Número 5 / Enero - Abril 2003
Documentos


Proyecto Iberoamericano de Indicadores de Percepción Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) del Programa CYTED


Resumen Ejecutivo

Uno de los desafíos de la actualidad para comprender la dinámica de interacciones entre ciencia, tecnología y sociedad es desarrollar una generación de indicadores que permitan evaluar la evolución de tres dimensiones relevantes de análisis: la percepción pública, la cultura científica y la participación ciudadana.

A mediados de 2001, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT/CYTED) pusieron en marcha, con este propósito, el "Proyecto Iberoamericano de Indicadores de Percepción Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana", a fin de contribuir al desarrollo conceptual en la materia; sentar las bases para el diseño de indicadores que reflejen las particularidades de la región y permitan la comparación internacional; aportar nuevos elementos para la definición de políticas públicas; y conformar una red de grupos de investigación e instituciones iberoamericanas para la cooperación en esta temática.

A partir del proyecto conjunto se revisaron los conceptos y las metodologías e indicadores tradicionales, así como se realizaron una serie de estudios exploratorios de carácter empírico:

  1. Estudio sobre desarrollo institucional de la cultura científica;
  2. Estudio sobre relevamiento de experiencias de participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología;
  3. Estudio sobre percepción y consumo de fuentes de información científica;
  4. Estudio sobre percepción del riesgo asociado a la ciencia y la tecnología; y
  5. Estudio sobre imaginario social de la ciencia y la tecnología.

Sobre la base de dichos estudios se diseñó una encuesta de percepción pública de la ciencia que se aplicó a fines de 2002 en Argentina y, posteriormente, a principios de 2003, se replicó en Brasil, España y Uruguay. Este Resumen Ejecutivo adelanta algunos de los resultados principales de la encuesta, distinguiéndolos según los núcleos de indagación contemplados.

Imaginario social de la ciencia y la tecnología

- Representación social de la ciencia. La imagen que prevalece entre los entrevistados de todos los países tiene una componente tripartita: la ciencia como una epopeya de "grandes descubrimientos" (35.3% en promedio), la ciencia como condición de "avance tecnológico" (46.4% en promedio) y, por último, la ciencia como fuente bienhechora para la vida del ser humano (45.4% en promedio). Otras imágenes que implican una valoración negativa ("peligro de descontrol", "concentración de poder" o "ideas que pocos entienden") reciben una adhesión secundaria.

- Utilidad de la ciencia. La mayoría de los entrevistados (el 72% en promedio) de los cuatro países acuerdan en señalar que el desarrollo de la ciencia y la tecnología es el principal motivo de mejora en la calidad de vida de la sociedad. No obstante, esta imagen positiva no compromete totalmente el imaginario social: la gran mayoría también rechaza que la ciencia y la tecnología pueden solucionar todos los problemas (85.9% en promedio).

- La imagen de la ciencia como conocimiento legítimo. Los resultados señalan, como tendencia general, que la sociedad moderna enfatiza la racionalidad científica y deposita su confianza en la verdad de la ciencia en desmedro de la fe religiosa. No obstante, cabe aclarar que las respuestas de Argentina, España y Uruguay son equilibradas; sólo en Brasil el acuerdo supera ampliamente (70.4%) al desacuerdo (27.2%).

- La ciencia en la vida cotidiana. La afirmación "el mundo de la ciencia no puede ser comprendido por el común de la gente" produce respuestas que tienden a equilibrar el acuerdo y el desacuerdo. Si se ponderan los resultados globales para los cuatro países, se advierte que el desacuerdo asciende al 53.4% y el acuerdo al 45.7% en promedio. En línea con otras imágenes positivas de la ciencia, también la mayoría de los entrevistados en los cuatro países -en el orden del 60%- considera que la ciencia funciona como factor de racionalidad de la cultura humana, ya que si se descuidara la ciencia "nuestra sociedad sería cada vez más irracional".

- La ciencia y la tecnología como fuentes de riesgo. La gran mayoría de los entrevistados de los cuatro países (74.3% en promedio) considera que "los beneficios de la ciencia y la tecnología son mayores que los efectos negativos". No obstante, ante la afirmación "el desarrollo de la ciencia trae problemas para la humanidad", en los cuatro países se asumen posturas encontradas. En Argentina, las respuestas están muy equilibradas, aunque al igual que en Brasil prima el "desacuerdo" (50% en promedio). En España y Uruguay las respuestas se decantan por el "acuerdo" (57% en promedio). En este sentido, y pese a una tendencia general de imagen favorable hacia la ciencia, se percibe que la misma no está exenta de generar consecuencias negativas. Entre los principales problemas se mencionan "los peligros de aplicar algunos conocimientos" y "la utilización del conocimiento para la guerra". Asimismo, las controversias científicas son percibidas por la gran mayoría como un factor que alimenta la incertidumbre de la sociedad e impide valorar las consecuencias del desarrollo de ciertos conocimientos.

- La imagen de los científicos y de la actividad científico -tecnológica. En los cuatro países la vocación por el conocimiento es el principal motivo que se considera moviliza a los científicos en su trabajo cotidiano, seguido por la necesidad de solucionar problemas a la gente. Conquistar poder o un premio importante, reciben adhesiones marginales. Por otra parte, las capacidades de los científicos no son suficientes para la toma de decisiones políticas: en efecto, la mitad de la muestra de los cuatro países (51.6% en promedio) está en desacuerdo con que "los científicos son quienes mejor saben lo que conviene investigar para el desarrollo del país". Aún así, la mayoría (57.7% en promedio) coincide en que "el gobierno no debe intervenir en el trabajo de los científicos aún cuando sea el mismo gobierno quien les pague".

- Percepción de la ciencia y la tecnología local. En los cuatro países predomina una imagen del desarrollo científico- tecnológico local según la cual existe "un poco de ciencia y tecnología en algunas áreas (temáticas)". En los casos de Argentina, Brasil y España, esta categoría oscila entre el 55% y el 64% de las adscripciones. En Uruguay la orientación es todavía más notoria (80%). Por otra parte, la imagen de una actividad insuficientemente financiada por el estado está muy extendida entre la población entrevistada en todos los países. En Argentina, España y Uruguay, la estimación alcanza el 87% de las respuestas. Sin embargo, Brasil presenta nuevamente un comportamiento diferente, en la medida en que un porcentaje marcadamente superior (27.8%) al resto de los países opina que el estado financia de manera "razonablemente suficiente" la investigación en ese país. Asimismo, el 82% de la muestra en Argentina, el 62.3% en Brasil y el 78.9% en España señala que el "poco apoyo estatal" es el factor principal que limita el desarrollo de la ciencia y la tecnología, descartando en ello la responsabilidad de otros sectores. Por otra parte, en Uruguay (66%), Argentina (59.4%) y, en menor medida, España (43.2%), los entrevistados opinan que los conocimientos generados en sus países "sirven, pero no se difunden".

Procesos de comunicación social de la ciencia

- Información científica incorporada. En Argentina (80%), Brasil (71%) y España (67%) los entrevistados se consideran "poco informados" en lo que refiere a la ciencia y la tecnología.

- Consumo de información científica. El consumo de información científica en diarios (53.4%) y televisión (64%) es mayoritariamente ocasional para Argentina. En Brasil las características de consumo son similares. También en España el comportamiento es parecido en lo que refiere a diarios -58% del consumo es ocasional- sin embargo se acentúa una tendencia de escaso consumo de contenido científico televisado (81%). A diferencia de Argentina, Brasil y España, los datos de Uruguay presentan un perfil más equilibrado en las mismas categorías. Para las revistas de divulgación, en todos los países el consumo tiene características fundamentalmente esporádicas.

- Valoraciones acerca de científicos y periodistas. En los cuatro países las respuestas tienden a considerar que sólo en algunas ocasiones la comunicación de los científicos hacia la sociedad es de difícil comprensión. Los entrevistados asumen con ello que la eventual incapacidad de comunicación de los científicos no es una condición estructural de sus competencias profesionales sino que, fundamentalmente, responde a otros factores.

Participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología

En los cuatro países la gran mayoría de los entrevistados (94.5% en promedio) remarca la importancia de participar pero, al mismo tiempo, esta opinión es asimétrica respecto al minoritario porcentaje (7.3% en promedio) de personas que manifiesta haber tenido experiencias de participación concretas. Asimismo se observa que en el caso de España, pese a su carácter minoritario, el nivel de la participación efectiva prácticamente duplica al de los otros países. Además, se observa que para la amplia mayoría de los entrevistados de los cuatro países "el cuidado de la vida y de la salud" constituye el principal motivo que justifica la utilidad de la participación. Otras opciones, tales como "controlar el funcionamiento de las empresas" o "controlar la actividad de los científicos" reciben adhesiones que no superan el 25% en ninguno de los casos. Asimismo, uno de los principales obstáculos que coincide en señalar la mayoría en los cuatro países -siempre con una frecuencia superior al 50% de la muestra- es que las personas no tienen conocimientos suficientes para ejercer dicha práctica. En los casos de Brasil, España y Uruguay, este motivo es el principal entre los señalados. Distinto es para el caso de Argentina, donde ocupa el segundo lugar, antecedido por la categoría "la gente tiene problemas más importantes por los cuales reclamar y participar". Sin embargo, esta elección, prioritaria en Argentina y Uruguay -donde obtiene el segundo puesto- ocupa el último lugar en Brasil y España.

1. Introducción

La ciencia y la tecnología tienen una evidente e indiscutible importancia en el mundo moderno, por lo cual adquieren un carácter relevante en todos los aspectos de la vida influyendo, por cierto, los procesos de transformaciones políticas de las sociedades contemporáneas. Es ésta una condición estructural -de signo positivo o negativo, según el caso y el prisma de análisis- de las sociedades que transitan -o desean hacerlo- hacia escenarios de economías basadas cada vez más en el conocimiento. El protagonismo de la ciencia en la sociedad moderna tiene un corolario implícito: los temas de la ciencia se transformaron, como nunca, en cuestiones de ciencia, tecnología y sociedad.

La ciencia y la tecnología impactan en dimensiones sociales variadas: la economía; la política; la comunidad (en términos de sociedad civil); los dominios institucionales especializados (salud, educación, ley, bienestar y seguridad social, etc.); la cultura y los valores -industria cultural, creencias, normas y comportamientos- (Holzner et.al; 1987) Ahora bien, de qué manera la sociedad percibe los múltiples impactos; cómo se vincula con el ámbito científico-tecnológico; qué piensa sobre los resultados de la aplicación del conocimiento; cómo asume el riesgo que entraña el desarrollo de ciertas tecnologías; de qué forma dirime las controversias que la investigación científica produce; cómo se apropia del conocimiento generado; cuánta confianza tiene en los científicos y especialistas; cuánta información científica fluye socialmente; qué tipo de conocimiento científico debería ser incorporado; qué actitud se adopta frente al sistema científico local, y otras preguntas por el estilo que podrían seguir formulándose, son interrogantes que se intentan responder desde hace muchos años.

Uno de los desafíos de la actualidad para comprender la dinámica de las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad es el desarrollo de una nueva generación de indicadores que permitan evaluar el modo en que evolucionan tres dimensiones de análisis relevantes: la percepción pública, la cultura científica y la participación ciudadana. Esta evaluación resulta pertinente por cuanto uno de los beneficios sociales indiscutibles que puede tener la ciencia y la tecnología en la actual sociedad moderna es la generación de cultura científica en la sociedad civil. Es ésta una consecuencia intangible pero de gran importancia para la competitividad de una nación y la mejora en la calidad de vida de sus ciudadanos.

A mediados del año 2001, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT/CYTED) tomaron la iniciativa de poner en marcha una serie de estudios con el objeto de analizar los fenómenos involucrados en los procesos de percepción pública, cultura científica y participación ciudadana en las sociedades modernas en vistas a la obtención de indicadores útiles para la toma de decisiones políticas.

El "Proyecto Iberoamericano de Indicadores de Percepción Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana" de la OEI y la RICYT se ha planteado desde su puesta en marcha cuatro propósitos articulados:

a) Contribuir al proceso de reflexión teórica para el desarrollo de indicadores de Percepción Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana en los países iberoamericanos.

Los estudios de percepción pública, comunicación social, difusión de la cultura científica en la vida cotidiana y las organizaciones de la sociedad, como así también de participación ciudadana en la evaluación de la tecnología y la innovación tecnológica, han venido teniendo una presencia mayor a lo largo de las últimas décadas en los países industrializados. Sin embargo, aún cuando pueda postularse la universalización del conocimiento científico y tecnológico, es indudable que su recepción, apropiación y empleo son procesos socialmente situados y sujetos tanto a las especificidades culturales de cada sociedad como a las situaciones sociales históricas y concretas de éstas. Estas especificidades se observan en distintos órdenes institucionales de la sociedad, teniendo en cada uno de ellos sus singularidades: vida cotidiana, instituciones educacionales, medios de comunicación social de la ciencia y la tecnología, organizaciones económico-productivas, pautas de consumo, instituciones de la salud, etcétera.

b) Sentar las bases para el diseño de instrumentos de medición que reflejen las particularidades de la región y permitan la comparación internacional.

La puesta en marcha del Proyecto ha supuesto un esfuerzo por establecer criterios consensuados para la confección de estos indicadores de valor estratégico, tanto para la definición y consecución de políticas como para la investigación académica sobre el tema. Por cierto, el marco de reflexión sobre tales criterios es la viabilidad comparativa no solamente entre los países de la región, sino también con tradiciones de indicadores en otros países, particularmente los de la OCDE.

c) Aportar nuevos elementos para la definición de políticas públicas en la materia.

Es sabido que los móviles que perfilan la preocupación por la percepción pública de la ciencia, el desarrollo de la cultura científica en la vida de la sociedad civil, y la participación ciudadana en las decisiones que afectan al desarrollo de la ciencia y la tecnología no son unívocos. La pretensión de legitimidad de la investigación científica y la innovación tecnológica puede requerir -y en mayor medida en cuanto avanza la constitución de la "sociedad del riesgo"- tanto la comprensión ciudadana respecto a los contenidos de la ciencia como la aceptación de los sistemas-expertos. Por otra parte, el interés por la cultura científica y tecnológica de la sociedad puede ser la base de intentos de democratización en la selección de tecnologías y prioridades de conocimiento más adecuadas a las demandas de la sociedad y a los "intereses objetivos" de las mayorías sociales. El matiz ideológico o los intereses subyacentes a los intentos de estimular estos procesos de percepción pública y de participación ciudadana de la innovación tecnológica y de cambio técnico, informa a las estrategias de desarrollo de éstos y, por lo tanto, a la incorporación de tales procesos a las políticas públicas en ciencia, tecnología, educación y comunicación.

d) Conformar una red de grupos de investigación e instituciones en los países iberoamericanos para el intercambio y la discusión teórico-metodológica.

La estrategia de trabajo de la OEI y la RICYT entiende que una de las garantías de éxito para la consecución de los objetivos planteados por el Proyecto consiste en el trabajo conjunto con distintos actores del ámbito iberoamericano. Por ello, la constitución de la red de percepción pública de la ciencia es un hecho de singular relevancia. En el lapso de los últimos meses se han sumado a la red diferentes miembros, tanto investigadores académicos que se desempeñan en instituciones públicas y privadas de investigación, como organismos de gobierno de países de la región. Los miembros de la red se reunirán los días 27 y 28 de mayo de este año en el marco del "Primer Taller de Indicadores Iberoamericanos de Percepción Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana", a realizarse en la ciudad de Salamanca (España), organizado por la OEI, la RICYT y la Universidad de Salamanca.

En la línea de lo descrito hasta el momento, el abordaje de la percepción pública y la cultura científica que plantean la OEI y la RICYT constituye un hecho auspicioso para los países iberoamericanos que decanta en un período de creciente demanda por parte de instituciones y organismos de la región interesados en la confección de políticas que contemplen, desde su diseño mismo, una mirada sobre la articulación de dimensiones complejas como las valoraciones que la sociedad realiza sobre la trayectoria de la ciencia y la tecnología.

En los países de la Unión Europea, Australia, Canadá, China, Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón -entre los principales- se realizan regularmente encuestas de percepción y cultura científica. La base metodológica que se aplica en general fue desarrollada por la National Science Foundation (NSF) a partir de los años ´70, lo cual permite establecer comparaciones internacionales. En la región ha habido algunas experiencias gubernamentales de medición en México y Panamá1, sumadas a otras de carácter académico2, aunque la construcción de indicadores se encuentra en una etapa de desarrollo germinal. El desafío es considerable, ya que si bien se reconoce la importancia de estos indicadores, todavía se adolece de acuerdos sobre su definición, construcción y normalización, considerando especialmente en algunos casos la fragilidad de las pautas internacionales o la dificultad de su adaptación.

El proyecto de trabajo de la RICYT y la OEI tuvo como actividades principales la revisión conceptual y metodológica, la ejecución de estudios empíricos y la realización de encuestas a partir de las cuales la RICYT construirá en el mediano plazo una batería de indicadores regionales basados en un concepto complejo de cultura científica. Por ello, se ha tendido a aunar y articular esfuerzos sostenidos de investigación sobre percepción pública y cultura científica en los países de la región.

En el marco del Proyecto conjunto se examinaron las metodologías, los indicadores tradicionales en la materia y las interpretaciones ulteriores que usualmente se hacen de las encuestas internacionales. Posteriormente, se realizaron una serie de estudios cualitativos de carácter empírico y exploratorios sobre diferentes tópicos involucrados en los procesos analizados:

f) Estudio sobre desarrollo institucional de la cultura científica;
g) Estudio sobre relevamiento de experiencias de participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología;
h) Estudio sobre percepción y consumo de fuentes de información científica;
i) Estudio sobre percepción del riesgo asociado a la ciencia y la tecnología; y
j) Estudio sobre imaginario social de la ciencia y la tecnología.

A partir de los resultados de estos estudios empíricos se diseñó una encuesta de percepción pública de la ciencia que se aplicó en la Argentina en diciembre de 2002. Posteriormente, entre febrero y marzo de 2003, la encuesta se replicó en Brasil, España y Uruguay con la colaboración de investigadores miembros de la red en cada uno de los países involucrados.

La continuación de los estudios y el análisis comparativo de los resultados de las encuestas permite profundizar la investigación sobre temas que van adquiriendo mayor relevancia para investigadores, gestores y funcionarios del ámbito iberoamericano. También posibilita avanzar en la construcción de indicadores regionales a partir de metodologías ajustadas a las características sociales, políticas y económicas de los países y obtener, a partir de allí, lineamientos de política. Los indicadores de percepción pública de la ciencia son cada vez más útiles para la toma de decisiones estratégicas y constituyen un termómetro para evaluar la valoración que la sociedad otorga al sistema científico y tecnológico. Pero, sobre todo, son un parámetro necesario para promover la participación social y la democratización en la toma de decisiones, teniendo en cuenta que la producción científica y tecnológica tiene impactos múltiples que afectan la compleja trama de intereses de la sociedad contemporánea. Reconocida su importancia y necesidad, su construcción, no obstante, es una tarea difícil que debe plasmarse en la realización de esfuerzos sistemáticos de cooperación por parte de los académicos y las instituciones gubernamentales de los países.

Este Informe presenta los resultados de la encuesta realizada por la OEI y la RICYT a partir de la puesta en marcha del Proyecto de investigación conjunto. El capítulo 2 reúne una síntesis de la revisión conceptual y metodológica hecha en base a los estudios internacionales y presenta el enfoque de la cultura científica adoptado por el Proyecto. En el capítulo 3 se muestran resultados comparativos de la encuesta llevada a cabo en Argentina, Brasil, España y Uruguay.

Buenos Aires - mayo de 2003

2. Problemas conceptuales y metodológicos: el enfoque RICYT y OEI

El intento por comprender la naturaleza conceptual de la percepción pública de la ciencia, la cultura científica y la participación ciudadana constituye un desafío. Cada uno de los tres términos mencionados como ejes de indagación remite a tradiciones cognitivas e intereses sociales diferentes. En términos generales, el concepto de percepción pública remite al proceso y mecanismos de comunicación social y al impacto de éstos sobre la formación de contenidos, actitudes y expectativas de los miembros de la sociedad sobre la ciencia y la tecnología. El concepto de cultura científica tiene una raíz y composición más compleja, atribuible como un aspecto más estructural de la sociedad, si bien alguna literatura de las últimas décadas la ha tomado como sinónimo de aquél.

La cultura científica no es un atributo de individuos sino de sociedades, y aunque las sociedades están formadas por individuos, no se podría afirmar que cada individuo "representa" a la sociedad y, por lo tanto, al conjunto de su cultura, sino que cada uno de ellos mantiene una relación con la sociedad que es irreductible tanto a la sociedad como al individuo. En este sentido, la cultura de la ciencia y la tecnología no consiste solamente en un stock de conocimientos codificados que incorpora el individuo sino que también implica otras dimensiones no menos relevantes: prácticas científicas y tecnológicas institucionalizadas; prácticas de "racionalidad" científica y tecnológica aplicadas a distintos ámbitos institucionales o apropiación de la ciencia y la tecnología en tales ámbitos (gobierno, dictado de normativas, educación, comunicación, deporte, producción de bienes y servicios, etc.); distribución de información y conocimiento en la cultura general; dimensión cuantitativa del sistema científico (recursos humanos, inversión, organizaciones, patentes, etc.); mecanismos de sustentabilidad de la institución científico-tecnológica; y orientación de la actividad científico-tecnológica, es decir, una sociedad estará más o menos cientizada en la medida en que la cuestión de "hacia dónde se dirige la ciencia y la tecnología" se constituye en un tópico de la cultura general y el debate social.

La participación ciudadana en aspectos de ciencia y tecnología, por último, es de preocupación más reciente y se liga a una perspectiva de la ciencia y la tecnología en tanto medios, mecanismos o instituciones de poder. La hipótesis más general indica que la percepción pública, la cultura científica y la participación ciudadana -y otros términos asociados a ellos- aunque partiendo de esquemas interpretativos y tradiciones cognitivas diversas, se encuentran estrechamente asociados, por lo que su tratamiento conjunto conduce al análisis y evaluación de la cultura científica de una sociedad en particular. En este sentido, consideramos pertinente la búsqueda de indicadores que pongan de relieve tal asociación, a fin de evaluar cuán "científicamente orientada" se encuentra una sociedad en un momento histórico determinado.

2.1 La percepción pública en el escenario de la política

El surgimiento de movimientos sociales críticos hacia el desarrollo científico- tecnológico impulsó en buena medida el interés por la percepción y las actitudes públicas hacia la ciencia y la tecnología. En los últimos treinta años, los problemas relativos a la percepción pública de la ciencia y "cultura científica" se han convertido en objeto del interés de las instituciones y de todos aquellos actores relacionados de diferentes modos con los procesos de I+D y han conseguido instalarse de forma creciente como preocupaciones y elementos a la vez centrales en la agenda de la elaboración de estrategias y políticas públicas en los países de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Canadá y, también, aunque en menor medida, en América Latina. El terreno en este campo se orientó, paulatinamente, al desarrollo de acciones tendientes a mejorar el nivel de conocimiento y la comprensión pública de la ciencia.

Especialmente en los últimos quince años se fue configurando un escenario en el cual se convalidó el presupuesto de que la participación democrática en el mundo moderno necesita de una mayor comprensión de la ciencia y la tecnología por parte de los ciudadanos. Tal situación favoreció que prosperasen discursos que sostienen la importancia crucial de que el gran público esté informado, conozca y comprenda la ciencia, lo cual implica un conocimiento sobre la naturaleza y la dinámica de la investigación científica. El denominador común de estas propuestas indica que, por un lado, toda la sociedad debe ser partícipe de los logros científicos y, por otro lado, que toda la sociedad debe estar en condiciones de discutir los dilemas que la investigación científica plantea.

El fomento de la cultura científica se puede agrupar bajo cuatro argumentos básicos: 3

Como resultado del desarrollo de estos temas, paralelamente surgieron las primeras iniciativas orientadas a diseñar instrumentos para medir los niveles de percepción pública y "cultura científica", bajo el amparo de instituciones responsables del diseño y la gestión pública de la política científica.4 Este ámbito evolucionó hacia el desarrollo de un área interdisciplinaria de estudios empíricos y metodologías de encuestas, incluyendo grupos focales de discusión, análisis del contenido de los medios de comunicación y estudios de panel de ciudadanos, entre las principales. Sin embargo, la reflexión teórica acerca de la validez de estas metodologías, sus resultados y las implicaciones de la utilización de dichos instrumentos para la toma de decisiones políticas ha tenido un crecimiento relativo mucho menor.

El desarrollo creciente de estas temáticas a través de encuestas y estudios empíricos refleja preocupaciones de índole diversa, que van desde la legitimación de la labor de la comunidad científico- tecnológica, pasando por el impacto social de la ciencia y la tecnología, hasta la apropiación por parte del público del proceso de construcción, uso y distribución del conocimiento.

2.2 La confección de indicadores de percepción pública de la ciencia y cultura científica

Las encuestas y estudios internacionales sobre indicadores de percepción pública o cultura científica, según el énfasis, constituyen un marco de referencia en el cual se orientan diferentes políticas como, por ejemplo, la de difusión y comunicación de la ciencia desde los organismos oficiales5. Al mismo tiempo se trata de un conjunto de datos empíricos que ha servido desde hace algunos años de base -y sostén- para el análisis de la percepción pública de la ciencia y cultura científica de la población en la literatura especializada.

Los indicadores de este tipo están usualmente organizados sobre la base de tres grandes ejes que corresponden a tipo de relaciones que la sociedad establece con la ciencia y el sistema científico- tecnológico:

La elaboración de estos indicadores por parte de la Unión Europea, Canadá y otros países se ha inspirado, en mayor o menor medida, en la base metodológica y el aparato conceptual desarrollado de forma pionera por la National Science Foundation (NSF), lo cual estimula las comparaciones y aplicabilidad internacionales. La NSF es una institución de Estados Unidos cuyo carácter y relevancia en la producción de indicadores de ciencia y tecnología es reconocida internacionalmente. Catorce de sus quince volúmenes sobre indicadores -Science and Engineering Indicators- publicados desde el año 1972 contienen un capítulo dedicado a la comprensión y actitudes del público respecto del desarrollo científico- tecnológico. La elaboración de indicadores de "cultura científica" por parte de NSF ha convertido a la institución en referente de estos temas.

De forma más específica, los indicadores de la NSF que refieren a los ejes conocimiento, actitudes e interés del público por la ciencia y la tecnología se estructuran de la siguiente manera:

El Informe 2000 de la NSF afirma que la relación de la mayoría de los norteamericanos respecto de la ciencia y la tecnología se caracteriza por actitudes altamente positivas pero, al mismo tiempo, una comprensión baja sobre los contenidos del conocimiento científico y en particular sobre los métodos de la ciencia. Según NSF, el hecho de que prevalezca una sociedad con escasa scientific literacy6, o la carencia de capacidades de pensamiento crítico, significan quizás que muchos norteamericanos no están preparados para realizar elecciones bien informadas en las urnas o en sus vidas personales. Por otra parte, los resultados muestran que el interés y las actitudes favorables aumentan a medida que los individuos tienen un mayor nivel de formación (lo que también se relaciona con la posición que las personas ocupan en la escala socio- económica).

Los resultados de la encuesta de la NSF se replican en la mayoría de los estudios internacionales.7 La polarización de los resultados de dichas encuestas suscita entre los promotores de los estudios de cultura científica reacciones encontradas. El bajo nivel de conocimientos por parte del público es un indicador negativo y funciona como una alerta que se traduce en recomendaciones para el desarrollo de planes, programas y estrategias de comunicación social de la ciencia. El argumento que subyace es que la escasa scientific literacy obstaculiza la toma de decisiones bien informadas en la vida cotidiana y en el desenvolvimiento social. El alto interés y las actitudes marcadamente positivas llevan a concluir que, pese a los temores que suscitan en la sociedad ciertos campos del desarrollo de la investigación científica (como, por ejemplo investigación con animales, ingeniería genética o clonación), los resultados de la producción de conocimientos todavía gozan de una atmósfera social de confianza. Este desfase entre conocimiento y actitudes es recurrente en la mayoría de los estudios internacionales.8

2.3 Revisión de las encuestas y clarificación conceptual

Los estudios en la materia aceptan en general que las variables que influyen en las relaciones entre intereses, conocimientos y actitudes de los individuos sobre la ciencia y la tecnología son complejas, aunque sólo esporádicamente se reflexiona críticamente sobre la validez de las metodologías utilizadas y las interpretaciones ulteriores. En la literatura se han señalado algunas restricciones a las encuestas y se ha criticado también las interpretaciones que de las mismas se hacen.9

La propia noción de cultura científica es problemática. Brian Wynne (1995) observa que usualmente las interpretaciones de los resultados de las encuestas son simplistas porque el enfoque de la cultura científica es limitado: los estudios tradicionales utilizan, por defecto, una noción de "ciencia" ortodoxa, entendida como cúmulo coherente de conocimientos fijo y certero, que se construye bajo la atenta vigilia de una metodología fiable sobre una realidad natural subyacente. Este es el legado de la tradición positiva que apela a la objetividad de la ciencia y su "espíritu" altruista. La cultura científica es entendida entonces como forma de instrucción, de acumulación del saber, sea éste socialmente válido o no. En este sentido, cultura científica y "alfabetización científica" están asimiladas. No obstante, a nuestro entender la "alfabetización científica" no tiene un carácter equivalente a la cultura científica, ya que esta última exige una mirada sistémica sobre instituciones, grupos de interés y procesos colectivos estructurados en torno a sistemas de comunicación y difusión social de la ciencia, participación ciudadana o mecanismos de evaluación social de la ciencia, ausente en la primera en la medida en que la "alfabetización científica" se centra en el individuo.

La cultura científica observada desde una perspectiva de "alfabetización científica" lleva a que las encuestas arrojen resultados previsibles de baja comprensión.10 Martin Bauer e Ingrid Shoon (1993) entienden que al partirse de la base de que el público debería "pensar" y "razonar" en los mismos términos que lo hace un científico,11 se interpreta las diferencias de conocimiento y pensamiento entre los científicos y el público en términos de ignorancia y los indicadores presentados no hacen más que resaltarla. 12Bajo estos cánones, no sorprende que siempre el nivel de comprensión de los individuos -no científicos, no expertos- sea bajo. Aquí subyace, por otra parte, y de manera conflictiva, un modelo lineal, ideológico, donde los científicos son "especialistas" y el público una entidad pasiva caracterizada en general como "legos".

La "cultura científica" como ignorancia que debe ser satisfecha proviene, justamente, de un enfoque pedagógico. Dicho de otro modo, es un problema de educación popular. En los años ochenta, la tradición anglosajona de estudios sobre comunicación pública de la ciencia definió a este enfoque como "modelo de déficit": el conocimiento científico constituye un cuerpo reconocible de información codificada y, en este sentido, es que se puede medir cuánta de esa información tiene incorporada un individuo y establecer su grado de déficit de comprensión. John Ziman (1992) sostiene que la mayoría de las prácticas de comunicación científica tienden a identificar las falencias cognitivas del público y luego intentar suplirlas.

El "modelo de déficit" supone además que el público es una entidad pasiva con falencias de conocimientos que deben corregirse y establece que la información científica fluye en una única dirección, desde los científicos hacia el público. Este es un "modelo lineal" como aquel que se utilizó frecuentemente (aunque hoy desacreditado) en economía y política científica. Más de diez años de investigaciones en el campo de la comunicación científica demuestran que el "modelo de déficit" no conduce a un entendimiento de la "comprensión" del público. La literatura pone en evidencia la operatoria ideológica que encierra al caracterizar de forma poco reflexiva a los científicos como "especialistas" y a los no científicos como "legos" (lo cual recuerda la ancestral diferenciación entre "sabios" e "ignorantes"), 13olvidando acaso que la comprensión de la ciencia depende de forma crucial del entorno social en el cual el conocimiento se vuelve operativo. 14

Los resultados de baja comprensión que muestran las encuestas están siendo infrautilizados, por una parte y, por otra, sobredimensionados. Por cierto, tendrían un verdadero provecho si se los utilizara para promover reformas educativas. Es preocupante, claro, que los encuestados, que han pasado por la educación secundaria y, en buena parte, realizaron estudios superiores, no conozcan -o recuerden- que los hombres no vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios, que los electrones son más pequeños que los átomos, o que no toda la radiactividad es producida por el hombre. Evidentemente, estas constataciones deberían servir como advertencia para pensar los problemas de la educación en general y poner en práctica políticas educativas en las instancias formales de la educación. Aunque también es cierto que cualquier encuesta que quisiera reflejar los conocimientos de la media respecto a hechos de la historiografía mundial contemporánea o los derechos constitucionales en las sociedades industrializadas -por poner dos ejemplos- probablemente arrojaría resultados similares, también preocupantes. 15

Es entendible, por otra parte, que las interpretaciones políticas del fenómeno hechas por los promotores de la cultura científica hagan hincapié en la baja comprensión. Existen para ello dos supuestos más o menos explícitos: a) se estima que los individuos que mayor conocimiento tienen detentan una percepción "adecuada" de la ciencia; y b) se cree que una población con respuestas óptimas de comprensión de conceptos científicos tiene una percepción más favorable hacia el desarrollo de la actividad científica. El argumento subyacente es que un público "mejor informado" tiene también una mayor "comprensión" y, de allí, que ello conduce a una mayor "aceptación social" de la ciencia. Sin embargo, tampoco hay evidencias teóricas en esta dirección. Puede plantearse también que un individuo más "formado" es más crítico con el desarrollo científico y, en este sentido, no necesariamente la formación es un rasgo expresivo de una mayor aceptación de la ciencia, ni de los temas que la comunidad científica define como prioritarios para la agenda de la investigación. Es, en este sentido, una "trampa" interpretar que cuanto menor es el grado de información mayor es el grado de oposición.16 Las actitudes favorables, definidas acaso equívocamente como disposiciones para la acción, no dependen necesariamente del nivel de conocimiento.

El debate acerca de qué significa o cuáles son los componentes de la percepción pública y la cultura científica permanece abierto. Ello permite que se utilice, entendemos incorrectamente, términos como "alfabetización", "percepción social", "interés", "comprensión" o "cultura científica" como expresiones análogas. Esta asociación, sin embargo, merece una atención especial y un tratamiento cuidadoso, dado que, si bien útil, puede hacer perder de vista las tradiciones cognitivas y esquemas de interpretación diversos que tienen dichos conceptos. La interpretación de los resultados de las encuestas requiere, por ello, una cuota de prudencia inicial y, dada la problemática implícita, esfuerzos sistemáticos de revisión, análisis y adaptación.

2.4 Percepción pública y dinámica social de la ciencia

Las encuestas internacionales suelen circunscribir el análisis de la cultura científica del público al tipo de conocimiento, intereses y actitudes que los individuos tienen -o supuestamente deberían tener- respecto de la ciencia y la tecnología. Este enfoque lleva implícita la aceptación de una noción de cultura científica como apropiación de la ciencia y la tecnología en tanto atributo individual. A nuestro criterio, esta idea de cultura científica es limitada para comprender la circulación y uso social del conocimiento científico- tecnológico o bien la participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología.

Adoptamos una definición que parte de una concepción más estructural de la cultura científica como condición de la sociedad. En efecto, la apelación a la cultura científica de la mayoría de los argumentos empleados para dar cuenta de su entidad suponen la existencia de un factor externo -el conocimiento científico y la institución de la ciencia y la tecnología- que conforman, estimula, enriquece o por el contrario aliena la cultura científica de la sociedad. En cambio, partiendo de una visión más estructural del conocimiento científico y tecnológico y a la vez de un concepto de cultura como atributo de la sociedad y no solamente como cualidades individuales,17 nuestra preocupación consiste en analizar y medir el grado en que la cultura de una sociedad está impregnada por contenidos de ciencia y tecnología. Suponiendo a la ciencia y la tecnología como partes de la sociedad (en tanto institución, procesos, medios de poder, etc.) y condicionadas por ésta, lo que interesa es analizar en qué medida alcanza un nivel de integración suficiente como para convertirse en contenidos que se expresan en las prácticas generales de la sociedad y en componentes del sentido común de sus miembros. La cultura científica es una condición de la sociedad y no un atributo que se expresa en stocks de conocimiento incorporado por individuos aislados. Esta última sería sólo una dimensión del fenómeno y un recurso metodológico (expresado luego en indicadores) válido, aunque limitado.

La "cientización" de la cultura, por cierto, es, entre otros procesos, resultado de la comunicación social de la ciencia, como así también del nivel de educación de la población, del grado de participación -inclusive conflictiva- en las tomas de decisión sobre ciencia y tecnología, de tensiones y resoluciones de situaciones problemáticas a las que una sociedad se ve enfrentada (accidentes nucleares, guerra, epidemias, etc.) sobre las cuales la ciencia y la tecnología tienen capacidad para formular argumentos formativos de la cultura. Todos estos son factores que, como fue dicho, se consideran hipótesis de trabajo superadoras de la más habitual hipótesis implícita en los estudios de percepción pública de la ciencia y la tecnología en la que solamente se enfatizan la educación formal y la comunicación pública como factores formativos. Pero las instituciones, mecanismos sociales y procesos que promueven la "cultura científica" de los miembros de la sociedad son también rasgos de la cultura de la sociedad. Por ello deben contemplarse en las bases conceptuales de los indicadores de la cultura científica y tecnológica de la sociedad.

De manera más bien pragmática, denominamos cultura científica en sentido amplio a este nivel de conceptualización de indicadores por contraste a la cultura científica en sentido restringido, incluido en aquél, que refiere al plano de las conductas individuales (captadas mediante encuesta u otros instrumentos de observación) de cuya sumatoria se abstraen afirmaciones sobre los contenidos de representación, prácticas sociales, pautas y normas sociales, evaluaciones, etc. del papel de la ciencia y la tecnología en la sociedad.

El planteo de una cultura científica en sentido amplio permite imaginar una matriz que contempla tres niveles de análisis con aproximaciones teóricas y metodológicas diferenciadas:

A partir de este enfoque propuesto se intenta una aproximación a los diversos factores sociales o culturales (y no sólo los cognitivos), que influyen en la representación pública de la ciencia y la tecnología. Un aspecto sin duda interesante para indagar a través de la metodología de encuestas de percepción pública es de qué forma los individuos visualizan la conexión de las actividades de ciencia y tecnología locales con la dinámica social y productiva de la sociedad, intentando captar, dados los rasgos particulares de "países periféricos", cuáles son las pautas -culturales, sociales y/o políticas- que de forma recurrente marcan, por ejemplo, el carácter ciertamente exógeno con se percibe la ciencia local respecto a las necesidades, demandas o intereses de la sociedad.

Esta perspectiva podría resultar más fructífera y comprehensiva para los países iberoamericanos contemplados en la iniciativa de la RICYT y OEI, puesto que desplaza el eje comprensión y circunscribe el análisis a intentar comprender la cultura científica en el contexto de la dinámica social de la ciencia. Ello permite incluir una categoría relevante desde el punto de vista de la apropiación social del conocimiento, como es la participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología. Este eje adquiere cada vez mayor relevancia, en la medida en que la percepción y el conocimiento de los riesgos de la tecnología, al estar distribuidos socialmente, hacen que el desarrollo de la tecnociencia no sea una facultad única de los expertos. Es decir, se plantea el derecho de la sociedad a participar en la definición y orientación de las políticas de desarrollo científico y tecnológico. De hecho, el grado de participación -inclusive conflictiva- de la población en las tomas de decisión sobre ciencia y tecnología constituye un indicador del nivel de integración de los temas de ciencia y tecnología en la cultura de dicha sociedad.

La política pública de los países de la región, por lo tanto, se enfrenta al desafío de incentivar la participación ciudadana en la medida en que los temas de ciencia han pasado a ser temas de ciencia, tecnología y sociedad. Por lo tanto, las acciones tendientes a estimular una mayor comprensión social de la actividad científica deben ir más allá del eventual apoyo de la sociedad para que el estado -y las empresas, acaso- inviertan en investigación y desarrollo. Las decisiones a las cuales se enfrentan los científicos -desarrollar o no cierta tecnología, evaluación y gestión de riesgos, pertinencia y utilidad de la investigación, eventuales demandas de futuros usuarios, etc.- no pueden estar disociadas de aquéllas que la sociedad toma rutinariamente, puesto que afectan a la sociedad en su conjunto. En la política pública, la consideración exclusiva de los aspectos científico-tecnológicos ya no es suficiente como fuente de legitimidad. Las decisiones deben ampliarse hacia registros que contemplen que el derecho a la información y a la participación por parte de la sociedad es un requisito indispensable en el verdadero ejercicio democrático. Probablemente aquí descanse la validez de la promoción de la cultura científica, ya no entendida ésta únicamente como déficit de conocimiento, sino más bien como una componente vital para comprender la dinámica social en la cual se desenvuelve la actividad científica y las implicaciones que la ciencia y la tecnología tienen para el desarrollo de los países.

3. Encuesta de percepción pública de la ciencia

En el marco de la estrategia de investigación conjunta entre RICYT y OEI se han diseñado y financiado encuestas en las ciudades de Buenos Aires y parte del cordón urbano del Gran Buenos Aires (Argentina)18, Campinas (Brasil), Salamanca y Valladolid (España), y Montevideo (Uruguay).19 El trabajo de campo y el procesamiento de la información han sido coordinados en cada país con investigadores que integran la red de percepción pública de la ciencia impulsada por RICYT y OEI a partir del proyecto común de cooperación. 20

Para la Argentina se estimó una muestra correspondiente a 300 casos. La magnitud de la misma no estuvo determinada por criterios de representación estadística sino por criterios de consistencia para el análisis de los indicadores empleados. En tal sentido, el muestreo se realizó por cuotas de acuerdo a grupos de edad, sexo y nivel educacional, a partir de las características poblacionales del universo estudiado. Se contempló, asimismo, un nivel socio-económico medio (Tabla 1).

Tabla 1. Muestra de Argentina

Grupos de Edad Casos Porcentaje

18 a 29

108 36.0

30 a 45

88 29.3

46 a 60

68 22.7

Más de 60

36 12.0

Total

300 100

Máximo Nivel Educativo

Universitario completo

41 13.8

Universitario incompleto

78 26.3

Terciario completo

26 8.8

Terciario incompleto

19 6.4

Secundario completo

62 20.9

Secundario incompleto

52 17.5

Primario

19 6.4

Total

297 100

Es importante destacar que la muestra de Argentina guarda diferencias con la de los otros países. La muestra de Brasil, por su parte, corresponde a 162 casos. La mitad de la muestra de este país está compuesta por personas con formación superior completa e incluye también un 7.4% de posgraduados (Tabla 2).

Tabla 2. Muestra de Brasil

Grupos de Edad Casos Porcentaje

18 a 24

31 19.1

25 a 39

58 35.8

40 a 59

50 30.9

Más de 60

23 14.2

Total

162 100

Máximo Nivel Educativo

Post - graduados

12 7.4

Superior completo

90 55.6

Superior Incompleto

38 23.5

Colegial completo

22 13.6

Total

162 100

En España y Uruguay las muestras corresponden a 150 casos para cada encuesta. La muestra de España está concentrada básicamente en el grupo de jóvenes comprendidos entre 18 y 30 años con nivel de formación superior -completo e incompleto (Tabla 3).

Tabla 3. Muestra de España

Grupos de Edad

Casos Porcentaje

18 a 29*

130 86.7

30 a 45

13 8.7

46 a 60

6 4.0

Más de 60

1 0.7

Total

150 100

* Nota: El grupo de jóvenes comprende estudiantes universitarios y profesionales graduados.

La muestra de Uruguay, por último, tiene una composición similar a la de Argentina en cuanto a la variable grupos de edad, aunque observa una tendencia más acentuada hacia el núcleo de universitarios -con formación completa e incompleta (Tabla 4).

Tabla 4. Muestra de Uruguay

Grupos de Edad

Casos Porcentaje

18 a 29

48 32.0

30 a 45

45 30.0

46 a 60

36 24.0

Más de 60

21 14.0

Total

150 100

Máximo Nivel Educativo

Post - graduados

11 7.3

Universitario completo

35 23.3

Universitario incompleto

55 36.7

Terciario completo

20 13.3

Terciario incompleto

7 4.7

Secundario completo

22 14.7

Total

150 100

Las encuestas son, finalmente, ejercicios de carácter metodológico, ya que se ha priorizado la experiencia empírica para el desarrollo de conceptos y la prueba de indicadores y estrategias de análisis. Por lo tanto, la información que se presenta a continuación no tiene más que un carácter indicativo provisorio, no pudiendo considerársela representativa de la población en los universos estudiados.

En cada una de las encuestas se contemplaron, esquemáticamente, cuatro grandes núcleos de indagación:

En los apartados que siguen a continuación se presentan resultados comparativos obtenidos en cada uno de los ejes temáticos definidos en las encuestas.

3.1 Imaginario social sobre la ciencia y la tecnología

Una serie de dimensiones, representadas por preguntas del cuestionario, dan cuenta del imaginario social de la ciencia y la tecnología entre los encuestados. Por imaginario social entendemos el conjunto de imágenes, expectativas y valoraciones sobre la ciencia y la tecnología como institución, como instrumento de acción, como fuente del saber y la verdad y como grupo humano o social con una función específica.

El conjunto de indicadores incluido en esta sección pretende reflejar las siguientes dimensiones: la imagen con la cual se asocian las ideas de ciencia; la percepción acerca de la utilidad de la ciencia; la idea de la ciencia como conocimiento legítimo; la representación de la ciencia en su relación con la sociedad y la vida cotidiana; la imagen de la ciencia como fuente de riesgo; la imagen de los científicos y la actividad científica y tecnológica; así como ciertas representaciones sobre el desarrollo de la ciencia local.

3.1.1 La representación social de la ciencia y de la tecnología en cuanto idea

Una primera variable refiere a la elección de los entrevistados de la frase que, a su criterio, expresa "mejor la idea de ciencia" (Gráfico 1).

Gráfico 1

{short description of image}

Nota: Dado que a los entrevistados se los invitaba a elegir dos frases de un mismo listado, la suma de los porcentajes supera el 100%.

La imagen de ciencia que prevalece para el conjunto de los entrevistados de todos los países tiene una componente tripartita. La ciencia como una epopeya de "grandes descubrimientos" es indicada por casi la mitad de la muestra en Argentina y está entre las categorías más elegidas en Brasil, España y Uruguay (entre el 30% y el 40%); es ésta una imagen que la retórica e iconografía de la ciencia viene alimentando desde los relatos escolares, la divulgación científica y la ciencia ficción. Asimismo, la ciencia como condición de "avance tecnológico" tiene el primer lugar en España (59.3%), y ocupa los segundos lugares en Argentina (43%), Brasil (40.7%) y Uruguay (42.7%). Por último, la ciencia como fuente bienhechora para la vida del ser humano es una imagen que concita la mayor adhesión en Brasil (46.9%) y Uruguay (49.4%), ocupa el segundo lugar en España (48.6%) y obtiene algo más de una tercera parte de los entrevistados (37%) en Argentina. Otras imágenes que implican claramente valoración negativa reciben una adhesión secundaria y, en algunos casos, marginal: "peligro de descontrol", "transformación acelerada", "concentración de poder" e "ideas que pocos entienden" tienen menos del 16% de adherentes.

La ciencia asociada a la imagen de "grandes descubrimientos" se identifica con el conocimiento científico como valor en sí mismo desplegado en el descubrimiento. En este sentido, pertenece a un mismo espacio de significación que la frase "comprensión del mundo natural", que ocupa el tercer puesto en Uruguay (31.1%) y queda en el cuarto lugar para el caso de Argentina (20%), Brasil (15.4%) y España (27.3%). De la misma manera, la imagen de la ciencia como "avance tecnológico" comparte el campo de significado de la imagen de la ciencia como "dominio de la naturaleza" elegida por el 15 % de la muestra argentina, el 6.8% de la brasilera, el 11.3% de la española y el 6.7% en el caso de Uruguay.

3.1.2 La imagen de utilidad de la ciencia

Una serie de variables están referidas a la valoración de la ciencia como factor útil para la solución de problemas o para el mejoramiento de la calidad de vida. Las siguientes preguntas del cuestionario dan cuenta de ello.

La mayoría de los entrevistados (el 77% en promedio) de Argentina, Brasil y España acuerdan en señalar que el desarrollo de la ciencia y la tecnología es el principal motivo de mejora en la calidad de vida de la sociedad. En el caso de Uruguay, si bien el porcentaje mayoritario opina lo mismo (57.3%), esta valoración no se encuentra tan acentuada (Gráfico 2). Estos datos refuerzan aquéllos observados en el Gráfico 1 para la categoría "mejora de la vida humana".

Gráfico 2

{short description of image}

Esta imagen positiva de la ciencia y la tecnología no compromete, sin embargo, totalmente el imaginario social en cuanto su eficacia instrumental para solucionar problemas o mejorar la vida en el mundo. Por una parte, la gran mayoría rechaza claramente una idea de optimismo superlativo: solamente el 13.4% de la muestra en Argentina, el 14.2% en Brasil, el 16% en España y el 6.7% en Uruguay, cree que la ciencia y la tecnología pueden solucionar todos los problemas, admitiendo que existe una parcialidad de éstos para los cuales la ciencia y la tecnología no tienen respuesta (Gráfico 3).

Gráfico 3

{short description of image}

Una de estas parcialidades se materializa en el problema de las oportunidades de trabajo. Esto se pone marcadamente de manifiesto en el caso de Argentina donde la cuestión laboral es un problema sumamente presente en la preocupación general del público, tal como informan diversos estudios realizados recientemente sobre opinión pública. Algo más de la mitad (54.3%) de la muestra de este país considera que la ciencia y la tecnología no puede contribuir a mejorar la situación laboral. De todas formas, las posiciones se equilibran un tanto en las opiniones relevadas en el resto de los países, las cuales se muestran un poco más favorables -Brasil en primer lugar (61.7%). No obstante, el porcentaje de respuestas en la categoría "desacuerdo" es alto en los otros países, lo cual también matiza el optimismo o la fe en la ciencia para resolver todos los problemas (Gráfico 4).

Gráfico 4

{short description of image}

Por otra parte, la mayoría de los encuestados en Argentina, España y Uruguay (59.4% en promedio) está en desacuerdo con la afirmación de que la ciencia promete solucionar todos los males pero, finalmente, no cumple sus promesas. Sólo los entrevistados de Brasil marcan una tendencia inversa en términos mayoritarios (Gráfico 5). Sin embargo, también es cierto que el público de los cuatro países nuevamente da muestras de una actitud precavida frente al optimismo antes referido, ya que también es alto el porcentaje de personas -38% en Argentina, 40.8% en Brasil, 31.3% en España y 41.3% en Uruguay- que considera que muchas promesas de la ciencia quedan incumplidas.

Gráfico 5

{short description of image}

En definitiva, si bien anteriormente se observó que para la mayoría de los entrevistados de los cuatro países la ciencia representa una actividad bienhechora para la vida humana y se la considera un factor positivo para solucionar problemas y mejorar la calidad de vida, esto es solamente atribuido a algunos aspectos de la existencia y, al mismo tiempo, matizado por una actitud que no desconoce consecuencias negativas.

3.1.3. La idea de la ciencia como conocimiento legítimo

Otro grupo de variables refiere a la representación de la ciencia en términos de fuente de conocimiento o locus de la verdad. Los gráficos que siguen a continuación muestran la distribución de acuerdos frente a algunas afirmaciones que van en este sentido.

La primera pregunta se dirige a captar una valoración comparativa entre ciencia y religión. Los resultados señalan que estos ámbitos no se consideran dominios antagónicos o en conflicto, aunque sí ponen de manifiesto, como tendencia general, que la sociedad moderna enfatiza la racionalidad científica y deposita su confianza en la verdad de la ciencia en desmedro de la fe religiosa (Gráfico 6). No obstante, cabe aclarar que las respuestas de Argentina, España y Uruguay son ciertamente equilibradas; sólo en Brasil el acuerdo supera ampliamente (70.4%) al desacuerdo (27.2%).

Gráfico 6

{short description of image}

Otras variables -aplicadas únicamente al caso argentino- presentan una combinación compleja de valoraciones. Por una parte, para la gran mayoría no caben dudas de que la "ciencia es el mejor recurso de conocimiento certero sobre el mundo", con un 67.9% de acuerdo total, frente al 29.1% que se muestra contrario a esta afirmación (Gráfico 7).

Gráfico 7. Encuesta de Argentina

{short description of image}

Sin embargo, la adhesión al papel cognitivo de la ciencia en términos de certeza no supone un optimismo exagerado en el sentido de que el conocimiento científico constituya la totalidad del saber. De esta manera, el 55% rechaza la idea de que "con el tiempo la ciencia permitirá comprender todo lo que ocurre" (Gráfico 8).

Gráfico 8. Encuesta de Argentina

{short description of image}

Dentro del mismo campo de significación, y como reflejo de una actitud precavida, se ubica la percepción que tiene el público acerca de los científicos como los actores más infalibles en la conducción del mundo: la afirmación "si la política de gobierno la llevaran los científicos, las cosas andarían mejor", fue rechazada por el 55% de los casos y un 9% se abstuvo de juzgar (Gráfico 9).

Gráfico 9. Encuesta de Argentina

{short description of image}

En definitiva, para la mayoría del público la imagen dominante de la ciencia como fuente y locus del saber legítimo tiene un carácter relativo. Es cierto que se considera que es la principal fuente de conocimientos, si bien limitada en su alcance; pero, por otro lado, no parece considerársela como la única fuente de "verdad". Es en este sentido que religión y ciencia no se oponen frontalmente: la ciencia posibilita un tipo de conocimiento para el dominio de la naturaleza y la solución de problemas, y la religión participa de otra categoría de verdad, expresada en la fe y quizá de tipo moral, más referida a la responsabilidad del hombre.

3.1.4 La representación de la ciencia en su relación con la sociedad y la vida cotidiana

Algunas dimensiones exploradas en el cuestionario permiten aproximarse a la problemática de cómo se percibe la ciencia en tanto conocimiento, institución o dimensión social inscripta en la cultura de la sociedad y formando parte del "mundo de la vida cotidiana" en que se desenvuelve el público.

Tal como se pudo observar en la Tabla 1 de este capítulo, la ciencia asociada a un saber esotérico compuesto por "ideas que pocos entienden" fue una opción que sólo eligió una minoría del público general: un promedio del 5.2% de la muestra de los cuatro países expresó esta asociación.

Sin embargo, observado desde el punto de vista de la ciencia y su vinculación con la vida cotidiana, este tópico exige una atención especial. Ante la afirmación "el mundo de la ciencia no puede ser comprendido por el común de la gente" (Gráfico 10), las respuestas tienden a equilibrarse y se acentúa, al mismo tiempo, una diferencia entre países, produciendo reacciones encontradas. Si se ponderan los resultados globales para los cuatro países, se advierte que el desacuerdo asciende al 53.4% y el acuerdo al 45.7% en promedio. En España y Uruguay las respuestas tienen patrones de comportamiento similares, compartiendo la misma distribución entre el acuerdo y el desacuerdo. Brasil presenta un comportamiento similar al de España y Uruguay, aunque acentúa el desacuerdo. Argentina, en cambio, tiene respuestas antagónicas: la mayoría de este país (60.5%) parece convalidar la idea de que la ciencia es una actividad alejada del dominio de comprensión del común de las personas y que se desarrolla por individuos con habilidades especiales.

Gráfico 10

{short description of image}

A pesar de las diferencias en las respuestas entre Argentina y los otros países, ante la afirmación "la ciencia y la tecnología no se preocupan, en general, por los problemas de la gente", la mayoría de los entrevistados en los cuatro países se muestra en claro desacuerdo (del orden del 67% en promedio) no habiendo diferencias sustanciales entre países. (Gráfico 11)

Gráfico 11

{short description of image}

Igualmente, y en línea con las imágenes positivas de la ciencia, la mayoría de todos los entrevistados en los cuatro países -en el orden del 60%- considera que la ciencia funciona como factor de racionalidad de la cultura humana, ya que si la descuidáramos "nuestra sociedad sería cada vez más irracional" (Gráfico 12).

Gráfico 12

{short description of image}

En resumen, si bien podría decirse que existe en una porción significativa de los entrevistados una imagen de la ciencia en tanto conocimiento de difícil acceso para el común de las personas, esta imagen no contradice la integración de la actividad científica en la sociedad, ya sea como componente de la cultura, como fuente de conocimiento útil, o como producción de saber orientado por los problemas de la gente. Esto implica, entre otras cuestiones, una concepción de la sociedad compuesta por grupos sociales que participan de diversos "sistemas expertos" diferenciados, quizá incomprensibles en algunos casos para el común de la gente, pero aún así apropiados por ella en el beneficio de su aplicación. Esta función no representa, como se observó en apartados anteriores, de todas formas, un dominio absoluto de la ciencia como fuente de verdad, atribuyendo la existencia de segmentos de la realidad más adecuados a la experiencia religiosa o, en otro sentido, a la estrategia política, al rechazarse que sean los científicos los más idóneos para gobernar (como se observó para el caso argentino).

3.1.5 La imagen de la ciencia como fuente de riesgo

Otra dimensión en la valoración de la ciencia y la tecnología refiere a la idea de riesgo implícita en los resultados del conocimiento. La siguiente pregunta intenta indagar sobre la percepción de la ciencia como peligro: "Muchas personas opinan que el desarrollo de la ciencia trae problemas para la humanidad. ¿Usted piensa que esto es cierto? (Gráfico 13)

Gráfico 13

{short description of image}

En los cuatro países las muestras asumen posiciones encontradas. En Argentina las respuestas son muy equilibradas, aunque al igual que en Brasil prima el "desacuerdo" (50% en promedio). En España y Uruguay, en cambio, las respuestas se decantan por el "acuerdo" (57% en promedio). En referencia a la visión positiva de la ciencia que, en general, se ha puesto de manifiesto en otras preguntas de la encuesta, estas repuestas demuestran que se percibe que la ciencia no está exenta de que se le atribuyan consecuencias negativas y, por ello, los datos ilustran dichas posturas precautorias.

A quienes respondieron afirmativamente se les preguntó: "¿Cuáles de los siguientes problemas considera que son ciertos?" Las respuestas expresadas fueron las siguientes (Gráfico 14):

Gráfico 14

{short description of image}

Nota: Los porcentajes fueron calculados sobre el total de respuestas en cada categoría.
Se observa un panorama de suficiente dispersión, ya que ninguna de las categorías de elección llega al 35% de las adscripciones. En este contexto, las opciones más señaladas sugieren una actitud que condena la utilización de los conocimientos, sin que ello cuestione a los conocimientos mismos o a las aplicaciones alternativas, más justas o menos riesgosas. En este sentido, la utilización del conocimiento para la guerra es el principal problema que resaltan argentinos (29%) y españoles (31%), y ocupa el segundo lugar en Brasil (del orden del 23%). Es probable que dichas respuestas se vieran influenciadas por el conflicto internacional que culminó con la invasión de Estados Unidos a Irak a principios de 2003. Asimismo, los peligros de aplicar algunos conocimientos y una concentración aún mayor del poder y la riqueza se manifiestan como los otros dos riesgos también temidos por un gran porcentaje de los entrevistados de todos los países.

Por otra parte, la pérdida de valores morales también se señala como una consecuencia indeseada del desarrollo científico, mayoritariamente en el caso argentino (21.4%). Si bien la encuesta no indagó en estos valores, las respuestas sugieren que como resultado necesario del manejo tecnológico de la ciencia y, por lo tanto, del dominio sobre la naturaleza, se induce a dejar de lado valores morales: armamentismo, clonación humana, y destrucción del medio ambiente posiblemente figuren entre tales consecuencias indeseadas, y para las cuales se pierde la capacidad de contención de los valores morales.

Por otra parte, y como se adelantó, una condena per se del conocimiento está prácticamente ausente: el público en general no supone que exista un "exceso" de conocimiento; en todos los casos recibe una adhesión marginal, menor al 4%. En este sentido, todo el conocimiento es considerado legítimo, aún cuando su aplicación resulte condenable o someta a la sociedad a riesgos indeseados.

Asimismo, otra pregunta refuerza la imagen de los valores y consecuencias positivas de la ciencia y deja en segundo plano el factor de riesgo: para la gran mayoría de los entrevistados de los cuatro países (74.3% en promedio) considera que los beneficios de la ciencia y la tecnología son mayores que los efectos negativos (Gráfico 15).

Gráfico 15

{short description of image}

Sin embargo, y pese a que se reconoce que los beneficios de la ciencia son claramente superiores que sus efectos negativos, también es cierto que las controversias científicas son percibidas por la gran mayoría como un factor que alimenta la incertidumbre de la sociedad e impiden valorar las consecuencias del desarrollo de ciertos conocimientos. El 90% para el caso de Brasil, y del orden del 70% para Argentina y España (Gráfico 16).

Gráfico 16

{short description of image}

Nuevamente, entonces, se presenta una combinación compleja de actitudes que describe un imaginario de ambivalencia en la valoración de la ciencia y la tecnología, no exento de principios precautorios.

3.1.6 La imagen de los científicos y la actividad científica y tecnológica

La percepción del público sobre la ciencia y la tecnología no es necesariamente concomitante con la imagen que merecen los científicos y tecnólogos. La ciencia puede ser observada como una fuente de racionalidad, al mismo tiempo que se percibe a los científicos motivados por intereses particulares e irracionales desde el punto de vista de la sociedad. Asimismo, la idea de la ciencia y la tecnología como fuentes de riesgo o sujetas a la concentración de poder político y económico, puede articularse con una percepción del científico o tecnólogo guiados, principalmente, por valores positivos de la sociedad.
Una variable empleada en la encuesta refiere a los motivos que atribuye el público a los científicos para dedicarse a su trabajo de investigación (Gráfico 17).

Gráfico 17

{short description of image}

Nota: Puesto que cada entrevistado tenía dos opciones de elección, los porcentajes han sido tomados sobre el total de respuestas a cada categoría.

Existe un claro acuerdo entre los entrevistados de los cuatro países sobre las motivaciones que impulsan a los científicos para dedicarse a la investigación. La vocación por el conocimiento es el principal motivo que se considera moviliza a los científicos en su trabajo cotidiano. Esta imagen supera el 40% de las respuestas para Argentina, Brasil, España y Uruguay, aunque tiene una incidencia menor en Brasil (del orden del 30%). Asimismo, también en los cuatro países se escoge la categoría "solucionar los problemas de la gente" como segunda opción (del orden del 22% en promedio). La conquista de poder, el dinero, el prestigio o la obtención de un premio importante son evaluados como razones secundarias, probablemente consecuencias del desarrollo de la actividad, aunque no motivadoras de la elección de una carrera científica, o bien visualizadas como pretensiones alejadas del ámbito de la ciencia.

Por otro lado, se consultó a los entrevistados acerca de cuál sería la utilidad de que los científicos transfirieran sus habilidades específicas a funciones diferentes a la de producción de conocimientos. Vale la pena destacar que aún reconociendo valores positivos de los científicos en la esfera de la producción del conocimiento, para una fracción importante del público esto no garantiza su idoneidad para orientar la ciencia como instrumento del desarrollo. Una pregunta solicitó a los encuestados que manifestaran su acuerdo o desacuerdo con la afirmación "los científicos y tecnólogos son quienes mejor saben qué es lo que conviene investigar para el desarrollo del país". (Gráfico 18)

Gráfico 18

{short description of image}

Se observa que en el caso argentino y español la muestra se divide prácticamente por mitades -en promedio, el 51.5% dio una respuesta positiva y el 44.6% negativa- En los casos de Brasil y Uruguay, en cambio, la mayoría se manifestó directamente en desacuerdo con esta afirmación (59.9% y 57.3% respectivamente). Al margen de las interpretaciones que podrían hacerse sobre la diferencia entre los dos grupos de países, el conjunto de los datos exhibe un tipo de público que parece percibir que la motivación de los científicos y las funciones positivas de la ciencia no son suficientes para la toma de decisiones políticas. Ello refleja una posición de alta racionalidad en la dinámica de la política científica, en el sentido de que la calidad de experto especializado no tributa, necesariamente, a la racionalidad de las decisiones políticas.

La demarcación que hace el público entre las esferas de competencia de los científicos resulta notable a la luz de la interpretación de los resultados de estas encuestas. En efecto, si para casi la mitad de la muestra de los cuatro países (51.6% en promedio) el hecho de ser científico no garantiza una orientación de la ciencia hacia el desarrollo, no obstante, la mayoría -también de los cuatro países- coincide en que "el gobierno no debe intervenir en el trabajo de los científicos, aún cuando sea el mismo gobierno quien les pague" -acuerdo del 57.7% en promedio con la afirmación (Gráfico 19).

Gráfico 19

{short description of image}

De esta manera, los datos indican que al margen de qué se debe investigar, la autonomía del científico en el ejercicio de su profesión debe ser amplia: la función técnica de la investigación está garantizada por la autonomía del científico; la función política de decidir qué investigar, en cambio, lo excede.

Con más razón aún, se reclama -salvo en el caso de Brasil- autonomía del trabajo científico frente a los intereses de las empresas. (Gráfico 20)

Gráfico 20

{short description of image}

Para una amplia mayoría de los entrevistados de Argentina (72%), España (66%) y Uruguay (60.7%) "la investigación científica no debe ser controlada por las empresas" En esta afirmación se asume, no obstante, el rechazo a que los recursos de conocimiento de la sociedad sean monopolizados y dirigidos por los intereses de las empresas. 21

3.1.7 Percepción de la ciencia y la tecnología local

Un conjunto de preguntas indagaron en la percepción del público sobre la ciencia y la tecnología en cada uno de los países. En el abordaje de este tema se consideraron diversos aspectos del imaginario social: qué percepción se tiene respecto a la importancia de la ciencia y la tecnología producidas localmente, qué tipo de instituciones locales producen ciencia y tecnología, cuál es la opinión respecto al financiamiento público de la actividad, o bien qué sectores de la sociedad son responsables de su sostenimiento.
Una primera pregunta exploró la valoración del público respecto a la trayectoria de la ciencia local en términos de nivel de desarrollo (Gráfico 21).

Gráfico 21

{short description of image}

En los cuatro países predomina una imagen del desarrollo científico- tecnológico local según la cual existe "un poco de ciencia y tecnología en algunas áreas (temáticas)." En los casos de Argentina, Brasil y España, esta categoría oscila entre el 55% y el 64% de las adscripciones. En Uruguay la orientación es todavía más notoria (80%). Asimismo, es marginal el porcentaje de quienes afirman que la ciencia y la tecnología locales están "muy desarrolladas", aunque en Brasil esta idea tiene una adhesión marcadamente superior. También en todos los casos son muy pocos los que piensan que "no existe" desarrollo científico local (3% en promedio).

También se preguntó sobre la valoración que se hace del financiamiento estatal en ciencia y tecnología (Gráfico 22)

Gráfico 22

{short description of image}

La imagen de una actividad insuficientemente financiada por el estado está muy extendida entre la población entrevistada en todos los países. En Argentina, España y Uruguay, la estimación alcanza el 87% de las respuestas. Sin embargo, Brasil presenta nuevamente un comportamiento diferente, en la medida en que un porcentaje marcadamente superior (27.8%) al resto de los países opina que el estado financia de manera "razonablemente suficiente" la investigación en ese país.

La insuficiencia de financiamiento estatal es también considerada, casi unánimemente, la causa por la cual "no hay mayor desarrollo científico y tecnológico" local (Gráfico 23).

Gráfico 23

{short description of image}

En efecto, el 82% de la muestra en Argentina, el 62.3% en Brasil y el 78.9% en España señala que el "poco apoyo estatal" es el factor principal que limita el desarrollo de estas áreas, descartando en ello la responsabilidad de los empresarios (aunque esta categoría en Brasil, si bien es baja, tiene una incidencia considerablemente superior a lo que ocurre en los otros países), el desinterés de la población en general y, con mayor razón, la inexistencia de buenos científicos -solamente señalan esta causa un promedio del 1.5% de los casos.

También se consultó a los entrevistados respecto a su percepción sobre la utilidad de los resultados de la actividad científica y tecnológica nacional (Gráfico 24).

Gráfico 24

{short description of image}

Los resultados que se observan presentan un notable interés desde el punto de vista de la política científica. La opinión mayoritaria en los países reconoce la utilidad de la investigación científica local. Prácticamente ningún entrevistado opina que la ciencia local produce conocimiento que luego no se aplica. Sin embargo, las respuestas en el caso de Brasil siguen una trayectoria opuesta al resto de los países. En Uruguay (66%), Argentina (59.4%) y, en menor medida, España (43.2%), los entrevistados ponen el acento en la carencia de difusión social de los resultados de las prácticas científicas; no obstante, la mayoría de los brasileños enfatiza, como un rasgo positivo del sistema científico de ese país, la aplicación práctica del conocimiento (54.9%).

3.2 Comprensión de contenidos de conocimiento científico

Una dimensión relevante de la percepción pública de la ciencia consiste en la comprensión que el público tiene de algunos tópicos del conocimiento científico y tecnológico. En la tradición de los estudios sobre percepción pública esta dimensión suele ser abordada a través del acierto en las respuestas sobre verdad o falsedad de afirmaciones presentadas. Es éste un concepto que, de todas maneras, tiene raíz en una concepción del conocimiento científico como cúmulo de saberes codificados y certificados como verdaderos. Por cierto, estos saberes pueden estar reducidos a la posesión de información de tales tópicos sin que ello implique una comprensión cabal de las teorías científicas ni de los procesos que intentan descifrar. Tampoco garantiza que el acierto en la respuesta a afirmaciones de conocimiento científico suponga un saber práctico e inserto en la orientación de vida del sujeto. En términos generales, por lo tanto, debe considerarse que el conjunto de ítems presentados como verdades científicas permiten reflejar una "magnitud" indefinida de información sobre los aspectos del mundo que son abordados por la ciencia. Su significado está más próximo al nivel de "consumo" de información científica (a través de la divulgación, la educación primaria y secundaria) que a una función activa del saber para el sujeto.

En el estudio realizado se presentaron un total de 15 ítems para la encuesta de Argentina y 11 de éstos para el resto de los países, algunos reproducidos de los estudios del EUROBAROMETRO y de la NSF y otros diseñados para el presente ejercicio. Frente a cada ítem, el entrevistado contaba con tres alternativas de respuesta: atribución de verdad, de falsedad o ignorancia. Algunas afirmaciones coincidían con el conocimiento certificado como verdadero en tanto otras falseaban este conocimiento. De esta forma, la respuesta "verdadera" o "falsa" del entrevistado debe interpretarse a la luz de la verdad o falsedad de la afirmación presentada.

En términos generales, y para las cuatro encuestas realizadas, el nivel de respuesta correcta fue bastante alto. Esto puede ser atribuido, indudablemente, al tipo de público seleccionado, esto es, con niveles de educación medio incompleto o mayores, tal como se indicó al principio del presente capítulo. Aún así, dentro de esta muestra sesgada, los niveles educacionales inciden sistemáticamente, como era de esperar, en la proporción de respuestas correctas.

Para el caso de la Argentina se realizó un análisis específico, relacionando el nivel educacional alcanzado por el público con un índice sumatorio de respuestas a los ítems de comprensión (Gráfico 25). El valor de correlación entre ambas variables es r=0,52. Aún siendo positiva, la correlación sugiere que en el nivel de conocimiento inciden otros factores además de la educación formal.

Gráfico 25

{short description of image}

Una comparación entre las muestras de los cuatro países pone en evidencia que existen algunas diferencias destacables en el comportamiento de los datos. El promedio de respuestas correctas en los 11 ítems empleados refleja el siguiente resultado para cada país (Gráfico 26)

Gráfico 26

{short description of image}

Las diferencias observadas entre los países son coherentes con los niveles educacionales promedio de las muestras seleccionadas en cada uno de ellos. Ahora bien, si se clasifica los ítems de acuerdo al campo de conocimiento en el que se inscriben, se observa que, en términos generales, existen niveles de comprensión diferentes (Gráfico 27).

Gráfico 27

{short description of image}

Los ítems relativos a las ciencias geológicas y astronómicas 22resultan, en promedio, más conocidos. En el extremo opuesto, los temas seleccionados de física23 presentan los porcentajes más bajos de respuestas correctas. También es comparativamente más baja la comprensión de los temas bioquímicos y de ingeniería genética24 y, comparativamente alta, la referida a temas de evolución biológica. 25

Un resultado llamativo sobre la comprensión del público acerca de los contenidos del conocimiento científico y tecnológico es el hecho de que no existe diferencia significativa en el conocimiento del ítem referido a temas más íntimamente relacionados a la vida diaria de los sujetos (Gráfico 28).

Gráfico 28

{short description of image}

En efecto, se observa que cuestiones que suelen movilizar acciones colectivas y han alimentado el imaginario social acerca de los peligros para la vida cotidiana, como los temas referidos a la radiactividad, la función de los antibióticos, los organismos transgénicos, la clonación y el ozono en la atmósfera, no presentan niveles de comprensión mayores que temas con menor compromiso inmediato para el individuo y la sociedad.

3.3 Procesos de comunicación social de la ciencia

Uno de los aspectos clave de la percepción pública es la interacción entre ciencia y sociedad a través de procesos de comunicación social de la actividad científica. La circulación de información científica en la sociedad debe entenderse en el contexto de las prácticas de un circuito de comunicación pública de la ciencia -con instituciones y mecanismos de difusión y reparto del saber- que la literatura sobre el tema ha referido en los últimos cincuenta años. 26Las modalidades más conocidas son las de la divulgación y el periodismo científico, pero también involucra al bagaje de conocimientos que imparte el sistema de enseñanza formal en sus diferentes niveles, así como la información incorporada en productos, procesos y prácticas socio-políticas. La circulación de información científica en la sociedad implica una serie de procesos -conflictivos en ocasiones- mediante los cuales el conocimiento, códigos y valores de la ciencia y la tecnología se transmiten a la sociedad, se incorporan al acervo económico y cultural, devienen en cierto uso cotidiano de la ciencia y construyen, por fin, representaciones sociales diversas no necesariamente articuladas entre sí.

La comunicación social de la ciencia, si bien clave para legitimar la práctica científica en la sociedad -cuestión que, en efecto, adquiere singular relevancia en sociedades periféricas- constituye, al mismo tiempo, un rasgo distintivo de la cultura moderna, científica y tecnológicamente orientada, sujeta a intereses de índole diversa (desde el debate para instalar una tecnología hasta la democratización de la ciencia).

La encuesta incluyó un eje orientado hacia la indagación de algunos de estos procesos de comunicación social de la ciencia con el objeto de intentar un acercamiento al consumo de información científica y a cómo percibe la sociedad la oferta de contenido de ciencia que se presenta desde distintas fuentes de información. Se han realizado preguntas sobre la percepción de la oferta de información científica en diarios, televisión y revistas de divulgación; también sobre propósitos y frecuencia de consumo de contenido científico; asimismo, sobre el consumo y valoración del fenómeno Internet; y sobre la percepción que se tiene de los productores de contenidos de divulgación científica -científicos y periodistas- en términos de credibilidad y competencias profesionales.

3.3.1 Información científica incorporada y perfiles de público

Una primera medida de referencia es la autovaloración que los entrevistados hacen sobre la información científica incorporada. Se trata de una autoatribución actitudinal que expresa la confianza en el dominio de la ciencia y, en este sentido, más que un indicador de conocimiento es una ponderación del sentido de "apropiación" de la ciencia en virtud de las prácticas cotidianas de los individuos (Gráfico 29). Se trata de un indicador habitual utilizado en los estudios internacionales (NSF, Eurobarómetro, etcétera).

Gráfico 29

{short description of image}

En líneas generales, los resultados que se observan para esta encuesta no difieren sustancialmente de aquéllos obtenidos en los ejercicios de encuesta internacionales. En Argentina (80%), Brasil (71%) y España (67%) las respuestas mayoritarias se ubican entre las categorías poco y nada informada. En Uruguay, en cambio, la muestra se divide prácticamente por la mitad. En efecto, los entrevistados uruguayos parecen tener una mayor autovaloración o confianza. En todos los países, asimismo, la categoría "muy informada" recibe adhesiones marginales.

Otra pregunta, contemplada únicamente en la encuesta argentina, refiere a los perfiles informativos del público encuestado. Por cierto, la interrelación entre la actividad de producción de conocimientos científicos y tecnológicos y la sociedad (o los diversos públicos no expertos, segmentados, heterogéneos) admite una lectura de perfiles informativos en el público que atienden a propósitos diferentes y pueden organizarse en torno a tres niveles: a) información científica práctica; b) información científica cívica; y c) información científica cultural.27 El primer caso refiere a una cultura provista de capacidades tecno científicas. En el segundo caso se hace referencia a la participación ciudadana y al control social del devenir científico- tecnológico. Y la tercera categoría refiere al cúmulo de conocimientos científicos en tanto función cultural del saber.

En la encuesta de Argentina se preguntó a los encuestados por los principales motivos por los cuales se acercan -o acercarían- al consumo de información científica (Gráfico 30).

Gráfico 30

{short description of image}

Los datos indican que los principales motivos de acercamiento a la información científica por parte de los entrevistados se inscriben en el primer y tercer nivel de perfil informativo mencionados anteriormente. En efecto, para el 60% de la muestra las razones que llevan a informarse sobre ciencia y tecnología oscilan entre "mantenerme informado" (33%) y "gusto especial por temas de ciencia y tecnología" (27%); el nivel de la información científica cívica tiene una incidencia minoritaria: "temas conflictivos para la sociedad" (15%) y "para tomar decisiones personales y actuar" (10%). Por cierto, el poco uso de conocimiento experto como herramienta para la participación ciudadana informada parece estar en consonancia con las características de la sociedad civil local, poco vinculada al ámbito científico-tecnológico.

3.3.2 Consumo de información científica en los medios de comunicación

Otro conjunto de preguntas se dirigió a considerar la frecuencia de consumo de información científica centrándose en algunas fuentes de información: diarios, televisión y revistas de divulgación especializadas (Gráficos 31, 32 y 33).

Gráfico 31

{short description of image}

Gráfico 32

{short description of image}

Gráfico 33

{short description of image}

El consumo de información científica en diarios (53.4%) y televisión (64%) es mayoritariamente ocasional para Argentina. En Brasil las características de consumo son similares. También en España el comportamiento es parecido en lo que refiere a diarios -58% del consumo es ocasional- sin embargo se acentúa una tendencia de escaso consumo de contenido científico televisado (81%). A diferencia de Argentina, Brasil y España, los datos de Uruguay presentan un perfil más equilibrado en las mismas categorías. Para las revistas de divulgación, en todos los países el consumo tiene características fundamentalmente esporádicas. Destaca, asimismo, el caso argentino, donde el 41% de la muestra no ha tenido nunca contacto con publicaciones de este tipo, aunque probablemente la explicación a este dato está asociada a las características de la muestra local.

Otras preguntas se dirigieron a identificar la percepción sobre la oferta de contenido científico en las fuentes de información mencionadas. En el Gráfico 34 se muestran las respuestas para el caso de los diarios, la televisión y las revistas especializadas en Argentina.

Gráfico 34. Encuesta de Argentina

{short description of image}

Pese al poco hábito de consumo referido anteriormente, los encuestados perciben que la oferta de noticias de ciencia y tecnología en los diarios es "escasa". Un mayoritario 81% se inclina por esta opción. Sobre la televisión, la gran mayoría (85%) piensa que los noticieros tienen "escasa" información de ciencia y el 14% se muestra contrario a esta afirmación. En cambio, esta valoración se modifica sustancialmente si lo que se evalúa es la percepción respecto a los "programas especiales" de ciencia. El 66% considera que la información es "suficiente" y el 20% que es "escasa". Es interesante notar, asimismo, que la categoría "Ns/Nc" aumenta en la misma medida en que las fuentes de información consideradas se van alejando de las prácticas cotidianas de consumo de la muestra.

3.3.3 Valoraciones acerca de científicos y periodistas

Otro tópico de la encuesta se orientó a identificar algunas valoraciones de los encuestados sobre científicos y periodistas, en tanto los actores más relevantes de la comunicación pública de la ciencia, en términos de idoneidad profesional y credibilidad comunicativa.

Una primera pregunta se refirió a la claridad del lenguaje divulgativo (Gráfico 35).

Gráfico 35

{short description of image}

En los cuatro países las respuestas tienden a considerar que sólo en algunas ocasiones la comunicación de los científicos hacia la sociedad es de difícil comprensión. Los entrevistados asumen con ello que la eventual incapacidad de comunicación de los científicos no es una condición estructural de sus competencias profesionales sino que, fundamentalmente, responde a otros factores. En Argentina y España, no obstante, la tendencia que se observa es acentuada (74% y 79%, respectivamente). En Uruguay y Brasil el equilibrio entre respuestas es mayor aunque, en el caso de este último país, el porcentaje de quienes consideran que la comunicación de los científicos es "siempre" difícil se observa sensiblemente superior al resto de los países.

En otras preguntas se pidió al entrevistado que indicara en quién confiaría más para recibir información tanto sobre energía nuclear como biotecnológica. (Gráficos 36 y 37)

Gráfico 36

{short description of image}

Nota: Los datos están tomados sobre el total de respuestas a cada categoría.

Gráfico 37

{short description of image}

Nota: Los datos están tomados sobre el total de respuestas a cada categoría.

Para el caso de Argentina, España y Uruguay, las respuestas conservan una tendencia de equilibrio general. Los científicos universitarios son considerados los actores más creíbles para brindar información (con adscripciones que oscilan entre el 40% y el 50% de las respuestas), seguidos por las organizaciones de defensa del medio ambiente. Esta situación ocurre tanto para la información sobre biotecnología como energía nuclear, salvo este último tema en España, donde el orden se invierte y las organizaciones ambientalistas ocupan la primera posición. Brasil, por su parte, es el único país donde en los dos temas se deposita una mayor confianza en las organizaciones del medio ambiente. En todos los países los ingenieros se ubican en tercer lugar. Por último, los periodistas reciben siempre una credibilidad marginal, pese a que en energía nuclear Brasil supera ampliamente el porcentaje de los otros países para la misma categoría.28

3.3.4 Percepción del fenómeno de Internet

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs), dentro de las cuales se destaca Internet, se encuentran actualmente en el auge de su expansión. Una de sus principales utilidades es la disponibilidad de una vasta cantidad de información en plataformas digitales. Asimismo, la propagación, aprendizaje y generación de conocimientos a través de Internet y, de las TICs en general, constituye un aspecto central de la configuración de sociedades del conocimiento, donde predominan procesos de innovación social basados en la utilización de conocimiento experto. De esta forma, el concepto de sociedad del conocimiento remite al conjunto de la cultura y, por ello, tiene sentido su inclusión en el estudio sobre la cultura científica de una sociedad determinada (incorporando asimismo enfoques propios de filosofía y sociología de la tecnología). Interesan, de esta manera, no sólo la utilización de Internet como herramienta indispensable para el mundo moderno sino, fundamentalmente, la forma en que la sociedad percibe el fenómeno, lo apropia -o no- y cómo ello se manifiesta en valores, prácticas cotidianas y procesos de intercambio social.

En función de lo anteriormente descrito, se incluyó un conjunto de afirmaciones sobre el fenómeno Internet a fin de captar a través de las expresiones de acuerdo y desacuerdo cómo percibe la sociedad esta tecnología en términos sociales y culturales.

Uno de los aspectos de la percepción que tiene el público sobre Internet indica, en primer lugar, una actitud precavida respecto a su alcance. Por un lado, frente a la afirmación "Internet es una verdadera revolución para la vida cotidiana" la gran mayoría de los encuestados en los tres países consultados en este caso se proclamó en total acuerdo -77.9% en Argentina; 92.6% en Brasil; y 93.3% en España. (Gráfico 38)

Gráfico 38

{short description of image}

Sin embargo, también se mostraron reparos a la hora de opinar que la propagación de Internet pueda solucionar problemas sociales o de acceso al conocimiento. En promedio, el 61.2% de los tres países considera que -más allá de sus cualidades revolucionarias- se trata de "una nueva forma de dominación cultural", posturas que estarían a contramano de lo que sostienen algunas corrientes teóricas, las cuales consideran, precisamente, que el carácter transformador de Internet radica en que es el único desarrollo tecnológico verdaderamente democratizador del conocimiento. Quienes no piensan de esta manera ascienden al 34% en promedio. (Gráfico 39)

Gráfico 39

{short description of image}

En el marco de esta actitud crítica, el 60.8% en Argentina y el 56.27% en Brasil adhiere a la idea de que Internet "aumenta las desigualdades sociales". Sin embargo, los españoles contradicen esta tendencia, ya que la mayoría de ellos -54.7%- estuvo en desacuerdo con esta afirmación. Una hipótesis probable indica que las variaciones de percepción entre países respondan a las distintas estrategias e impacto que han tenido las políticas de Sociedad de la Información en Europa y América latina; aunque también es cierto que dicha diferencia pueda atribuirse, al menos en parte, a las características de las muestras de cada país. (Gráfico 40)

Gráfico 40

{short description of image}

Las opiniones sobre el desarrollo y la sustentabilidad futura de Internet presentan, asimismo, signos de disparidad (Gráfico 41).

Gráfico 41

{short description of image}

Por un lado, la mayoría en Argentina y Brasil -50% y 61.7% respectivamente- se muestra en desacuerdo con que Internet se trate de un fenómeno de moda, mientras que el 53.3% de los españoles adhiere a esta idea.

3.4 Participación ciudadana en temas de ciencia y tecnología

El concepto de participación ciudadana refiere, básicamente, a dimensiones articuladas tales como procesos de democratización del conocimiento (circulación de información calificada, procesos de aprendizaje social, etc.); existencia y disponibilidad de canales de participación -formales o informales- e incorporación de conocimientos y necesidades del contexto social al desarrollo de la ciencia y la tecnología. En esta encuesta se focalizó la atención en situaciones de controversias -residuos nucleares, organismos transgénicos, contaminación industrial, etc. A partir de esta componente se intentó identificar, por un lado, experiencias de participación efectiva y, por otro lado, valoraciones de los entrevistados sobre la participación, las facilidades y los obstáculos para participar.

En una primera aproximación se relaciona la valoración que los entrevistados hacen de la participación ciudadana en situaciones de controversia tecnocientífica y las experiencias de participación efectiva. El Gráfico 42 agrupa ambas preguntas.

Gráfico 42

{short description of image}

En todos los casos es evidente que la gran mayoría de los entrevistados remarca la importancia de participar pero, al mismo tiempo, esta opinión es asimétrica respecto al minoritario porcentaje de personas que manifiesta haber tenido experiencias de participación concretas. Asimismo se observa que en el caso de España, pese a su carácter minoritario, el nivel de la participación efectiva prácticamente duplica al de los otros países.

Se pidió, además, que cada entrevistado -de los que habían tenido experiencias concretas- expresara la forma mediante la cual lo había hecho (Gráfico 43)

Gráfico 43

{short description of image}

Si bien, como ya fue dicho, las experiencias concretas de participación son menores, en los cuatro países la mayoría de ellas consistieron en acciones grupales encabezadas, posiblemente, por organizaciones de diversa naturaleza. Es decir, son las iniciativas institucionales las que impulsan a las personas a participar.

También se indagó en las características que adoptaron las experiencias de participación efectiva. El Gráfico 44 da muestra de sus formas más representativas.

Gráfico 44

{short description of image}

Nuevamente, el patrón de conducta de este pequeño grupo denota similitudes entre los cuatro países. La mayoría de aquellos que alguna vez han participado lo hicieron en el marco de manifestaciones o protestas públicas. Las acciones más pasivas (reclamos telefónicos, adhesiones en Internet) o por vías institucionales formales (denuncias en la justicia) resultaron aún menos practicadas. Posiblemente, esta leve propensión a las prácticas activas responde al modelo de acciones -muy visible y mediático- instalado por algunas organizaciones de la sociedad civil (ONG´s) que habitualmente se involucran en temas problemáticos vinculados a la ciencia y la tecnología.

En relación con las preguntas anteriores, se invitó a cada encuestado a que manifestara su percepción respecto a las organizaciones sociales que habitualmente se dedican a reclamar por problemas derivados del desarrollo de la ciencia y la tecnología. El objetivo de indagar en estos juicios u opiniones radica, fundamentalmente, en lograr un paulatino conocimiento de la relación entre el público y algunos posibles canales o estrategias de participación. Si bien es cierto que existen otras vías, acciones o actores representativos de la participación ciudadana, el hecho de remitirnos a estos ejemplos e indagar sobre ellos permite identificar, al menos en parte, cuál es el vínculo real o potencial que el público tiene con las posibilidades de participación que la sociedad ofrece.

Específicamente se consultó sobre la confianza o desconfianza que la imagen de estos grupos inspira.29 (Gráfico 45)

Gráfico 45

{short description of image}

En Argentina, España y Uruguay la mayoría de los entrevistados -alrededor del 54%- consideró que este tipo de grupos u organizaciones son "bastante confiables". En Brasil, por el contrario, la mayoría expresó que son "poco confiables", aunque también un número importante de gente -39.5%- los calificó como "bastante confiables". Es interesante observar que la opinión mayoritaria en Brasil es contradictoria con la credibilidad que en el apartado de comunicación los entrevistados de ese país otorgaron a las instituciones de defensa del medio ambiente. Por último, el bajo número de respuestas "muy confiables" en los cuatro países, así como la cantidad de respuestas "Ns/Nc" indican, acaso, el escaso acercamiento o desconocimiento que muchos de los entrevistados tienen sobre este tipo de organizaciones.

Respecto a la utilidad de la participación, se consultó sobre los motivos por los cuales se considera importante ejercer este tipo de práctica (Gráfico 46).

Gráfico 46

{short description of image}

Nota: Dado que se invitó a los entrevistados a elegir dos frases de un listado presentado, la suma de los porcentajes supera el 100%.

En este nivel de la valoración se observa que para la amplia mayoría de los entrevistados de los cuatro países "el cuidado de la vida y de la salud" constituye el principal motivo que justifica la utilidad de la participación. La focalización en este punto coincide también con la alta importancia que la mayoría de los entrevistados argentinos, brasileños y españoles señala para medicina, salud y medioambiente en tanto temas prioritarios de la sociedad. En el imaginario de los entrevistados de los cuatro países existe, por cierto, una estrecha vinculación entre la ciencia y la tecnología y la calidad de vida de la población. Asimismo se puede notar que el control de la actividad de los científicos no es un tema prioritario en España (22%), Uruguay (22.7%) y Brasil (21%) y, en menor medida todavía, Argentina (7.6%).

Otra consulta estuvo dirigida a identificar la percepción de los entrevistados acerca de los principales obstáculos que impiden la participación ciudadana en los temas de ciencia y tecnología (Gráfico 47).

Gráfico 47

{short description of image}

Nota: Dado que se invitó a los entrevistados a elegir dos frases de un listado presentado, la suma de los porcentajes supera el 100%.

Uno de los principales obstáculos que coincide en señalar la mayoría en los cuatro países -siempre con una frecuencia superior al 50% de la muestra- es que las personas no tienen conocimientos suficientes para ejercer dicha práctica. En los casos de Brasil, España y Uruguay, este motivo es el principal entre los señalados. Distinto es para el caso de Argentina, donde ocupa el segundo lugar, antecedido por la categoría "la gente tiene problemas más importantes por los cuales reclamar y participar". Sin embargo, esta elección, prioritaria en Argentina y Uruguay -donde obtiene el segundo puesto- ocupa el último lugar en Brasil y España. Es probable que la coyuntura política, económica y social de los últimos meses en Argentina y Uruguay influya en el ánimo de las respuestas. Por último, en Brasil, a diferencia de lo que ocurre en los otros países, se enfatiza el desinterés de la población por participar (46.3%).

4. Referencias Bibliográficas

AGUSTINE, Norman (1998): "What we don´t know does not hurt us. How scientific illiteracy hobbles society", en Science, Washington DC, AAAS, marzo.

AUSTRALIAN SCIENCE AND TECHNOLOGY COUNCIL (1996): Developing long-term strategies for science and technology in Australia. Disponible en: http://www.astec.gov.au/astec/future/findings

AVALOS, I. y R. RENGIFO (2001): "Del sector a las redes: las agendas de investigación del CONICIT venezolano", en: A. Ibarra y J.A. López Cerezo (eds.), Desafíos y tensiones actuales en ciencia, tecnología y sociedad, Madrid: Biblioteca Nueva/OEI.

BARBER, B. (1959): La ciencia y el orden social, Buenos Aires, Labor.

BAUER, Martin; PETKOVA, Kristina; BOYADJIEVA, Pepka (2.000): "Public Knowledge of and attitudes to science: alternative measures that may end the ´science war", en Science, Technology & Human Values, Vol.25, No.1, invierno.

BAUER, Martin; SHOON, Ingrid (1993): "Mapping variety in public understanding of science", en Public Understanding of Science, Vol.9, Nº3.

BECK, U (1997): "La reinvención de la política. Hacia una teoría de la modernización reflexiva" en U.Beck, A.Giddens y S.Lash (1994) Modernización reflexiva. Política, tradición y estética en el orden social moderno, ed. Alianza, Madrid.

BYBEE, Rodger (1997): "Toward an understanding of scientific literacy", en Scientific literacy an international symposium, W. Graber y C. Bolte (eds.), Berlín, Kiel.

BOBBIO, Norberto, et.al. (1994): Diccionario de Política, México, Siglo XXI Editores.

BOCZKOWSKI, Pablo (1998): "Entendiendo el entramado de procesos comunicacionales que acontecen en la construcción de prácticas y conocimientos científicos: una entrevista con Bruce Lewenstein acerca de la ciencia y los medios de comunicación", en Redes, revista de estudios sociales de la ciencia, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, No.11, volumen 5, junio.

BROWN, J.R. (1989): "Introduction: approaches, tools and methods" en J.R. Brown, ed., 1989, Environmental threats: perceptions, analysis and management, Londres, Belhaven Press.

BURNS, T.R. y R. UEBERHORST (1988): Creative Democracy: Systematic Conflict Resolution and Policymaking in a World of High Science and Technology, Nueva York: Praeger.

CARULLO, Juan Carlos (2001): "La percepción social de la ciencia y la tecnología: conceptos, metodologías de medición y ejemplos significativos", mimeo.

CIENCIA HOY Revista de Divulgación Científica y Tecnológica de la Asociación Ciencia Hoy (1998): Encuesta de Opinión: ¿Qué Piensan de la Ciencia los Argentinos?, Volumen 8 Nº48, Buenos Aires, Septiembre /Octubre.

COLLINS, H. y T. PINCH (1993): El gólem: lo que todos deberíamos saber acerca de la ciencia, Barcelona, Crítica.

COMISIÓN EUROPEA (1994): The European Report on Science and Technology Indicators - 1994, Bruselas, Office for Official Publications of the European Communities.

CONACYT (1999): Indicadores de Actividades Científicas y Tecnológicas - 1998, México.

CROSBY, N., J.M. KELLY y P. SCHAEFER (1986): "Citizens Reviews Panels: A New Approach to Citizen Participation", Public Administration Review 46: 170-178.

DALEY, Shane (2.000): "Public Science Day and the public understanding of science in America", Public Understanding of Science, vol.9, No.2, abril.

DAWKINS, Richard (2000): Destejiendo el arco iris. Ciencia, ilusión y deseo de asombro, Barcelona, Tusquets Editores.

DURANT, John, EVANS, Geoffrey y THOMAS Geoffrey (1995): "The relationship between knowledge and attitudes in the public understanding of science in Britain", Public Understanding of Science, Vol.9, No.4.

ENVIRONICS RESEARCH GROUP (1998) "Renewal of the Canadian Biotechnology Strategy", noviembre, mimeo.

ENVIRONICS RESEARCH GROUP (1993) "Final report to the Canadian Institute of Biotechnology on Public Attitudes towards Biotechnology", mimeo.

ESTEBANEZ, María Elina (1998): "La medición del impacto de la ciencia y la tecnología en el desarrollo social", mimeo.

FAYARD, Pierre (1993): Sciences aux Quotidiens, Niza, Z´èditions.

FIORINO, D.J. (1990): "Citizen Participation and Environmental Risk: A Survey of Institutional Mechanisms", Science, Technology, and Human Values 15/2: 226-243.

FISCHER, F. (2000): Citizens, Experts, and the Environment: The Politics of Local Knowledge, Durham-Londres: Duke University Press.

FOUREZ, Gérard (1997): Alfabetización científica y tecnológica. Acerca de las finalidades de la enseñanza de las ciencias, Buenos Aires, Colihue.

FREUNDENBURG, W.R. y S.K. PASTOR (1992): "Public responses to technological risks: Toward a sociological perspective", The Sociological Quarterly 33: 389-412.

GODIN, Benoit; GRINGAS, Yves (2.000): "What is scientific and technological culture and how is it measured?", en Public Understanding of Science, Vol.9, No.1, enero.

GONZÁLEZ GARCÍA, M.I., J.A. LÓPEZ CEREZO y J.L. LUJÁN (1996): Ciencia, tecnología y sociedad: una introducción al estudio social de la ciencia y la tecnología, Madrid, Tecnos.

GUSTON, D. (1999): "Evaluating the First U.S. Consensus Conference: The Impact of the Citizens' Panel on Telecommunications and the Future of Democracy", Science, Technology and Human Values 24/4: 451-482.

GREGORY, Jane, MILLER, Steve (1998): Science in Public. Communication, culture and credibility, New York, Plenun Press.

HABERMAS, Jürgen (1981): Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gilli.

HARGREAVES, I. (2000): Who's Misunderstanding Whom?, Economic and Social Research Council (UK). En: www.esrc.ac.uk/whomenu.html

HAZEN, Robert; TREFIL, James (1997): "Alfabetismo científico", en La popularización de la ciencia y la tecnología. Reflexiones básicas, Eduardo Martínez y Jorge Flores (comps.), México, Fondo de Cultura Económica-UNESCO.

HENRIKSEN, Ellen y FROYLAND, Merethe (2000): "The contribution of museums to scientific literacy: views from audience and museum professionals", en Public Understanding of Science, Volumen 9, Número 4, octubre.

HILGARTNER, S. y C.L. BOSK (1991): "The rise and fall of social problems: a public arenas model", American Journal of Sociology 94: 53-78.

HOLTON, Herald (1998): Einstein, historia y otras pasiones, Madrid, Grupo Santillana Editores.

JASANOFF, S. y otros (eds.) (1995): Handbook of Science and Technology Studies, Londres, Sage.

JOSS, S. y J. DURANT (eds.) (1995): Public Participation in Science: The Role of Consensus Conferences in Europe, Londres, Science Museum/European Commission Directorate General XII.

KRIMSKY, S. (1984): "Beyond Technocracy: New Routes for Citizen Involvement in Social Risk Assessment", en: Petersen (1984).

LAIRD, F.N. (1993): "Participatory Analysis, Democracy, and Technological Decision Making", Science, Technology, and Human Values 18/3: 341-361.

LATOUR, Bruno (1993): Nunca hemos sido modernos, Madrid, Ediciones Debate.

LEITAO, Pedro, ALBAGLI, Sarita (1997): "Popularización de la ciencia y la tecnología: una revisión de la literatura", en La popularización de la ciencia y la tecnología. Reflexiones básicas, Eduardo Martínez y Jorge Flores (comps.), México, Fondo de Cultura Económica-UNESCO.

LEWENSTEIN, Bruce (2001): "Expertise in the media", Social Studies of Science, Volumen 31, Número 3, junio.

LÓPEZ CEREZO, J.A. y J.L. LUJÁN (1996): "La inteligencia como arma social", Quark: Ciencia, Medicina, Comunicación y Cultura 5: 53-60.

______________, J.A., J.A. MÉNDEZ SANZ y O. TODT (1998): "Participación pública en política tecnológica: problemas y perspectivas", Arbor CLIX/627: 279-308.

LUJÁN, J.L. y L. MORENO (1994): "Public perception of biotechnology and genetic engineering in Spain", Technology in Society 16: 335-355.

MAIENSCHEIN, Jane, et. al. (1999): "Commentary: To the future. Arguments for scientific literacy", Science Communication, Vol.21, No.1, Sage Publications, septiembre.

MALASYAN SCIENCE AND TECHNOLOGY INFORMATION CENTRE (2001): The Public Awaneress of Science and Techonology Malasya 2000, Malasya.

MILLAR, R. Y B. WYNNE (1988): "Public understanding of science from contents to proceses", Int. J. Sci. Educ. 10: 388-399.

MILLER, Jon; PARDO, Rafael y NIWA, Fujio (1998): Percepciones del público ante la ciencia y la tecnología. Estudio comparativo de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, Fundación BBV / Academia de Ciencias de Chicago.

______, J.D. (1993): "Theory and measurement in the public understanding of science: a rejoinder to Bauer and Schoon", Public Understanding of Science 2: 235-243.

______, J.D. (1983): "Scientific literacy: a conceptual and empirical review", Daedalus 112: 29-48.

MORA y ARAUJO y ASOCIADOS (1998): "La ciencia y la investigación científica en Argentina. Investigación cualitativa. Grupos motivacionales", junio, mimeo.

NATIONAL SCIENCE FOUNDATION (2002): Science and Engineering Indicators -2002, Volume 1, Washington.

NATIONAL SCIENCE FOUNDATION (2000): Science and engineering indicators-1998, Washington, NSF.

_______________________________ (1998): Science and engineering indicators-1998, Washington, NSF.

NELKIN, Dorothy (1990): La ciencia en el escaparate, Madrid, Fundesco.

______, D. (1984): "Science and Technology Policy and the Democratic Process", en: Petersen (1984).

NÚÑEZ, J. y J.A. LÓPEZ CEREZO (2001): "Innovación tecnológica, innovación social y estudios CTS en Cuba", en: A. Ibarra y J.A. López Cerezo (eds.), Desafíos y tensiones actuales en ciencia, tecnología y sociedad, Madrid: Biblioteca Nueva/OEI.

OFFICE OF SCIENCE AND TECHNOLOGY AND THE WELLCOME TRUST (2001): "Science and the public: a review of science communication and public attitudes towar science in Britain", en Public Understanding of Science, Nº10, The Science Museum, London.

PACEY, Arnold (1990): La cultura de la tecnología, México, Fondo de Cultura Económica.

______, Arnold (1980): El laberinto del ingenio, Barcelona, Gustavo Gilli.

PAULOS, John Allen (1999): Érase una vez un número, Barcelona, Tusquets.

PETERSEN, J.C. (ed.) (1984): Citizen Participation in Science Policy, Amherst, University of Massachusetts Press.

PETRELLA, R. (1994): "La Primavera de la Evaluación de Tecnologías se Extiende por Europa", en: J. Sanmartín e I. Hronszky (eds.), Superando Fronteras: Estudios Europeos de Ciencia-Tecnología-Sociedad y Evaluación de Tecnologías, Barcelona: Anthropos, 1994.

Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica (2000-2003) [2000]: Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología, Madrid.

PINCH, Trevor (1997): "La construcción social de la tecnología: una revisión", en Innovación Tecnológica y procesos culturales. Nuevas perspectivas teóricas, María Josefa Santos y Rodrigo Díaz Cruz (comps.), México, Fondo de Cultura Económica.

POLINO, Carmelo (2001): "Divulgación científica y medios de comunicación: un análisis de la tensión pedagógica en el campo de la comunicación pública de la ciencia (CPC)", tesis de maestría, Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires.

RENN, O. (1992): "Concepts of risk: a classification", en S. Krimsky y D. Golding, eds., 1992, Social theories of risk, Praeger, Westport (CT):

RENN, O., T. WEBLER y P. WIEDEMANN (eds.) (1995): Fairness and Competence in Citizen Participation, Dordrecht: Kluwer.

RIP, A. y H. VAN DEN BELT (1988): "Constructive Technology Assessment: Toward a Theory", documento de trabajo, Universidad de Amsterdam.

ROW, G. y L. FREWER (2000): "Public Participation Methods: A Framework for Evaluation", Science, Technology and Human Values 25/1: 3- 29.

SHAMOS, Morris (1995): The myth of scientific literacy, New Bruncwick, New Jersey, Rutgers University Press.

SHRADER-FRECHETTE, K. (1985a): Science Policy, Ethics, and Economic Methodology, Dordrecht: Reidel.

____________________, K. (1985b): "Technology Assessment, Expert Disagreement, and Democratic Procedures", en: Research in Philosophy & Technology, Vol. 8, Nueva York: JAI Press.

SYME, G.J. y E. EATON (1989): "Public Involvement as a Negotiation Process", Journal of Social Issues 45/1: 87-107.

SNOW, C. (1998): The two cultures, Cambridge, Cambridge University Press.

THOMAS Geoffrey; DURANT, John (1987): "Why should we promote the public understanding of science", Scientific Literacy papers 1, Londres.

TODT, O. y J.L. LUJÁN (1997): "Labelling of Novel Foods and Public Debate", Science and Public Policy 24: 319-326.

TRACHTMAN, León (1997): "La comprensión pública de la tarea científica: una crítica", en La popularización de la ciencia y la tecnología. Reflexiones básicas, Eduardo Martínez y Jorge Flores (comps.), México, Fondo de Cultura Económica-UNESCO.

TURNER, g y B. WYNNE (1992): "Risk communication. A literature review and some implications for biotechnology", en J. Durant, ed., 1992, Biotechnology in public. A review of recent research, Science Museum, Londres.

UNESCO (1998): Informe sobre la ciencia - 1998, Madrid, Santillana/Ediciones UNESCO.

UNESCO (1999): "Declaration on Science and the use of scientific knowledge", World Conference of Science, Budapest, junio.

_______ (1999b): "Science agenda-Framework for Action", World Conference of Science , Budapest, junio.

VACCAREZZA, Leonardo (2001): "Percepción social de la biotecnología: de la divulgación a la apropiación social", en Biotecnología y sociedad, Salvador Bergel y Alberto Díaz (org.), Buenos Aires, Ciudad Abierta.

WYNNE, Brian (1995) "Public Understanding of Science", en Handbook of Science and Technology Studies, Sheila Jasanoff et.al., Sage.

_______, B. (1993): "Public uptake of science: a case for institutional reflexivity", Public Understanding of Science 2: 321-337.

ZIMAN, John (1992): "Not knowing, needing to know, and wanting to know", en When science meets the public, Bruce Lewenstein (ed.), Washington, American Association fo the Advacement of Science.

Notas:

1 . Actualmente también Colombia y Cuba se encuentran diseñando encuestas nacionales.

2. Básicamente en países como Argentina, Brasil, España y Uruguay a partir de estudios cualitativos y encuestas acotadas.

3. Ellen Henriksen y Merethe Froyland (2000).

4. Martin Bauer, Kristina Petkova y Pepka Boyadjieva (2.000).

5. Es el caso de los programas del Committee on the Public Understanding of Science (COPUS), un órgano gerenciado por los tres pilares básicos del sistema científico inglés: la Royal Society, la Royal Institution, y la British Association for the Advancement of Science; la incorporación de la divulgación científica dentro del Programa Nacional de Ciencia y Tecnología de China a mediados de la década del ´90; también las acciones del último Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica de España (2000-2003), o las recomendaciones de la última conferencia global de la UNESCO (1999; 199b).

6. Expresión propia de la tradición anglosajona en estos temas. El término equivalente en español sería "alfabetización científica".

7. Ver, por ejemplo, Eurobarómetro (2001); UNESCO (1998); Miller, Pardo y Niwa (1998); Comisión Europea (1994); Office of Science and Technology and the Wellcome Trust (2001); CONACYT (1998); CIENCIA HOY (1998); Australian Science and Technology Council (1996); Malasyan Science and Technology Information Centre (2001); o Asociación para la Ciencia y la Tecnología de China (1994).

8. Ver, por ejemplo, National Science Foundation (2000); Eurobarómetro (2001); UNESCO (1998); Miller, Pardo y Niwa (1998); Comisión Europea (1994); Office of Science and Technology and the Wellcome Trust (2001); CONACYT (1998); CIENCIA HOY (1998); Australian Science and Technology Council (1996); Malasyan Science and Technology Information Centre (2001); o Asociación para la Ciencia y la Tecnología de China (1994).

9. Por ejemplo, Martin Bauer, et. al. (2000); Benoit Godin, Yves Gringas (2000); Bruce Lewenstein (1995); Brian Wynne (1995); o John Ziman (1992).

10. Martin Bauer e Ingrid Shoon; (1993)

11. Idea adelantada por John Dewey en los años treinta y retomada por Morris Shamos (1995).

12. Citado por Jane Gregory y Steve Miller (1998).

13. Fayard (1988; 1993); Nelkin (1990); Lewenstein (1993); Bauer (1993); Durant (1993); Gregory y Miller (1998); Carmelo Polino (2001), entre otros.

14. Alan Irwin y Brian Wynne (eds.) [1996]. Citado en Bruce Lewenstein (2001), pp.441.

15. No obstante, es válido pensar que la comprensión de la ciencia, particularmente, es un tema sensible que debería despertar la atención de los organismos nacionales de ciencia y tecnología, debido a su estrecha vinculación con el ámbito educativo, en países que, como en la Argentina y otros de América Latina, se advierten lazos precarios y una desarticulación creciente entre el sistema de ciencia y tecnología y el sistema educativo.

16. Millar y Wynne (1988); Levidow y Tait (1992).

17. Lo cual es el status gnoseológico de un concepto de cultura compuesto por la sumatoria de respuestas a las encuestas de percepción pública de la ciencia y la tecnología

18. La encuesta se llevó a cabo en el mes de diciembre de 2002.

19. Las encuestas en estos países se realizaron entre febrero y marzo de 2003.

20. En Brasil la encuesta fue coordinada por Carlos Vogt (FAPESP y Labjor/Unicamp); en España por Miguel Angel Quintanilla (Universidad de Salamanca); y en Uruguay por Rodrigo Arocena (Universidad de la República).

21. Posiblemente la movilización política e ideológica de los últimos años en contra del modelo de política neoliberal basado en la empresa privada y la concomitante revalorización del papel del estado en la economía hayan influido en esta respuesta. Algunos años atrás, en plena efervescencia neoliberal, las valoraciones del público posiblemente hubieran sido diferentes.

22. Los cuales fueron: "Los continentes han cambiado su ubicación a lo largo de los milenios" y "La capa de ozono absorbe la radiación ultravioleta"

23. "Toda la radiación es producida por el hombre" y "Los electrones son más pequeños que los átomos".

24. "Los antibióticos matan tanto a los virus como a las bacterias"; "Los cultivos transgénicos son los que tienen genes, los otros no"; "Una semilla de maíz que tiene un gen incorporado procedente de otro organismo se llama transgénico"; "Dos animales clonados son externamente idénticos pero genéticamente tienen diferencias"; y "Las neuronas son proteínas complejas que utiliza el cerebro para todas sus funciones"

25. "Los primeros hombres vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios" y "El hombre actual se originó a partir de una especie animal más temprana".

26. Ver, por ejemplo, Sharon Friedman, Sharon Dunwoody y Carol Rogers (1986); Dorothy Nelkin (1990); Daniel Jacobi y Bernard Schiele (1988); Bruce Lewenstein (1992; 1994); Martin Bauer (1993); y John Durant (1993).

27. Pedro Leitao y Sarita Albagli (1997).

28. La encuesta de Argentina indica, según otra pregunta, que casi el 70% de los entrevistados piensa que los periodistas no tienen una formación suficiente para afrontar las noticias de ciencia y tecnología.

29. La estrategia de consulta contempló en este caso la mención a ejemplos de situaciones en las que ciertas organizaciones nacionales e internacionales cumplieron un papel destacado en los reclamos. Para la encuesta de Argentina se utilizaron los siguientes ejemplos: "(...) actualmente, hay personas y grupos que reclaman en contra de ciertos usos de la tecnología, por ejemplo, los miembros de una sociedad de fomento en Ezpeleta impidieron la instalación de una antena de telefonía celular en un terreno cercano a sus viviendas. Por otra parte, la organización internacional Greenpeace organizó en los últimos meses varias manifestaciones en contra de lo que consideran una futura importación de residuos nucleares a la Argentina(...).