Está en:
OEI - Ediciones de la OEI - Biblioteca Digital - Revista Iberoamericana de Educación -

OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

Biblioteca Digital de la OEI

Revista Iberoamericana de Educación

Número 6, Septiembre-Diciembre 1994

Monográfico: Género y educación

Número 7, Enero - Abril 1995

Monográfico: Educación y Democracia (1)

Número 8, Mayo - Agosto 1995

Monográfico: Educación y Democracia (y 2)

Los dos volúmenes que presentamos pretende ofrecer al lector de América Latina y de España un conjunto de reflexiones sobre las relaciones e implicaciones entre educación y democracia y algunas consideraciones pedagógicas que se derivan de un análisis de la dinámica actual de las sociedades abiertas, plurales y democráticas. Hemos prestado especial atención a aquellas que inciden especialmente en el desarrollo moral de los ciudadanos y en la necesidad de acciones sistemáticas orientadas al diseño de programas de educación en valores.

Número 9, Septiembre - Diciembre 1995

Monográfico: Reforma de la Educación Secundaria

En el mes de junio de 1995 se celebró en Cuenca (España) un Seminario Internacional -«La educación secundaria en Europa y América Latina: reformas y perspectivas de futuro»-, auspiciado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), el Banco Mundial y el Ministerio de Educación y Ciencia de España. El objetivo del Seminario era estudiar, en ambos continentes, el origen, los objetivos, los modelos y las tendencias de futuro de la educación secundaria.

Número 10, Enero - Abril 1996

Monográfico: Evaluacion de la Calidad de la Educación

En los tiempos presentes, caracterizados tanto por una presencia continua del cambio como por el ritmo acelerado de esa misma mutación, se mantiene constante un discurso que aboga por la reforma de la educación. Sin entrar ahora en las causas de este fenómeno cuasi universal, resulta evidente que, como dice uno de los autores que colaboran en este número, cualquier reflexión sobre el devenir de la escuela solo tiene sentido si descansa sobre un «balance riguroso de existencias», es decir, si poseemos un conocimiento solvente de los «productos» de la escuela. Dicho en otros términos, la evaluación de la educación se ha convertido en un instrumento imprescindible de las políticas impulsoras de reformas educativas.
Es cierto que en el mundo académico, por razones todavía no bien conocidas, determinados temas aparecen de pronto como cuestiones estelares, a veces sin fundamento razonable. No es éste, sin embargo, el caso de la evaluación de los sistemas educativos. La razón profunda del creciente interés de muchos gobiernos por las relaciones entre la evaluación y la educación obedece, a mi entender, a un conjunto de factores que desde hace varios años presionan en esa dirección: los logros de la escolarización en los niveles de la educación básica, la preocupación por una escolarización que no renuncie a determinados estándares de calidad, la necesidad de adaptar el currículo escolar a las exigencias de unas sociedades en proceso de cambio permanente, las políticas de ajustes presupuestarios, las demandas correlativas de una rendición de cuentas en relación con el gasto público en educación, la conveniencia cada vez más apremiante de tener información sobre los resultados efectivos de los sistemas educativos, son todos ellos elementos que han contribuido a poner de relieve las conexiones existentes entre evaluación y educación.

Número 11, Mayo - Agosto 1996

Monográfico: Educación Ambiental: Teoría y Práctica

Posiblemente haya pocas parcelas de la pedagogía moderna que en los últimos treinta años haya experimentado mayor evolución que la Educación Ambiental. Efectivamente, los años 60, en que comienza la preocupación educativa por el deterioro progresivo del medio ambiente, quedan en la actualidad históricamente lejos. Más aún, los primeros balbuceos por ligar la educación del alumnado con el cuidado y conservación de la naturaleza nos parecen hoy la prehistoria de la Educación Ambiental, sobre todo si los comparamos con el poderoso corpus doctrinal que liga hoy a la Educación Ambiental con el desarrollo sostenible. Pero precisamente por eso, porque la Educación Ambiental ha dado pasos de gigante en tan poco tiempo y ha experimentado tan notable crecimiento es por lo que su integración en los ámbitos formales y no formales del sistema educativo presenta importantes problemas que resolver.
Pasar de una concepción conservacionista de la Educación Ambiental a otra más evolucionada y holística; traspasar la clásica consideración de la Educación Ambiental como asignatura, inserta en un currículo compartimentado y académico; renovar metodológicamente la Educación Ambiental desde una perspectiva interdisciplinar, primero, transdisciplinar después; ampliar el concepto de medio ambiente, identificado no sólo con el medio natural, sino también con el medio social y económico; formular una teoría sistémica que integra diversas y muy amplias interrelaciones; transmitir conocimientos relacionados con el medio, pero también valores, y por tanto comportamientos y actitudes; poner en contacto los problemas ambientales con el sistema económico de mercado y con los modelos de desarrollo: he aquí, en fin, algunos elementos de teoría y praxis que informan hoy, en 1996, lo que denominamos Educación Ambiental, que, obvio es decirlo, no se reduce al marco puramente formal, sino que se extiende -con extraordinario vigor y amplitud de contenidos- al sector no formal e informal de la educación.
Ahora bien, la Educación Ambiental no progresa sin encontrar serias resistencias: rutinas, inercias, deficiencias en la formación del profesorado, prejuicios ideológicos, problemas derivados de una praxis insuficiente.... Por otra parte, no puede decirse que el cuerpo doctrinal de la Educación Ambiental, hoy tan rico y sugestivo, haya resuelto claramente cuestiones como sus relaciones con el currículo escolar, el problema de la transversalidad, la transmisión de valores, la integración de la educación formal y no formal, etc. Pero al mismo tiempo todo ello indica que estamos ante un aspecto de la educación extraordinariamente vivo, lo que posiblemente explica la atención que comienzan a prestarle los gobiernos, precedida en muchos años por la actividad de las organizaciones no gubernamentales, por las políticas de ayuntamientos y municipios, por los esfuerzos de muchos maestros y, en general, por la inquietud de muy diferentes sociedades de uno y otro hemisferio.

Número 12, Septiembre-Diciembre 1996

Monográfico: Educación y Gobernabilidad Democrática

En la actualidad los ciudadanos de los países iberoamericanos comparten la creencia de que un gobierno es legítimo si su origen obedece a unas elecciones libres, competitivas y periódicas. Pero también se considera que no basta con esta legitimidad de origen; es necesario que los gobiernos, de acuerdo con la Constitución y con las leyes, respondan con eficacia a las demandas de los ciudadanos.
La conciencia de esta situación ha llevado a las elites rectoras a considerar que, en la gran mayoría de los países del área, la democracia no corre el riesgo de una regresión a tiempos pasados, caracterizados por el predominio de regímenes autoritarios. Habría, por tanto, un consenso básico sobre la legitimidad de la democracia.
Pero si la legitimidad de los regímenes democráticos no es puesta en duda, aun cuando la democracia siempre esté necesitada de una continua actualización del consenso sobre su legitimidad, más problemática aparece; en segundo lugar, la cuestión de la eficiencia de las políticas públicas y, sobre todo, el problema de la efectividad real de la participación política, social y económica del ciudadano en los múltiples aspectos de la vida pública que le afectan. De ahí que legitimación, eficiencia y participación sean ineludiblemente los tres pivotes sobre los que se asienta hoy la gobernabilidad de los sistemas políticos.

Número 13, Enero-Abril 1997

Monográfico: Educación Bilingüe Intercultural

Los países que integran hoy América Latina forman un conjunto de pueblos dotados de diversas culturas, lenguas y etnias, fruto de largos y complejos procesos históricos. Sin embargo, el reconocimiento de esta diversidad cultural es relativamente reciente, sobre todo en lo que respecta a las sociedades indígenas.
La situación de pobreza en que se encuentran estas sociedades tiene también su reflejo en el ámbito de la educación. A pesar del gran esfuerzo alfabetizador realizado en toda la región en las últimas décadas, siguen subsistiendo altas tasas de analfabetismo entre las etnias y comunidades indígenas, lo que evidencia que los sistemas educativos nacionales no se ajustan a las necesidades de los pueblos indígenas. La respuesta a esta realidad es la adopción de políticas que conduzcan a una educación diferenciada que tenga en cuenta la pluralidad de lenguas y, por tanto, de culturas.

Número 14, Mayo-Agosto 1997

Monográfico: Financiación de la Educación

La financiación de la educación es una cuestión que preocupa hoy no sólo a los gobiernos, sino también a los miembros de la comunidad escolar. Sin embargo, el tema del financiamiento de la educación no suele ser tratado en demasía ni en los foros académicos ni en las reuniones internacionales, gubernamentales o no, ni tampoco es frecuentado por las revistas especializadas de educación. Posiblemente por estimar que esta materia es excesivamente ardua, árida y, a veces, ininteligible incluso para los protagonistas de la educación. Posiblemente también por sus inevitables relaciones ideológicas y políticas.
No obstante, pocas cosas condicionan más el desarrollo de los sistemas educativos que la cuestión previa de su financiación. Más aún, pocas cosas están tan ligadas a decisiones políticas y prioridades sociales como el financiamiento de la educación. No se trata, por tanto, de volver a la vieja polémica doctrinal sobre si la educación es un factor de inversión o de consumo, sino de atender a los problemas actuales del gasto público en sus relaciones con la educación: ¿cuánto debe gastar un país en educación?; ¿debe financiarse preferentemente la educación primaria o el objetivo prioritario del gasto público debe ser la educación secundaria?; ¿debe un país dar prioridad a la enseñanza superior, especialmente la de carácter técnico, para hacer frente a las exigencias ineludibles de la revolución tecnológica?; ¿es posible conciliar objetivos tan dispares dentro del propio sistema educativo?; si lo fuera, ¿cuál debería ser la proporción del gasto de cara a los diversos niveles educativos?

Número 15, Septiembre - Diciembre 1997

Monográfico: Micropolítica en la Escuela

Hasta hace muy pocos años, la escuela como organización había sido objeto de estudio sólo desde una perspectiva estructural y formal. Las diversas teorías de la organización, nacidas fundamentalmente en el ámbito de la empresa, fueron proyectadas miméticamente sobre la escuela olvidando su carácter de institución educativa. Así, la escuela ha sido considerada como un espacio que está o debe estar presidido por la racionalidad y la eficiencia, donde el orden es casi una consecuencia natural de la organización, y el conflicto un desorden que sólo aparece de modo excepcional. De esta forma se ha construido un modelo de organización escolar que ha sido definido como técnico-racional. En dicho modelo la escuela es el locus en el que de modo racional se produce la transmisión de conocimientos mediante una eficaz aportación de recursos personales y materiales. Obviamente, este enfoque repudia toda otra consideración, que, sin dejar de tener en cuenta los elementos indicados, pone énfasis en una faceta soterrada, a veces anatematizada, pero siempre presente en la vida de la escuela: de un lado, la naturaleza política de las relaciones que se entretejen entre todos los actores de la organización escolar, y, de otro, el carácter político de las que surgen entre la escuela y su propio entorno (comunidad local y administración educativa).

Número 16, Enero-Abril 1998

Monográfico: Educación Ambiental: Teoría y Práctica

En 1996 la Revista Iberoamericana de Educación dedicó un número monográfico a la Educación Ambiental. En dicho número se daba cuenta de un proyecto que la OEI acababa de culminar en su primera fase —«La Educación Ambiental en Iberoamérica en el nivel medio»—, fase en la que se analizaba el estado previo de la cuestión y se elaboraban propuestas alternativas para la introducción de la Educación Ambiental en el currículo escolar, al mismo tiempo que se afirmaba la necesidad de integrar la educación formal y no formal para rentabilizar en alto grado los recursos, siempre escasos (núm 11 mayo-agosto 1996). En ese número, la Revista se hacía eco de los trabajos de este proyecto, haciendo especial hincapié en la fundamentación teórica de la Educación Ambiental —problemas conceptuales, metodológicos y curriculares—, ya que se partía de la convicción de que la práctica ha de alimentarse siempre de la teoría, sin que por ello dejara de prestarse atención a experiencias de singular interés.

Número 17, Mayo-Agosto 1998

Monográfico: Educación, Lenguas, Culturas

En el primer cuatrimestre de 1997 la Revista Iberoamericana de Educación dedicó un número a la educación intercultural bilingüe que se agotó de inmediato, lo que constituyó sin duda un exponente claro de la atención, y preocupación, que este tema suscita en la región. Posteriormente, en octubre de 1997, la OEI organizó en Santafé de Bogotá la I Jornada Iberoamericana de Educación Intercultural Bilingüe para cuadros superiores de los sistemas educativos, encuentro que permitió una puesta en común de importantes experiencias en este campo y un sugestivo intercambio de reflexiones teóricas y políticas sobre la situación actual de la educación intercultural bilingüe. Por todo ello, la Revista ha considerado conveniente difundir algunas de las ponencias e intervenciones de interés general habidas en dicho encuentro, así como recabar la colaboración de reconocidos especialistas en esta materia, dedicando en consecuencia un nuevo número monográfico a la educación intercultural bilingüe en países como los nuestros, donde la interrelación de culturas, lenguas y etnias es desde antiguo una realidad que hoy resulta insoslayable.

Número 18, Septiembre-Diciembre 1998

Monográfico: Ciencia, Tecnología y Sociedad ante la Educación

Las siglas CTS, universalmente aceptadas hoy, hacen referencia a las interrelaciones entre los avances de la Ciencia, las aplicaciones de la Tecnología y las respectivas implicaciones, positivas y negativas, que todo ello supone para la Sociedad. Los estudios e investigaciones sobre CTS, aparecidos después de la segunda guerra mundial, se caracterizaron pronto por poner de relieve la falsedad de un pretendido carácter aséptico, puro, del conocimiento científico-tecnológico, puesto al servicio de la sociedad por no se sabe bien qué instancias supuestamente neutrales. Conforme avanzaba la década de los sesenta creció también el carácter aleatorio del cambio científico-tecnológico, y su problematicidad esencial respecto de sus beneficios sociales se puso de manifiesto de una manera evidente: residuos tóxicos, pérdidas radiactivas de las centrales nucleares, contaminación atmosférica, degradación ambiental… En los setenta, los estudios CTS pusieron el énfasis en la ciencia y la tecnología como un producto social que implica valores y alberga intereses, no todos legítimos: la conflictividad subyacente a las relaciones CTS indicaban ya que en ningún momento esas relaciones habían dejado de ser fenómenos ajenos a la política. Por otra parte, a partir de esos años los estudios CTS han ido adquiriendo carta de naturaleza no sólo en los institutos especializados o agencias oficiales, sino también en las propias universidades. De ahí que analizar las complejas relaciones entre Ciencia, Tecnología y Sociedad, desde la perspectiva de la Educación, sea hoy el tema monográfico de este número de la Revista Iberoamericana de Educación.

Número 19, Enero - Abril 1999

Monográfico: Formación Docente

Los últimos veinte años nos han traído una literatura abrumadora sobre las reformas educativas. Los estudios, trabajos e investigaciones se dirigieron en un primer momento hacia los aspectos cuantitativos de las reformas, incidiendo en problemas como la escolarización básica, la extensión de la oferta global de educación a toda la población o cuestiones derivadas de la correspondiente cobertura. Posteriormente, fueron los aspectos cualitativos los que se colocaron en un primer plano, cobrando relieve asuntos como la práctica educativa y el papel del profesor. Desde entonces, los docentes ocupan, en las investigaciones y trabajos, en las experiencias y talleres, en las políticas y en los programas, un lugar central: la formación de profesores, el desarrollo profesional o la profesionalización docente son temas recurrentes hoy en la literatura de educación.

Biblioteca Digital OEI

Buscador    Mapa del sitio    Contactar
Página Inicial OEI

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |