Principal OEI

Monografías virtuales
Ciudadanía, democracia y valores en sociedades plurales

Línea temática: Cultura de centro y convivencia escolar

ISSN 1728-0001

 Vivencias

<< Volver

 

IV Experiencia

Experiencia de educación para la convivencia y democracia con adolescentes de Iquitos, en la selva amazónica del Perú.

Mª Luz Lorenzo
mllorenzo@navegalia.com

Al hablar de convivencia escolar y democracia, se nos plantea el hacerlo desde una doble vertiente:

Por una parte, se trataría de plantear una educación donde desde la convivencia se construye democracia, y que nos llevaría a plantearnos tanto, sobre los valores que potencian dicha convivencia como sobre los que la debilitan llegando incluso a impedirla, así como de las condiciones y estrategias que facilitarían el proceso de construcción democrática.

Por otra parte, se trataría de plantear una educación para la convivencia y democracia en la realidad de nuestro planeta precisamente, y donde es un hecho la existencia de países con muy distintos niveles de desarrollo económico y científico-técnico, con gran desigualdad en la distribución de los ingresos y con distintas prioridades ambientales (PNUD, 1992) .

Ello nos dice de la necesidad de ligar la educación en y para la convivencia al concepto de educación para una nueva ética global, entendida como un núcleo de valores éticos capaces de criticar la injusticia y la falta de equidad vigentes, así como de evitar una respuesta relativista a la diversidad cultural. Etica global cimentada sobre los pilares de: 1, Los Derechos Humanos; 2, Democracia y participación real; 3, Equidad; 4, Protección de las minorías y 5, Resolución pacífica de los conflictos ( Cambra Bassols, 1999) y con ello a su vez, avalar la idea de Horkheimer de que progreso es el mejoramiento de las condiciones de vida de los hombres ( hombres y mujeres).

Pero ¿podemos hablar de progreso, de desarrollo, si éste no implica la libertad de todos y cada uno de los seres humanos para elegir conscientemente su destino individual y colectivo? Pues sabido es que economía y desarrollo son parte de la cultura de un pueblo y ninguna comunidad puede ser liberada si no es a través de su propia gente y de su conciencia ( Cambra Bassols, 1999) . De ahí la importancia de la exigencia que realiza el Informe Nuestra Diversidad Creativa ( UNESCO, 1996) en el sentido de asegurar el acceso universal a la educación como derecho humano fundamental, fomentando una educación intercultural que favorezca actitudes de cooperación, solidaridad, participación y reconocimiento de la diversidad cultural. Y con ello poder afirmar la necesidad de una educación para la convivencia y la democracia.

Posibilidad de Educar para la Convivencia y los Valores que la sustentan: Importancia de las Estrategias y del Estilo Dialógico en la relación.

El hecho de recordar los cinco pilares sobre los que se cimienta la ética global: Derechos Humanos, democracia, equidad, protección de minorías y resolución pacífica de conflictos, nos hace pensar no sólo sobre el diseño de estrategias metodológicas adecuadas para una educación hacia tales logros, sino también, sobre las condiciones que tanto desde el entorno educativo, como social, favorecen la asunción de valores y conductas coherentes con un modo autónomo de pensar, y a su vez, escolar, social y universalmente aceptable, y por tanto, facilitador de la convivencia y la democracia.

Pero el hecho de educar supone un PROCESO, proceso en el que es importante partir de cuestiones que interesan al alumno y alumna, cuidar un marco justo de relación así como el estilo dialógico de la misma. E importante también serán las estrategias metodológicas que se utilicen, en el sentido de que contribuyan a partir de su punto de vista, y a situarse en su campo perceptivo, fenoménico y vivencial, para con ello posibilitar una reflexión crítica sobre las propias conductas, en un proceso, en el que una vez establecida la correspondencia entre los derechos y deberes subyacentes a la existencia de los Derechos Humanos, se permita, de modo consensuado, la elaboración de una normativa de aula basada en la concomitancia entre derechos y deberes que toda vida en grupo exige. Y también con la finalidad, de que el alumno y la alumna, de modo autónomo vaya adoptando compromisos de reparación de conductas y de sustitución por otras escolarmente aceptables, y con ello, preparar el terreno para que puedan ser transferibles a otros campos, además del académico, y responder así, al objetivo educativo de aprender a vivir en democracia, construyendo desde el consenso democracia.

Pero, a la hora de adecuar las actividades, habrá que conocer el contenido para el que se va a utilizar, y habrá que plantearse cuestiones como:

  • ¿En qué momento del proceso la utilizo? Lo que nos dice de la necesidad de un orden en el abordaje de los contenidos.
  • ¿ Cómo se acerca a lo que realmente interesa al alumno o alumna? ( a su zona de desarrollo próximo). Lo que nos indica la necesidad de una secuenciación intrínseca de la actividad.
  • ¿Cómo responde a un marco de relación en el que se respeta la autonomía de cada uno de los que intervienen en el proceso educativo: educando, educador...? Lo que nos indica de la necesidad de diferentes tipos de procedimientos, necesitando comenzar con los vivenciales o que inciden en el campo afectivo, para continuar con los más racionales.
  • ¿Cómo se plantea la reflexión crítica y autocrítica? Lo que es necesario para potenciar la autonomía.
  • ¿Cómo invita o sugiere un cambio o reforzamiento de conducta? Lo que es necesario para lograr coherencia entre pensamiento y acción.
  • ¿Cómo contribuye a un proceso, en el que el consenso permite acuerdos en torno a la construcción de las normas? Lo que es necesario en el intento de aprender a vivir y a construir en democracia.

Pero igualmente importante, hemos establecido el marco justo de relación y el de su estilo dialógico, lo que en el proceso exige de profesionales coherentes y autónomos, tanto en el campo de las opciones personales de valor como en el más estrictamente de la intervención, lo que supone autonomía en la elección de actividades y capacidad de adecuación al grupo, al momento y a los objetivos del proceso y que serían:

  • Capacitar al alumno y alumna para una elección autónoma de conducta.
  • Que el alumno y alumna, al realizar una elección, también lo haga de las consecuencias que implica.
  • Elaborar una normativa de aula que responda a las necesidades, derechos y deberes de los alumnos y alumnas.
  • Aprender a vivir en democracia, construyendo, desde el consenso, democracia.

Como necesario también será que la estructuración del espacio escolar, del sistema educativo, posibilite la creación de una democrática comunidad escolar, pues el marco justo de relación también debe darse en el nivel alumnado-aula-Centro, lo que nos dice de la necesidad de introducir aquellas estructuras formales que asuman y coordinen tal abordaje en los diferentes niveles que configuran el sistema escolar, pues estaríamos contribuyendo con la construcción de una comunidad democrática, nivel éste, que no dudamos como absolutamente necesario.

Experiencia de aula, para la convivencia y la democracia.

Teniendo en cuenta lo anteriormente planteado y en el intento de contribuir con una educación para una nueva ética global, se presenta la experiencia realizada con adolescentes de 5º curso de Secundaria, ochocientos aproximadamente, de los Colegios Parroquiales de la ciudad de Iquitos, en la selva peruana, y en un momento, en que la desmotivación para el estudio se veía favorecida por la dificultad de continuar con los mismos, pues la carencia de centros en el entorno cercano era un hecho. Había que dar sentido al trabajo y estudio cotidiano del momento.

En el abordaje fue importante: 1, Partir de los centros de interés del alumnado; 2, establecer un marco dialógico de relación; 3, la utilización de estrategias metodológicas y 4, la idea de progreso de Horkheimer.

0.- Presentación del alumnado

Cada alumno es presentado por un compañero o compañera y señalando aspectos de su personalidad que eran del agrado del que presentaba, y según la dinámica “El balón mensajero” ( Hostie, 1974)

1.- Diagnóstico de situación

a) ¿ Qué trabajo?

Se trataba de reflexionar personalmente sobre el tipo de trabajo que les gustaría realizar y aportando nivel de concreción. Por ejemplo: si en la construcción, de qué modo. ¿Siendo ingeniero? ¿Haciendo planos? ¿Poniendo los ladrillos?

Lo que se pretendía era orientar la puesta en común en el sentido de que todos los trabajos, y desde cualquier nivel, eran necesarios para el progreso y desarrollo común, y de ahí la necesidad de realizarlos con profesionalidad y sentido de contribución positiva a la comunidad. Idea ésta, que también ayudaría al profesorado a la hora de encauzar la orientación profesional, en el sentido de reconducir aspiraciones harto difíciles o imposibles de lograr, al no existir lugares de aprendizaje en el entorno próximo, y valorar como necesario y positivo el trabajo que desde cualquier nivel, contribuyera al progreso y desarrollo del lugar.

b) ¿Para qué? ¿Qué quiero conseguir con ese trabajo?

En la puesta en común, respecto al sentido o finalidad de lo que querían realizar, aparecieron cuatro grandes grupos:

  1. Para lograr un beneficio personal, como obtener dinero, lograr propósitos, realizarse personalmente, superarse, estar bien con uno mismo, etc.....
  2. Para revertir en beneficio de la familia, como ayudarla a salir adelante, devolver esfuerzos realizados, satisfacer necesidades del hogar, etc....
  3. Para lograr el bienestar de otras personas y de la sociedad, como ayudar desde la educación, sanidad, defensa de derechos, lograr la comunicación con y entre otros, etc....
  4. Para conseguir el bienestar del país y de la región, contribuyendo a su desarrollo, seguridad y cuidado. También aparecía defenderlo.

c) Lo que necesitamos

En pequeños grupos, realizando un mural tenían que reflexionar sobre las necesidades humanas, clasificándolas en materiales y no materiales y diferenciando a su vez entre las personales, familiares y sociales.

NECESIDAD

Personales

Familiares

Sociales

Material

     

No material

     

En el agrupamiento de las necesidades materiales aparecieron cinco grandes bloques tanto a nivel individual, como familiar y social, y que respondían a la necesidad de satisfacción de necesidades básicas que tenían. Estas eran:

  1. De alimentación, como necesidad de comités de vaso de leche, de comedores populares,.....
  2. De salud, como necesidad de construcción de postas médicas, de centros de salud, de aldeas infantiles, de asilos, de centros de rehabilitación....
  3. De vivienda, apareciendo la necesidad de agua, luz, servicios higiénicos, desagües, de habitación propia, de teléfonos, de albergues para niños de la calle, de aldeas infantiles....
  4. De educación, con necesidad de centros educativos, de universidades, de libros, de bolígrafos, de papel, de agua....
  5. De vestido, de calzado, zapatos, sandalias....

También aparecieron otras como piscinas, carro o coche, museos, campos deportivos, cines, discotecas, parques, centros comerciales, vías de comunicación, carreteras, iglesias, dinero, trabajo....

En cuanto a las necesidades no materiales, éstas fueron: de diálogo, de cariño, de comprensión, de solidaridad, respeto, amor, comunicación, de ayudar a los otros, de tener confianza en los padres, de unión familiar, de vivir en armonía, etc...

d) Ante la realidad

En gran grupo la reflexión estuvo orientada en el sentido de diferenciar entre:

  • Lo básico y necesario, de lo accesorio y no necesario, como a modo de ejemplo podía ser el bus frente al carro o coche.
  • Lo posible y lo imposible de alcanzar, distinguiendo a su vez si ello era necesario o no.

Se concluía que satisfaciendo necesidades materiales a nivel colectivo o social, se satisfacían a la vez las familiares, y con ello, las personales. A modo de ejemplo, con teléfono en cuadra, calle o manzana, se evitaba como necesidad básica la del teléfono individual, harto costoso y casi imposible para la economía del lugar. Con bus para los 45 kms que tenía la carretera se facilitaba el transporte colectivo más necesario y servicial que el individual o carro. Con biblioteca comunitaria se evitaban carencias individuales y con ello también frustraciones innecesarias por no satisfacer necesidades innecesarias.

En cuanto a las necesidades no materiales, se concluyó sin embargo, sobre la importancia de satisfacer las personales, y a esta edad básicamente desde el ámbito familiar, aunque también en parte desde el social, donde la voluntad adquiría un carácter más prominente, pues a modo de ejemplo, teniendo necesidad de amigos, no se podía concluir como necesidad con todos y cada uno de los miembros del lugar. De ahí la importancia del compromiso personal con las mismas (comprensión, vivir en armonía...) si no para logros desde la situación presente, a veces muy difícil, (organización familiar) sí para logros en el futuro, donde la voluntad y capacidad personal influiría en las decisiones y modos de vida que pudieran adoptarse. Reflexión ésta que orientó las discusiones del profesorado, en el sentido de la importancia de mirar hacia los logros que en el futuro pudieran adquirirse desde el compromiso con la educación presente, y no tanto, hacia la reestructuración de situaciones, que la carencia de medios hacía imposibles.

También cabe destacar, la aparición de valores o necesidades ligadas al patrimonio y valoración cultural del contexto concreto, como por ejemplo, frente al valor occidental de “la planificación” allá surgió la elección de “aprovechar los momentos lindos del presente” calificados por ellos como únicos en cuanto a oportunidad de volver a presentarse. Y aquí convendría recordar que la diversidad cultural es una fuente fundamental de energía social y un factor esencial de desarrollo humano.

2.- Relación entre esfuerzo, estudio y el logro de metas futuras: Dilemas

Se trataba de dar sentido al esfuerzo de formación cotidiana y para el que parecía no haber gran motivación, pues la dificultad de continuar los estudios era real.

La reflexión venía orientada en el sentido de si ese esfuerzo cotidiano contribuía a la formación y era ya necesario para el logro de las metas deseadas y para dar respuesta las carencias de la realidad analizada, o si por el contrario, dicho logro era independiente del esfuerzo cotidiano y presente.

En el intento de abordar la actitud personal de cada uno, tanto en la vertiente escolar como familiar, se trabajó con la siguiente historia-dilema:

“Imagina que Juan es un chico de tu clase.
Imagina que Juan vive con sus tíos y abuelos, además de con su mamá.
Juan tiene muchos hermanos y hermanas. Por ello, aunque la casa es grande, tiene que compartir su habitación con sus hermanos y hermanas, por lo que el rinconcito en el que suele estudiar, casi siempre está ocupado: Unas veces una hermana lee, otras, un hermano hace el trabajo de casa, otras pinta....y otras muchas se distrae, pues se ponen a hablar de cosas, o a ver la televisión que está cerca, o a escuchar alguna cosa de la abuela, o de los vecinos, etc, etc...
Por eso, puede decirse que Juan no tiene mucho tiempo para estudiar en casa. De ahí lo importante que es, que estudie en clase y aproveche el tiempo bien.
Juan sabe lo importante que es aprovechar el tiempo de clase, pero como a veces está distraído, igual que otros compañeros, no lo aprovecha del todo.
Imagina que los compañeros de Juan quieren hablar con él cuando Juan está trabajando.”

  1. - ¿ Tiene Juan que seguir las bromas de sus compañeros o debe seguir trabajando? ¿Por qué?
  2. - Si Juan sigue las bromas de sus compañeros, ¿eso es bueno para el, o no? ¿Por qué?
  3. - ¿Qué consecuencias trae el seguir las bromas?
    “Imagina que Juan decide estudiar y que sus compañeros deciden burlarse de él y que Juan se encuentra sólo”
  4. - ¿Qué opinas de los amigos?
  5. - ¿Qué tendría que hacer un amigo de Juan para ser buen amigo?

3.- Valoración

A la hora de realizar valoraciones, el alumnado lo catalogó como algo novedoso, práctico, excelente, dinámico e interesante, pues les había ayudado a expresar e intercambiar ideas sobre:

  • Conocer más al grupo, a sí mismos y a los compañeros.
  • Cómo debe ser una verdadera amistad
  • Tener conciencia de lo que querían
  • Enmendar faltas, bien con ellos mismos bien con los otros.
  • Comprender y tomar conciencia sobre asuntos del entorno social y del cómo solucionarlo.
  • Cambiar actitudes en los estudios y ser más amistoso con los compañeros.
  • Aprender a desenvolverse según la propia opinión

Y destacaron la importancia de haber sido ellos mismos los que habían descubierto, frente a otras orientaciones en las que se les hablaba e informaba sobre las opciones de futuro.

El profesorado lo valoró como una buena manera de abordar, calificando como muy buena la técnica utilizada, ya que había posibilitado una apertura para responder, despejar inquietudes y despertar el interés de los estudiantes, pues se habían tratado temas vivenciales.

También manifestaron haber descubierto aspectos de los alumnos que desconocían, así como la importancia de saber qué y cómo piensan ellos. En algún caso se explicitó, que al día siguiente y en clase, se habían mostrado menos alborotadores y más responsables con la tarea de aula, o salón como decían. Que después del éxito no podían seguir igual y valoraban la importancia de salir del aula, de programar y planificar en común.

Cabe señalar que en algún grupo hubo alumnos, que planteándose la opción de trabajar para la comunidad, preguntaron si era mejor hacerlo desde ya y renunciando a su formación universitaria.

La respuesta fue, que aunque las decisiones siempre son personales, sí que era importante aprovechar las oportunidades que en concreto ellos tenían, pues la formación nunca es un impedimento para el progreso y bien común, sino todo lo contrario. Y más, si tenemos en cuenta que la cultura, el derecho a la educación, no tiene que estar al servicio del crecimiento económico, sino a la inversa, ser un elemento constitutivo del desarrollo humano y por tanto facilitador de la convivencia y la democracia.

Bibliografía:

CAMBRA BASSOLS; J. (1999): “Desarrollo y subdesarrollo del concepto de Desarrollo: elementos para una reconceptualización” en Actas del Congreso: Análisis de diez años de Desarrollo Humano. Bilbao.

“La educación en los Derechos Humanos”.(1998): Bilbao.Euskalerriaren Adiskideen Elkartea.

DELORS; J. ( 1996): “La educación encierra un tesoro”. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Barcelona. Santillana/UNESCO.

FREINET, C. ( 1979): “La educación moral y cívica”. Barcelona. Laia.

HOSTIE; R. (1974): “Técnicas de dinámica de grupo”. Madrid. Publicaciones ICCE.

KITWOOD, T. ( 1990): “ Concern for others. A new Psichology of conscience and morality”. London. Routledge.

LORENZO, M.L. (1990): “ La tutoría como foco generador básico de un buen clima” en Actas del Simposio Internacional Helios. Problemas de Conducta en el Aula. Modelos y Experiencias. pp 149-157. Principado de Asturias. Ministerio de Educación y Ciencia.

LORENZO, M.L. (1996): “Conciencia moral autónoma y conductas socialmente aceptables” en Jornadas de Educación en Valores y Desarrollo Moral; coord. Buxarrais, M.R.; Martínez, M. pp.189-190. Barcelona. ICE/OEI.

LORENZO, M.L. (1998): “Tutoría, clima y conductas escolarmente aceptables: ¿cómo abordarlo?” en Aula de Innovación Educativa, n.75,pp.68-72. Barcelona. GRAÓ y en “La acción tutorial, el alumnado toma la palabra” de Claves para la Innovación Educativa, n.9, pp.143-150. Barcelona. GRAÓ/ELR.

LORENZO M.L. (2000): “Educación en valores en la Educación Secundaria Obligatoria: principios, estrategias y clima” en Valores y temas transversales en el currriculum de Claves para la Innovación Educativa, n.1, pp.137-147. Barcelona. GRAÓ/ELR. Y en “Valores e temas transversais no currículo ”, n.5, pp. 151-163. Porto Alegre. ARIMED

LORENZO, M.L. (2000): “Ejemplos para adecuar y diseñar actividades sobre contenidos de educación en valores en la E.S.O.” en Aula de Innovación educativa, n.97, pp.45-48. Barcelona.GRAÓ.

MARTINEZ, M. (1995): “La educación moral: una necesidad en las sociedades morales y democráticas” en Revista Iberoamericana de Educación, n.7, pp.13-39.

PNUD ( 1990-1998): Informes sobre Desarrollo Humano, Mundi-Prensa, Madrid.

PUIG; J.M.; (1998): “Construcción dialógica de la personalidad moral” en Educación, Valores y Democracia. Madrid. OEI.

PUIG, J.M.; MARTIN, X.; ( 1998) “La educación moral en la escuela. Teoría y práctica”. Barcelona. EDEBE:

PUIG, J.M.; y VARIOS. ( 2000): “Cómo fomentar la participación en la escuela”. Barcelona.GRAÓ.

ROGERS, C.R. ( 1972): “El proceso de convertirse en persona”. Barcelona. Laertes.

"Una escuela comprensiva e integradora”, (1990): Vitoria. Gobierno Vasco. Departamento de Educación, Universidades e Investigación.

UNESCO (1996): Nuestra Diversidad Creativa. UNESCO. París.

<< Volver