Principal OEI

Monografías virtuales
Ciudadanía, democracia y valores en sociedades plurales

Número especial: Los jóvenes y los valores

ISSN 1728-0001

 Reflexiones

<< Volver

 

La percepción de los valores constitucionales en la infancia a través de las imágenes de los medios de comunicación*

Fernando Gil 1 , Gonzalo Jover 2 , David Reyero 3
Universidad Complutense de Madrid


* Este estudio forma parte de nuestro programa de investigación pedagógica sobre los valores en la infancia mediante la experimentación con metodologías innovadoras. Véase: Gil, F. y Jover, G. (1998): “La experiencia de los derechos en contextos de aprendizaje escolar: una investigación a través de las nuevas tecnologías”, en Revista Española de Pedagogía, 211, pp. 561- 585; Gil, F. y Jover, G. (2000): “Las tendencias narrativas en pedagogía y la aproximación biográfica al mundo infantil”, en Enrahonar, 31, pp. 107-122; Jover, G. y Reyero, D. (2000): “Images of the Other in Childhood: Researching the Limits of Cultural Diversity in Education from the Standpoint of New Anthropological Methodologies”, en Encounters on Education / Encuentros sobre Educación / Recontres sur l’Éducation, 1, pp. 127-152; Gil, F. y Jover, G. (2003): “La contribución de la educación ética y política en la formación del ciudadano”, en Revista de Educación, número extraordinario, pp. 109-129; Gil, F.; Jover, G. y Reyero, D. (en prensa): “La educación moral ante las guerras y los conflictos”, en Teoría de la Educación. Revista Interuniversitaria.


El pasado mes de diciembre de 2003 se cumplió el vigésimo quinto aniversario de la aprobación de la Constitución Española de 1978. Con este motivo, nuestro equipo de investigación en el Departamento de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid ha llevado a cabo un estudio sobre la percepción que tienen los escolares españoles de los valores cívicos que estableció el artículo 1 de la Constitución como marco axiológico del sistema de convivencia:

"España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político" (Constitución Española, Art. 11).

La metodología empleada ha combinado estrategias narrativas e iconográficas. Nos hemos basado en la presentación de imágenes reales de los medios de comunicación. En una época en la que los niños y jóvenes obtienen, en gran medida, patrones de comportamiento y modos de estructuración de la realidad a través de la influencia de los medios, nos ha interesado saber la lectura que realizan de estas imágenes, cómo interpretan los recursos iconográficos que aparecen y pueden contemplar en cualquier momento en la televisión y en la prensa escrita.

Para conseguir una mayor variedad, las imágenes propuestas debían reflejar acontecimientos de los que los sujetos participantes pudiesen tener una experiencia más inmediata o más distante, en un triple sentido: espacial, temporal y vital. Queríamos: a) Imágenes de acontecimientos de dentro y fuera de nuestras fronteras, b) Que abarcasen temporalmente los 25 años transcurridos desde la aprobación de la Constitución, con ejemplos de los años iniciales y de los actuales, y c) Que se refiriesen a situaciones, tanto lejanas como más cercanas, relativas a las vivencias cotidianas de los chavales. A partir de estos criterios, se eligieron cuatro imágenes que representasen los cuatro valores de la Constitución. 1) El valor de la libertad: imagen del estudiante que desafía a los tanques en la plaza de Tiananmen. 2) El valor de la justicia: imagen de protesta pacífica contra los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). 3) El valor de la igualdad: imagen de una manifestación de alumnos de Educación Secundaria durante la tramitación de la reciente Ley Orgánica de Calidad de la Educación. 4) El valor del pluralismo político: imagen sobre la noticia de la legalización del Partido Comunista Español (PCE) en 1977. Cada una de las imágenes se acompañaba de una pequeña explicación que contextualizaba ese acontecimiento, y algunas preguntas formuladas de manera abierta a fin de condicionar lo menos posible las construcciones narrativas de los sujetos. Las respuestas se han elaborado de manera individual y anónima, indicando exclusivamente el género y la edad.

Nuestro propósito con la presentación de estas imágenes es conocer cómo perciben esos valores los jóvenes ciudadanos, el significado que les atribuyen, dónde sitúan su importancia y sus límites, etc. En definitiva, no buscamos saber si tienen o no una comprensión teórica de los mismos. No pretendemos averiguar sus conocimientos políticos sino, como es habitual en las metodologías narrativas autorreferenciales, captar su vivencia subjetiva de la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Para completar los objetivos de la investigación, al final les proponíamos, sin apoyo de ninguna fotografía, que se imaginaran cómo era la vida de un chico o de una chica de su edad hace 30 años. El objetivo con esta propuesta estriba en ampliar el panorama experiencial detectado con respecto a los valores políticos. A través de sus relatos, pretendemos reconocer cómo valoran y comprenden los cambios en diversos ámbitos sociales (la familia, la escuela, etc.), lo que consideran ganancias o pérdidas a lo largo del tiempo.

La investigación sigue abierta. Han participado en ella más de 400 alumnos de varios centros de Educación Secundaria Obligatoria de la Comunidad de Madrid. A continuación presentamos algunos resultados iniciales correspondientes a alumnos de los dos primeros años de esta etapa de enseñanza, o sea, jóvenes ciudadanos entre 12 y 14/15 años.

El valor de la libertad

  • Los miembros más jóvenes de nuestra sociedad actual valoran la libertad, que identifican con los sistemas políticos democráticos, y su ausencia con las dictaduras. Consideran que es un valor individual y colectivo positivo. Es algo beneficioso para la sociedad en su conjunto, y su conquista requiere también la colaboración de todos. Aunque, a veces, puede ser necesario que alguien se anime a dar el primer paso.
  • En la imagen que les presentamos de los acontecimientos de la Plaza de Tianamen, ven a un joven que se enfrenta a la opresión entre la heroicidad y el miedo. Esta imagen les sugiere sobre todo soledad. Al mirar la imagen, se debaten entre el idealismo utópico, que es la actitud más frecuente, y un cierto derrotismo, que puede llegar a convertirse en pasotismo. Pedagógicamente, debemos enseñarles a vivir en la tensión entre la realidad y el ideal, entre lo que es y lo que puede ser. Fuera de la realidad, no cabe ningún proyecto pedagógico, pero en el puro conformismo con lo que hay, tampoco.

El valor de la justicia

  • La justicia se ve como un valor necesario, aunque las concepciones sobre la misma y su relación con la legalidad varían. A veces, lo justo y lo legal no coinciden. Los jóvenes de nuestra investigación ven que la legalidad ordena la convivencia. Pero, en ocasiones, especialmente cuando se ponen en el lugar de las víctimas de determinados actos, el recurso a los cauces legales les deja insatisfechos porque, o bien no logra erradicar del todo los problemas y delitos graves, o bien no repara proporcionalmente el daño que estos actos pueden ocasionar.
  • Sin embargo, también comprenden que es un error recurrir a procedimientos ilegales para resolver los delitos. Unas veces, los argumentos se basan en consideraciones de tipo pragmático (espiral de violencia, riesgo de que te pillen, etc.). Otras veces, estos argumentos responden a principios éticos generales, que llegan a situar por encima de sus propios sentimientos de venganza: porque supone una violación de derechos, porque no respeta la condición personal del ser humano, porque estamos en un sistema democrático que garantiza la vida, etc. Esta postura representa un estadio de madurez moral más elevado, y es el que deberíamos fomentar a través de la educación.

El valor de la igualdad

  • La igualdad no es un valor tan asentado como la libertad. En sus relatos, los jóvenes reflejan, a su nivel, el debate acerca de los distintos modos de concretar este principio, y manifiestan los conflictos de intereses que aparecen en las políticas acerca de la igualdad y de la diversificación. Una misma política les puede venir bien a unos y mal a otros. Otras veces, la contradicción se produce entre el ideal normativo y sus condiciones de aplicación. Cuando piensan en la igualdad como valor, la afirman; pero cuando piensan en medidas que les pueden afectar personalmente la rechazan.
  • Justifican éticamente la posibilidad de una agrupación diferenciada, como la que pretende la última reforma de nuestro sistema educativo, cuando es el efecto de una diferente actitud hacia el trabajo escolar, pero no cuando es consecuencia de otros factores que caen fuera de la propia responsabilidad, como la capacidad de aprendizaje. Pedagógicamente añaden diversos matices: desde la necesidad de una atención personalizada, hasta la influencia del nivel del grupo en el aprendizaje de cada alumno.

El valor del pluralismo político

  • Los jóvenes reconocen el pluralismo político como fundamento de la convivencia democrática. El pluralismo está asumido como algo natural que forma parte de la vida cotidiana, y que tiene su máxima expresión en la libertad de pensamiento y en la capacidad de elección de los ciudadanos.
  • En ocasiones, sus construcciones narrativas revelan una inicial actitud de escepticismo político. La política institucional se vive como algo lejano, y los partidos políticos como entidades que no representan la voluntad de los ciudadanos. Algunos proponen la supresión de los partidos por modos de participación más directa. Para otros, esta desconfianza les empuja ya a imaginarse a sí mismos en el futuro como adultos totalmente desinteresados por la política. La intervención pedagógica sobre este valor debe enfocarse hacia la idea de que la democracia no es simplemente un sistema institucional, sino algo que debe ser llevado a la práctica de nuestras acciones cotidianas, por ejemplo, a través de los modos de participación escolar.

La reconstrucción de la memoria cívica

  • Cuando imaginan cómo era la vida de un chico o una chica de su edad hace 30 años, manifiestan cierta inclinación hacia el evolucionismo social. Proyectan en esa vida los aspectos más negativos de su experiencia y de lo que han oído acerca del pasado. Los padres eran más severos que los de ahora, y las normas familiares eran más estrictas, lo que hacía que los niños fuesen más respetuosos. El entorno era muy machista y si, en general, no había libertad, en el caso de las chicas ésta era totalmente inexistente.
  • De una manera más clara que en la familia, en el caso del colegio, una institución oficial, los chavales incorporan valoraciones políticas del momento, atribuyendo a la escuela las condiciones de la situación política del país. De este modo, el papel de los docentes se encuentra impregnado de esa misma valoración, al ser percibidos como representantes públicos de una institución afectada, controlada, etc. por las ideas políticas dominantes. Los profesores eran muy severos y usaban frecuentemente el castigo físico. Algunos dicen que, aunque se aprendiese más, esta escuela era poco humana. La severidad de los profesores y de la escuela era justificada y apoyada por los padres. Intuyen que ahora esa continuidad no existe y que, en general, ellos cuentan con el apoyo de los padres frente a los profesores.
  • Los relatos infantiles sobre el pasado resultan interesantes, no sólo porque nos sirven para detectar sus lagunas histórica, sino sobre todo porque nos permiten conocer cómo imaginan la dinámica del cambio personal, social y político. Pedagógicamente, debemos enseñarles a ver las condiciones que posibilitan las transformaciones sociales, a que ellos mismos se perciban como partes activas, y no meros receptores, de una historia que continúa.

Notas:

1Fernando Gil, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense de Madrid, con premios extraordinarios de Licenciatura y de Doctorado. Profesor titular de Filosofía de la Educación en el Departamento de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad Complutense.

2Gonzalo Jover Olmeda, catedrático de Teoría de la Educación en la Universidad Complutense de Madrid. Visiting Scholar en las Universidades de Boston y Queen's (Canadá) y Visiting Professor en diversas universidades europeas. Forma parte de comités editoriales de varias revistas nacionales e internacionales.

3David Reyero García, profesor titular de Antropología de la Educación en la Universidad Complutense de Madrid. Visiting Scholar en la Universidad Estatal de Pennsylvania en Estados Unidos y en la Universidad de Manitoba en Canadá.

<< Volver