Está en:
OEI - Ediciones de la OEI - Biblioteca Digital - Revista Iberoamericana de Educación 6 -

OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

Biblioteca Digital de la OEI

{short description of image}

Revista Iberoamericana de Educación
Número 6
Género y Educación

Septiembre - Diciembre 1994

La imagen de América Latina entre la población estudiantil española (13-18 años)

Pedro Pérez Herrero
María Jesús García-Arévalo Calero (*)

(*) Pedro Pérez Herrero es doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid (España) y por el Colegio de México. Es autor de varios libros y numerosos estudios sobre temas históricos de América Latina y en particular de México, así como sobre la situación social actual y la ciencia política mexicana. Actualmente es profesor de la Universidad Complutense y coordinador del Programa de Estudios Hispano-Mexicanos del Instituto Universitario Ortega y Gasset.

María Jesús García-Arévalo Calero es licenciada en Historia de América por la Universidad Complutense de Madrid y ha realizado varios trabajos de investigación sobre política educativa. En la actualidad es profesora del Instituto de Bachillerato Pintor Antonio López de Madrid.

El presente estudio forma parte de un programa de investigación del Departamento de Historia de América I de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid sobre la «Imagen de América en España», coordinado por Pedro Pérez Herrero y auspiciado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), el Ayuntamiento de Madrid y la Asociación para la Investigación y Especialización sobre temas Iberoamericanos (AIETI).

Introducción

Entre los resultados extraídos hasta el momento1, cabe destacar que a finales de la década de 1980 la imagen que la población española mantenía sobre América Latina seguía siendo heredera en buena medida de los planteamientos hispanistas propios de la época franquista. En la encuesta que realizamos sobre el tema en la Comunidad de Madrid en 1987, se constató que incluso no se reconocía una diferenciación apreciable entre los distintos grupos de edad con respecto a sus ideas y valoración de los distintos aspectos de la problemática latinoamericana (situación de América Latina, historia, papel de España, posición de los inmigrantes latinoamericanos, etc.). En particular, nos llamó la atención el hecho de que entre los grupos más jóvenes no apareciera una transformación apreciable de la imagen en comparación con los grupos de edad más maduros. La concepción que la población madrileña tenía de los problemas latinoamericanos era bastante uniforme y no parecía distinguirse una corriente renovadora entre los grupos más jóvenes.

Interesados por este fenómeno, tras dejar transcurrir unos cuantos años, consideramos oportuno realizar otra investigación que nos ayudara a calibrar cuáles eran los distintos factores que incidían y en qué grado en la formación de la imagen de América Latina en la población española y, en concreto, en la estudiantil. Con ello, pretendíamos no sólo comprobar si se habían producido algunas variaciones en las concepciones de lo americano, sino al mismo tiempo conocer cuáles eran los medios (viejos y nuevos) a través de los cuales se impulsaba una u otra imagen entre los jóvenes españoles. Para ello, creimos apropiado dejar pasar el año de 1992 para comprobar si los acontecimientos del Quinto Centenario la habían transformado y en qué medida.

El estudio lo concentramos en el período de formación educativa del individuo, por considerar que es una de las etapas críticas de creación de «imágenes», en el individuo con importantes consecuencias a largo plazo. Así, elegimos a la población escolarizada comprendida entre los trece y los dieciocho años como objeto de estudio. En particular, se seleccionaron los alumnos de los cursos de 7º de E.G.B., 2º de B.U.P. 2º de F.P.1, C.O.U. y 2º de F.P.2. (correspondientes a las edades de 13, 16 y 18 años respectivamente), fuera cual fuere su opción de estudios. Hay que advertir que se seleccionaron estas edades y niveles educativos con la intención de poder comparar la visión de un alumno de E.G.B. (13 años) con el de sus compañeros de final del bachillerato, al mismo tiempo que entre los estudiantes de Bachillerato y de Formación Profesional. La elección de 7º de E.G.B., en vez de 8º de E.G.B., se explica por el hecho de que es en este curso cuando se estudian con más profundidad los temas de América Latina (8º de E.G.B. se concentra en la Historia Contemporánea europea, por lo que América Latina merece una menor atención).

La investigación se planteó resolver los siguientes interrogantes:

Además de estos objetivos concretos, la investigación se enfocó con vistas a recabar la información necesaria que ayudara a seleccionar las políticas educativas. En tanto que docentes de la historia de América Latina, una de las inquietudes que dirigió la investigación fue llegar a conocer cuál es el grado de influencia de las actividades escolares con respecto a la formación de imágenes, comparadas con el resto de los medios de comunicación (prensa, televisión, radio, familia, amigos, etc.). En concreto, queríamos saber hasta qué punto era productivo concentrar los esfuerzos por actualizar la imagen de lo latinoamericano (América Latina e inmigrantes) entre los jóvenes españoles sólo en las actividades académicas. La pregunta de la que partíamos era la de si había sido suficiente el esfuerzo emprendido en la modernización de los textos escolares. Con ello, no hemos pretendido invalidar esta labor, que consideramos básica, sino tan sólo recordar que se trata de una condición necesaria, pero no suficiente, para conseguir el resultado buscado de ajustar la imagen que los jóvenes tienen de América Latina con la realidad de ese continente.

Resultados generales de la encuesta

Entre los resultados más importantes del voluminoso material generado por la encuesta, se debe mencionar que2:

I. Por lo general, la mayoría de los estudiantes encuestados no sabe ubicar correctamente América Latina en un mapa mudo. En lo que respecta a la diferenciación por sexo, se comprueba que las alumnas responden en ligera proporción peor que los alumnos. La edad y el nivel de estudios funcionan como una variable dependiente, ya que se observa que se da una clara correlación entre un mayor grado de respuestas acertadas y el aumento en la edad y el nivel de estudios, así como en su tipo, pues los estudiantes de bachillerato responden a igual edad algo mejor que los de Formación Profesional, cuestión que probablemente debe de estar conectada con los contenidos curriculares respectivos.

CUADRO NÚM. 1

UBICACIÓN DE AMÉRICA LATINA EN EL MAPA,
SEGÚN EL SEXO DEL ENCUESTADO (EN %)

ALUMNAS ALUMNOS TOTAL
BIEN 17.6 26.0 21.8
MAL 82.4 74.0 78.2

Los países mejor conocidos son, por orden de preferencia, Brasil, México y Argentina, seguidos del bloque de Cuba, Colombia y Ecuador y, por último, ya muy distantes, Paraguay y Nicaragua. Ello parece indicar que los países de mayor tamaño físico son más populares que los menores, al mismo tiempo que se ubica con más facilidad «lo otro», es decir lo no hispánico, lo lusobrasileño.

Por comunidades autónomas de procedencia de los alumnos encuestados, se observa que quienes mejor contestaron tienden a ubicarse en la fachada occidental de la Península Ibérica (Extremadura, Andalucía, Galicia, Castilla-León); que los alumnos del norte, interior y levante (Castilla-La Mancha, País Vasco, Valencia) forman un grupo intermedio; y que los alumnos de las comunidades de Madrid y Barcelona son claramente los peor situados. Parecería, pues, que las regiones rurales, quizás por el hecho de ser expulsoras de emigrantes a América Latina, poseen de ella un mejor conocimiento, mientras que los núcleos urbanos, al ser receptores de inmigrantes rurales, tienen una conexión menor con ese continente. En este sentido, la vecindad, la amistad y las relaciones de los estudiantes encuestados con los latinoamericanos en los entornos urbanos no parecen tener la suficiente capacidad para contrarrestar la imagen «negativa» de los inmigrantes (los «otros»). Es curioso observar que, por ejemplo, Galicia sube claramente de puesto cuando se pregunta a sus alumnos por la ubicación de Argentina, que Castilla-La Mancha lo hace con respecto a Cuba, y Cataluña con respecto a Paraguay, lo cual posiblemente esté reflejando las respectivas direcciones de la emigración o las vinculaciones mercantiles entre dichas regiones.

CUADRO NÚM. 2

UBICACIÓN DE AMÉRICA LATINA EN EL MAPA, EN RELACIÓN
A LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE PROCEDENCIA
DEL ENCUESTADO (EN %)

Anda CLeo CMan Cata Extr Gali Madr PVas Vale
BIEN 32.2 30.4 19.7 8.8 34.1 30.2 14.6 25.7 19.4
MAL 67.8 69.6 80.3 91.2 65.9 69.8 85.4 74.3 80.6

El tipo de relación que el encuestado haya tenido con los ciudadanos latinoamericanos tampoco parece tener una importancia decisiva a la hora de precisar la ubicación geográfica del continente latinoamericano.

Al parecer, la visita a la EXPO92 de Sevilla realizada por los estudiantes encuestados ha ayudado, aunque levemente, a mejorar su conocimiento de la geografía americana. Por su parte, en contra de lo que pudiera esperarse, no se ha hallado una correlación clara entre el tipo de estudios realizado por los alumnos en el aula y el nivel de conocimiento de la geografía americana.

II. Los alumnos encuestados tienden a caracterizar a América Latina como un escenario homogéneo, sin apreciar diferencias regionales entre unos y otros países. En contra de lo que pudiera esperarse, conforme se avanza en edad y nivel de estudios, se da una mayor incidencia, aunque leve, en la concepción de la uniformidad. Este comportamiento no es casual, ya que al analizar el contenido de los textos escolares utilizados, comprobamos que en la mayoría se ofrece una imagen uniforme del continente.

CUADRO NÚM. 3

CONSIDERACIÓN DE LA HETEROGENEIDAD/UNIFORMIDAD DE
AMÉRICA LATINA, SEGÚN LA EDAD Y EL NIVEL DE ESTUDIOS
DEL ENCUESTADO (EN %)

EGB7 FP12 BUP2 FP22 COU
HOMOGÉNEO 71.3 80.4 83.9 83.0 82.3
HETEROGÉNEO 15.6 12.3 9.7 11.6 10.4
NS/NC 13.1 7.3 6.4 5.4 7.3

Por la comunidad autónoma de procedencia del encuestado, se aprecia que los alumnos de Valencia, Madrid, País Vasco y Cataluña caracterizan a los países de América Latina con un mayor grado de diversidad entre sí que el resto de los estudiantes de las distintas comunidades autónomas encuestados.

III. Los estudiantes españoles optan primero por Europa como lugar alternativo de vida y después, por orden decreciente, por EEUU, Australia, Africa, Países Árabes, América Latina y, finalmente, Asia, lo cual resulta bastante sorprendente por el lugar tan retrasado otorgado a América Latina.

Por nivel de estudios y edad se comprueba que a mayor edad y nivel de estudios, se eleva la opción europea, al mismo tiempo que disminuye la de EEUU. La opción de América Latina se amplía entre los alumnos de Formación Profesional.

CUADRO NÚM. 4

PAÍSES SELECCIONADOS PARA VIVIR, SEGÚN LA EDAD Y EL NIVEL DE ESTUDIOS DEL ENCUESTADO (EN %)

EGB7 FP12 BUP2 FP22 COU
EUROPA 30.6 32.5 46.9 49.1 49.8
ASIA 2.1 1.2 2.6 2.7 0.8
P. ÁRABES 5.9 6.1 4.4 4.5 6.8
AFRICA 6.9 7.4 9.4 5.4 9.2
EEUU 40.5 33.7 25.3 21.3 18.9
A. LATINA 2.9 6.2 2.6 8.1 2. 8
AUSTRALIA 11.1 12.9 8.8 8.9 11.7

América Latina se comporta como una región de emigración seleccionada prioritariamente por aquellos alumnos procedentes de sectores sociales con escasa preparación profesional de ámbitos rurales.

Por comunidades autónomas de procedencia, se detecta que es seleccionada en mayor medida por los alumnos procedentes de la fachada atlántica peninsular y en particular por los de Castilla-La Mancha y Galicia. El haber visitado algún país de América Latina impulsa al alumno a elegirla en mayor proporción como lugar alternativo de vida, o lugar donde pasar sus vacaciones, cuando se eran visitados países «grandes». Por el contrario, el tipo de relación que el estudiante encuestado haya podido mantener con ciudadanos latinoamericanos demuestra no tener conexión con la elección de uno u otro país como lugar para vivir. No obstante, se observa que entre aquellos alumnos que han mantenido relaciones epistolares/familiares con latinoamericanos aumentan claramente las apetencias por pasar sus vacaciones en ese continente.

Cuando se les pregunta dónde les gustaría pasar sus vacaciones, EEUU sube a primera posición, Australia ocupa el segundo puesto, Europa baja a la tercera posición, a bastante distancia de EEUU, y América Latina (sexto lugar) y el resto de las regiones siguen ocupando iguales posiciones. Quizás, en el caso de América Latina, la imagen transmitida por los medios masivos de comunicación de violencia social y de agitación política sea la causante de este retroceso en el ranking general.

IV. Los datos indican que los estudiantes españoles encuestados consideran que los latinoamericanos son, comparados con los españoles, bastante menos cultos, algo menos guapos, bastante menos elegantes, bastante sensibles y bondadosos, y mucho menos desarrollados, por término medio. Por lo que respecta a sus cualidades humanas y cívicas en abstracto, los caracterizan como bastante trabajadores, un poco menos inteligentes, bastante generosos, no muy demócratas, bastante honrados y austeros, y muy simpáticos. En suma, tienden a ofrecer una imagen parcialmente negativa en cuanto a sus características físicas y culturales, pero positiva en cuanto a sus cualidades humanas. Cuando, por el contrario, se les pide que hagan una valoración general sin establecer comparaciones, el resultado es sensiblemente más positivo (únicamente en cuanto a la inteligencia hay una valoración que tiende hacia valores iguales-negativos), ya que tan sólo se ofrece un voto claramente negativo en el caso de las condiciones políticas (se les considera menos demócratas), que obviamente debe de tener alguna relación con los medios de comunicación, que por lo general ofrecen una imagen bastante negativa de los sucesos de ese continente (América Latina se hace noticia cuando hay una sublevación, un golpe militar, una crisis, etc.).

Por edad y nivel de estudios, se comprueba que cuando se avanza en la preparación y la edad del alumno encuestado, tiende a disminuir su consideración sobre el nivel cultural, elegancia, desarrollo, capacidad de trabajo, inteligencia, comportamiento democrático y honradez (de forma más sensible entre los alumnos de Formación Profesional) de los latinoamericanos. Por su parte, la sensibilidad, bondad, generosidad y simpatía de los latinoamericanos aumenta con la edad y el nivel de estudios de los encuestados. La consideración sobre la belleza y la austeridad no se alteran radicalmente con el nivel de estudios y la edad. Por lo general, los alumnos de Formación Profesional tienden a ofrecer una diferencia con respecto a sus compañeros de edad y nivel de bachillerato. En concreto, por ejemplo, con respecto a la capacidad de trabajo, generosidad, honradez y austeridad, ofrecen valores ligeramente más bajos. Tan sólo con respecto a la sensibilidad dan cifras superiores a sus compañeros de bachillerato. Parecería, por tanto, que el trabajo realizado en las aulas tiene poco peso en cuanto a lograr una mejor consideración de los ciudadanos latinoamericanos, ya que son precisamente los valores como la cultura, el desarrollo, la inteligencia o el comportamiento democrático (que pueden variarse sustancialmente con programas docentes) los que descienden conforme aumenta el nivel de estudios de los alumnos españoles. Por otra parte, el hecho de que los valores humanos como la sensibilidad, la bondad, la generosidad y la simpatía aumenten con la edad, parece estar reflejando la influencia benigna de los medios de comunicación.

Por comunidad autónoma de procedencia de los alumnos encuestados, se comprueba que la comunidad que globalmente tiene una mejor imagen de los latinoamericanos es con mucho la de Castilla-La Mancha y después, por orden decreciente, las de Extremadura, Madrid, Castilla-León, Galicia, Andalucía, País Vasco, Valencia y por último Cataluña. Una vez más, por tanto, es posible dividir globalmente la opinión que los alumnos españoles tienen de los latinoamericanos entre los de la fachada occidental y los de la mediterránea, más vinculados y con una imagen mejor de los latinoamericanos los primeros con respecto a los segundos, quizás por haber vivido éstos algo más alejados de la «aventura americana».

Sorprendentemente, los datos indican que los medios de comunicación tienen una escasa incidencia en la construcción de una u otra imagen de los latinoamericanos. Parece ser el entorno familiar (conversaciones familiares) el elemento que potencia la mejor imagen.

Por su parte, se comprueba que las actividades desarrolladas dentro de la escuela fomentan la expansión de una mejor imagen de los latinoamericanos.

V. Los alumnos españoles suelen estudiar de forma parcial (47.5%) los temas de América Latina que vienen en sus libros de texto. Un mínimo porcentaje de alumnos (10.9%) no estudian dichos temas, muy pocos los amplían (13.7%) y una cantidad no muy significativa (27.9%, si se tiene en cuenta que en principio deberían hacerlo) los estudian totalmente. Resulta curioso comprobar que, contrariamente a lo que pudiera esperarse, conforme se va aumentando la edad y el nivel escolar del estudiante, va creciendo la «costumbre» de saltarse los temas relacionados con América Latina, al mismo tiempo que se reduce la práctica de estudiarlos totalmente o de ampliarlos.

CUADRO NÚM. 5

TIPO DE ESTUDIO DE LOS TEMAS DE AMÉRICA LATINA
REALIZADO POR EL ENCUESTADO, SEGÚN SU EDAD
Y NIVEL DE ESTUDIOS (EN %)

EGB7 FP12 BUP2 FP22 COU
SE SALTAN 7.2 8.6 11.7 13.4 18.9
ESTUDIO PARCIAL 32.1 62.0 57.8 55.4 59.0
ESTUDIO TOTAL 40.0 19.6 21.1 21.4 15.7
SE AMPLÍAN 20.7 9.8 9.4 9.8 6.4

Por comunidad autónoma de procedencia, se observa que las regiones de Galicia, Andalucía, Castilla-León y Madrid son en las que sus estudiantes estudian en mayor proporción todos los temas de América Latina. Por el contrario, en las comunidades del País Vasco, Cataluña y Valencia es donde sus estudiantes se saltan los temas de América Latina en mayor proporción. Castilla-La Mancha destaca por el estudio parcial de los temas de América Latina. Los estudiantes de Extremadura tienen un comportamiento intermedio en relación con los grupos anteriores.

VI. Por lo que respecta a la concepción que de la historia de América Latina tienen los estudiantes españoles, se puede comprobar que los alumnos encuestados se inclinan de forma mayoritaria por calificar la conquista de América realizada por los españoles como la causante del deterioro de las formas de vida indígena y la muerte de millones de habitantes del Nuevo Mundo; e interpretar que las sociedades americanas coloniales se caracterizaron por la explotación de los pueblos colonizadores. Claramente se opta por las respuestas críticas y europeistas en vez de las tradicionales católica e hispanista. Hay que advertir, por tanto, que se ha producido un importante cambio en comparación con lo que sucedía hace tan sólo un par de años en España. En la encuesta que realizamos en la Comunidad de Madrid en enero de 19873, se apreció que eran precisamente las interpretaciones tradicionales las que ocupaban los porcentajes más elevados de la muestra. Parece evidente, pues, que el año de 1992 ha simbolizado una interesante transformación en la visión que la sociedad española tenía de la conquista del continente americano y del papel de España.

La edad y el nivel de estudios parecen ayudar a potenciar las concepciones críticas y europeistas, al mismo tiempo que reducen las concepciones hispanistas.

CUADRO NÚM. 6

CARACTERIZACIÓN DE LA SOCIEDAD COLONIAL AMERICANA, SEGÚN LA EDAD Y EL NIVEL DE ESTUDIOS DEL ENCUESTADO (EN %)

TIPO DE SOCIEDAD COLONIAL EGB7 FP12 BUP2 FP22 COU
De vencedores-vencidos 14.0 4.9 6.4 3.6 6.8
Tierra de evangelización 7.2 6.7 7.3 2.7 4.0
Zona de explotación 34.5 62.0 66.9 74.1 74.3
Prolongación de la española 19.5 13.5 10.0 9.8 6.5
NS/NC 24.8 12.9 9.4 9.8 8.4

En cuanto a las diferencias regionales, se detecta que las posiciones más avanzadas las representan las comunidades de Madrid, Cataluña, País Vasco y Galicia; y que las más tradicionales están representadas por las de Valencia, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura y Andalucía.

El haber estado en América Latina influye de forma clara en la concepción que del proceso histórico tienen los alumnos encuestados, pues se comprueba que entre aquellos pocos que han estado en América Latina se amplían las opciones «críticas» («deterioro de las formas de vida») y disminuyen las concepciones imperialistas y europeistas.

VII. Los datos de la encuesta indican que los estudiantes, además de poseer una escasa información de la situación política actual (sólo un 10% correlaciona adecuadamente los nombres de los presidentes con sus respectivos países), tienen una imagen de América Latina bastante negativa, tanto desde el punto de vista político (el 36.6% de los encuestados identifica las formas políticas de América Latina de terroristas; el 18.1% de dictadura; el 7.5% de democracia; el 3.6% de pacíficas; el 20.1% de diferencias entre unos países y otros; y el 14.1% de NS/NC), como económico (el 33.5% identifica a América Latina como un continente en vías de desarrollo; y el 29.5% de subdesarrollado) y social (el 41.8% identifica a América Latina con grandes tensiones sociales, frente al 10.6% que selecciona «pocas tensiones»). Sólo el deporte y el cine latinoamericanos son bien conocidos por los alumnos encuestados.

La edad y el nivel de estudios funcionan como una variable dependiente: a más edad y preparación, los estudiantes demuestran tener más información (identifican mejor a los presidentes latinoamericanos), pero ello no quiere decir que su imagen de América Latina sea más positiva, pues se constata que tiende a ser negativa (con el aumento de edad y preparación se elevan las respuestas negativas: terrorismo, dictadura, subdesarrollo, grandes tensiones sociales).

Los alumnos suelen responder levemente mejor que las alumnas y cabe subrayar que esta diferencia se acrecienta aún más en los casos de Fidel Castro, Violeta Barrios de Chamorro, Fernando Afonso Collor de Melo y Carlos Saúl Menem, con una diferencia espectacular en el caso de este último (22.9% aciertos entre las alumnas; 41.4% aciertos entre los alumnos).

Por lo que respecta al comportamiento regional, se detecta una vez más que los estudiantes procedentes de la vertiente occidental peninsular muestran un conocimiento de la realidad política actual mejor que los de la vertiente mediterránea, al mismo tiempo que más benévola. La emigración española a América Latina sería, al parecer, la causa explicativa más importante de estas correlaciones, ya que a un nivel más alto de emigración se corresponde con un mejor conocimiento de América.

La prensa parece ser la fuente de información seleccionada como medio preferido para estar al día de las noticias de América Latina, seguida de la radio y la televisión. Las labores realizadas en el aula demuestran tener una importancia diferente según los casos: mientras que no tiene una incidencia clara en cuanto al conocimiento de la realidad política (quizás debido a que los temas que se incluyen en los libros de texto son muy generales o tienen una clara tendencia histórica), se comprueba que en los temas de imagen socioeconómica tienen un efecto positivo inmediato (a mayor estudio se corresponde una mejor imagen).

VIII. Los datos de la encuesta indican que los alumnos tienen una imagen positiva de la celebración del Quinto Centenario (un 57.1% declara que la celebración del Quinto Centenario ha tenido efectos positivos tanto para España como para América Latina) y del papel que España desempeñó en la América Latina. Hay que subrayar que existe una diferenciación importante en el tipo de respuesta que el encuestado ofrece cuando se le pregunta por su apreciación general de la conquista (pregunta IX) y cuando se le pide que enjuicie la labor de España en América Latina (pregunta XIX). En el primer caso, los encuestados eligieron prioritariamente la interpretación de que la conquista había sido la causante del deterioro de las formas de vida indígenas y la pérdida de millones de vidas, mientras que en el segundo caso se optó por defender la labor civilizadora de España en el continente americano, lo cual parece reflejar la presencia de un importante contenido nacionalista (el 53.8% responde que la conquista fue positiva; el 22.9%, que fue negativa; el 14.2%, indiferente; y el 9.1%, NS/NC. En la pregunta XX, los encuestados, en una proporción de 31.9%, respondieron que América Latina tuvo la suerte de haber sido conquistada por España). Pareciera, pues, que si bien se ha producido un cambio en la apreciación del hecho de la conquista, ello no ha mermado de forma clara los valores nacionalistas.

Hay que advertir que, al parecer, con la edad y el aumento de nivel de escolaridad aumentan las posiciones anticolonialistas, mientras que con la ampliación del estudio de los temas de América Latina (actividad académica extracurricular) se refuerzan los planteamientos prohispanistas. Parecería estar indicando que las actividades extracurriculares son las responsables de este cambio de imagen, lo cual nos confirma una vez más la necesidad de estudiar el contenido de las mismas.

CUADRO NÚM. 7

VALORACIÓN DE LA CONQUISTA-COLONIZACIÓN DE AMÉRICA
LATINA, SEGÚN LA EDAD Y EL NIVEL DE ESTUDIOS
DEL ENCUESTADO (EN %)

EGB7 FP12 BUP2 FP22 COU
POSITIVA 61.6 52.8 50.2 45.5 43.8
NEGATIVA 15.4 19.6 25.2 34.8 35.3
INDIFERENTE 13.8 18.4 15.8 8.1 12.8
NS/NC 9.2 9.2 8.8 11.6 8.1

En cuanto a la procedencia por comunidad autónoma de los alumnos encuestados, se comprueba que comparativamente los madrileños, gallegos, vascos, catalanes y extremeños son los más críticos con respecto a la valoración de la labor realizada por España en Indias; que los castellano-leoneses y andaluces son los que presentan una imagen más positiva del proceso; y que los alumnos de Valencia son los que presentan el valor más alto de NS/NC.

En este caso, los datos indican que las relaciones que los encuestados mantienen con amigos y compañeros latinoamericanos fomentan los valores negativos de la labor española realizada en el continente latinoamericano, lo cual está en consonancia con los contenidos ideológicos aprendidos por los ciudadanos latinoamericanos (por lo general reciben una concepción antihispanista a fin de subrayar sus identidades nacionales). Por su parte, los viajes y las relaciones epistolares son las variables que ayudan comparativamente en mayor grado a promover una imagen positiva.

IX. Los alumnos españoles tienen la concepción de que en España se tiende a tratar mal a los inmigrantes latinoamericanos (54.6% afirma que el trato es malo; 31.4% afirma que el trato es bueno; y el 14.0% NS/NC), y que los latinoamericanos suelen tratar bien a los españoles que viajan o residen en sus países (59.0% dicen que los latinoamericanos tratan bien a los españoles; sólo un 8.5% dice que los tratan mal; y un 32.5% NS/NC).

La edad y el nivel de estudios, al parecer, hacen que entre los estudiantes encuestados se amplíe la concepción de que los españoles tratan mal a los inmigrantes latinoamericanos. En cambio, dicha variable de edad y preparación parece no afectar a la imagen que los encuestados tienen del trato que los latinoamericanos dispensan a los españoles.

Por su parte, el nivel de estudio de los temas de América Latina que los alumnos realizan en el aula parece influir positivamente en la concepción del trato dispensado por españoles a los latinoamericanos, ya que se comprueba que conforme se amplía este nivel, se genera una ligera disminución de la concepción del mal trato. Hay que advertir, por tanto, que si a mayor edad y nivel de estudio se corresponde, como se vio anteriormente, un aumento de la concepción de que los españoles tratan mal a los inmigrantes latinoamericanos, la profundización en el estudio de los temas de América Latina parece corresponderse con una disminución parcial de dicha concepción negativa, con lo que en principio se podría plantear que el estudio de América Latina puede ayudar a contrarrestar en parte los efectos generados por las variables de la edad y el nivel de estudio. Sin embargo, de momento no se puede establecer ninguna conclusión válida al respecto, ya que habría que confirmar previamente si la relación entre el tipo de estudio de los temas de América Latina y la concepción del trato habido entre españoles y latinoamericanos responde a lo aprendido en el aula o es más bien una relación indirecta (resultado de la influencia de otras variables). Para resolver esta cuestión se necesitaría tener información sobre el contenido ideológico de las actividades extracurriculares, por lo que una vez más llegamos a la conclusión de la necesidad de emprender una investigación específica sobre este tema.

En relación con la imagen que los estudiantes españoles tienen del trato que reciben de los latinoamericanos, los datos indican que entre quienes reciben información directa (viaje) se reduce drásticamente la concepción de los malos tratos, mientras que se amplía entre quienes reciben la información a través de intermediarios (familiares, amigos, vecinos, compañeros, cartas).

X. Se observa sólo una leve diferenciación entre el comportamiento de las alumnas y los alumnos. No obstante, y teniendo siempre en cuenta que se trata de diferencias sutiles, se detecta que las alumnas manifiestan un nivel de conocimiento geográfico y de la realidad de América Latina ligeramente inferior al de sus compañeros; muestran una preferencia algo superior por América Latina como lugar donde pasar las vacaciones; consideran a los latinoamericanos más como posibles compañeros de vida y menos como compañeros de trabajo que los alumnos; se inclinan algo más por las interpretaciones hispanistas y son menos críticas con las tesis históricas tradicionales; consideran que América Latina es más democrática y presenta menos tensiones sociales que sus compañeros; conocen algo mejor la cultura musical latinoamericana; manifiestan un ligero mayor nivel de eurocentrismo; se inclinan en mayor proporción por considerar que los españoles tratan mal a los inmigrantes latinoamericanos; emplean más horas en ver televisión que sus compañeros; utilizan con algo más de asiduidad que sus compañeros las conversaciones familiares, la televisión y la actividades realizadas en la escuela para estar al tanto de la situación de América Latina; y han viajado a América Latina ligeramente menos que los alumnos.

XI. Por lo que respecta a la diferencia que se puede apreciar entre los alumnos de Bachillerato y de Formación Profesional, hay que subrayar que los primeros muestran un mejor conocimiento de la geografía americana; eligen en menor proporción América Latina como alternativa de vida y lugar donde pasar las vacaciones; tienen, por lo general, una imagen más benigna de los latinoamericanos; estudian con menos intensidad los temas de América Latina en los cursos altos; manejan por lo general un volumen mayor de información sobre la realidad actual e histórica de América Latina, a la vez que son algo más críticos con las interpretaciones tradicionales; consideran -siempre comparativamente con sus compañeros de Formación Profesional- que América Latina tiene niveles de dictadura menos generalizados, pero que hay mayor número de actos terroristas; etiquetan a América Latina en ligera mayor proporción de subdesarrollada; se muestran algo más eurocéntricos; se inclinan por pensar que el trato que los españoles dispensan a los latinoamericanos es peor de lo que piensan sus compañeros de Formación Profesional y que los latinoamericanos tratan a los españoles algo mejor de lo que manifiestan los de Formación Profesional; observan más televisión y leen menos prensa; tienen ligeramente más relaciones con latinoamericanos; y han visitado la EXPO92 de Sevilla en una ligera proporción mayor.

XII. Los datos muestran que los alumnos de entornos rurales conocen algo mejor (siempre hablamos de diferencias porcentuales de alrededor de cinco puntos) la situación geográfica de América Latina que sus compañeros urbanos; disponen de una menor información sobre la realidad de América Latina; eligen América Latina y EEUU como posible opción alternativa de vida en una proporción ligeramente superior que los alumnos urbanos; suelen tener una imagen más negativa de los latinoamericanos que los estudiantes urbanos; estudian en una ligera proporción menor todos los temas de América Latina que vienen en los libros de texto; se muestran algo menos críticos con las interpretaciones históricas tradicionales; consideran en mayor proporción que los urbanos que la situación en la que vive América Latina se caracteriza por ser democrática, pacífica y con una economía desarrollada; consideran de forma algo más benigna el trato que los españoles dispensan a los inmigrantes latinoamericanos; siguen con algo más de asiduidad que sus compañeros urbanos las series televisivas relacionadas con América Latina y las telenovelas sudamericanas; ven la televisión y escuchan la radio con más frecuencia que los estudiantes urbanos, al mismo tiempo que leen menos los periódicos; y muestran un menor nivel de relación con los latinoamericanos.

XIII. Los estudiantes de centros estatales, en comparación con los de centros privados, parecen demostrar conocer ligeramente mejor -las diferencias entre unos y otros son siempre mínimas- la geografía americana; manifestar un conocimiento de la información sobre las características estructurales de América Latina (homogeneidad/heterogeneidad) y de su proceso histórico levemente inferior a la manejada por los encuestados de centros privados; tener una imagen algo más negativa de los latinoamericanos que los provenientes de centros privados; inclinarse levemente por interpretaciones de corte menos tradicional que los de instituciones privadas; transmitir una imagen de América Latina más democrática, pacífica y económicamente más desarrollada que sus compañeros de centros privados; tener un conocimiento parcialmente mejor de la cultura latinoamericana; ofrecer una valoración del trato que los españoles dispensan a los inmigrantes latinoamericanos ligeramente mejor a la de sus compañeros de centros privados; ver las series televisivas estadounidenses menos que los de centros privados y más las latinoamericanas; escuchar menos la radio, ver más la televisión, leer menos la prensa y reclamar menos información sobre América Latina; y conversar algo menos sobre los problemas de América Latina que sus semejantes de centros privados.

XIV. Los datos de la encuesta muestran que los medios de comunicación manejados por los estudiantes se comportan como una variable influyente en la conformación de su imagen de América Latina. Así, por ejemplo, aquellos que escuchan la radio y leen la prensa con más frecuencia suelen tener un nivel más alto de conocimiento de la realidad geográfica y de la actualidad latinoamericana, demuestran un nivel de acercamiento emocional mayor con América Latina (eligen más la opción de América Latina como lugar donde vivir y pasar sus vacaciones) y se inclinan por las interpretaciones más críticas acerca del papel desempeñado por España en América. Por su parte, el entorno familiar parece ser el medio más influyente para transmitir una imagen positiva de los latinoamericanos.

XV. Los resultados de la investigación han indicado que la posible influencia que la visita a la EXPO92 de Sevilla ha tenido en la imagen de América Latina entre los estudiantes españoles es cuantitativamente reducida aunque cualitativamente importante. Ha ayudado a ubicar geográficamente con más precisión a América Latina, a mejorar la imagen de los latinoamericanos, a aumentar levemente las interpretaciones críticas respecto a la labor realizada por España en América y, obviamente, a extender la adhesión a los actos conmemorativas del descubrimiento. Sin embargo, se comprueba que no ha favorecido de forma clara la expansión de conocimientos puntuales sobre América Latina (estructura económica, historia, información sobre la situación actual), o la ampliación de las conversaciones sobre América Latina entre los estudiantes españoles. Al mismo tiempo, se constata que tampoco ha sido capaz de generar un sentimiento emocional de mayor cercanía hacia América Latina (ganas de vivir o viajar a América Latina), o de mejorar la valoración de las relaciones entre españoles y latinoamericanos.

XVI. Por lo que respecta a la influencia que pueda tener en la imagen de América Latina la condición socio-profesional de los padres, hay que destacar que no se pueden extraer conclusiones definitivas al respecto debido a la reducida muestra estadística existente (un número alto de alumnos no rellenó la casilla de la condición socio-profesional de sus padres).

XVII. Por último, se detecta que el tipo de relación que el encuestado ha mantenido o mantiene con los latinoamericanos no parece tener una influencia importante. Así, por ejemplo, las relaciones epistolares y familiares parecen impulsar sólo un parcial acercamiento emocional hacia América Latina entre los encuestados (aumentan los deseos de viajar a América Latina), al mismo tiempo que expanden las tesis hispanistas; el haber visitado América Latina parece ayudar a mejorar tanto los conocimientos sobre la situación actual de América Latina como a ajustar positivamente la imagen de los latinoamericanos y a aumentar las posturas críticas; las relaciones con vecinos o amigos latinoamericanos mejoran la valoración de la capacidad laboral y la honradez de éstos entre los encuestados y ayudan a ampliar las posiciones críticas con respecto a la labor realizada por España en América, pero al mismo tiempo impulsan algunas ideas negativas (terrorismo, violencia, tensiones sociales como hechos característicos de América Latina) y hacen que se deteriore la valoración que el estudiante suele tener de las relaciones habidas entre españoles y latinoamericanos.

Conclusiones

De los datos de la encuesta mostrados sintéticamente en las líneas precedentes, se pueden subrayar algunas conclusiones importantes para el diseño de las políticas culturales en general y para la definición de las políticas educativas en particular.

En síntesis, hay que subrayar que al haberse demostrado la importancia de cada una de las variables manejadas en la conformación de imágenes, así como el complejo entrecruzamiento de sus efectos, se comprueba que el contenido de los libros de texto no debería ser programado como si la actividad escolar curricular fuera el único o más importante mecanismo conformador de la imagen de América Latina. En consecuencia, si una de las líneas de las políticas educativas se propone adecuar las imágenes que la sociedad española maneja de América Latina con la realidad misma de aquel continente y de sus habitantes a fin de evitar tanto los estereotipos paternalistas-benignos como los negativos emanados de actitudes de sentimientos de superioridad, se tendrá que contar, aparte de los libros de texto, con los contenidos de las actividades extracurriculares --por lo que parece necesario establecer algún marco general de referencia--, y tener en cuenta los efectos que puedan estar produciendo al mismo tiempo y de forma paralela los medios de comunicación o las relaciones (familia, amigos, compañeros, vecinos, viajes, cartas) de los estudiantes con los latinoamericanos.

Características técnicas de la encuesta

FECHA DE REALIZACIÓN: Enero de 1993.

UNIVERSO: Alumnos de 7º de E.G.B., 2º de B.U.P., C.O.U., 2º de F.P.1 y 2º de F.P.2, de ambos sexos, pertenecientes a las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, País Vasco y Valencia.

TIPO DE ESTUDIO: Cuantitativo, con entrevista personal a cada uno de los jóvenes encuestados.

MUESTRA: 1.488 entrevistas a individuos pertenecientes al universo antes descrito. Margen de error de +/- 2.59% al nivel de confianza del 95.5 % para los resultados totales.

AFIJACIÓN DE LA MUESTRA: La distribución de la muestra se hizo en función de las variables de nivel educacional, tipo de centro y ubicación geográfica, de forma proporcional a la distribución de la población escolar correspondiente.

CUESTIONARIO: Para la confección del cuestionario se elaboró un Pre-test (50 unidades) con un contenido de preguntas abiertas elevado, al mismo tiempo que se realizaron dos entrevistas en profundidad (dos sesiones de una tarde cada una con jóvenes seleccionados aleatoriamente en número de seis y cinco respectivamente). Posteriormente, y una vez definido el contenido y estructura del mismo (cierre de las preguntas abiertas), se realizó una última prueba en la Comunidad de Madrid (ámbitos rural y urbano).

TRABAJO DE CAMPO: Coordinado por María Jesús García-Arévalo Calero y Pedro Pérez Herrero, se realizó con la colaboración de profesores de Instituto (red de campo).

BASE DE DATOS: De la introducción de la información en la base de datos se encargó Juan Carlos Sola Corvacho.

TRATAMIENTO INFORMÁTICO: Para la base de datos y el tratamiento estadístico se utilizó el Programa R-Sigma Babel. El diseño de la base de datos y la tabulación fueron elaboradas por Pedro Pérez Herrero.

MATERIALES DE APOYO: Con la finalidad de poder establecer posteriores interpretaciones más ajustadas del material de la encuesta, se realizaron dos estudios paralelos:

a) un análisis de los textos escolares, a cargo de María Jesús García-Arévalo.

b) un estudio sobre las noticias que sobre América Latina aparecieron en los medios de comunicación (televisión, prensa, radio) durante el mes previo a la realización de la encuesta a fin de poder calibrar el grado de información de los estudiantes encuestados. Elaborado por un equipo de estudiantes del Departamento de Historia de América I de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid (María de Luz Arroyo Vázquez, Begoña Gómez, Urbano Hidalgo Plaza, Begoña Jiménez Díaz, Ruth López Oseira, José Miguel Muñoz Blanco, María del Rosario Peludo, Luis Ruiz Díaz).

Anexo

América Latina en los libros de texto escolares

Al realizar el estudio de la formación de la imagen de América Latina en la juventud escolar española, fue necesario analizar los textos escolares en uso para apreciar su grado de intervención en el proceso.

El resultado de la encuesta permite concluir que la formación académica tiene una influencia relativamente escasa en la imagen de nuestros jóvenes sobre América Latina. Sin embargo, es conveniente hacer una reflexión sobre lo que se ha detectado en los libros de texto para ayudar a los docentes a relativizar la información que suministran.

Los textos analizados han sido los siguientes:

PARA 7º DE E.G.B.

- Sociedad 7, de Santillana

- Ciencias Sociales 7, de Vicens Vives

- Bóveda C. Sociales, Equipo Aula 3 de Anaya

PARA 8º DE E.G.B.

- Sociedad 8, de Santillana

- Ciencias Sociales 8, de Vicens Vives

- Bóveda C. Sociales, Equipo Aula 3 de Anaya

PARA 1º CURSO DE B.U.P.

- Historia de las civilizaciones y del arte OCCIDENTE, de Vicens Vives

- Historia de las civilizaciones y del arte, de Santillana

- Historia de las civilizaciones y del arte, de Teide

- Historia, de Anaya

PARA 3º DE B.U.P.

- Geografía e Historia de España, de Anaya

- Geografía e Historia de España y de los Países Hispánicos, de Santillana

- Historia y Geografía de España y de los Países Hispánicos, de Teide

PARA 2º DE F.P.I.

Formación Humanística, de Anaya

Formación Humanística, de Everest

Formación Humanística, de Akal

PARA C.O.U.

- Historia del mundo contemporáneo, de Vicens Vives

Los libros analizados contienen diferencias notables que hacen que no se pueda hablar de conclusiones ni siquiera referidas a los de una misma editorial (el caso de Anaya y las profundas diferencias entre sus textos dentro del mismo curso es significativo).

Mientras unos tratan aspectos generales de ciertas épocas, otros hablan de acontecimientos o personas específicas, indagando en ellos de forma profunda.

Tampoco se puede hablar de una misma corriente interpretativa, porque hay libros que hacen una interpretación más ponderada y otros que tienden a glorificar las hazañas y la colonización española; unos que muestran culturas diferentes con valoración positiva y otros que las omiten o las desprecian de forma significativa.

No existe un mismo enfoque metodológico, pues hay textos con mucha información adicional y lecturas complementarias, y otros que contemplan los temas sólo en su parte esencial; unos que plantean el análisis de documentos y actividades diversas y otros que no lo hacen.

Sin embargo, en la mayoría aparecen algunas características que nos han parecido particularmente negativas:

I. En general, se aprecia un tratamiento excesivamente homogéneo de la región, tanto desde el punto de vista histórico como geográfico. Aunque a menudo se menciona la diversidad esencial como argumento (casi todos los libros hablan de un continente diverso, con multitud de espacios naturales, una pluralidad de razas, dividido en muchos países, etc.), luego se caracteriza al continente de homogéneo, «subdesarrollado», «en vías de desarrollo» «con agricultura de subsistencia», etc.

Sólo un texto (Vicens Vives de 7º de E.G.B.) hace referencia de forma explícita a las distintas razas y etnias que habitan en la actualidad el subcontinente; otros mencionan la existencia de varias culturas pero no las explican. Casi ninguno analiza en qué consiste la diversidad de grados de desarrollo económico, político o social, aunque a menudo hablan de forma general de subdesarrollo o de falta de integración social o de inestabilidad política.

Los libros de Teide de 3º de B.U.P. y Everest de Formación Profesional constituyen una excepción a esta característica, pues explican procesos históricos de diferentes países durante el siglo XX (incluyendo Filipinas, de la que sólo habla el primero de los mencionados de entre todos los que hemos revisado).

Esta visión homogénea no se da en el Anaya de 8º de E.G.B., que se acerca al tema histórico mediante el estudio de tres figuras (Tupac Amaru, Bolívar y Allende) y al tema socio-económico analizando tres causas posibles de la dependencia: el saqueo de la conquista, la mala gestión nacional y el imperialismo de EE.UU.. Sin embargo, este texto carece de una visión de conjunto, por lo que se presta a ser mal interpretado por los alumnos, que pueden acabar relacionando incorrectamente los procesos y dejarlos sin referentes históricos claros, lo que nos parece incluso más peligroso que el tratamiento anterior.

II. Otra característica común es la visión vinculada a la tradición que exalta el tono épico de la conquista, sin abordar las contrapartidas destructivas de ésta. A menudo se hace referencia a la «empresa gigantesca» (Teide 3º BUP, pág. 177), «increíble tarea», «España poseyó tierras en todos los continentes» (Santillana 7º EGB, pág. 144 y 147) o al aporte español de cultura, leyes, lengua, etc., a los indígenas que acababan de ingresar en el Neolítico. Esta visión es más intensa en los textos de primaria, pero puede apreciarse con claridad en todos los niveles cuando se trata de Historia. Conduce a una justificación de la conquista y expoliación de las riquezas que presentan prácticamente todos los textos en mayor o menor medida.

III. Casi todos minimizan las consecuencias demográficas del impacto de la conquista, aunque la mencionen, fijando la población del continente antes de la llegada de los españoles en unos diez o doce millones de habitantes (cifra que se corresponde a las tesis minimalistas), cuando los estudios, ya clásicos, de la escuela de Berkeley muestran la existencia de una cifra de alrededor de setenta millones para todo el continente como la más probable.

Cuando mencionan las consecuencias negativas del choque de culturas, suelen presentar algún aspecto favorable de la actuación misionera y de la Corona, introduciendo distintos referentes e interpretaciones, pero luego no aplican el mismo método matizador al analizar el mundo latinoamericano.

El impacto cultural, político o social se plantea en todos los casos como una aportación positiva de España y de Europa, a las que se considera, sin ninguna duda, civilizaciones más desarrolladas.

IV. Se caracteriza al continente de subdesarrollado o en vías de desarrollo en todos los casos. A menudo se habla de los problemas sin aporte de causas o sin explicarlas de forma clara y, en algunos casos, podría deducirse cierta incapacidad intrínseca de sus habitantes para mejorar. En otros momentos, se subraya excesivamente la influencia de la expansión demográfica actual en el subdesarrollo, mientras que se insiste menos en otros factores económicos del tipo de la inserción en la economía mundial como países productores de materias primas.

Los enfoques demasiado lineales de este problema pueden invitar a una interpretación racista y a que los adolescentes puedan desarrollar fácilmente el criterio de que el Tercer Mundo representa un peligro potencial para el llamado Primer Mundo y, en consecuencia, adoptar una actitud negativa en la que no se contemplen las aportaciones hechas a la economía mundial, ni al estado del mundo desarrollado por las regiones menos favorecidas económicamente.

La comparación sistemática con la América anglosajona recrudece este análisis: hay casos de juicios valorativos indirectos como cuando se habla de «racionalidad» en la explotación de los recursos en la zona norte (Vicens Vives de 7º EGB pág. 101), lo que puede hacer pensar en una hipotética irracionalidad en el mismo tema en América Latina. Esta visión está muy generalizada y a menudo se presentan los países con características fijas, como si siempre hubieran sido más valiosos unos que otros por algún rasgo de carácter esencial o no existiera conexión entre el desarrollo de unos y el subdesarrollo de otros. Podría deducirse la incapacidad intrínseca de unas regiones respecto a otras.

V. Otro aspecto generalizable es el carácter eurocéntrico del tratamiento de los temas históricos (y algunas veces geográficos).

La Historia del subcontinente está enfocada desde la óptica europea. Abundan las referencias al impacto de la conquista en Europa o en España; a las adquisiciones o pérdidas de colonias y su importancia en la riqueza y en prestigio de las naciones europeas; o al desarrollo del capitalismo. Rara vez se trata el asunto desde la perspectiva del propio desarrollo de América.

Casi ningún texto hace un estudio de la dinámica interna de la región. Se limitan a presentarla en varios momentos históricos, dejando el resto del espacio temporal en la oscuridad. Esto es especialmente patente en los cursos inferiores. Se pasan por alto períodos largos de tiempo y sólo se estudian aquellos momentos en los que el continente se coloniza o se independiza, pero se olvida la evolución interna. Algunos incluso olvidan mencionar la independencia, como el libro de AKAL de 2º de F.P.

Si a esto se añade que los momentos históricos estudiados se seleccionan en función de la Historia europea, el resultado es un enfoque simplificador muy limitado, que incluye una valoración negativa y un prejuicio injustificado.

VI. En algunos casos se hacen análisis de experiencias positivas o se muestran aspectos cotidianos que pueden acercar a los alumnos en un proceso de empatía válido, aunque esto no siempre se produce y cuando aparecen, a menudo coexisten con las otras características antes mencionadas.

VII. Los juicios indirectos son múltiples y negativos. De la lectura se desprende casi siempre una visión generalizada de la región como un lugar de enormes riquezas, al que sus habitantes no saben sacar el partido que podrían. Cabe preguntarse si esto ocurre por ser vagos, incultos, poseer una visión mágica de la vida, ser pasionales, dedicarse sólo a la contemplación, al arte o a la artesanía. Casi nunca se muestran aportaciones al resto de la humanidad, salvo la de sus materias primas.

VIII. La Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), contempla la autonomía del profesor en la elaboración de los proyectos curriculares. Esta posibilidad se viene considerando en función de los conocimientos previos de los alumnos, así como de la adaptación al medio escolar.

Sería bueno que los profesores ayudaran a matizar los temas tratados en los libros de texto para evitar el tratamiento homogeneizador.

También es importante estudiar la dinámica completa de los procesos históricos de cada región y no sólo en los momentos más significativos para la historia europea. De lo contrario habría que aclarar que se están obviando períodos fundamentales en la historia de cada país.

Sería conveniente actualizar las informaciones con las investigaciones recientes. Si esto no es posible para muchos profesores, al menos debería serlo para los autores de los libros de texto.

Creemos que es necesario no introducir juicios de valor directos ni indirectos al referirse a ámbitos geográficos o cuestiones étnicas. Esto no es óbice para que puedan hacerse respecto a situaciones históricas o a personalidades concretas, siempre que respondan a informaciones contrastadas.

También se deberían plantear las aportaciones del subcontinente a los españoles en la historia reciente, la lengua, las artes, etc.

La utilización de diversos textos, o la elaboración de materiales curriculares propios, no deja de ser un elemento de dinamización de la labor educativa.

Notas

(1) PÉREZ HERRERO, Pedro (Coord.), «Inmigración, Integración e Imagen de los latinoamericanos en España (1931-1987)», OEI, Madrid, 1988. PÉREZ HERRERO, Pedro (Coord.), «América Latina y su historia según los madrileños», OEI, Madrid, 1988. PÉREZ HERRERO, Pedro (Coord.), «América Latina vista por los partidos políticos y los sindicatos españoles», Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, Madrid, 1990. HUGUET, Montserrat, PÉREZ HERRERO, Pedro y NIÑO, Antonio (Coords.), «La formación de la imagen de América Latina en España (1898-1989)», Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y Centro Español de Estudios de América Latina, Madrid, 1992. PÉREZ HERRERO, Pedro (Coord.), «España/América Latina: un siglo de políticas culturales (1898-1992)», Asociación para la Investigación y Especialización sobre temas Iberoamericanos y Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Madrid 1993.

(2) Un análisis más detallado de los resultados de la encuesta se pueden consultar en el informe de la OEI.

(3) PÉREZ HERRERO, Pedro (dir.), «América Latina y su historia según los madrileños», OEI, Madrid, 1988.

Índice Revista 6
Género y Educación
Biblioteca Digital OEI

Buscador    Mapa del sitio    Contactar
Página Inicial OEI

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |