Educación en Valores Sala de lectura Programa Educación en Valores OEI

Está en:
OEI - Programas - Educación en Valores - Sala de lectura

La Definición Política de Valores en la Reforma Educativa

Oscar Picardo Joao

Interesados en divulgar las experiencias que sobre Educación en Valores se desarrollan en diferentes países de Iberoamérica presentamos en esta oportunidad el trabajo realizado en El Salvador y que fue consignado en el capítulo “La Definición Política de Valores en la Reforma Educativa” correspondiente al libro “Realidades Educativas: Teoría y Praxis Contemporáneas”, de Oscar Picardo Joao. Ediciones Universidad de El Salvador, Inforp-UES 2000.

Abstrac
La necesidad de cristalizar los valores en el Proyecto Educativo Nacional y de lograr su profundización en los Ejes de la Reforma Educativa de El Salvador, teniendo como centro el proceso en el cual la persona se descubre a sí misma en el contexto de una Educación en Valores Humanos, Éticos y Cívicos, son los principales aspectos en los que profundiza el autor, quien concluye este capítulo con la presentación de algunas de las actividades valiosas e innovadores que ha impulsado la Escuela Salvadoreña, el MINED y algunos medios de comunicación, cuyo ánimo común es formar, capacitar e involucrar a toda la comunidad salvadoreña en el proceso de una sociedad que sea capaz de vivir y practicar los valores.

“La Definición Política de Valores en la Reforma Educativa”

Correspondiente al libro
“Realidades Educativas: Teoría y Praxis Contemporáneas”, de Oscar Picardo Joao

Ediciones Universidad de El Salvador, Inforp-UES 2000

La Comisión de Educación, Ciencia y Desarrollo, instituida en 1994, en el documento final de sus aportes, titulado “Transformar la Educación para la Paz y el Desarrollo de El Salvador”, exteriorizó su preocupación por el fenómeno axiológico y, a su vez, propuso ideas que influyeron en una política educativa que promoviera la cristalización de los Valores en el Proyecto Educativo Nacional. En el primer capítulo del documento se insinuó la necesidad de vincular la educación y la vida, donde se menciona: “definir qué valores han de determinar y organizar la educación es tarea prioritaria a la cabeza de cualquier esfuerzo de reordenamiento educativo”.

Por otra parte, la situación social del país, después de un cruento conflicto fratricida, había debilitado el referente axiológico y cultural, desensibilizando a gran parte de la sociedad y generando una situación de postguerra obviamente fragmentada, situación que planteaba, en el marco de la reconstrucción nacional, una reconstrucción antropológica.

Estos antecedentes posibilitaron una respuesta en los Ejes de la Reforma Educativa, y sabiendo que la educación es un proceso en donde la persona se descubre a sí misma, se impulsó la Educación en Valores humanos, éticos y cívicos, tres ámbitos en donde las creencias determinan el devenir de una sociedad. Parafraseando a Kant, era necesario restablecer los mínimos racionales en donde se pueda pensar que las decisiones históricas se puedan tornar en normas para todos, y esto exigía no sólo plantear la educación en valores sino que, además, lejos de caer en una casuística de estándares morales, se propusieron estos tres referentes aceptados unánimemente en las sociedades postmodernas.

Pero la Educación en Valores, yuxtapuesta a una filosofía educativa Constructivista, Humanista y Socialmente Comprometida, planteaba el problema de cómo impulsar estos lineamientos, a sabiendas de que es una cuestión más de vivencia que de teoría; las capacitaciones, las guías y materiales y otros instrumentos se limitaban al espacio de las buenas intensiones, y era necesario ir más allá, buscando historizar los valores en prácticas concretas.

Es de anotar, que 1998 fue declarado por el Presidente de la República, Dr. Armando Calderón Sol, el “Año de los Valores”, debido a la imperiosa necesidad social de reconstruir no sólo lo material sino también las creencias y valores desensibilizados por el conflicto armado. La consolidación de la paz y la democracia, exige que la escuela salvadoreña colabore efectivamente en plantear las alternativas axiológicas correctas a nivel ético, cívico y humano. A partir de estas ideas, la Escuela salvadoreña al iniciar la convivencia escolar intensificó las actividades para vivir y practicar los valores, contando con los maestros como los facilitadores de este ejercicio.

El MINED ha preparado materiales adecuados para acompañar la iniciativa. Por un lado, una Guía Metodológica para la Formación en valores Humanos y Éticos; esta guía posee una metodología de trabajo con seis elementos, a partir de la siguiente propuesta: Valor seleccionado para trabajar y practicar durante la jornada; Reflexión sobre el valor; Información pertinente al valor; Referencias prácticas para cristalizar el concepto; Actividades para involucrar a los estudiantes y Criterios para verificar logros y evaluar. La guía cuenta con características psicológicas para tomar en cuenta en el trabajo con niños y adolescentes, y también con sus respectivos objetivos: 1) Desarrollar y practicar valores que contribuyan a la formación integral; 2) fomentar la práctica de actitudes y hábitos positivos que contribuyan a actuar con responsabilidad y seguridad en sí mismos; 3) Fomentar la práctica de valores para lograr una mejor convivencia social; y 4) desarrollar sentimientos de solidaridad humana y de respeto a sus semejantes.

Así mismo, el MINED elaboró un Calendario para el año escolar, el cual cuenta con los siguientes elementos: semana, valor a fomentar y metodología sugerida; cada semana tiene asignado un valor, tal como se detalla a continuación: Enero (Salud, Convivencia Social), Febrero (trabajo, amistad, cooperación, orden), Marzo (participación democrática, libertad y democracia, respeto a la autoridad), Abril (respeto, respeto a la persona, respeto a la dignidad humana, dignificación de la persona por el trabajo), Mayo (paz, respetemos nuestra democracia, libertad y democracia en la escuela, participación ciudadana), Junio (igualdad, lealtad, amor familiar, obediencia, caridad), Julio (veracidad, honradez, generosidad, bondad), Agosto (responsabilidad con la comunidad, orden y responsabilidad, bien común), Septiembre (identidad cultural, patriotismo, convivencia social) Octubre (vida, derecho a la libertad, protección de niños, solidaridad) y Noviembre (valores humanos, éticos y cívicos). Como se anotó, a cada valor corresponde una metodología sugerida, entre las cuales están: promover concursos, debates, ambientar el aula, campañas, análisis de caso, diálogos, murales, etc. Esta gran actividad anual fue acompañada por diversos medios de comunicación, concretamente los concursos y actividades de La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy, que aparecen especificados en el último capítulo.

Otras actividades gestionadas por el MINED fueron las capacitaciones para adiestrar a los maestros en cómo educar en valores, haciendo énfasis en que el ejemplo es un punto de partida vital; más de treinta y dos mil maestros fueron capacitados sobre la temática. También se realizaron Talleres de consulta con maestros del sector público y privado y organismos de la administración escolar local, se capacitaron técnicos del MINED y se realizó un certamen Nacional y un Foro Nacional de Valores.

En síntesis, el año 1998 fue intenso y comenzó un trabajo sistemático en pro de esta causa de los valores, los resultados en la participación de eventos y festivales nacionales fueron excelentes y se tiene la convicción que, de seguir avanzando en esta línea, se estará construyendo una nueva cultura más humana, ética y cívica.

Para darle continuidad a esta gran responsabilidad educativa, base de la reforma, en 1999 se Declaró el Año de la Solidaridad, a fin de retomar lo general y comenzar a profundizarlo para solidificar el valor en las creencias de los alumnos. Así, año tras año se irá trabajando en un valor concreto, y se espera que la generación de relevo pueda excluir las prácticas de antivalores que han invadido el espectro social, como lo son el egoísmo potenciado, el hedonismo, el materialismo y la cosificación de la persona, entre otros males endémicos de nuestro tiempo.

El hecho de que la persona sea centro de la sociedad, creadora de cultura y protagonista de la historia, significa que su accionar estigmatiza indeleblemente el devenir de la nación. Si poseemos una crisis obvia por factores endógenos y exógenos, relacionada con el conflicto armado y la migración permanente de personas, se debe trabajar intensamente para restituir y replantear las alternativas racionales de la ética mínima, de civismo para recuperar la identidad y el humanismo como clave de lectura para la vida.

Es importante destacar que el hecho de que los valores vuelvan a las aulas, contando con los recursos apropiados, no significa que esto garantiza un cambio axiológico estructural. Es imprescindible contar con el apoyo de la familia y de la comunidad. Por esta razón, el MINED se ha interesado en hacer extensiva esta política a otros ámbitos, involucrando a los padres y madres de familia en las actividades.

En cuanto a la definición conceptual de los valores, tanto a nivel general y particular, es importante apuntar en el carácter de estos lineamientos. En primer lugar se define que los valores son éticos, cívicos y humanos; son éticos y no morales, aunque pueda pensarse que estén integrados. El carácter es de índole más secular y racional, y no religioso, la ética hace referencia más a las costumbres racionales en el entorno y admite mínimos en el disenso y en el consenso; son humanos para resanar el antihumanismo del conflicto y de las tendencias tecnocráticas, y son cívicos porque pretenden recuperar la identidad nacional por medio de un civismo de carácter histórico que permita rescatar una idiosincrasia genuina.

Por otra parte, los valores específicos que se inscriben en el Calendario tratan de reflejar los problemas de la cotidianidad, los más inminentes que están al acecho de los ciudadanos, y parten de las reales necesidades del país y no de un código abstracto de contraste ideal.

En síntesis, la educación en valores pensada para el Año de los Valores debe ser el soporte estructural donde debe construirse al ciudadano, a la persona, al salvadoreño; lo que pretende esta estrategia nacional es definir una familia y una comunidad con identidad, más tolerante, más justa y, sobre todo, más democrática.

Apoyo de los medios de comunicación al eje de valores

La prensa gráfica

La Prensa Gráfica ha estado relacionada al devenir de la Reforma Educativa desde 1997, desarrollando cinco proyectos concretos: Sección dominical “Palomitas de Papel”, sección “Practiquemos Valores Morales y Cívicos”, concurso nacional “Practico Valores en mi Hogar, Centro Educativo y Comunidad”, “Proyecto Educación en Civismo y Democracia” y “Oficialización de páginas de Educación en Valores para maestros y alumnos de 1º y 3º ciclo”.

La Sección Practiquemos Valores Morales y cívicos, se desarrolló en 1997 como una estrategia a fin de ayudar a fortalecer la formación integral de los niños, basada en conceptos básicos y principios de la educación formal y no formal. Esta sección se publicó los días jueves siguiendo el calendario escolar del MINED, el cual, iba acompañada de una guía para los padres de familia y los educadores, a modo de material de apoyo. La sección tenía como público meta a todos los niños y niñas salvadoreñas de primero y segundo ciclo, y sus docentes integraban tanto el sistema oficial como el privado; ésta intentaba que los padres de familia se involucraran más activamente en el proceso educativo de sus hijos y contaba con sugerencias específicas y actividades para generar dinámicas; también contenía metodología sugerida y recursos necesarios para orientar al maestro. Finalmente, como invitación a los maestros, una carta abierta para que aportaran opiniones y críticas. La temática abordada se relacionaba con la formación en valores, siguiendo el calendario de valores publicados por el MINED. Las dos páginas de la sección desarrollaban un valor semanalmente, desplegado en dos páginas, una para niños de 1º a 3º grado, y la segunda para alumnos de 4º a 6º grado. Las páginas velaban por la perspectiva de género y contenían ilustraciones apropiadas relativas a lo escrito.

El Concurso Nacional “Practico Valores en mi hogar, Centro Educativo y Comunidad” se desarrolló en 1998 en el marco de la declaración del Año de los Valores, reafirmando uno de los Ejes fundamentales de la reforma educativa. El tema de los valores era una realidad sumamente necesaria para el desarrollo moral, ético, cívico y humano del país, y La Prensa Gráfica, consciente de esta realidad, se unió al MINED para ejecutar este macro proyecto. Los beneficiados del proyecto han sido todos los estudiantes del sistema educativo, desde parvularia hasta bachillerato, en los centros públicos y privados, los maestros y los padres de familia. Los objetivos de este concurso han apuntado a generar en todos los ambientes educativos del país prácticas democráticas que consoliden una cultura de paz, fomentando la formación y práctica de los valores, orientando a los estudiantes sobre los mismos, involucrando a la familia en esta responsabilidad y propiciando un cambio de pensamiento ideal por uno real en los valores. El concurso se llevó a cabo en tres fases, empezando el 5 de marzo de 1998: la Fase I (marzo a junio) fue de convocatoria para todos los estudiantes de primero y segundo ciclo de educación básica, para participar con la elaboración de una composición sobre “la paz, democracia y libertad”; la Fase II (abril a octubre) fue de convocatoria para estudiantes de parvularia, tercer ciclo y bachillerato para participar en la elaboración de periódicos murales sobre valores en sus centros educativos; y la Fase III (abril a octubre), convocó a toda la comunidad educativa nacional a participar en forma integrada (estudiantes de todos los niveles, docentes y padres de familia) para que diseñaran un proyecto de interés para la escuela y la comunidad, el cual debía ser implementado por todos, con base en los valores e incidiendo en algún problema específico de la comunidad o sociedad. Sobre la primera fase se entregaron treinta y dos premios (bicicletas y vales regalo); sobre la segunda, seis premios de parvularia (juegos recreativos), catorce premios de tercer ciclo y bachillerato (biblioteca escolar); la tercera fase, catorce primeros lugares (una PC, cinco mil colones y una biblioteca); catorce segundos lugares (PC y biblioteca), catorce terceros lugares (biblioteca). En total, en las tres fases participaron dos millones trescientos sesenta mil doscientos siete participantes entre estudiantes, maestros y padres. La Prensa Gráfica reporta que han estado involucradas en este concurso: Unidad de Acreditación y Coordinación de Centros Educativos del MINED, ANDA, ISTA, MAG, CEL, PDH, PNC, unidades de salud, iglesias y alcaldías, entre otras. El Concurso tuvo como co-patrocinador a Editorial Santillana S.A. de C.V.

El “Proyecto Educación en Civismo y Democracia” es un aporte de la sección “Palomitas de Papel”, que se ha desarrollado durante 1998 y 1999, en continuidad con los proyectos anteriores asociados a la educación en valores, y aprovechando las circunstancias y coyunturas político-electorales del país; esta doble página tiene como objetivo contribuir a la formación en valores cívicos y democráticos de las nuevas generaciones, promocionando la participación ciudadana de la niñez, el respeto a la democracia y el diálogo entre los niños y los líderes políticos. Los destinatarios son todos los alumnos de primero y segundo ciclo, maestros, padres de familia y otras instituciones involucradas; las áreas de la página son: educativa y periodística, integrando los temas capitales del civismo y la democracia; así mismo, se contará con la participación de seis “reporteritos” para la redacción de notas, entrevistas y reportajes; como elementos gráficos, también se dispondrá de fotos, diagramación apropiada, infográficos e ilustraciones. La publicación será semanal, produciendo dieciocho números.

El proyecto “Oficialización de páginas de educación en valores para maestros y alumnos de 1º a 3º ciclo” se enmarca en la sección “Palomitas de Papel”, con la intención de dar seguimiento permanente a la educación en valores; el proyecto ha sido aprobado por la Dirección nacional de Educación y será supervisado por esta entidad a través del Departamento de Desarrollo Curricular por lo que tendrá un carácter didáctico oficialmente aceptado. La sección, consiste en una doble página publicadas los jueves, y en concordancia con la política del MINED de trabajar un valor por mes; el primer jueves se dedicará al 1º ciclo, el segundo al 2º ciclo, el tercer al 3º ciclo y el cuarto a un resumen con dinámicas, juegos y comentarios. Los beneficiados son los estudiantes y maestros de 1º a 3º ciclo de educación, el propio MINED e instituciones relacionadas a la niñez como Save The Children, UNICEF, Olof Palme, entre otras. Para el desarrollo se ha contado con una programación mes-tema, con un nuevo diseño de página y con una propuesta integral desarrollada entre La prensa Gráfica y el MINED.

Aportes del Diario de Hoy

Para apoyar la iniciativa del Año de los Valores, declarado en 1998, El Diario de Hoy preparó una publicación llamada “Aprendiendo Valores Humanos y Éticos”, adecuando la sección “Los Niños y Nosotros”, que se editaba los días viernes. El punto de partida era diferenciar lo que es un valor y lo que significa la enseñanza moral; así la sección personalizó a los valores, y de esta manera surgieron: Doña Unión, Doña Prudencia, Don Deber y otros valores como: Solidaridad, Amparo, Humanidad, Libertad, Protección, Cultura, Convivencia, Nación, Identidad, Símbolo Patrio, Independencia, Tradición, Patriotismo, Conservación, Pertinencia, Descanso, Constancia, Tiempo Libre, Orden, Comunidad, Responsabilidad, Amabilidad, Bondad, Sinceridad, Heroísmo, Generosidad, Esfuerzo, Rectitud, Honestidad, Veracidad, Prudencia, Auxilio, Caridad, Responsabilidad, Obediencia, Familia, Tolerancia, Igualdad, Lealtad, Concertación, Participación, Nacionalidad, Paz, Perdón, Reconciliación, entre otros. La sección cuenta con dos páginas, la primera dedicada a dos valores, cada uno con un relato o historia y con una columna para reforzar o repasar lo central de cada valor. La segunda página, cuenta con una lectura de reflexión para profundizar y se cierra con un proceso de evaluación práctico, didáctico y divertido, titulado “¿Cuánto Aprendimos?

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Programa Educación en Valores

Programa Educación en Valores
Inicio Programa | Sala de lectura

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |