Número 7
Septiembre - Diciembre 2006

 

Portada Colaboraciones Otros números Contactar Suscripción gratuita

 


"El movimiento y la matriz" – Internet y transformación socio-cultural

Andreas Metzner-Szigeth

Resumen: Esta contribución considera las características tecno-mediales de Internet, de la "comunicación mediada por computación" y de los "nuevos medios" respecto a su potencial para la transformación socio-cultural; a la vez que aborda la cuestión sobre cómo se puede elaborar un marco adecuado para la reflexión acerca de sus condiciones y de sus consecuencias.


1. La realidad del movimiento

¿En qué consisten las características tecno-mediales decisivas de Internet, de la "comunicación mediada por computación" (CMC) y de los nuevos medios respecto a su potencial para la transformación socio-cultural? ¿Cómo se tienen que poner en contacto éstos con aquéllas?

Para procurar estas dos cuestiones, nos dirigimos primero a Manuel Castells (1997a, p.360), quien refiriéndose a la introducción del alfabeto en la Grecia antigua, sostiene que hoy, después de 2.700 años, está teniendo lugar una transformación tecnológica con semejante significado en la historia de la civilización, a saber:

"la formación de un hipertexto y un metalenguaje que, por vez primera en la historia, integran en el mismo sistema las modalidades escrita, oral y audiovisual de la comunicación humana".

Lo que acontece como resultado de estos procesos de transformación es denominado por M. Castells como la "cultura de la virtualidad real" (1997a, p.405) la cual la describe como:

"Las culturas están hechas de procesos de comunicación. (...) Así pues, no hay separación entre 'realidad' y representación simbólica. En todas las sociedades, la humanidad ha existido y actuado a través de un entorno simbólico. Por lo tanto, lo que es específico desde el punto de vista histórico del nuevo sistema de comunicación, organizado en torno a la integración electrónica de todos los modos de comunicación, desde el tipográfico hasta el multisensorial, no es su introducción de la realidad virtual, sino la construcción de la virtualidad real"1.

En conexión con esto, se defiende aquí la tesis central, de que las transformaciones socio-culturales no son simplemente una consecuencia de las amplias posibilidades de comunicación y del procesamiento de símbolos, o de su mayor aprovechamiento, sino que Internet, la CMC y los nuevos medios destacan esencialmente por que tanto las relaciones de "virtualidad y realidad" como las de "espacio y tiempo" (que forman las fundamentales referencias de reflexión) están disponibles y son configurables en una dimensión hasta ahora desconocida y que las entreteje de manera ciertamente compleja. En lugar de la representación de tesis unidimensionales, como por ejemplo, la de una relación de realidad "más débil" por medio de la virtualidad o de un "encogimiento" del espacio por medio de la comunicación electrónica, se tiene que examinar –así como la consecuencia (programática de investigación) de esta tesis fundamental– la cuestión siguiente: Qué potenciales de configuración poseen los nuevos medios para producir nuevas relaciones. Con esto se indica las nuevas relaciones espacio-temporales, de las interrelaciones del uno con el otro, en las secuencias de comunicación y de acción, y las nuevas relaciones de referencia de diferentes niveles de realidad ("reales", imaginados, presentados, modelados, simulados o virtuales2).

Para avanzar en la respuesta a la pregunta formulada, se tienen que clarificar necesariamente, en base a lo expuesto más arriba, los términos "Internet", "CMC" y "nuevos medios", dentro del contexto de su convergencia.

En general, los medios sirven para el almacenamiento y la reproducción de información, así como para la transmisión y la mediación de la comunicación. Se entiende generalmente por "comunicar" un intercambio entre individuos, basado en la reciprocidad y la interacción, mientras que "informar" es considerado como el proceso que sólo sigue una dirección. Los dos procesos no se dejan reducir al proceso físico de "emisión y recepción", ya que deben ser también entendidos forzosamente en el sentido de "codificar y "descifrar", como actos interpretativos en un "entorno" social y con un "trasfondo" cultural, donde los medios de comunicación de masas influyen masivamente en los procesos de la construcción de la "realidad" en la sociedad moderna (Luhmann 2000). El concepto sobre medios se propone explorar los sistemas de mediación de información y de comunicación, tanto en lo que hace referencia a su técnica como a su parte cultural, poniendo, por una parte, en primer plano su "función" con relación al "transporte" de los contenidos y, por otra, su "forma" en la que tiene lugar y marca con ello las posibilidades de la "experiencia" del otro y del mundo.

En el sentido de una definición de trabajo, se entiende en el presente texto por "medios"3 aquellos sistemas socio-técnicos y aquellas prácticas socio-culturales de difusión y almacenamiento de la información, que sirven para la configuración de la comunicación y la interacción y, con ello, se determinan las percepciones y la formación de experiencias, tanto colectivas como individuales, en el mundo de la vida. También los "viejos" medios fueron una vez "nuevos". Más allá del aspecto de su cotidianeidad, se tiene que caracterizar sustancialmente la categoría de los nuevos medios para poder operar con ella de manera sensata.Sin presentar de momento una solución que satisfaga esta tarea, se puede señalar, sin embargo, la importancia fundamental de la digitalización y la convergencia en este asunto. Según esto –e igualmente en el sentido de una determinación provisional– se indican aquí con la expresión "nuevos medios" aquellos medios que tienen como base técnica la digitalización, la miniaturización, la compresión de datos, la instalación en red y la convergencia4.

Internet es en la actualidad no sólo el elemento dominante y más dinámico en el área de los nuevos medios, sino también el elemento cuantitativa y cualitativamente más amplio en sus impactos socio-políticos, culturales y económicos5. Internet es una interconexión de redes parciales, en la cual se intercambian datos en forma de paquetes digitalizados (TCP/IP)6 entre ordenadores. La "universalidad" y la "medialidad del ordenador"7 se transforma en una propiedad de la misma red. Internet no está sólo por eso predestinado –ya sea como tal, o como "World Wide Web" (WWW)8 o de otra forma– a extenderse globalmente, sino también a desarrollar todas las intersecciones y funciones inimaginables, a unir todos las aplicaciones posibles, así como a integrar cada programa: desde el simple e-mail (correo electrónico), el e-banking (banca electrónica), e-learning (aprendizaje a distancia), e-voting (voto electrónico) etc. pasando por la administración de las "casas inteligentes", la "ingeniería colaborativa", funcionando las 24 horas del día en todas las zonas horarias del globo construyendo proyectos comunes, desarrollando software, en el trabajo editorial etc., hasta la regulación, apoyada por computación, de cadenas integras de producción y de distribución, de ramos enteros y de mercados completos –b2b, b2c, c2c, b2g– 9 etc.

Internet "vive" de la sinergia entre el ordenador personal y la interconexión a la red, que produce un "espacio electrónico", en el que, entre otras cosas, se pueden compartir los tiempos de computación, se pueden solucionar tareas de manera distribuida, se pueden usar, administrar y ampliar bancos de datos interactivos, y se pueden preparar y poner a disposición programas de software para ser "bajados", según las necesidades de uno, y ser almacenados en la memoria de trabajo para ser utilizados (p.ej. Java).

Además, Internet obtiene su dinámica a partir del hecho de que los usuarios se sientan y "están enganchados" a estos ordenadores y que gracias a sus ordenadores y a las conexiones pueden, por un lado, relacionarse con otros usuarios, y por otro lado –y esto no es menos importante– pueden interactuar con programas, siempre que estén presentes en la red en algún lugar, es decir, con cualquier usuario humano o agente electronico en cualquier sitio en el mundo si se está conectado.

Internet obtiene su capacidad de rendimiento y de desarrollo por efectos de la sinergia y de la economía de escala entre una serie completa de factores. Podemos citar entre otros:

  • la universalidad y la medialidad en la que se basan a los ordenadores;
  • la descentralización de su "arquitectura" (es decir, la configuración del sistema de sus componentes, a saber: servidores, de rooter, backbones, etc.);
  • la compatibilidad de los protocolos de transmisión y las normas de procesamiento;
  • la eficiencia y la robustez del intercambio de datos facilitados en paquetes;
  • la digitabilidad de todas las informaciones (textos, imágenes, sonidos etc.), de herramientas y de programas;
  • la practicabilidad de los browsers (navegadores) de la Web como interfaz de ordenador universal;
  • la capacidad de rendimiento de la tecnología del hipertexto, que construye mediante links ("enlaces") las interacciones complejas entre estructuras de datos en páginas Web y que puede encapsular en una "interfaz (gráfica) de usuario" común o "common (grafical) user interface";
  • la interactividad y la capacidad de configuración de la WWW;
  • la difusión crecientemente de PCs y múltiples conexiones.

Su atractivo y dinámica de crecimiento se explica también por su capacidad de incluir las prácticas existentes anteriores de comunicación y de interacción. Hoy, justamente Internet modifica, completa o sustituye, en este sentido, una multiplicidad de técnicas culturales desarrolladas históricamente, junto con los medios afines especificos. Internet une y recombina en sí, entre otras, las siguientes propiedades:

  • medios de comunicación personal (carta, telegrama, teléfono, videófono – e-mail, SMS, telefonía de Internet, lo mismo con la webcam);
  • medios de comunicación de grupo (pizarra, panfleto, conferencia telefónica, videoconferencia –cajas de correo, e-mail, "IRC-Chat", lo mismo con la webcam, así como grupos de noticias, juegos en línea, MUDs);
  • medios de comunicación de masa (periódicos, libros, radio, películas, televisión – páginas Web, libros electrónicos , Internet-radio, -vídeo, -TV).

En el entrelazamiento de estos tres niveles de comunicación medial, se abren amplias opciones para la toma y el fomento de funciones, con cuya ayuda Internet tira y fuerza la demanda social hacia un medio de información y de diversión creciente, lo que, por su parte, podría tener sus efectos por la rápida difusión de las conexiones que se están dando en los hogares:

  • como medio de información sustituye a revistas, libros, bibliotecas y archivos por páginas Web (incluida función de "bajarse o descargar cosas"), libros electrónicos, bancos de datos, museos virtuales etc., convirtiéndose de forma múltiple en objetivo de la planificación de rutas, de información sobre viajes, consulta de predicción del tiempo, consulta del calendario de eventos, servicio de léxicos, etc.;
  • como medio de diversión sustituye –en primer lugar sólo parcialmente– a revistas, radio, TV, juegos de sociedad y eventos públicos, satisfaciendo las necesidades de entretenimiento, juego y sociabilidad, en la medida en que pone al servicio del usuario textos, música e imágenes (no por ultimo las de contenido erótico o pornográfico), sino también ofreciendo grandes ofertas y muy diferenciadas sobre juegos de ordenador interactivos, por una parte, y por la otra, chatrooms ("foros de chat").

Además la Web ofrece opciones para la toma de una serie completa de otras funciones, entre otras, se pueden destacar las fundamentales socio-económicamente:

  • las de la "plaza" del mercado y las del "trafico" comercial (presentación, búsqueda, comparación de precios, compra y venta, subasta etc.);
  • las de la distribución de mercancías, sobre todo, las directamente relacionadas con los bienes inmateriales (como por ejemplo, libros electrónicos, música mp3, videos-streaming etc.) y tambien las indirectamente relacionadas, con la contratación de servicios de logística (como es el uso p.ej. de e-bay, Amazon, etc.);
  • las de la organización, control y administración de transacción comercial (e-banking, e-brokerage, etc.);
  • las del control empresarial y regulación de todos los procesos de trabajo y de producción (desde la supervisión y mantenimiento a distancia de procesos individuales mediante canales de producción integrados por ordenador hasta la instalación de la redes universales de las unidades de función de consorcios que operan globalmente gracias al "Computer Supported Cooperative Working" (CSCW), entre otros).

Gracias a su constitución abierta Internet puede no sólo integrar los rendimientos de todas las redes de ordenador y teléfono tradicionales (en la época analógica todavía muy lentamente con módems y convertidores, luego en el curso de su creciente digitalización más rápidamente mediante la tecnología ISDN10 y mediante la tecnología DSL11), sino también los de todas las redes que surgen (especialmente importante: la red de estaciones de radio móvil de UMTS12) – y esto desde una perspectiva ilimitada.

Internet, base de la información y de la comunicación en línea, es –como sistema de transferencia global, que cambia el desarrollo de los medios completamente– de interés reconocido. Dentro de las ciencias de medios y de la comunicación, a pesar de eso, no hay ninguna determinación común sobre los medios en línea, es decir, que no sea controvertida13. Una diferenciación, que se suele emplear de manera habitual en la relación de producción y recepción de la comunicación de masas, de grupo e individual, no está permitida aquí, pues los medios en línea disuelven la "asimetría de roles" entre emisor y receptor. Además de esta característica, a saber, la superación de la monodireccionalidad de los "medios de comunicación de masas" actuales y de la bidireccionalidad de los medios actuales de la comunicación individual a favor de un sistema, que tan bien se puede utilizar mono-, bi- y multidireccional, se pueden diferenciar en Internet diferentes formas de comunicación y posibles servicios.

Lo nuevo producido por los medios digitales son las diferentes posibilidades, cuya ayuda puede realizar distintas formas de comunicación igualmente de bien en un medio emergente de nuevos medios convergentes, a saber:

  • 1 : 1 – una persona puede producir una comunicación con otra persona;
  • 1 : n – una persona puede dirigirse a muchas personas;
  • m : 1 – muchas personas se dirigen a una persona;
  • m : n – muchas personas se dirigen a muchas personas14.

En esta relación por medio de Internet aparecen las transformaciones en la dinámica de la aparición de identidades sociales y de la forma de las relaciones y agrupaciones. La base para esto reside en que vía Internet se pueden realizar encuentros interpersonales que se desvían del encuentro convencional personal e intimo. Para este tipo de encuentros se ha extendido el concepto de "Computer-Mediated Communication" (CMC), con el que se quiere expresar hasta ahora en la mayoría de los casos sólo la forma de realización mediada por el texto. Para la diferenciación entre los diferentes aspectos de la CMC, N. Döring (2003, p.38s.) remite a la forma fundamental natural de la comunicación humana, la "situación cara a cara". En ésta estamos al mismo tiempo y en el mismo lugar (co-presencia física) y se intercambian mensajes verbales y no-verbales. Los medios de comunicación liberan a la comunicación interpersonal de la restricción de la co-presencia y permiten ponerse en contacto con personas situadas en espacios lejanos.

Una característica importante de la CMC se hace visible mediante la diferenciación de dos formas de la comunicación, la comunicación desfasada en el tiempo, denominada asincrónica (p.ej., carta, correo-e, telefax, telegrama, mensaje en el contestador automático), por un lado, y, por otro lado, la comunicación simultánea, denominada sincrónica (p.ej., llamar por teléfono, chatear, videoconferencia). Mediante la CMC se pueden realizar las opciones de conexión de igual manera, ya sea las realizadas asincrónicamente por correo-e, grupos de noticias y páginas Web, pero, sobre todo, las sincrónicas por medio de "Internet Relay Chat" (IRC).

La CMC permite superar las fronteras de los procesos de comunicación convencionales, en la dirección de la interacción mutua en entornos comunes, en el que emerge un nivel de acción virtual. En éste no "sólo" se comunica, sino que "también" se interactúa virtualmente, p.ej., en los mundos de juego de los "MUDs" ("Multi User Domains" o "Multi User Dungeons", designación más adecuada en base a sus contenidos).

Las culturas están, con relación a su origen, relacionadas al espacio o son territoriales, pues las culturas recurren primeramente a procesos de comunicación sólo con presencia – más exactamente: al acompañamiento de procesos de interacción entre agentes co-presentes. Incluso bajo estas condiciones es posible la comunicación intercultural, pero presupone, sin embargo –a causa de la condición de la co-presencia–15 la movilidad de los agentes, así pues su movimiento físico por el espacio y el tiempo.

La comunicación intercultural –como tráfico entre agentes de culturas diferentes– se hace, si se facilitan medios (cartas, libros, radio, CMC), (visiblemente) más fácil, menos costosa, porque estos medios pueden superar la dimensión espacio-temporal (como distancias que separan culturas) sin que los agentes tengan que moverse. En su lugar se transportan comunicaciones (más allá de las fronteras culturales). Cuanta más comunicación se realiza de esta manera, o sea, superada pues la condición de la co-presencia tempo-espacial, tanto más "comunicación intercultural" se puede realizar. Al mismo tiempo con esto, se transforman también las condiciones (medio específicas) de la posibilidad del comprender de los contenidos de los procesos de comunicación interculturales. Por falta de la co-presencia se suprimen las condiciones del entorno comunes que facilitan los procesos de interpretación; además no se puede reaccionar directamente o repreguntar, como se pretende, cuando surgen las incertidumbres respecto a los propósitos de la acción o los contenidos de comunicación. Por el contrario, es así que, según la posibilidad, con la ayuda de la CMC caen una serie de restricciones mediales, en la medida en que se puede crear un "espacio" de comunicación que permite virtualmente la co-presencia tiempo-espacial teóricamente hasta la "inmersión" total de todos los comunicantes en una "realidad virtual" generada por computador (compárese, entre otros Keil-Slawik 1994).

El individuo conectado con ayuda de los medios nuevos crece, según una concepción muy difundida, con sus acciones interactivas y comunicativas más allá de las fronteras de las comunidades locales y de las sociedades nacionales y puede participar en el intercambio cultural transnacional. Las tradiciones culturales localizadas territorialmente y compactas pueden convertirse –sobre esta base medial– en una forma dispersa de islas conectadas.

Por el empuje de la globalización presente en el ámbito de los medios se ha cambiado, al lado de esto, el papel que los medios de masas han jugado desde hace tres siglos en la construcción social de "comunidades imaginadas", a saber, de los "pueblos" y de las "naciones". Los nuevos medios sirven ahora a la política de la identidad de comunidades pequeñas y especializadas y a la política de las asociaciones (p.ej., a movimientos sociales nuevos, a organizaciones no-gubernamentales, a consorcios transnacionales y a minorías étnicas, sexuales u otras).

Por encima de las fronteras nacionales y culturales se comunican hoy día cada vez más personas, que no se conocen personalmente. En caso de las comunicaciones anónimas o pseudo anónimas que se dan a través de Internet, se disuelven las formas convencionales de la obligatoriedad (dadas siempre entre los presentes). En los foros de chat o los grupos de noticias, que caracterizan hasta ahora la mayor parte de las representaciones de las comunidades virtuales (declarado como "vanguardia" por Rheingold 2000), se encuentran distintos grupos de intereses comunes. Ante la carencia de la obligatoriedad, dada por el anonimato de la comunicación, reaccionan creando reglas de comportamiento específicas ("Netiquette", slang en línea). En el caso de las transacciones comerciales por medio de Internet, se reacciona ante el problema equivalente, creando sustitutos técnicos para las formas convencionales de la obligatoriedad comercial, como p.ej. la firma (o signatura) electrónica.

En lo que concierne a la sociedad, se cambian, en el contexto de la transformación de sus bases culturales, por la extensa utilización de las "tecnologías de la información y de la comunicación" (TICs), tanto las condiciones para el procesamiento y el impacto de los sistemas parciales de la sociedad (Luhmann 1991), cuanto también los modos de trabajo de las organizaciones y las posibilidades de interacción de las personas (compárese para una panorámica, entre otros: Bühl 2000). No es decisiva, sin embargo, simplemente la suma de las transformaciones de todos los campos de interacción y de los ámbitos de la vida, sino, al contrario, la relación cambiante de la penetración y de la delimitación entre los contextos de acción y comunicación "sistémicos"  y los del "mundo de la vida" (ver Habermas 1987a,b).

De esta tesis fundamental se deriva la consecuencia programática de examinar sistemáticamente estos procesos de reorganización –que representan el centro de los procesos de polémica social y de los conflictos de intereses por la emergencia de la "Galaxia Internet" (Castells 2001) y su rápida extensión. El significado de esta tesis fundamental se puede mostrar ejemplarmente mediante los cuatro campos de investigación siguientes16.

  • Privado y Público: Se trata del "cambio de estructura de lo público" (que avanza), que entra, junto con las posibilidades de comunicación multidireccional de las TICs, en otra fase en la cual la relación (original) de sus conexiones con la esfera de lo privado (una vez más) se aplaza y se reconfigura, lo que no permanece, por su parte, sin consecuencias para la constitución política de la sociedad (compárese, entre otros, Habermas 1989, 1992 y 2001).
  • Identidad y Comunidad: Se trata de los cambiantes patrones de la formación de la identidad y de la mancomunidad, de las formas de asociación entre personas que viven juntas, que interactúan en común y que se comunican unas con otras, sobre las que se influye, por un lado, por la exoneración permitida por las TICs y los nuevos encogimientos de contextos temporo-espaciales entre ellas, y en el que se influye, por otro lado, por la percepción transformada de sí mismo y del otro, que, a causa de la relación transformada por las TICs, entra también en los procesos de comunicación de la realidad y de la virtualidad es decir, anonimidad y pseudoanonimidad (compárese, entre otros, Wilbur 2000).
  • Conocimiento y Economía: Aquí se trata, por un lado – no por último a causa de la utilización de las TICs – de la cambiante relación de los "factores productivos" de trabajo, capital, naturaleza y conocimiento. Por otro lado, se trata de una proporción entre "formas de posesión", a saber, entre bienes privados y bienes públicos, que se transforma simultáneamente a los "factores productivos". En esta proporción cambiante todo gira sobre inversiones y derechos de aprovechamiento, que determinan como un saber existente se puede usar para la obtención de nuevos conocimientos, en los que la apropiación de la mercancía o de la propiedad común "conocimiento" transcurre de forma diferente y se distribuye de manera nueva (compárese, entre otros, Stehr 1994).
  • (In-)Seguridad y Confianza: Se trata del equilibrio transformado entre una condición de entorno importante – (in-)seguridad – y un recurso de los agentes esenciales – la confianza – en cada acción social, que se mutan ambas por las TICs, cuando surgen de forma simultánea las nuevas transparencias e intransparencias, hasta ahora problemas de autenticidad y opciones de manipulación desconocidos (compárese, entre otros, Groebel/Metze-Mangold/van der Peet/Ward 2001).

Sin poder llegar aquí a una conclusión definitiva, se puede hacer, sin embargo, un balance provisional a partir del trasfondo de nuestras consideraciones acerca de la cuestión por las características técno-mediales de Internet, de la CMC y los nuevos medios respecto a su potencial para los cambios socio-culturales: ¡Eso que se mueve17 en la asociación con Internet, CMC y los nuevos medios, se desarrolla en una "matriz" compleja18 cuyos puntos angulosos están puestos por los conceptos "técnica", "medios", "cultura" y "sociedad"!.

Explorarlos y reconocer la dinámica del desarrollo (al menos su forma) de las TICs en sus contextos, es, por tanto, lo que se tiene que producir en la teoría, para poder reflexionar adecuadamente sobre los procesos de transformación focales en sus condiciones y en sus consecuencias.

2. La realidad de la matriz

En el centro de nuestra atención están, en este sentido, los diferentes procesos de abstracción, que intentan captar la esencia de Internet, de la CMC y de los nuevos medios, partiendo de las categorías (de nuestra comprensión abstracta) de la técnica, de los medios, de la cultura y de la sociedad. Para enriquecer la tesis de nuestro balance provisional, se debe pensar de aquí en adelante qué distinciones fundamentales se tienen que considerar para explorar adecuadamente estas cuatro dimensiones, según nuestra cuestión –bien observado: conforme a nuestra cuestión, no en el sentido de una pregunta abstracta orientada en la pregunta general de su verdad (ante el trasfondo de su historia conceptual o de su carrera académica) para ofrecer teóricamente formaciones conceptuales y concepciones más avanzadas. El criterio es, por el contrario, única y llanamente la utilidad de estos distingos para acercarnos al fenómeno que se tiene que examinar. Se trata de captar las precomprensiones esenciales que dirige el conocimiento. Se ha de considerar también la implicación del sentido que tienen las categorías tradicionales para la exploración de estas cuatro dimensiones, que posiblemente no podrían ser ya adecuado a su "realidad" transformada por el efecto de Internet, la CMC y los nuevos medios.

Respecto a la dimensión de la técnica es indispensable diferenciar, por lo menos, entre el significado de la técnica artefactual, de la acción técnica y de la cultura de la técnica. Esto corresponde a una comprensión amplia en la que la técnica abarca, en primer lugar, la cantidad de los productos concretos, artificiales, orientados a la utilidad; en segundo lugar, la cantidad de las acciones humanas e instalaciones en las que surgen los "sistemas de las cosas", y, en tercer lugar, la cantidad de las acciones humanas en los que se emplean los "sistemas de las cosas" (compárese Ropohl 1993, p.672). Así entendida, la "técnica" no señala sólo los objetos ("artefactos") hechos por las personas, sino que incluye también sus contextos de aparición y de uso (así pues, su "ser-hecho" y su "estar-siendo-utilizado"). En tanto en cuanto la "utilidad de la técnica (...) es siempre también algo interpretado culturalmente" (Hörning 1985, p.200; traducción AMS), se tiene que comprender también que la cultura influye considerablemente el proyecto y la implementación de las soluciones técnicas (para objetivos socio-culturales), así como la apropiación y el aprovechamiento por sus usuarios.

Básicamente se tiene que considerar en estos relaciones que paralelamente al desarrollo de cuestiones nuevas y de campos de actividades, se ha realizado un cambio de perspectiva en la comprensión de la técnica, frente al cual importa poder asumir las dos perspectivas adecuadamente (compárese, entre otros, Pinch/Bijker 1987 y Pannabecker 1991).

  • Partiendo de una perspectiva –antes dominante– la técnica y la sociedad son percibidas como algo esencialmente separado, como fenómenos que están frente a sí de manera radical, interactuando sólo externamente. Conforme a esta perspectiva, la técnica es vista marcada por su objetividad y su propia regularidad.
  • Partiendo de la otra perspectiva –hoy (al menos sectorialmente) dominante– se dirige la vista a la relación interior de la técnica y de la sociedad, que se ve en el proceso iterativo de la producción social de técnica, que como algo producido influye formativamente dentro del acontecer del desarrollo social. Conforme a esta perspectiva, se entiende la técnica como un proceso de acción técnica que se considera en su transcurso y en sus resultados como algo determinado por la lógica del social.

Considerado brevemente existe, por un lado, en primer plano, lo natural y (arte-)factual de la técnica, que se acepta como la dimensión determinante de su existencia, mientras que, por otro lado, están lo cultural y lo construido socialmente de la técnica en primer plano, de manera que se supone que estas son las dimensiones determinantes que designan de los sucesos técnicos. Con ello, se considera a la técnica, según el primer sentido, como un medio (algo específico legalmente en cuanto a la naturaleza) para fines establecidos socialmente, que han de capacitar para su forma material y los modos de funcionamiento. En el segundo sentido se comprende la técnica como un medio de procesos de acción y de comunicación social, de carácter genuinamente social, y es, por eso, que está determinado sólo por regularidades que se han de explorar socialmente.

Con respecto a la dimensión de los medios la diferencia de orientación que se tiene que considerar consiste en comprender los medios más bien como sistemas técnico-artificiales, por un lado, o por otro lado, como prácticas socio-culturales. Para lo que aquí se pretende, se trata, sin embargo, de considerar tanto el lado técnico-artificial cuanto el lado socio-cultural del "medio" Internet, porque en sus acciones recíprocas se forma lo que hace a Internet. Existe el peligro, por otra parte, de la súper simplificación que tiene lugar en dos conceptualizaciones demasiado unilaterales. Con relación a los (nuevos) medios, se puede distinguir entre una (más bien) estrecha dirección o visión reducida teórica de los medios y una dirección o visión teórica (más bien) estrecha o reducida de la comunicación (compárese Rammert 1999, p.41ss.). La dirección teórica estrecha de los medios se basa en la forma de pensar de que el medio mismo cambia la relación de la persona con el mundo independientemente de la forma misma de su uso. La exageración de esta forma de pensar reza: Cada medio crea otra visión del mundo. En esta exageración subyace una comprensión fuertemente simplificada sobre la relación entre el medio y la comunicación, a saber, que cada nueva tecnología de los medios impone otra forma de comunicación y disuelve las formas viejas de la comunicación. La dirección teórica estrecha de la comunicación resulta de la exageración de la forma de pensar de que el medio sea un medio neutral que abre nuevas posibilidades y que sólo depende de los agentes humanos y de sus acciones, de como por la utilización de los medios se transforman las relaciones de la comunicación y de la interacción. Esta forma de pensar reduce la realidad de los medios al trato con herramientas19.

Respecto a la dimensión de la cultura se tiene que diferenciar indispensablemente, por lo menos, entre un concepto de cultura "etnológico" y otro "humanístico", y ciertamente, independientemente de que los dos sean útiles para acercarnos al complejo de Internet, de la CMC y a los nuevos medios. Mientras el concepto de cultura etnológico se orienta descriptivamente hacia todos los aspectos de un modo de vivir, a la auto comprensión y la comprensión del mundo de un pueblo, se tiene que comprender el concepto de cultura humanístico de forma normativa; representa la cultura como algo producido por procesos de formación y que se tiene que producir en el sentido de una civilización progresiva. La cultura surge dentro de procesos de ocupación cognitiva, emocional y práctica de individuos que interactúan con las condiciones de su acción que, por su parte, abarcan dimensiones no sólo sociales, sino también técnicas y ecológicas. Dos componentes esenciales del concepto de cultura lo constituyen, por un lado, la aceptación de la existencia tanto temporal como espacialmente de "patrones" delimitados tanto ideal como materialmente y, por otro lado, la aceptación de un nexo entre la idea de cultura como un sujeto que causa algo y la idea de cultura como un objeto en el cual influye algo. Todo esto da como resultado la propiedad de la cultura, tanto como producto de las acciones cuanto elemento que condiciona también otras acciones (incluidos los actos comunicativos)20. Precisamente en este sentido, la cultura es más que la suma de los productos de un campo de acción social indiferenciado que se ha especializado en producir bienes culturales en el cual los "agentes culturales" son activos en las artes, la música y la literatura. La cultura representa –en este sentido especial– también mucho más que simplemente estilos de vida o incluso una cantidad de normas, valores o convicciones. Se ha de entender como un tipo de matriz que registra campos de significado, que ofrece las posibilidades de asociación específicas (y otras excluye), que tiene las fundamentaciones que crean sentido para distintos modos de obrar y patrones de interacción, que trabaja unidamente de manera descriptiva y prescriptiva, es decir, registra lo correcto cognitivamente (funcional) y correcto normativamente (bueno), o mejor, las oportunidades de la acción y, en este sentido, es la praxis que configura la realidad.

Respecto a la dimensión de lo social se tiene que distinguir mediante la fórmula del todo y de la suma de sus partes, por lo menos, entre conceptos de la sociedad, que se piensan a partir de las partes o parten del todo (individualismo metodológico versus cualquier forma de sujeto colectivo). Aquí aparece un tercer concepto que considera lo social como algo producido por la conexión de las interacciones.

La "esencia" de lo social se designa de manera diferente en las tradicionales teorías de la sociedad: conciencia colectiva en Durkheim, trabajo en Marx, sociabilidad en Simmel, acción social en Weber, interacción simbólica en Mead, sistemas de acción social en Parsons, acción comunicativa en Habermas y comunicación en Luhmann. Para todos vale el "dogma" de que lo social sólo puede ser explicado por algo social. Sin querer negarlo, cabe preguntarse en qué sentido fenómenos técnicos o ecológicos, que convencionalmente son considerados como hechos no sociales, se transforman en sociales, en tanto en cuanto representan como condiciones y resultados momentos de acción social (comprendido no esencialisticamente sino proceduralmente).

En relación a este problema existe un punto de vista de referencia, que es ciertamente importante, para poder expandir un marco teórico superpuesto. Se ha identificado por parte de W. Rammert (1999, p.33s.; traducción AMS), lo que indica una renovación, que ha surgido en la intersección de la interactividad "ser humano‌—computador" y de las interacciones mediadas por ordenador entre los seres humanos mediante la conexión:

"Así como el encuentro de dos sujetos crea un espacio de ínter subjetividad, que calificamos habitualmente como sociedad, así parecen producir las interactividades de los programas y otros objetos provocadas por varios sujetos un espacio de la ínter objetividad y de la ínter textualidad, el cual nos cuesta todavía reconocerlo como parte de la sociedad y aceptarlo".

En todas las cuatro dimensiones remiten las diferentes posibilidades, teniendo en cuenta su exploración conceptual, a una relación de recurrencia o de dialéctica entre lo producido y el que produce algo, entre objeto y sujeto (ver Metzner 2002, p.224ss.), algo que nos ocupará todavía de aquí en adelante. Se tiene que constatar aquí también que cada dimensión se ha de considerar si se trata de la caracterización de Internet, sin embargo, sólo dan en común un marco suficiente si se las considera juntas.

Teniendo en cuenta la relatividad del enunciado de que se ha de comprender antropológicamente al ser humano como un "ser carencial", resulta evidente la concepción de que el modo de vida del ser humano está determinado existencialmente por la necesidad de crear un mundo artificial que le facilite su reproducción como género dentro de un entorno ecológico. Este "mundo artificial" no se tiene que equiparar, sin embargo, simplemente a la cultura en el sentido dominante tradicional, porque abarca necesariamente no sólo la cultura simbólico-lingüístico-comunicativa, sino también la cultura técnico-material. Cultura en el sentido de A. Gehlen (1987, p.39ss. así como p.91) entendida como "segunda naturaleza" del ser humano es pues algo absolutamente adecuado. Su tesis de la creación de instituciones sociales para la absorción de las inseguridades del "ser de carencias" acierta, sin embargo, a lo máximo, con un lado de la moneda (Claessens 1980).

Directamente en el contexto de la autoorganización y producción de lo social entra con mucho peso –lo qué no se valoró en las ciencias sociales durante mucho tiempo de manera suficiente– a saber, la tecnología. La tecnificación es –visto antropológicamente– un medio no menos apropiado que la institucionalización de la acción social, si se trata de la absorción de inseguridades (Halfmann 1996: p.91ss., especialmente p.94ss.). Representa un proceso tanto social como material. También ella transforma las condiciones de la acción por medio de la acción21. Como catalizadores de la socialización operan no sólo estructuras normativas, sino también materiales, no sólo medios de comunicación simbólicos, sino también sistemas de infraestructura técnicos, cristalizando a su alrededor sistemas ordenados de acción.

Para tener en cuenta de manera sistemática, en el contexto (del mundo o del acontecer) examinado aquí, no es de ninguna manera suficiente analizar "las consecuencias de Internet" (y mucho menos sólo en el sentido moral), sino los efectos para la entera sociedad, es decir, los cambios (en las condiciones para actuar y comunicar en contextos) socio-económicos, socio-culturales, socio-políticos, así como los socio-técnicos y socio-ecológicos. Esto incluye además los potencialidades de configuración y del diseño, que se desarrollan por el proceso de la convergencia:

  • de la convergencia de tecnologías del procesamiento de datos electrónicos (computador) con las (tecnologías) de la comunicación electrónica (telefonía, radio) y las de la presentación electrónica (incluso las técnicas ilusionistas hasta la virtual realidad o VR),
  • de la convergencia de la comunicación mediada por ordenador (entre personas o bien entre personas y "agentes" de software22), de la percepción mediada por ordenador (de realidades y/o posibilidades) y de la acción mediada por ordenador (la transformación activa de realidades) (p.ej., con ayuda de CAD/CAM23, tele-robótica, operaciones a distancia etc.).

Internet es un símbolo (compárese, entre otros, Neverla 1998 y 2001 así como Schneider 1997) en la medida en que no existe sólo como denominación para sí mismo, sino –tal como aparece en el análisis del discurso de sus metáforas (por ejemplo, la del "ciberespacio") y la de sus visiones (por ejemplo, la de las "autopistas de datos") –también por muchas otras cosas entre las cuales, cabe señalar:

  • por la transición (de la sociedad de trabajo o bien industrial) a la sociedad de la información o del conocimiento;
  • por (la "línea de frontera" o la "vanguardia" de) progreso y modernidad;
  • como expresión ("pulsímetro") de –e igualmente por ("hacer camino")– a la globalización;
  • por la "característica red" de la naturaleza, de la técnica y de lo social – sí del mundo en general; así como sobre todo
  • por la supercomplejidad, la opacidad y la vulnerabilidad de la modernidad.

En un sentido por encima y más allá de todos los que se alegaban hasta ahora, Internet, la CMC y los nuevos medios están también ocupando la (¿falta?) de "alternativas al sistema" de nuestro tiempo. Esta expresión era equivalente hace tiempo a la tortura de la elección entre capitalismo y socialismo, hoy, sin embargo –por lo menos para la "juventud" que se crea hoy su futuro– apenas trae a la memoria estas asociaciones. En su lugar aparece IBM o Apple, Microsoft o Linux. En la consonancia con esto, hay un resultado que M. Bickenbach y H. Maye (1997, p.80; traducción AMS) formulan así:

"Sin duda, el poder de la revolución ya no se confiere a las fuerzas sociales o a las clases, sino, al contrario, 'a los medios', que como su encarnación son responsables de la revolución digital".

Al significado ideal de Internet le corresponde un significado material –el "mito" Internet (Münker/Roesler 1997) permanecería un asunto bastante anodino, sin consecuencias, si falta su "realidad". El resultado de Bickenbach/Maye corresponde por eso necesariamente (y en ninguna manera por casualidad) con otro diagnóstico: que se está introduciendo al mundo –en conexión interna con los procesos macro económicos y sociales de la "globalización" y de la "cuarterización"24– un medio de comunicación nuevo, abarcante (ubicuo y universal), que en sus consecuencias (acumuladoras sucesivas) no podría ser menos transformador que la introducción de la escritura que se desarrolló en las conexiones históricas de la "revolución neolítica" que trajo con la agricultura y la ganadería el asentamiento de la humanidad.

Bibliografía

Banse, G.; Metzner-Szigeth, A.: Veränderungen im Quadrat: Computervermittelte Kommunikation und moderne Gesellschaft – Überlegungen zum Design des europäischen Forschungs-Netzwerks "Kulturelle Diversität und neue Medien". En: Theory of Science. Journal for Theory of Science, Technology & Communication (Prague, Academy of Sciences of the Czech Republic), Vol. XI(XXIV), No. 1, 2003, pp. 7-44

Beck, U. (Ed.): ¿Qué es la globalización?: falacias del globalismo, respuestas a la globalización. Barcelona (Paidós) 1998

Bickenbach, M.; Maye, H.: Zwischen fest und flüssig – Das Medium Internet und die Entdeckung seiner Metaphern. En: Gräf, L.; Krajewski, M. (Ed.): Soziologie des Internet. Frankfurt/Main, New York 1997, pp. 80-98

Bühl, A.: Die Virtuelle Gesellschaft des 21. Jahrhunderts – Sozialer Wandel im Digitalen Zeitalter. Opladen 2000

Castells, M.: La Sociedad Red (La era de la información – Economía, sociedad y cultura, Vol. 1). Madrid (Alianza Editorial) 1997a

Castells, M.: El Poder De La Identidad (La era de la información: Economía, sociedad y cultura, Vol. 2). Madrid (Alianza Editorial) 1997b

Castells, M.: Fin de Milenio (La era de la información: Economía, sociedad y cultura, Vol. 3). Madrid (Alianza Editorial) 1997c

Castells, M.: La Galaxia Internet – Reflexiones sobre Internet, empresa y sociedad. Barcelona (Plaza & Janés) 2001

Claessens, D.: Das Konkrete und das Abstrakte – Soziologische Skizzen zur Anthropologie. Frankfurt/Main 1980

Döring, N.: Sozialpsychologie des Internet – Die Bedeutung des Internet für Kommunikationsprozesse, Identitäten, soziale Beziehungen und Gruppen. Göttingen 2003 (2a ed.)

Echeverría, J.: Los Señores del aire: Telépolis y el Tercer Entorno. Barcelona (Destino) 1999

Faßler, M. (Ed.): Alle möglichen Welten. München 1999

Faulstich, W.: Medium. En: Faulstich, W. (Ed.): Grundwissen Medien. München 2000, pp. 21-108

Gehlen, A.: El hombre: su naturaleza y su lugar en el mundo. Salamanca (Sígueme) 1987 (2a ed.)

Graf, H.G.: Szenarien einer Entwicklung zum quartären Sektor. En: Bleicher, K.; Berthel, J. (Ed.): Auf dem Weg in die Wissensgesellschaft. Frankfurt/Main 2002, pp. 25-56

Gräf, L.; Krajewski, M. (Ed.): Soziologie des Internet. Frankfurt/Main, New York 1997

Groebel, J.; Metze-Mangold, V.; van der Peet, J.; Ward, D.: Twilight Zones in Cyberspace: Crimes, Risk, Surveillance and User-Driven Dynamics. Bonn (Friedrich-Ebert-Stiftung) 2001 [http://library.fes.de/pdf-files/stabsabteilung/01102.pdf]

Habermas, J.: Teoría de la acción comunicativa, Vol. 1: Racionalidad de la acción y racionalización social. Madrid (Taurus) 1987a

Habermas, J.: Teoría de la acción comunicativa, Vol. 2: Crítica de la razón funcionalista. Madrid (Taurus) 1987b

Habermas, J.: The Structural Transformation of the Public Sphere. Cambridge/Mass., London (MIT Press) 1989

Habermas, J.: Further Reflections on the Public Sphere. En: Calhoun, C. (Ed.): Habermas and the Public Sphere. Cambridge/Mass., London (MIT Press) 1992, pp. 421-461

Habermas, J.: The Public Sphere – An Enciclopedia Article. En: Durham, M.G.; Kellner, D.M. (Ed.): Media and Cultural Sudies – Keyworks. Malden, Oxford (Blackwell) 2001, pp. 102-107

Halfmann, J.: Die gesellschaftliche "Natur" der Technik – Eine Einführung in die soziologische Theorie der Technik. Leverkusen-Opladen 1996

Hodgson, G.M.: Socio-economic Consequences of the Advance of Complexity and Knowledge. En: OECD (Ed.): The Creative Society of the 21st Century. Paris (OECD) 2000, pp. 89-112

Held, D. (Ed.): A Globalizing World? Culture, Economics, Politics. London (Routledge) 2000

Hörning, K.H.: Technik und Symbol – Ein Beitrag zur Soziologie alltäglichen Technikumgangs. En: Soziale Welt, No. 2, 1985, pp. 185-207

Keil-Slawik, R.: Das Gedächtnis lernt laufen – Vom Kerbholz zur virtuellen Realität. En: Faßler, M.; Halbach, W. (Ed.): Cyberspace – Gemeinschaften, Virtuelle Kolonien, Öffentlichkeiten. München 1994, pp. 207-228

Krämer, p.: Symbolische Maschinen. Darmstadt 1988

Kroeber, A.L.; Kluckhohn, C.: Culture – A Critical Review of Concepts and Definitions. Cambridge/Mass. 1952

Krotz, F.: Traditionelle und computervermittelteKommunikationsnetze – Veränderungen sozialer und kultureller Lebensbedingungen. En: Medienwissenschaft Schweiz, No. 2, 2002, pp. 70-76

Leroi-Gourhan, A.: El gesto y la palabra. Caracas (Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela) 1971

Luhmann, N.: Sistemas sociales: lineamientos para una teoría general. México D.F. (Universidad Iberoamericana) 1991

Luhmann, N.: The Reality of the Mass Media. Stanford/Cal. (Stanford University Press) 2000

Mattelart, A.: La invención de la comunicación. Barcelona (Bosch) 1995 (1a ed

Mattelart, A.: La comunicación-mundo: historia de las ideas y de las estrategias. Madrid (Fundesco) 1993

Maier-Rabler, U.; Latzer, M.: Kommunikationskulturen zwischen Kontinuität und Wandel. Konstanz 2001

Metzner, A.: Die Tücken der Objekte – Über die Risiken der Gesellschaft und ihre Wirklichkeit. Frankfurt/Main, New York (Campus) 2002

Moscovici, S.: Essai sur l'histoire humaine de la nature. Paris (Flammarion) 1968

Münker, S.; Roesler, A. (Ed.): Mythos Internet. Frankfurt/Main 1997

Neverla, I.: Das Medium denken – Zur sozialen Konstruktion des Netz-Mediums. En: Neverla, I.: (Ed.): Das Netz-Medium – Kommunikationswissenschaftliche Aspekte eines Mediums in Entwicklung. Opladen 1998, pp. 17-35

Neverla, I.: Das Netz – eine Herausforderung für die Kommunikationswissenschaft. En: Maier-Rabler, U.; Latzer, M.: Kommunikationskulturen zwischen Kontinuität und Wandel. Konstanz 2001, pp. 29-46

Pannabecker, J.R.: Technological Impacts and Determinism in Technology Education – Alternate Metaphors from Social Constructivism. En: Journal of Technology Education, Vol. 3, No. 1, 1991, pp. 1-14 [http://scholar.lib.vt.edu/ejournals/JTE/v3n1/html/pannabecker.html]

Pinch, T.J.; Bijker, W.E.: The Social Construction of Facts and Artifacts – Or How the Sociology of Science and the Sociology of Technology Might Benefit Each Other. En: Bijker, W.E.; Hughes, T.P.; Pinch, T.J. (Ed.): The Social Construction of Technological Systems – New Directions in the Sociology and History of Technology. Cambridge/Mass., London (MIT Press) 1987, pp. 17-50

Rammert, W.: Virtuelle Realitäten als medial erzeugte Sonderwirklichkeiten – Veränderungen der Kommunikation im Netz der Computer. En: Faßler, M. (Ed.): Alle möglichen Welten. München 1999, pp. 33-48

Rheingold, H.: The Virtual Community: Homesteading on the Electronic Frontier. London 2000 (2a ed.) [http://www.rheingold.com/vc/book/intro.html]

Ropohl, G.: Technik. En: Brockhaus-Enzyklopädie, Vol. 21. Mannheim 1993, pp. 672-674

Postman, N.: Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business. New York (Penguin Books) 1985

Rost, M.: Anmerkungen zu einer Soziologie des Internet. En: Gräf, L.; Krajewski, M. (Ed.): Soziologie des Internet. Frankfurt/Main, New York 1997, pp. 14-38

Schelhove, H.: Das Medium aus der Maschine – Zur Metamorphose des Computers. Frankfurt/Main, New York 1997

Schneider, V.: Different Roads to the Information Society? – Comparing U.S. and European Approaches from a Public Policy Perspective. En: Kubicek, H.; Dutton, W.H.; Williams, R. (Ed.): The Social Shaping of Information Superhighways – European and American Roads to the Information Society. Frankfurt/Main, New York (Campus) 1997, pp. 339-358

Slevin, J.: The Internet and Society. Cambridge 2000

Stehr, N.: Knowledge Societies. London (Sage) 1994

Weizenbaum, J.: Computer Power and Human Reason: From Judgement to Calculation. San Francisco (W.H. Freeman) 1976

Wilbur, S.P.: An Archeology of Cyberspaces: Virtuality, Community, Identity. En: Bell, D.; Kennedy, B.M. (Ed.): The Cybercultures Reader. London/New York 2000, pp. 45-55

Dirección del autor

Prof. Dr. Andreas Metzner-Szigeth
Profesor Visitante para los Estudios en Ciencia, Tecnología y Sociedad
Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU)
Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación
Avenida de Tolosa, 70
E – 20008 Donostia - San Sebastián
tel.: +34 (943) 01-5522
fax: +34 (943) 01-5470
e-mail: yfpmesza@sc.ehu.es

Notas

1 Esta tesis es explicada por M. Castells (1997a, p.360) así: "La integración potencial de texto, imágenes y sonido en el mismo sistema, interactuando desde puntos múltiples, en un tiempo elegido (real o demorado) a lo largo de una red global con un acceso abierto y asequible, cambia de forma fundamental el carácter de la comunicación. Y ésta determina decisivamente la cultura, porque, como escribió Postman, 'no vemos (...) la realidad (...) como es, sino como son nuestros lenguajes. Y nuestros lenguajes son nuestros medios de comunicación. Nuestros medios de comunicación son nuestras metáforas. Nuestras metáforas crean el contenido de nuestra cultura' (Postman 1985, p.15). Puesto que la cultura está mediada y realizada por la comunicación, las mismas culturas, esto es, nuestros sistemas de creencias y códigos producidos a lo largo de la historia, están profundamente transformadas, y lo serán más con el tiempo, por el nuevo sistema tecnológico".

2 Se habla aquí de "niveles de realidad", porque también las representaciones, expectativas y otras son "reales", aunque no en el sentido de una existencia "física". El asunto (también ontológicamente) decisivo no es, sin embargo, el ser "separado" de estas esferas, sino los modos de su impacto "conjunto" para el cual la "virtualidad real" de M. Castells representa (también conceptualmente) un ejemplo paradigmático, así como todas las relaciones "sociales" del "tercer entorno" (Echeverría 1999).

3 Con Faulstich (2000, p.22) se pueden distinguir hoy aproximadamente veinte "medios", a saber: Hoja, carta, libro, ordenador, televisión, película, foto, cuaderno/libreta, radio, Internet/medios en línea, multimedia, cartel, teléfono, teatro, soporte de sonido (disco, casete, CD), Vídeo/DVD, revista y periódico.

4 Por medio de la digitalización se hace uso extensivo de nuevas combinaciones, lo que significa la codificación de información en secuencias discretas de signos. Éstos pueden ser almacenados de forma en que no haya pérdidas y transmitidos, pero también pueden ser descompuestos en partes, y se pueden combinar de maneras diferentes. Además se abren posibilidades a su manipulación sin dejar pistas, a su almacenamiento prácticamente no controlable en lugares desconocidos y a su copia imperceptible. La técnica de información digital se despega de las secuencias discretas de signos de los portadores materiales mientras se realiza el almacenamiento y la transferencia mediante una codificación binaria. Se permite con eso una flexibilidad casi completa en el uso de información digitalizada.

5 Internet designa (en inglés) "interconnected networks". Las redes de ordenador se diferenciaban hasta los años 90 por su expansión "Local Area Network" (LAN), "Metropolitan Area Network" (MAN) y "Wide Area Network" (WAN). Luego aparecieron las denominaciones "Intranet" e "Internet" que las diferenciaba su accesibilidad, a saber, por un lado, red cerrada, que son redes de ordenador activadas por empresas o por autoridades para el transmisión de datos internamente y, por otro lado, la red de ordenador de carácter universal, abierta y accesible.

6 La base de la transferencia de datos en Internet forma el protocolo de comunicación TCP/IP ("Transmission Control Protocol/Internet Protocol"), que se compone de una multiplicidad de procedimientos que regulan los procesos de comunicación entre dos ordenadores. Compárese M. Rost (1997) que realiza en prolongación al "algoritmo" mediante el "protocolo" una discusión de técno-sociológica del fenómeno Internet y distingue en el mismo tres "niveles": 1º un nivel físico (hardware, es decir, ordenador, cable telefónico, rutas de radio etc.), 2º un nivel de protocolo (TCP/IP y otros) y 3º un nivel de aplicación (servicios, como, p.ej., e-mail, FTP, es decir, File Transfer Protocol, WWW).

7 Es decir, una máquina que está teóricamente en situación de emular cualquier otra máquina que podamos imaginar y que no puede actuar sólo como una "calculadora", sino igual de bien o mejor que un "procesador de símbolos" o "generador de virtualidad" y por eso no representa sólo una máquina o una herramienta, sino supone las mismas cualidades de un medio (compárese, entre otros, Krämer 1988 y Schelhove 1997).

8 El Hyper Text Transfer Protocol (http://) pone la base para la emulación del World Wide Web (http://www.) dentro de Internet. La denominación "hipertexto" es, en ese sentido, una formación conceptual metafórica en tanto en cuanto no se trata de un texto (en sentido tradicional), sino de la integración de muchos medios también audiovisuales y de funciones de software bajo una interfaz (gráfica) de usuario común ("escritorio"). Visto así, la denominación "hipermedio" (medio que se compone de medios) sería más adecuada.

9 Estas abreviaciones, que se utilizan para las relaciones entre agentes en el mercado del "e-commerce", se designan en inglés: "business to business", "business to consumer", "consumer to consumer", "business to government".

10 Siglas en inglés para "Integrated Services Digital Network".

11 Siglas en inglés para "Digital Subscriber Line".

12 Siglas en inglés para "Universal Mobile Telecommunications System".

13 Una diferenciación importante, en relación entre los medios y la técnica, es la hecha entre medios primarios para cuya función la utilización de técnica no es necesaria (p.ej., el teatro), medios secundarios, para cuya función la utilización de la técnica es ciertamente necesaria desde el lado de la producción, pero no es necesaria desde el lado de la recepción (p.ej., periódicos), medios terciarios, para cuya función la utilización de técnica es necesaria en ambas partes, tanto por parte de la producción cuanto de la recepción (p.ej., disco). Aquí aparecen también los medios cuaternarios, para cuya función es indispensable además del apoyo técnico de producción y recepción también la mediación técnica de la distribución (compárese Faulstich 2000, p.21).

14 Entre estas formas aparecen las amalgamas posibles, por ejemplo, cuando en un e-mail, dirigido a un destinatario individual, se pueden incluir en el "CC" una serie de personas a quien también va dirigido. En el caso de la utilización de la función "BCC" las personas también pueden estar ocultas o bien cuando en el "encabezamiento" y en el texto de un e-mail, que se deja con objetivos de propaganda para masas anónimas (spam), aparece dirigido a una persona aparentemente particular que se menciona o elige.

15 La condición de la co-presencia implica además de la delimitación espacial igualmente también una delimitación temporal; la comunicación y con ello la recursión de los momentos de la existencia de producto y de existencia de substrato de cultura produce así (siempre que no aparezca otra cosa) una red cerrada (amplia) que permite, por su parte, el distingo social de comunidades.

16 Compárese a este respecto de ahora en adelante: Banse/Metzner-Szigeth 2003. Los procesos de reorganización mencionados se pueden asociar al concepto de la mediación. "Mediación significa que por medio de la aparición y del establecimiento de los nuevos medios para ciertos objetivos específicos y el cambio simultáneo de los objetivos de uso de los viejos medios, se transforma la comunicación social y, a causa de eso, también las realidades construidas de forma comunicativa, es decir, la cultura y la sociedad, la identidad y la vida cotidiana de las personas " (Krotz 2002, p.73; traducción AMS).

17 Esta fórmula críptica se había elegido por que no se trata de un impulso sencillo, sino de un movimiento casi dialéctico que ni puede ser comprendido de manera determinística tecnológicamente ni tampoco por el determinismo (o relativismo) cultural. En lugar de visiones unilaterales, nuestras consideraciones deberían estar orientadas a las interdependencias del desarrollo y a las preguntitas siguientes: ¿Cómo interactúan los múltiples determinantes culturales y los múltiples determinantes tecnológicos del desarrollo entre sí? ¿Qué condiciones están hechas y qué opciones son producidas? ¿Qué problemas de estructuración se producen y qué enfoques para su solución se dan?

18 En el contexto de nuestra temática hay que se señalar también que con "matriz" se indica incluso la totalidad de todas las redes de ordenador, que pueden/podrían entrar en contacto unos con otros, más allá de ese círculo, lo que funciona con ayuda del protocolo de Internet. Además, "matriz" (puede recordarnos a "matrix", la película de cine) también se puede utilizar como sinónimo de una "realidad virtual" producida artificialmente, que está encerrada en sí de la cual no hay pues ninguna escapatoria. Estas connotaciones significan la "matriz" de nuestra marcha de argumentación como un marco categorial cuatridimensional.

19 Una aproximación, que abandona estas estrechas direcciones, está diseñada por W. Rammert (1999, p.43s.; traducción AMS). Según éste, se pueden considerar analíticamente, en igualdad, los diferentes niveles de la dialéctica de las estructuras de los medios, las prácticas de los medios y sus interacciones:

a) los medios "como portadores materiales con relaciones específicas para los sentidos humanos, para el entorno físico y para las dimensiones espacio-temporales";
b) las formas técnicas, "como se construyen en los proyectos técnicos de forma concreta, se configuran en sus elementos corpóreos, físicos y simbólicos y se instalan en su contexto ";
c) las formas institucionalizadas, "como éstas, respecto a su funcionamiento y al trato con ellas, se normativizan y técnicamente se estandarizan ";
d) los programas, "las funciones servicios ofrecidos";
e) las prácticas, "la manera y la forma como los fabricantes, los ofertantes, los gestores y, sobre todo, los usuarios se manejan con los medios".

20 Esto se une tanto a las consideraciones de A.L. Kroeber y C. Kluckhohn (1952, p.181; traducción AMS), que incluyen en la cultura expresamente "las propiedades que se expresan en los bienes producidos materialmente", como a los principios de A. Gehlen (1987, p.93.), para el que la cultura es la "totalidad de los medios materiales representivos; de las técnicas objectivas y las técnicas mentales, incluyendo las instituciones por medio de las cuales 'se mantiene' una determinada sociedad".

21 La "hominización" o "socioantropogénesis" son vistas así más que descripciones de sí mismas, para comenzar a comportarse conforme a estas descripciones y revisar estos "proyectos de vida" culturales una y otra vez para entrar en procesos de aprendizaje nuevos, como un proceso del cambio del ser mismo al mismo tiempo que su mundo (compárese, entre otros Moscovici 1968, así como en una relación más estrecha Weizenbaum 1976). La técnica y el lenguaje se pueden comprender según el tratado sobre la "El gesto y la palabra" de A. Leroi-Gourhan (1971) de la siguiente manera: como medios igualmente importantes de la socialización humana y del desarrollo de las diferentes formas de diferenciación de los sistemas sociales.

22 En el argot denominados también bots (robots virtuales). Se trata en el caso más sencillo de aquellos algoritmos, que, por ejemplo, nos ponen nerviosos en lista de espera de la llamadas telefónicas denominadas hotlines, o también del "frigorifico electronico". Además, también se mencionan con esto cosas más complejas, que van desde sencillos programas de ajedrez o motores de búsqueda sobre programas de servicio personalizados programables y capaces de aprender que administran, por ejemplo, nuestros contactos, plazos etc., hasta sistemas multi-agente, que solucionan tareas de control y de optimización complicadas casi independientemente.

23 Siglas en inglés para Computer Aided Design/ ~ Manufacturing.

24 La evolución del sistema de comunicación ubicuo, que ha entrado ahora mediante el ordenador y la red digital en una fase decisiva, se remonta naturalmente históricamente más atrás de lo que se podría presentar aquí (compárese, entre otros Mattelart 1995). De la misma manera ocurre con las fuerzas motrices sociales, cuya multiplicidad se agrava aquí con el tópico de la globalización (compárese, entre otros Mattelart 1993, Beck 1998 y Held 2000). Independientemente de esto, que todavía sigue siendo controvertido, si el concepto o también el hallazgo de la "cuarterización" tiene sentido económicamente y está documentado, o eso vale sólo para el proceso progresivo de la "terciarización" (compárese, entre otros, Hodgson 2000 y Graf 2002), es evidente el nexo entre estos sucesos y la construcción de un sistema de comunicación ubicuo (compárese, entre otros, Slevin 2000).