OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

EICOS - European Initiative Communications of Science: Una oportunidad única de comunicar y entender la ciencia


Compartir en facebook

Hay oportunidades únicas en la vida. Ocasiones de ésas que le hacen a uno sentirse privilegiado, viviendo una experiencia que no será posible repetir en ningún momento en ningún otro lugar, que sólo tienen sentido aquí y ahora.

SINC // Patricia Luna / SINC

Ésa es la sensación que, durante una semana, compartimos los 15 periodistas dedicados a la comunicación científica elegidos para pasar varios días en Gottingen, en el centro de Biofísica Química del prestigioso Instituto Max Planck, haciendo de científicos de verdad, manchándonos las manos con los líquidos asépticos de los laboratorios como parte de los llamados “Fellows de EICOS” ( European Initiative Communications of Science ), la iniciativa europea de comunicación científica.

Somos quince, cada uno de una esquina de Europa. Están Ivar y Anna Lena, junto con Arno, la selección escandinava, los más altos, también los que hablan inglés con un acento más depurado. Vangelis y Dimitra viajan desde el sur de Europa, directamente desde la clásica Atenas. Paul representa a la Europa del Este, Olga, a la Rusia que no es este ni oeste, Anil, a la Turquía que no sabe como encajar dentro de rompecabezas europeo, las dos Evas se unen desde la zona oeste de la Alemania reunida, Massimo y Daniela aportan el humor italiano y los comentarios sobre el café, la selección española la representamos Aitana y yo. Y para completar, Alvin, desde Zambia, pone la nota exótica.

La formación y las experiencias no podrían ser más variopintas. Los hay que tratan de ganarse la vida como freelance, hay quien trabaja para agencias de noticias, radios nacionales, televisiones locales, periódicos regionales, portales especializados, revistas divulgativas. Los hay con formación científica y otros, como yo, que no, que estamos en esto porque por suerte las ganas de aprender no se acaban nunca, y en ese caso, ningún ámbito mejor que el científico…

Las cosas –organización alemana- se establecen pronto y quedamos divididos en cuatro equipos, cuatro grupos decididos a desafiar a la investigación básica. Paul, Massimo y Dimitra será el equipo que estudie las vesículas sinápticas, en el área de neurología. Anna Lena, Alvin, Anil y yo nos vamos al de las moscas, la famosa Drosophila, Daniela, Olga, Eva y Vangelis serán el equipo del splicing, y los que se dediquen a la simulación computacional de la dinámica de las proteínas Arno, Ivar, Aitana y Eva María.

La suerte está echada. Una semana de un programa intenso, desayuno a las 8, laboratorio desde las 9 hasta las 7 de la tarde, con descansos entre medio que serán completados por charlas de los tutores, y después de los participantes en el programa, sobre las actividades que llevan a cabo el resto de los grupos. En fin, que durante la semana no habrá ni una neurona (de los miles de millones que componen nuestros cerebros) que tenga tiempo para darse la buena vida.

Comenzamos. Jamás olvidaré el olor, intenso, cortante, ácido, que habita el laboratorio de la Drosophila. Al ver la luz amarilla, las condiciones en las que se mantienen las moscas, a determinadas temperaturas para aumentar su reproductividad, la imagen de pequeños animales amontonados en las probetas, el olor, ese olor. y la pasión con la que Ulrich, nuestro tutor, habla de la Drosophila.... .Uno se convence que, en verdad, los científicos son seres de otro planeta. La mayoría de los compañeros salen de la visita común al laboratorio agradeciendo no ser asignado a esa sala, pero a nosotros, los chicos Drosophila, nos gustan los retos.

Pues menos mal. La primera explicación teórica sirve para poner las cosas en contexto. ¿Por qué es tan importante la Drosophila? Es una pregunta recurrente al mirar al tamaño ínfimo de esta mosca de la fruta, las que se encuentran pegadas a algo dulce, cuyo nombre pomposo parece hacer justicia a su importancia. Para Anil, biólogo molecular además de periodista, las razones parecen más claras que para Anna Lena, Alvin o para mí.

Pero pronto la incertidumbre se disipa. La Drosophila tiene un pequeño genoma formado por 4 pares de cromosomas, tiene un ciclo de vida muy corto, de apenas dos semanas y se reproduce rápidamente y de forma prolífica. Un embrión se desarrolla en apenas dos horas y una sola mosca puede poner más de 400 huevos en un día. Además, se puede modificar genéticamente con cierta facilidad, lo que hace posible realizar experimentos para determinar la función exacta de un gen determinado.

La Drosophila es uno de los llamados animales modelos que llevan más tiempo estudiándose, de hecho dentro de dos años se cumplirá un siglo. A través de ella se han producido descubrimientos fascinantes, como el grupo de genes Hox, que determinan en las moscas, pero también en las ratas y en los humanos, el desarrollo de la espina dorsal y las distintas partes del cuerpo. Lo fascinante, lo que ha permitido Drosophila, es demostrar que hombres, ratas e insectos compartimos exactamente el mismo grupo de genes, o como diría Darwin, que en realidad todas las especies proceden de exactamente el mismo material genético.

Tras la clase de teoría comenzaremos la práctica: cruzamos distintos genes en moscas modificadas genéticamente y vemos lo que pasa. Los resultados son impresionantes, especialmente en los llamados genes esenciales, aquellos que cumplen funciones vitales, que hacen que los cruces sean letales. Mucho más vistosos son los cruces del gen eyeless, el que determina la forma y color de los ojos, y así, pasamos varias horas viendo moscas de ojos rojos, o amarillos, o naranjas, moscas sin ojos que viven, aunque serían aplastadas por la ley de la selección natural en la selva de la vida normal o moscas que tienen ojos en las antenas.

Resulta escalofriante leído así, pero las moscas modificadas genéticamente son estériles y no tendrían ninguna posibilidad de sobrevivir fuera de las favorables condiciones del laboratorio. Aún así, las medidas de seguridad son máximas. Para mantenerlas quietas en utilizamos dióxido de carbono, lo que las atonta, después se les aplica formol y no queda ninguna duda, pero por si acaso antes de salir al exterior, pasan por una cámara fría donde se exponen a temperaturas que ninguna mosca podría sobrevivir.

[ El segundo experimento será sin embargo mucho más complicado. Se trata de ver la expresión de los genes, cómo determinados genes se manifiestan en ciertas partes del cuerpo, en cierto momento del desarrollo y la forma que adquieren. Para ello tenemos que aislar embriones y tras un complejo proceso de lavado y fijación de varios elementos químicos, que pasamos un día entero preparando, somos capaces de ver el color fluorescente que se manifiesta de forma veloz, una vez los embriones comienzan a desarrollarse. Impresionante. Uno puede asistir en directo, en el espacio de dos horas, a la formación del cuerpo entero de una mosca, como espectador privilegiado de la naturaleza.

Habrá más experimentos, sobre los ovarios de las moscas, el proceso de oegénesis, la fijación de elementos que permiten presenciar estos sucesos en un microscopio, la fotografía y documentación de todos los elementos del experimento... Y ser científico parecía tan fácil. En realidad, hay algo de labor manual, de artes plásticas, y mucha, mucha paciencia ] .

Pero eso no es lo más importante. A la hora de elaborar la presentación, cuando tenemos que rendir cuentas de nuestro trabajo a otros grupos, hay algo en nosotros que ha cambiado.

En esta semana intensa de experimentos y de tratar de asimilar conceptos complicados, procesos como el PCR, o el sistema GAL4-UAS, cuestiones de genética clásica, extremadamente complejas como para ser explicadas y comprendidas en unas horas de una semana, pero cuyo principio cuaja, hay algo en nosotros que ha cambiado. La pasión con la que tratamos de poner junta la información, la forma de pensar en cómo transmitirla, la esperanza de que los demás puedan llegar a entender... y comprender la importancia de la Drosophila, me recuerda, al verla en mi misma y en los ojos brillantes de mis compañeros, a ese destello que una vez, en Ulrich, nuestro tutor, interpreté como una cierta dosis de locura.

¿Qué es lo que ha cambiado?

Quizá sea el resto de las presentaciones de esta semana donde uno tiene la impresión de no ser capaz de asimilar tanta información. La cristografía, la electrolisis, los procesos de comunicación entre las células nerviosas, las sipnasis, la proteína SNARE, el genoma alternativo, la hibridización in situ, los intrones, los exones, el pre m-ARN, el espleosoma, la florescencia microscópica más allá del límite de la defracción del departamento de nanobiofotónica, la simulación de la membrana de una proteína, el acuaporín...

Quizá sea los pocos ratos que quedaron libres en esa semana. Las comidas con los tutores, los ratos después de la cena, las dos visitas culturales, esos momentos en que los científicos y los periodistas, por una vez, por varias veces, se unieron formando un solo grupo, sin bandos, sin oposición, sin rencores, sin tener en cuenta quién sabe más de qué. Esas charlas distendidas en las que uno pregunta ¿pero para qué estudias esto? Y el otro responde: pues no lo sé, lo hago porque me gusta, pero no sé para que va a servir ni que aplicación tiene y ni sé si quiero responder esa pregunta. Lo hago por el misterio, por descubrir el misterio que encierra la vida, y las aplicaciones vendrán después.

Eso es lo que aprendemos. El verdadero sentido de la palabra investigación primaria en un centro privilegiado, el Max Planck, donde a la gente se le paga por hacer lo que les gusta, sin pensar las aplicaciones, que a buen seguro, vendrán después. El amor hacia el la única y sola razón del puro saber.

Creative Commons

29 de enero de 2009

Subir | Volver a Noticias | Volver a Ciencia

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Formación docente
- Cultura
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Otras
- Revista Iberoamericana de Educación
- Sala de Lectura. IBERTIC
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Educación Inclusiva
- Cooperación
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Educación Técnico Profesional
- Educación
- Ciencia y Universidad
- Noticias OEI Buenos Aires
- Educación para la ciudadanía
- Infancia y Educación inicial
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Biblioteca digital
- Género
- Evaluación de la Educación

Últimas noticias OEI

23 de agosto de 2012
Boletín de agosto 2012 de la Escuela de Cooperación
Con las novedades de formación de la Escuela.
La escuela de cooperación del Centro de Altos Estudios Universitarios de la OEI ofrece cursos vinculados a la práctica profesional de la cooperación
Es un referente en su campo de trabajo y mantiene cursos desde diplomados hasta máster interuniversitarios

Más información [+]

21 de agosto de 2012
Los libros de la OEI y sus descargas
Desde hace muchos años la OEI trata de dar acceso a sus trabajos académicos y fruto de ello es el número de descargas de sus libros.
Estamos recopilando algunos datos y os queremos compartir algunos muy significativos.
Uno de los bloques corresponden a los libros lanzado en el marco de las Metas Educativas 2021 que tiene el libro más descargado: la versión final de las Metas Educativas 2021 y por otra parte la serie de documentos del CAEU que tiene varios de sus documentos por encima de las 100.000 descargas.

Más información [+]

26 de julio de 2012
La imprescindible cooperación para el desarrollo / Álvaro Marchesi
Publicado el lunes, 11 de junio de 2012, en La Tercera, periódico ABC
«Es importante, por el bien de los países iberoamericanos, pero también por el nuestro, que reforcemos los vínculos entre todos y que manifestemos nuestro reconocimiento, nuestro aprecio y nuestra valoración hacia una comunidad iberoamericana todavía en construcción. Ayudaría mucho a lograrlo si asumimos un compromiso de cooperación equilibrado y sostenible»

Más información [+]

7 de julio de 2012
Luces para Aprender en Twitter: @LucesparaAprend
Desde a OEI acabamos de crear una nueva cuenta en la red social Twitter @LucesparaAprend
Luces para Aprender es un ambicioso proyecto cuyo objetivo es llevar electricidad a través de paneles solares y dotar de computadores y de conexión a internet a todas las escuelas iberoamericanas que aun no la tienen, cuidando al mismo tiempo la formación de los maestros, la sostenibilidad del proyecto y el compromiso de las comunidades

Más información [+]

20 de junio de 2012
Firman convenio de colaboración INEA y OEI
El Observatorio de Educación para América Latina y el Caribe presentará temas para el beneficio de la región en material de alfabetización, educación básica, capacitación para el trabajo, educación en derechos humanos, formación de formadores, entre otros.
El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) signaron en Madrid, España, un convenio de colaboración, a fin de materializar el proyecto Observatorio de Educación para América Latina y el Caribe.
Este plan contempla la construcción de un portal web que permitirá conocer avances, procedimientos, estrategias educativas, metodologías pedagógicas y estadísticas en materia de educación de cada país de la región, con el propósito de compartir experiencias que enriquezcan el quehacer educativo.

Más información [+]

... | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | 45 | 50 | 55 | 60 |...



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 22-Oct-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac