funcional constante. Se inicia el presente documento con los conceptos básicos del proceso de producción textil. Enseguida se hace una descripción formal-funcional del telar en diferentes períodos históricos, tomando en consideración aquellos que significaron una innovación y dirigieron la lógica evolutiva. Y en la tercera parte, se abordan los avances mas recientes en la tecnología del telar y que han conducido, de cierta manera, la tendencia en la evolución tecnológica de innovación del mismo.

Conceptos básicos del proceso de producción textil

Los textiles, comúnmente, se componen de hilos, los cuales a su vez son una serie de fibras entrecruzadas o, como en el caso de los textiles sintéticos, de uno o más filamentos entrecruzados, los cuales se pueden obtener tanto de la misma naturaleza como por procesos de síntesis química. El proceso habitual de producción de telas implica una serie de procesos productivos que transita por las siguientes etapas en lo general (figura 1): 1) producción de fibras naturales o sintéticas, 2) procesado de las fibras, 3) fabricación de hilos a partir de las fibras –hilado-, 4) fabricación de los textiles con los hilos de la etapa anterior -tejido-, y 5) acabado. De acuerdo a la variedad de la tela y materia prima, el tipo y número de procesos implicados varía.

uno
Figura 1. Proceso general de los textiles. Fuente: Elaboración propia.

La primera fase es la producción de la materia prima, la cual puede ser de origen natural o artificial, para la obtención de las fibras. La materia prima de origen natural puede ser, dependiendo el tipo de fibra, cultivada (algodón, lino u otras plantas), criada (ovejas, gusano de seda) o generada a partir de producción química (nylon, celulosa).

Una vez obtenida la fibra es necesario procesarla. Para el caso de las fibras de origen natural significa eliminar impurezas, clasificarla, lavarla y, en algunos casos, agruparla en hebras, ya que cada tipo fibra requiere un manejo distinto. Para el caso de las fibras de origen sintético, se refiere a ciertos procesos que pueden dar determinadas propiedades físicas o químicas a las fibras. En el caso de algunos materiales sintéticos, no se lleva a cabo este proceso, pues desde su fabricación se genera un único filamento que será el que tome el nombre de hilo.

El tercer paso corresponde al hilado. En este proceso, para el caso de las fibras naturales, las fibras son combinadas en una estructura constante mediante el cardado, se estiran las fibras largas y se tuercen hasta formar hebras continuas mediante el devanado. Para el caso de las fibras sintéticas, se entretejen los filamentos de materiales muy dúctiles o se combinan las fibras de materiales que producen fibras cortas. Estas fibras combinadas, trenzadas o entretejidas forman lo que se conoce como hilo. En algunos textiles, los denominados “non-woven (no tejidos)” no se lleva a cabo este proceso pues no se requiere de la formación de hilos para fabricar dichos textiles.

Ya que se tiene el hilo, se procede a la elaboración de los textiles. Éstos se clasifican en tres tipos, de acuerdo al proceso para la fabricación del textil: tejido plano, tejido de punto o textiles no tejidos. Para el caso del presente documento, es de interés únicamente lo relativo a las telas de tejido plano, por lo que no se tocará el proceso de formado por tejido de punto, ni los procesos para la manufactura de textiles no tejidos. Por último, mediante el proceso de acabado, se asignan propiedades al textil que le permite responder a determinados usos. Algunas de estas operaciones incluyen teñido, estampado, o resistencia a las arrugas mediante planchado duradero o permanente. También, es posible mejorar la resistencia al encogido, a las manchas y a la suciedad. Otros procesos de acabado pueden proteger contra el deslizamiento de los hilos o contra los daños provocados por el moho, las polillas o el fuego. (Microsoft, 2006) A continuación, se presentan los resultados sobre la investigación del desarrollo tecnológico del telar.

Desarrollo tecnológico del telar

Telares manuales
Aunque no se sabe a ciencia cierta donde y cuando se inventó el telar, existen vestigios que lo colocan en tiempos prehistóricos. Se cree que el primer telar debió ser tan simple como una rama de árbol moviéndose de manera más o menos paralela al suelo formando tejidos más bien toscos. “En telares primitivos los hilos de urdimbre (longitudinales) debían mantenerse rígidos de manera horizontal, posteriormente se remplazó la rama de árbol por una estructura fija de madera (modificada para ese fin en especifico) que permitía trabajar en forma vertical, tal como lo demuestran pinturas pertenecientes a la antigua Grecia; por otra parte se cree que los egipcios fueron los primeros en utilizar una lanzadera para sostener y manipular la trama en telas que datan de mas de 6000 años” (Interface, 2007). Se ha encontrado, que civilizaciones separadas geográfica y temporalmente basaron su producción textil en el mismo principio, particularizándose de acuerdo a las necesidades y materias primas propias de la región.

El siguiente paso en la evolución tecnológica fue el denominado telar de cintura, cuyo uso, en la actualidad, continúa en nuestro país por algunos pueblos indígenas. La estructura es de forma rectangular o cuadrangular; los hilos de urdimbre se mantienen tensos al fijar uno de los soportes a una estructura vertical y el otro a una cinta que se ajusta alrededor de las caderas del tejedor, el cual se arrodilla o se sienta para realizar el trabajo. Los hilos de trama (transversales) se insertan por encima y por debajo ayudándose con los dedos y, más tarde dentro del desarrollo histórico, con la ayuda de una lanzadera que se hace pasar a través de los hilos de urdimbre que se han levantado.

Para separar los hilos de urdimbre y hacer más rápido el tejido, se fijaron barras de madera que podían elevarse separando así la mitad de los hilos. Para apretar los hilos de trama que se pasan y se cortan, se utiliza un peine, similar al usado para el cabello. Posteriormente, con la especialización del trabajo y la necesidad imperante de aumentar la producción, el mecanismo de barras de madera fue transformado en mallas y lizos, que se fijaron a pedales de manera que el tejedor podía separar la urdimbre con los pies dejando libres las manos para poder insertar los hilos de la trama (Hollen, 1999:176). Este tipo de cambios, que requirieron una estructura con mayor estabilidad, dieron lugar a los telares de piso.

Durante mucho tiempo el tejido fue realizado bajo un sistema de producción autosuficiente utilizando telares de cintura operados por dos personas. Sin embargo, el aumento poblacional demandaba mayor producción, surgiendo así los primeros talleres textiles. A principios del siglo XVIII en Inglaterra, comienzan a darse los primeros intentos de mejora tecnológica, pues fue en este país donde los avances en la agricultura habían permitido elevar sustancialmente la producción de fibras como el algodón, lo cual incentivó la optimización del proceso de tejido. La necesidad de dichos cambios también se vio impulsada alrededor del año 1700, cuando los textiles importados de la India empiezan a reemplazar a los europeos en los mercados internacionales, debido a su alta calidad y bajo costo. Los objetivos de los productores ingleses fueron entonces incrementar la producción y reducir los costos a través de la sustitución de procesos manuales por operaciones mecánicas más efectivas. Es por ello que muchas innovaciones tecnológicas tuvieron lugar en este período e influyeron enormemente a otras ramas de la industria.

En 1733 el inglés John Key patenta la lanzadera volante (flying shuttle) que consistía en un mecanismo de palancas que empujaba la lanzadera a través de una guía, esto permitía que la trama pudiese ser manejada por un solo trabajador que limitaba sus movimientos sólo al acomodo de ésta, incrementado con ello la velocidad del tejido. El aumento de la producción supuso una mayor demanda de materias primas, lo cual impulsó el mejoramiento de las máquinas hiladoras. Cuando éstas lograron avances significativos –los hilos eran producidos con mayor rapidez de lo que podían ser tejidos- presionaron a su vez la optimización de los telares, manteniendo un proceso constante de innovación tecnológica. Este ciclo de mejoramiento marcó el inicio de la Revolución Industrial.

tela

Avances en la tecnología del tejido sin lanzadera

El elemento central que ha orientado las innovaciones tecnológicas en la industria textil es la búsqueda de un proceso continuo de producción donde se alcance la eliminación, simplificación y automatización creciente de las operaciones. Para ello los adelantos se han centrado en:

1) Dispositivos para separar la urdimbre y elaborar diseños tejidos más complicados;

2) el uso de computadoras y sistemas de control electrónico; y

3) métodos más rápidos de insertar el hilo de la trama.

A pesar de la eficiencia aceptable del telar convencional, su productividad se ha visto limitada debido a la velocidad de la lanzadera, la cual, al ser incrementada, presenta algunos inconvenientes: genera gran cantidad de ruido y vibración, el movimiento se vuelve más difícil de controlar y las probabilidades de error son mayores. Para superar estas limitantes se han desarrollado tres tipos de telares sin lanzaderas: de chorro de agua, de chorro de aire y el telar de espadín. En estos sistemas, los hilos de trama no son continuos, sino que se miden y cortan dejando un borde a lo largo de la tela, pudiendo fundirse en el caso de las fibras sintéticas. A continuación se describen brevemente las características de cada uno, mencionadas por Hollen (1999).

Telar de chorro de agua. Como su nombre lo indica, utiliza un chorro de agua de alta presión para llevar el hilo de la trama a través de la urdimbre (Figura 4). El hilo de trama viene de un paquete estacionario que se encuentra junto al telar, va hasta un tambor de medición que controla la longitud del hilo y continua a través de una guía hasta la boquilla de agua donde un chorro de líquido lo transporta a través de la calada de urdimbre. Cuando la trama regresa el hilo es cortado.

4
Figura 4. Los chorros de agua transportan el hilo de trama a través de la calada de urdimbre. Fuente: Hollen (1999).

El agua es eliminada del telar por un dispositivo de succión y la tela pasa por un proceso de secado. Este telar es más compacto, menos ruidoso y requiere de menos espacio que un telar convencional y puede trabajar a 400 o 600 pasadas por minuto (movimiento de la trama). Sin embargo, sus limitaciones radican en la utilización de fibras resistentes al agua así como el costo adicional que representa el secado. Telar de chorro de aire. Esta tecnología fue desarrollada en Suecia a principios de los 1920’s, y limitaba su operación a una distancia de 100 cm., debido a la falta de control del flujo de aire. La segunda etapa se ubica en los 60’s cuando se implementa el uso de boquillas que permiten lograr anchuras de 330 cm. Este sistema funge de manera similar al anterior, pero utilizando aire en lugar de líquido. La trama es previamente medida y se guía a través de una boquilla en la cual un chorro de aire la pasa por la urdimbre. El telar puede trabajar a 320 pasadas por minuto y tiene limitaciones en el ancho de la tela porque el chorro de aire disminuye a medida que pasa por el tejido. Este tipo de telar presenta ventajas sobre los otros al poder utilizar tanto hilos de trama continuos como discontinuos, siempre y cuando estos sean de gran calidad, de otra forma el proceso se detendría debido a rupturas tanto de la urdimbre como de la trama.

Telar de tipo espadín. El telar tipo espadín trabaja (principalmente) con hilados de fibra corta a 300 pasadas por minuto. Tiene dos brazos metálicos del tamaño aproximado de un pequeño cortaplumas llamados transportadores o falsas lanzaderas, uno en el lado derecho y otro en el izquierdo del telar (Figura 5). Un mecanismo de medición mide y corta la longitud correcta de hilo de trama que va a pasar por la calada llevada por los transportadores. Estos entran a la calada de urdimbre al mismo tiempo y se juntan en el centro. El transportador opuesto toma el hilo y lo jala. Después de cada inserción, los hilos de trama se cortan cerca del borde y los extremos que sobresalen se introducen de nuevo a la tela para reforzar el borde.

5

Figura 5. Brazos de un telar sin lanzadera tipo espadín. Fuente: Hollen (1999).

Algunas otras innovaciones en la evolución tecnológica del tejido plano han mejorado la calidad del producto: el tensionador de urdimbre, por ejemplo, el cual permite reducir la tensión de los hilos especialmente durante la inserción, la apertura y el cierre, y pueden ser seleccionados de acuerdo al material, lo cual brinda mayor uniformidad al tejido. Otras mejoras incluyen: mayor anchura en el peine, mayor precisión del tejido, versatilidad y disminución de ruido del telar, métodos de lubricación centralizados, modificación de accesorios y materiales más resistentes. (Gómez, 1987:28)

Conclusiones

La historia del telar es tan antigua como la historia de la humanidad. Su aparición en diferentes puntos y épocas remite al mismo principio básico: el entrelazamiento de hilos horizontal -trama- y verticalmente -urdimbre-, adquiriendo características -materiales y funcionales- propias del contexto donde se desarrolló, adaptándose a los cambios que éste le impone.

La Revolución Industrial desencadenó un proceso de cambio que involucró factores técnicos, económicos y sociales, que a su vez indujeron la aparición de más innovaciones. La industria textil, y en particular el telar, han sido partícipes directos de dicha dinámica, logrando avances significativos que supusieron las bases y posicionamiento de los países industrializados. Al entrar al proceso de mecanización y secuenciación de movimientos, el telar ha ido adquiriendo gradual independencia de la mano del hombre, hasta el punto de poder prescindir prácticamente de ésta, superándola en precisión, calidad y eficiencia.

Sin embargo, y aún con todo el desarrollo tecnológico acontecido en el transcurso de la historia, el cual ha modificado en varias ocasiones la forma de la evolución tecnológica del tejido plano, el principio funcional del telar ha permanecido sin grandes cambios hasta nuestros días. Las innovaciones de ingeniería y diseño –enfocadas a la automatización- han sido solamente mejoras al sistema existente, no repercutiendo en el fundamento del tejido; al final, todo es sólo urdimbre y trama.

Bibliografía

BELLIS, Mary. The Textile Revolution - History of the Textile Industry [en línea]. [Consulta: 13 de Abril de 2008].

CIA TEXTIL. 35 - TEARES JONSON [en línea]. [Consulta: 13 de Abril de 2008].

ESPASA. Enciclopedia Temática. Tomo 4. España: Espasa, 1998. GÓMEZ Cuellar, Fenando. Tecnología de la Industria Textil. Tesis de Ingeniería Textil. Escuela Superior de Ingeniería Textil. México: IPN, 1987.

HERNÁNDEZ Romero, Yasmín. El tejido socioeconómico y laboral en la fábrica textil La Hortensia. Toluca, México: Universidad Autónoma del Estado de México, 2006.

HOLLEN, N. Introducción a los textiles. México: Noriega Editores, 1999.

INTERFACE Fabrics Group. The Textile Guide. History [en línea]. [Consulta: 2 de Octubre de 2007].

JUCLA. Bienvenido a JUCLA, tu tienda de MODA [en línea]. [Consulta: 25 de Octubre de 2007].

LAROUSSE. Diccionario Enciclopédico. Tomo 8. España: Larousse, 1992. LAS LENGAS. Lengas patagonicas – Images [en línea]. [Consulta: 18 de Abril de 2008].

MICROSOFT. Encarta 1993-2005. Documento electrónico multimedia. USA: Microsoft Corporation, 2006.

MONNIAUX, David. Jacquard loom [en línea]. [Consulta: 13 de Abril de 2008]. MONTOYA, J. Proceso de producción y movimiento obrero en la industria textil; caso de la fabricación de hilo con fibras sintéticas. Tesis de Maestría. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. México: UNAM, 1987.

MULLER, J. A. Desarrollo de la Industria Textil en México. Tesis de Especialidad. Escuela Superior de Ingeniería Textil. México: IPN, 1980.

PETRINY, Marcy. Which loom should I buy? [en línea]. USA: Handweavers Guild of America Inc. [Consulta: 9 de Noviembre de 2007].

PORTOS, I. Pasado y Presente de la Industria Textil en México. México: Editorial Nuestro Tiempo, 1992.

RAJAGOPALAN, S. “Advances in Weaving Technology and Looms” [en línea]. Mumbai, India: S.S.M. College of Engineering, Komarapalayam. [Consulta: 2 de Octubre de 2007].

UNIVERSITY of North Carolina at Pembroke. The Power Loom (Edmond Cartwright) [en línea]. [Consulta: 13 de Abril de 2008].

GALINDO SOSA, Raúl Vicente y Hernández Romero, Yissel “La evolución tecnológica del telar”. Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de noviembre 2008, Vol. 9, No. 11. [Consultada: 11 de noviembre de 2008]. Disponible en Internet: <http://www.revista.unam.mx/vol.9/num11/art93/int93.htm>
ISSN: 1607-6079.

28 de diciembre de 2008

Subir | Volver a Noticias | Volver a Ciencia

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Evaluación de la Educación
- Educación
- Educación Inclusiva
- Educación Técnico Profesional
- Biblioteca digital
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Ciencia y Universidad
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Sala de Lectura. IBERTIC
- Cooperación
- Infancia y Educación inicial
- Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Revista Iberoamericana de Educación
- Noticias OEI Buenos Aires
- Formación docente
- Género
- Educación para la ciudadanía
- Otras
- Cultura

Últimas noticias OEI

26 de octubre de 2014
La OEI en las redes sociales
Desde hace unos años la OEI viene desarrollando una activa presencia en las redes sociales.
A través de las mismas reflejamos las principales novedades que se viene publicando en al web así como las noticias que los diversos medios de comunicación y blogs especializados en los temas de educación, ciencia y cultura.
Les invitamos a seguirnos por estos medios

Más información [+]

25 de octubre de 2014
Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación
“Avanzando juntos hacia las Metas Educativas Iberoamericanas 2021”
Buenos Aires, Argentina

12, 13 y 14 de noviembre 2014

En la XXIII Conferencia Iberoamericana de Educación el Secretario General de la OEI presentó a las delegaciones asistentes la convocatoria del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación a celebrarse en Buenos Aires, Argentina, del 12 al 14 de noviembre de 2014.

Más información [+]

27 de septiembre de 2014
Cursos del CAEU

Más información [+]

10 de septiembre de 2014
Paulo Speller elegido Secretario General de la OEI
La XII Asamblea General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) ha elegido al brasileño Paulo Speller como secretario general del organismo para el periodo 2015-2018.

Más información [+]

8 de septiembre de 2014
Oferta de Empleo en OEI - Bolivia
Acceder a términos de referencia

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 22-Oct-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac