Educación en Valores Sala de lectura Programa Educación en Valores OEI

Está en:
OEI - Programas - Educación en Valores - Sala de lectura

Formación de Formadores

Estrategias Educativas para trabajar en Valores

Curso de Perfeccionamiento dirigido al Profesorado de Secundaria dependiente del Sistema de Educación Municipal, Chillan, Chile

Eliana Aldea López
Correo electrónico: ealdea@cvmail.cl

Introducción:

La Ley Orgánica Constitucional de la Enseñanza (LOCE) explicita que la Educación Media debe orientarse, entre otras finalidades, a la formación del carácter en términos de actitudes y valores, preparar a los alumnos y alumnas para insertarse, adaptarse y contribuir a los cambios significativos e importantes en la sociedad.

Los Objetivos Fundamentales Transversales, propuestos por la actual Reforma Educacional, hacen referencia a las finalidades generales de la educación, a los conocimientos, habilidades, actitudes, valores y comportamientos que se espera que los estudiantes desarrollen en el plano personal, intelectual, moral y social.

Para cumplir el objetivo es necesario formar formadores en educación en valores, es decir, preparar a los docentes con recursos necesarios para atender el desarrollo moral de los educandos.

La educación requiere el compromiso moral de sus actores, los profesores. El sistema educativo, cualquiera sea su realidad está sometido constantemente a múltiples estímulos externos, alejados en muchos casos de lo que espera la educación, formar una persona que sea capaz de dirigir su propia vida, basada en la internalización de ciertos valores mínimos, como la libertad, justicia, solidaridad, tolerancia, respeto, que le permitan actuar de manera autónoma e insertarse positivamente en la sociedad.

Un modelo de educación en valores mínimos permite desarrollar las dimensiones de los educandos, haciendo posible que éstos puedan vivir en sociedades donde existen las opciones de máximos valóricos.

Los valores son una realidad personal. No se trata de enseñar un determinado sistema de valores, sino de facilitar procesos personales de valoración. Cada alumno y alumna debe reflexionar y discernir aquellos valores que desea hacer propios, mediante un proceso eminentemente personal.

Se requiere una educación donde el profesorado adquiera un compromiso social y ético que colabore con los alumnos y alumnas para facilitarles el desarrollo y formación de capacidades que intervienen en el juicio y acción moral, facilitando la formación de actitudes, integración, aplicación y valoración crítica de las normas que rigen en una sociedad. Un profesorado que cambie su rol de docente instructor y transmisor de conocimientos, por el fomento y la construcción de valores en sus alumnos y alumnas.

La educación de una persona debe tratar todos los aspectos y dimensiones que conforman al ser humano, de manera integral, por tanto, los valores forman parte de la educación.

¿Cómo introducir la educación en valores en el sistema educativo formal?

Esta interrogante se origina durante una Pasantía realizada en la Universidad de Barcelona, España, como resultado de la Reforma Educacional Chilena, que, en uno de sus ámbitos, considera el desarrollo profesional de los docentes.

Allí, con los fundamentos entregados por su equipo de profesores, se sentaron las primeras bases para implementar un Programa que ayude al profesorado a manejar conceptualizaciones, técnicas y estrategias para preparar a los jóvenes en la construcción de una sociedad mejor.

La educación en valores es una instancia de reflexión, de crecimiento personal que facilita la incorporación de alumnos y alumnas, inicialmente, a un sistema educativo que les permita desarrollarse en un plano de equidad y, posteriormente, a una sociedad donde puedan realizarse como personas, únicas y responsables de su propia vida.

Justificación:

Considerando que la Educación Primaria cuenta con diversos Programas de apoyo pedagógico, se proyectó el perfeccionamiento a profesionales que se desempeñan en la Educación Secundaria, en establecimientos educacionales dependientes de la Dirección de Educación Municipal.

El alumno o alumna de Enseñanza Media, con su propia problemática personal de ajuste, la búsqueda de equilibrio, la diversidad de experiencias, busca lograr su realización personal, no exenta de vicios, que puede distorsionar una realidad a la cual pretende enfrentarse.

Los Liceos participantes, Marta Brunet y Narciso Tondreau tienen enseñanza Humanístico-Científica y el Liceo Martín Ruiz de Gamboa está en proceso de transformación a Educación Técnico Profesional. Tienen un universo aproximado de 3300 alumnos y alumnas, 160 profesores. Todos ellos tienen realidades docentes, educativas y familiares similares.

Los Liceos están ubicados en la zona centro de la ciudad pero reciben en sus aulas, preferentemente, alumnos y alumnas provenientes de la periferia o pueblos cercanos. Los alumnos y alumnas de estos Liceos ocupan su tiempo libre en fútbol, juegos de video, televisión, factores que poco contribuyen a su desarrollo intelectual y crecimiento personal.

Los padres y apoderados tienen, en un porcentaje significativo, baja escolaridad, ingresos económicos que no les permite el acceso a la tecnología, el arte y la cultura, imposibilitando el desarrollo integral de sus hijos e hijas y limitando su función formativa.

Muchos alumnos y alumnas abandonan sus estudios para incorporarse a la vida laboral, otros, continuan estudios superiores en Universidades o Centros de Formación Técnica.

Se realizó una evaluación diagnóstica en los Liceos para detectar las necesidades que justifican implementar un programa de educación en valores.

El diagnóstico consideró nivel de deserción escolar, repitencia, alumnas embarazadas, rol del docente y de la institución educativa.

Necesidades detectadas:

Considerando que la educación en valores ayuda a descubrir y asimilar valores universalmente reconocidos como deseables, se debe buscar las estrategias para ayudar a los jóvenes en el desarrollo y formación de sus capacidades que orienten su juicio ante situaciones que plantea un conflicto de valores, la formación de actitudes y aplicación de normas de convivencia que les permitan alcanzar su propio proyecto de vida.

El Programa de Educación en Valores contó con el apoyo de las autoridades educacionales, quienes consideraron que sería la primera instancia para poner en práctica el sueño de muchos, pero, no asumido por todos. Además, se proporcionaron recursos económicos para implementar el programa.

Se sostuvo reuniones con los equipos directivos de cada Liceo, respaldadas por la autoridad comunal, donde se dió a conocer el objetivo del Programa y sus proyecciones.

El programa consta de dos etapas: año 2000, capacitación o formación de formadores; año 2001, ejecución en cada unidad educativa.

Se motivó al profesorado, tarea difícil, por la resistencia natural al cambio que presenta el educador, especialmente aquel que ejerce en Educación Media, donde se trabaja en asignaturas separadas entre sí.

La propuesta de trabajo se concibe como una actividad formativa, mezcla de encuentro interpersonal entre docentes, para tener la oportunidad de compartir vivencias, sentimientos y concepciones relacionadas con la construcción de las dimensiones de la personalidad moral de los alumnos y alumnas y, como un grupo de trabajo en el que se reflexiona y comparte estrategias y materiales para la transferencia de la educación en valores en el aula.

Un grupo de 19 profesores y profesoras aceptó la propuesta y, con humildad ante lo desconocido, participaron activamente durante las sesiones semanales que se extendieron desde mayo a diciembre.

Los profesores participantes pertenecen a diferentes áreas educativas: comunicación y lenguaje, idioma extranjero, filosofía, matemática, física, artes.

El programa fue presentado al Ministerio de Educación, siendo aprobado como Curso de Perfeccionamiento, reconocido por 160 horas y válido para efecto de remuneraciones y antecedentes.

Objetivo general del programa:

Proporcionar fundamentos teóricos y prácticos para el desarrollo de estrategias metodológicas de la Educación en Valores.

Contenidos:

Los contenidos desarrollados se basaron en los conocimientos adquiridos en la Pasantía, apoyados por bibliografía de autores españoles: Bolívar, Antonio; Buxarrais, M. Rosa; Casals, Ester y Defis, Otília; García, Félix; Martínez, Miquel; Palos, José; Payá, Montserrat; Puig, Josep; Trilla, Jaume; Tuvilla, José.

Las unidades temáticas consideradas fueron:

Cada unidad temática presenta objetivos específicos, se trabajó en profundidad y con metodología de acuerdo al tema.

Se evalúo periódicamente para introducir los cambios metodológicos necesarios que permitieran optimizar el programa.

Estrategias:

Se usó diferentes técnicas en su desarrollo, análisis de materiales de apoyo, en forma personal y grupal, dinámicas de grupo, lluvia de ideas, discusión socializada, y técnicas específicas de la educación en valores, como clarificación de valores, resolución de dilemas morales, role-playing, diagnóstico de situaciones, comprensión crítica, ejercicios de autoanálisis, construcción conceptual, etc. Se trabajó, además, un set de Guías de Aprendizaje para Educadores sobre la Escuela que Queremos, elaboradas por Castillo, Gabriel.

Se generó un clima muy cordial y dinámico, donde se vivenció lo que se aprendió, hubo espacios de reflexión individual y colectiva sobre aspectos teóricos y prácticos de la realidad educativa actual, lo que conduce a un compromiso mayor asumido con la sociedad y con la persona que se está educando.

Logros obtenidos:

Con todas las actividades desarrolladas se logró la sensibilización de la comunidad local, en especial, aquella relacionada con la educación formal.

Dificultades:

La principal dificultad es la reticencia al cambio en muchos de los profesores, que se limitan al aprendizaje de los contenidos disciplinares, poco manejo de estrategias y los propios temores frente a lo desconocido.

También constituye una dificultad la falta de apoyo en esta materia por parte de las autoridades educacionales ya que no existe, desde el Ministerio, un programa de apoyo sistemático para la educación en valores o implementación de los Objetivos Fundamentales Transversales. Todo lo que se ha trabajado respecto al tema surge de iniciativas particulares.

Proyecciones:

Durante el desarrollo del curso, se logró el compromiso moral de todos sus participantes quienes, coherentes con lo que dicen y hacen y conscientes de la necesidad de incorporar los valores en la educación formal, elaboraron un proyecto de educación en valores para ser aplicado en cada Liceo durante el año 2001, que involucra a directivos, profesores, alumnos, alumnas y padres.

El Proyecto: “Construyendo una unidad educativa más feliz” tiene por objetivo general promover en la unidad educativa un ambiente de confianza y tolerancia que apunte a proyectar un establecimiento educacional donde se vivencie un clima social de respeto y armonía.

Para su ejecución se realizará talleres, jornadas de reflexión, foros, trabajos personales, aplicación de estrategias y materiales confeccionados por los profesores capacitados, dirigidos a directivos, docentes, personal administrativo, alumnos, alumnas y padres.

Se evaluará mensualmente para optimizar su desarrollo.

Conclusiones:

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Programa Educación en Valores

Programa Educación en Valores
Inicio Programa | Sala de lectura

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |