OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

Educación, valores y ciudadanía // Bernardo Toro y Alicia Tallone (coord)


Compartir en facebook

Colección Metas Educativas 2021
Editan SM y OEI con el apoyo de la AECID

La educación para una ciudadanía activa, democrática, multicultural, solidaria y responsable es una de las grandes tareas de la sociedad y de los sistemas educativos. En una sociedad tan desigual como la iberoamericana, la formación de ciudadanos libres, cultos y solidarios constituye una de las estrategias principales que puede conducir, por el compromiso colectivo de los diferentes sectores sociales, a superar la pobreza, la marginación y la inequidad

Presentación
Leoncio Fernández Bernardo
Director de la Fundación SM

La Fundación SM es una institución que surge en la sociedad civil iberoamericana con el compromiso de ayudar a mejorar la educación en los países donde está presente. Cumple un gran compromiso ético al entregar en forma de educación y cultura los beneficios generados por la empresa Ediciones SM. De esta forma los más de 2.000 trabajadores y profesionales de Ediciones SM en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Perú, Puerto Rico y República Dominicana se sienten comprometidos en la apasionante tarea de conseguir una educación mejor para cada uno de sus países.

La Fundación SM entiende la educación como el gran mecanismo de desarrollo individual y social. De tal forma que el elemento diferenciador entre sociedades, países y grupos es el grado de desarrollo educativo alcanzado por las personas que la forman. Al menos en la teoría, nadie discute la educación como un derecho de todo ser humano. Desgraciadamente en los comienzos del siglo XXI descubrimos que en nuestros países ese derecho no se corresponde con una situación de calidad y equidad educativa para todos.

La forma de intervención de la Fundación SM es doble. Por un lado promociona y organiza por ella misma actividades y programas de mejora educativa. O bien busca alianzas con otras instituciones con las que se coincide en sus objetivos sociales y educativos. Esta segunda opción es la que tenemos en la alianza convenida con la O.E.I. y que se ha traducido en un compromiso de la Fundación SM con distintas actividades alineadas en el proyecto Metas Educativas 2021. Como fruto de ese acuerdo presentamos a la gran comunidad educativa iberoamericana la presente publicación Educación, Valores y Ciudadanía. Es una publicación que a los valiosos contenidos aportados por cada uno de los autores, suma el ser fruto de una reflexión compartida. Tiene el gran objetivo de provocar el debate, la reflexión y la puesta en práctica de políticas públicas y acciones sociales a favor de la educación en valores y el refuerzo del ejercicio de la ciudadanía.

Y ¿a quién está destinada esta publicación? Me atrevo a proponer como atentos y obligados lectores, en primer lugar, a las personas que tienen o tendrán responsabilidades en la gestión educativa: políticos, técnicos, gestores, y administradores de la educación deberían empaparse de su lectura y extraer conclusiones para mejorar a fin de cuentas la calidad y equidad de la educación. En segundo lugar cualquier investigador, pensador, docente o persona sensible a los temas educativos debería acercarse a esta obra con la intención de empaparse de la reflexión y el debate que contiene.

Preámbulo
Álvaro Marchesi
Secretario general de la OEI

La educación para una ciudadanía activa, democrática, multicultural, solidaria y responsable es en los comienzos del siglo xxi una de las grandes tareas de la sociedad y de los sistemas educativos. En una sociedad tan desigual como la iberoamericana, la formación de ciudadanos libres, cultos y solidarios constituye una de las estrategias principales que pueden conducir, por el compromiso colectivo de los diferentes sectores sociales, a superar la pobreza, la marginación y la inequidad.

No es sencillo que la educación ciudadana alcance sus objetivos, si al mismo tiempo no existe el compromiso del conjunto de las instituciones políticas y sociales con el reconocimiento de todas las personas como ciudadanos con plenitud de derechos. Por ello, aquellas políticas que fomentan la inclusión social, la equidad, la participación, la libertad y los derechos individuales y sociales, son las que mejor contribuyen a que la acción educativa alcance sus objetivos.

No se debe olvidar que la región iberoamericana es una realidad con gran riqueza multicultural y multilingüe. Es necesario, por tanto, avanzar en una ciudadanía multicultural, que defienda el derecho de cada una de las personas a vivir su cultura y su lengua propia. Es preciso cuidar especialmente a aquellos colectivos tradicionalmente olvidados, como las minorías étnicas, las poblaciones originarias y los afrodescendientes. También hay que reconocer el desigual estatus de las mujeres, que viven mayores obligaciones y menos derechos. Todas estas situaciones de diversidad, pero también aún de desigualdad, son un reto y una exigencia a las políticas públicas y al conjunto de la sociedad.

En ocasiones se ha diferenciado entre la educación para la ciudadanía, la educación a través de la ciudadanía y la educación sobre la ciudadanía. Cada uno de estos enfoques es complementario del anterior y todos ellos ayudan a una visión más completa de lo que significa la educación ciudadana. En el primer caso, el énfasis se sitúa en la capacitación de los alumnos para que lleguen a incorporarse de forma activa y responsable a la sociedad. Esto supone asegurar que todos los alumnos alcanzan los aprendizajes básicos para vivir en la sociedad actual, lo que incluye la adquisición de las competencias cognitivas, comunicativas, de conocimiento del mundo actual, éticas, etc., que permitan un suficiente nivel de autonomía y de progreso personal y profesional. Es el significado más amplio de ciudadanía pero también el más exigente, ya que incluye el compromiso de que todos los alumnos terminen de forma satisfactoria su educación básica.

A su vez, la educación a través de la ciudadanía se orienta a que los alumnos aprendan los valores cívicos por medio de su ejercicio en la escuela. En consecuencia, la educación en valores y para la ciudadanía debe tener su concreción en el propio funcionamiento del centro educativo, es decir, debe impregnar y transformar el significado y la acción educativa global de las escuelas, en las que la participación, el respeto mutuo, la tolerancia y la solidaridad con los más débiles, la responsabilidad y la exigencia a los alumnos de sus deberes sean una guía que oriente la adopción de decisiones y las iniciativas de la escuela. No es extraño por ello que numerosos estudios y experiencias vuelvan a colocar como elementos importantes de la acción educativa el cuidado del clima escolar, la organización y el funcionamiento de las escuelas, la convivencia y las relaciones entre los profesores y los alumnos.

Finalmente la educación sobre la ciudadanía resalta que la educación moral y cívica debe completarse a través de la reflexión. La formación del juicio moral de los alumnos y el desarrollo de su autonomía moral han de estar presentes en las diferentes materias que se imparten en la escuela, pero posiblemente también debe de existir un tiempo específico para ello. Sin duda, pues, la reflexión y la deliberación moral son elementos imprescindibles de la educación ética y ciudadana. Pero el conocimiento de los principios morales y de su adecuación a los contextos en los que se desarrolla la conducta humana no puede estar desligado de la educación de los sentimientos y de las emociones morales. La culpa y la vergüenza, la empatía y el altruismo son algunos de los sentimientos que contribuyen a que las personas controlen sus comportamientos, para evitar hacer daño a los otros o para solidarizarse con ellos y ayudarles.

La escuela tiene un papel importante en el desarrollo de la autonomía moral de sus alumnos, en el cuidado de sus emociones y en la apertura de posibilidades para el ejercicio de un comportamiento moral consecuente. La integración social de todos los alumnos, el fortalecimiento de vínculos de amistad, el respeto a las diferencias y a los alumnos débiles, el cuidado de la alfabetización emocional, la participación de los alumnos en las actividades escolares, el aprendizaje a través de formas de cooperación entre iguales, el apoyo de los alumnos más capaces a los que tienen dificultades de aprendizaje, la defensa de la paz, del medio ambiente y de la igualdad de las personas sea cual sea su cultura, su origen y su género, así como determinadas actividades de trabajo comunitario son elementos necesarios para construir comunidades escolares basadas en la responsabilidad y en el comportamiento solidario.

A lo largo de las últimas décadas, la OEI junto con los países iberoamericanos ha colaborado en el fortalecimiento de las instituciones democráticas y en el apoyo a la educación en valores y para la ciudadanía. De forma consecuente, cuando en septiembre de 2008 se presentó el proyecto “Metas Educativas 2021: la educación que queremos para la generación de los Bicentenarios”, no podía faltar entre sus metas la potenciación de la educación en valores para una ciudadanía democrática activa, que debe conducir a situar la cultura de la paz, la valoración de la democracia, el respeto al medio ambiente y la igualdad de género entre los objetivos preferentes de la educación escolar. La incorporación de la educación para la ciudadanía en las Metas Educativas 2021 y en sus programas de acción compartidos, surge desde el firme convencimiento de que es una de las más importantes contribuciones que puede hacer el sistema educativo para el fortalecimiento de las instituciones democráticas, para el desarrollo de las personas, para el ejercicio de una ciudadanía responsable y para el desarrollo económico y social de los países.

Las estrategias principales que se proponen incluyen fomentar la participación en el ámbito escolar, propiciar un clima satisfactorio que ayude a los alumnos a vivir juntos y a ser tolerantes y solidarios, desarrollar programas que fomenten la práctica deportiva como medio para el desarrollo de los valores, potenciar la educación artística para fomentar el conocimiento de diferentes culturas, y colaborar en la creación de una red de instituciones educativas que tengan como objetivo prioritario el desarrollo de políticas para la igualdad de género.

Pero más allá de la formulación de unas metas concretas y de unas estrategias específicas, el significado más profundo del proyecto global es su aspiración de lograr una sociedad más justa a través de la mejora de la educación. El objetivo final, pues, es conseguir una educación que dé respuesta satisfactoria a demandas sociales inaplazables: que más alumnos estudien, durante más tiempo, con una oferta de calidad reconocida, equitativa e inclusiva. Un proyecto que, articulado en torno a la educación, contribuya al desarrollo económico y social de la región y a la formación de una generación de ciudadanos cultos y libres. De esta forma, será posible avanzar de forma decidida hacia la construcción de sociedades justas y democráticas.

El proyecto “Metas Educativas 2021” surge de un ejercicio de responsabilidad de los poderes públicos, conscientes de la desigualdad existente, del retraso histórico de la región iberoamericana y de la necesidad de un esfuerzo decidido para reducir de forma significativa la distancia con las regiones más desarrolladas. No es un proyecto técnico que aspira solamente a gestionar mejor los recursos existentes o incluso los mayores recursos venideros. Es un proyecto con voluntad de transformar la educación y la sociedad, de lograr una educación justa en sociedades justas, para lo que es imprescindible el compromiso del conjunto de la sociedad y el esfuerzo sostenido de los poderes públicos durante al menos una década. Es, por tanto, un proyecto que hunde sus raíces en la esfera de los valores morales y que llama a la responsabilidad, a la participación, al esfuerzo solidario y al compromiso de los países y de las instituciones con mayores recursos a favor de aquellos en situación más precaria. Es, en consecuencia, un proyecto para la construcción colectiva de una ciudadanía democrática desde la apuesta por una mejor educación para todos en sociedades más igualitarias.

Índice

Presentación. Leoncio Fernández Bernardo 11
Preámbulo. Álvaro Marchesi 13
Introducción. Bernardo Toro y Alicia Tallone . 17

PRIMERA PARTE: VALORES Y CIUDADANÍA 21

Capítulo 1. Participación y valores ciudadanos. Tesis para la formación política del ciudadano. Bernardo Toro 23
Capítulo 2. Ética, interculturalidad y pluralismo. Guillermo Hoyos . 29
Capítulo 3. Ciencia, tecnología y participación ciudadana. Mariano Martín Gordillo . 41
Capítulo 4. Educación y ciudadanía en sociedades democráticas: hacia una ciudadanía colaborativa. Miquel Martínez Martín . 59

SEGUNDA PARTE: CONSTRUCCIÓN DE LA CIUDADANÍA . 73

Capítulo 5. Individuación y participación: tensiones en la construcción de ciudadanía. Mercedes Oraisón 75
Capítulo 6. Los valores de una ciudadanía activa. Adela Cortina 95
Capítulo 7. Conflictos éticos y cambios sociales: una reflexión sobre la situación actual de las mujeres. Urania A. Ungo 109
Capítulo 8. La deliberación moral. Yves de La Taille 123

TERCERA PARTE: EDUCACIÓN EN VALORES 133

Capítulo 9. Autonomía, heteronomía y educación. Silvia del Solar / Nora Gatica 135
Capítulo 10. El desafío de la convivencia escolar: apostar por la escuela. Alicia Tallone . 155
Capítulo 11. Interdisciplinariedad y valores. Luis Carrizo 171
Capítulo 12. La práctica deportiva y la educación en valores. Ricardo Crisorio . 185

CUARTA PARTE: VALORES EN ACCIÓN 201

Capítulo 13. Arte, cultura y ciudadanía: hacia la construcción de valores. Lucina Jiménez . 203
Capítulo 14. La sostenibilidad como expresión y generación de valores. Amparo Vilches / Daniel Gil Pérez 215
Capítulo 15. Sentimientos y actitudes en la escuela.
Capítulo 16. Ciudades educadoras, una nueva forma de ser ciudad. Alicia Cabezudo 249

Los autores 263

DescargarDescargar libro en PDF

978-84-7666-220-5 (OEI)
978-84-675-2487-1 (Fundación SM)

 

29 de agosto de 2011

Subir | Volver a Noticias | Volver a Educación para la ciudadanía

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Formación docente
- Ciencia y Universidad
- Educación Inclusiva
- Sala de Lectura. IBERTIC
- Educación Técnico Profesional
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Biblioteca digital
- Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Educación para la ciudadanía
- Revista Iberoamericana de Educación
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Noticias OEI Buenos Aires
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Evaluación de la Educación
- Infancia y Educación inicial
- Cultura
- Otras
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Cooperación
- Educación
- Género

Últimas noticias OEI



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 22-Oct-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac