OEI

Está en:
OEI - Programación- CTS+I - Sala de lectura -

La contaminación industrial del agua
Presentación

González Fernández, Serafín - Lejarza Portilla, Cristina - Rodríguez Marcos, Mónica

Tomado de: Curso a Distancia Enfoque CTS Módulo 1B.

El agua, elemento indispensable para multitud de actividades, se ha convertido en un bien público y social cuya conservación requiere un esfuerzo constante de investigación científica, de formación tecnológica y de discusión política.

Una nueva cultura del agua nos exige ampliar nuestra visión del preciado líquido, añadiendo a las facetas tecnológica y social otras dos: el respeto por el medio ambiente y un nuevo concepto del agua como bien económico, que por su escasez debe ser adecuadamente gestionado. Ignorar todo esto abrió el camino a la suplantación de culturas tradicionales por planificaciones tecnocráticas con la consiguiente degradación social, económica y medioambiental.

Aceptar pasivamente que los factores económicos librados al juego del mercado marquen la dirección de la ciencia y de la tecnología supone una renuncia injustificada a su control democrático, impidiendo que se manifiesten los intereses y valores de los diversos colectivos afectados.

Justamente, a fin de hacer posible ese control democrático, hay que crear las condiciones para un debate público, reducibles a dos. La primera se refiere al ámbito de participación de todos los sectores implicados en las controversias, a través del diálogo, la negociación y el consenso, que no son sino la expresión de un compromiso democrático. La segunda condición atañe a la educación y formación de la ciudadanía en los temas tecnocientíficos y sus consecuencias sociales, para poder así participar e involucrarse responsablemente en el diálogo sobre ciencia, tecnología y sociedad. De esta manera las decisiones no quedan sólo en manos de los expertos, sino que conciernen a toda la comunidad en un ámbito democrático.

Para que se den estas condiciones, es necesario el trabajo y el esfuerzo de todos. Sin embargo, en lo referente a la formación y educación, se presenta a los docentes una oportunidad, a la vez que les incumbe una responsabilidad. Es necesario tomar iniciativas que favorezcan tanto la formación del profesorado como la elaboración de materiales didácticos para hacer posible una educación científica y tecnológica socialmente contextualizada. A dichas exigencias como concreción en la vertiente educativa de todo lo que antecede, se ha tratado de responder al elaborar esta unidad didáctica que se relaciona con el medio ambiente y el agua, llamando la atención en particular sobre los previsibles deterioros ambientales producidos por el desarrollo industrial, tecnológico y económico.

El uso didáctico de los materiales que aquí se presentan intenta convertir el aula en un espacio privilegiado de reflexión sobre los temas que la tecnociencia plantea, con vistas a fomentar la participación democrática de los alumnos que, como ciudadanos libres y responsables, están llamados a intervenir en los problemas del mundo. El diseño de las actividades exige una labor de investigación solidaria entre los miembros del aula que, organizados en equipos, tratarán de imaginar todas las perspectivas posibles desde las que se pueda abordar la controversia concreta. Estas perspectivas se enfrentarán en un debate vivo en el que el diálogo pondrá en juego tanto sus capacidades de razonamiento y de uso de la información recabada, como -tal vez lo más importante- la flexibilidad mental para adaptarse a nuevos argumentos e informaciones con los que no se cuenta de antemano. Que esto se haga a través de una polémica simulada no lo convierte en un simple ejercicio retórico, sino que permite controlar mejor el marco en que se produce la discusión, preparando así a los alumnos con estrategias de búsqueda de información y confrontación de ideas, que serán muy útiles cuando hayan de comprometerse en las controversias tecnocientíficas reales en las que inevitablemente se verán inmersos. Por otra parte, solo relativamente pueden llamarse simulados casos como el que presentamos, pues no es difícil encontrar situaciones reales muy cercanas a las polémicas que aquí se ofrecen. Y en todo caso es una tarea de cada docente ajustar, matizar o contextualizar la controversia a la situación real de su entorno para hacerla más atractiva e incitante para sus alumnos.

La controversia concreta se origina en una noticia de prensa que se hace eco del llamado Proyecto Amazón 2000-2020, auspiciado tanto por el ministerio de industria de un país latinoamericano como por una corporación industrial, proyecto que pretende iniciar la explotación de recursos de todo tipo en una área de la cuenca amazónica. El proyecto implicará abordar costosas infraestructuras de comunicación, especialmente al tener que garantizar la navegabilidad de un importante curso de agua para barcos de mediano tonelaje, con la construcción de un puerto cuya ubicación ideal exige la desaparición de un núcleo urbano de cierta entidad. Los primeros problemas afloran por el impacto que supone para los habitantes de la zona verse desplazados de sus hogares y, probablemente, de sus tradicionales formas de vida. El ministerio de industria insiste en las ventajas económicas para la zona y para todo el país, por lo que no duda en calificar de esperable lluvia de puestos de trabajo (cualificados y no cualificados) y por el aliciente indudable para la investigación tecnocientífica; aspectos que hacen al proyecto tan atractivo políticamente que no deja indiferentes a los sindicatos de trabajadores. La casi segura contaminación del agua implica problemas que algunos pretenden tildar de meramente estéticos, pero que tienen desde luego un impacto inmediato en la pesca, la agricultura y el turismo de la región. El hecho de que todo ello se plantee en una zona que constituye para muchos una de las pocas reservas de la biodiversidad así como el pulmón del planeta, parece lanzar la controversia fuera de las fronteras nacionales. Una comisión de Senadores preocupados por el desarrollo sostenible tendrá que sacar a la luz todos los argumentos y contar con todas las aportaciones, pues una de sus bases como comisión persigue precisamente eso, favorecer la participación democrática de toda la población. En definitiva, un proyecto que en una somera mirada nos descubre, como suele ocurrir en toda controversia tecnocientífica, intereses y valoraciones muy dispares, que habrá que profundizar y desvelar en el aula.

En la guía didáctica se incluyen los elementos necesarios para que se pueda plantear la polémica en el grupo de clase. Los materiales de aula constituyen el punto de arranque para el trabajo concreto de los alumnos, y están abiertos a nuevas aportaciones que surjan en el desarrollo de la investigación. Siendo el objetivo que persiguen estos materiales, como hemos apuntado, el apoyo a la formación de ciudadanos interesados en problemas tecnocientíficos y capaces de abordarlos con las herramientas y estrategias adecuadas en colaboración/confrontación con otros, no podemos sino invitarlos a enriquecer la investigación con documentación complementaria.

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Programa CTS+I

Sala de lectura CTS+I
Ciencia, tecnología, sociedad e innovación

Organización de Estados Iberoamericanos
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI|