Educación en Valores Sala de lectura Programa Educación en Valores OEI

Está en:
OEI - Programas - Educación en Valores - Sala de lectura

Educación y desarrollo sostenible

José Palos Rodríguez
Universidad de Barcelona

«En teoría, el proyecto de dar una educación a las clases trabajadoras es ya bastante equívoco y, en la práctica, sería perjudicial para su moral y su felicidad. Enseñaría a las gentes del pueblo a despreciar su posición en la vida en vez de hacer de ellos buenos servidores en agricultura y en los otros empleos a los que les ha destinado su posición. En vez de enseñarles subordinación les haría facciosos y rebeldes, como se ha visto en algunos condados industrializados. Podrían entonces leer panfletos sediciosos, libros peligrosos y publicaciones contra la Cristiandad. Les haría insolentes ante sus superiores; en pocos años, el resultado sería que el gobierno tendría que utilizar la fuerza contra ellos»

Argumentación del Presidente de la Royal Society
inglesa para oponerse a la creación de escuelas elementales (1803)
Citado en Daniel Gil Pérez (1998)

1. ¿Por qué educación?

Porque la educación es un Derecho Humano fundamental que está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención sobre los Derechos del Niño y además es el catalizador más poderoso para el desarrollo humano (OXFAM INTERNACIONAL). A pesar de esto la realidad queda muy lejos de una escolarización y una alfabetización total. Actualmente 125 millones de niños y niñas no acuden nunca al colegio (la mayoría en África Subsahariana), y otros 150 millones lo abandonan antes de completar 4 años de educación y sin haber adquirido habilidades básicas. Por otro lado en todo el mundo 872 millones de personas son incapaces de leer o escribir Además de estas cifras también se ha de tener en cuenta los millones de niños y niñas que asisten al colegio en condiciones que hacen que la educación sea de baja calidad tal como infraestructuras deficientes, exceso de alumnos i/o mezcla de diferentes niveles en una misma aula, insuficiencia de profesorado y formación insuficiente, falta de recursos, programas poco adaptados a las necesidades reales, discriminación en el acceso según el sexo o nivel económico, etc... (ONU, 1997). En general la mayoría de esta población corresponde a los países menos desarrollados con lo que se establece una correlación entre nivel de escolarización y desarrollo. En la Conferencia Mundial sobre Educación en Jomtien, (1990) y en la Cumbre sobre Desarrollo Social (Copenhague, 1995) se han ido estableciendo metas a nivel mundial, como una educación primaria y gratuita para todos los niños en todo el mundo antes del año 2015, pero la cercanía de esta fecha y el ritmo de escolarización en estos países no parece que se pueda alcanzar este objetivo fácilmente. Por otro lado la ciencia, que junto con los conocimientos sociales y humanísticos son el principal activo de un país para afrontar su futuro, parece que no puede solucionar los problemas de desigualdad, de opresión o de subdesarrollo que es el contexto de estos millones de habitantes (Conferencia Mundial sobre la Ciencia de Budapest, 1999). Es el círculo de la pobreza y la educación puede ayudar a romperlo.

Actualmente parece haber un consenso en que el desarrollo de la educación favorece directamente el desarrollo social y económico de una región o un país. También se está de acuerdo en que para que esto tenga efecto, y lejos de los argumentos de la Royal Society, es básico y previo el desarrollo de las capacidades personales. El objetivo fundamental de la educación en general y de la educación escolar en concreto es proporcionar a los ciudadanos y estudiantes una formación plena que les ayude a estructurar su identidad y a desarrollar sus capacidades para participar en la construcción de la sociedad. En este proceso el sistema educativo debería posibilitar que los alumnos. como futuros ciudadanos, reflexionen, construyan y pongan en práctica valores que faciliten la convivencia en sociedades plurales y democráticas, tal como el respeto y la tolerancia, la participación y el diálogo.

La madurez y consolidación de las sociedades democráticas en gran medida viene dada por el desarrollo de las capacidades individuales y por la capacidad que tenga la sociedad para integrarlas y hacerlas funcionales en los proyectos colectivos. Por esto cuando la sociedad en general o un país concreto se preocupa y se plantea la mejora de su educación, en realidad está confiando en su potencial para generar progreso social y en su potencial transformador en todas las dimensiones, la personal, la política, la cultural y la tecnológica, económica y productiva. Y de forma más inmediata se le está asignando el papel de catalizador para que se de la adaptación de la sociedad a los acelerados cambios que se producen en cada uno de ellas.

Estamos de acuerdo en que una educación que potencie las capacidades personales y sociales para hacer frente a las rápidas transformaciones de la tecnología, de la producción y de la cultura es fundamental para el desarrollo de un país. Pero quizá deberíamos preguntarnos a qué tipo de desarrollo nos referimos. El concepto de desarrollo también está evolucionado y ha pasado de una concepción estrictamente economicista a una concepción más humana, ecologista y sostenible en el futuro incorporando a este concepto el derecho de las futuras generaciones a vivir en un planeta o un país más equilibrado y más justo (tomando como referente la Conferencia de Río, 1991). Esta interpretación supone la necesidad de un cambio de mentalidad progresiva en todos los ámbitos sociales, en el individual y en el económico, un cambio que fundamentalmente supone entender la educación, formal y no formal, como parte intrínseca e indisociable del desarrollo. Un cambio en el que la educación tiene una función constructora. Y es por ello que se plantea la necesidad de una Educación para el desarrollo, humano (aunque parezca paradójico), y sostenible en sus planteamientos.

2. Cambio social y necesidades educativas.

Vamos, y estamos bastante avanzados en el proceso, hacia una sociedad de la comunicación y del conocimiento. Se dice hace tiempo que vivimos en un mundo o una “aldea” global debido a la dinámica de mundialización de los intercambios en general (materia primeras, productos manufacturados, capitales, tecnología, información) y de los procesos productivos (división internacional de las fases de la producción) , al desarrollo de las tecnologías y medios de transporte, y al protagonismo de los medios de comunicación. Estos cambios hacen que las competencias necesarias para incorporarse al proceso de modernización , y que la educación debería crear, están cambiando. Así en muchos países las competencias adquiridas por gran parte de la población empiezan a ser obsoletas o poco funcionales a corto plazo. Y me refiero tanto a las capacidades y habilidades personales de los ciudadanos para desenvolverse en la vida cotidiana como a las competencias de la empresa para incorporarse o mantenerse en el mundo productivo o en el mercado. Ya no es suficiente que un país disponga de mucha mano de obra para ser competitivo, sino que además es necesario que sea cualificada. A cada ciudadano se le empieza a pedir un esfuerzo para que construya su propia cualificación, pero sin que eso suponga ninguna garantía de continuidad en el empleo o de encontrar uno nuevo. Y al mismo tiempo se le impone que olvide conocimientos y experiencias profesionales que siempre habían sido como un seguro personal. Es decir, que en el proceso de globalización y transformación económica, el elemento humano, el trabajador, toma protagonismo por cuanto se le exige más formación, pero al mismo tiempo se siente más vulnerable a los cambios de la organización y necesidades del trabajo y de las empresas. Es decir se genera un sentimiento de temor e inseguridad general ante estas transformaciones. Otra vez se pone de manifiesto que quien marca las necesidades educativas de los ciudadanos en general y de un país en concreto, son las necesidades (económicas, productivas, culturales, etc..) que tiene el sistema para continuar desarrollándose . Y estas necesidades las convierte en factores de competitividad. De esta forma, y ante el cambio, la educación se ha de centrar en el desarrollo de capacidades polivalentes y en la formación permanente y refuerza su papel de elemento de integración y promoción social (GARCIA, A., 1998).

Ante estos cambios se debería intervenir para que el ciudadano y trabajador, pueda hacer frente a la nueva situación y a las perspectivas de futuro:

2. 1. Potenciar la educación básica

En primer lugar se debería revalorizar el papel de la cultura general, subir el nivel medio de educación de la población y hacer que la educación básica llegue a toda la población. Esto permitiría que los ciudadanos puedan comprender, crear y adquirir a lo largo de su vida nuevas competencias. Asimismo con esta educación básica se trataría de crear ciudadanos capaces de asimilar innovaciones de tipo tecnológico y cambios económicos, sociales, culturales y de hábitos en general, que continuarán dándose, pero también ciudadanos responsables, democráticos y con capacidad crítica.

Y se ha de reforzar la importancia de potenciar la formación básica puesto que entre otras cosas incidirá en:

2.2. Capacitación y formación profesional

Se debería incrementar la capacitación tipo laboral. Tradicionalmente las técnicas que se han empleado en la producción siempre han ido cambiando pero de forma progresiva y en base a unos conocimientos básicos, con lo que siempre era fácil que el trabajador pudiese acceder al conocimiento de la nueva técnica (tecnología electromecánica). Pero en la actualidad la gran dificultad se presenta porque se está modificando la base del conocimiento necesario para ejecutar la técnica (tecnología electrónica e informática). De esta forma se rompe una cadena de conocimientos y el acceso a la nueva tecnología ya no es automático, sino que se han de construir nuevas estructuras cognitivas de base. De esta forma el trabajador sin formación no puede hacer suyo el saber científico ni la nueva tecnología. (SERRAO, R. 1998). Para ello es imprescindible la inversión en educación y en la actualización de la formación profesional. Esto por un lado permite el incremento del nivel general de conocimientos de la población y por otro permitiría acercar la escuela a la empresa. Quizá, y ante la velocidad de las innovaciones tecnológicas, la capacitación básica laboral se debería plantear por grupos de ocupaciones afines o familias con habilidades compartidas (electrónica/electricidad..). (GALLART, M.A.1998)

Otro argumento que refuerza la necesidad de potenciar la formación profesional es el papel que tiene la actividad laboral como espacio de desarrollo personal aunque generalmente se suela resaltar tan sólo el aspecto económico. El lugar de trabajo es un espacio de relación y integración social, en especial a través de los valores compartidos, de la transmisión y comunicación de experiencias (VALDES, T. 1998) y evidentemente de la autonomía y capacidad de consumo.

2.3 Otras intervenciones

Además de estas intervenciones es conveniente tener en cuenta otros dos aspectos. Uno la introducción en el sistema escolar del aprendizaje obligatorio de lenguas extranjeras. Otro la sistematización de la educación y formación permanente a lo largo de toda la vida en tanto que la sociedad del futuro deberá invertir en conocimiento. Finalmente, a pesar de la insistencia en el desarrollo de la educación básica, no se debe olvidar las inversiones en la enseñanza media y superior a pesar de que estos niveles son a los que se les confiere generalmente el papel de transformación y por tanto suelen recibir proporcionalmente más inversiones.

3. Un modelo insostenible

Todas estas medidas ciertamente son necesarias para que la educación tenga una incidencia en el desarrollo de un país. Y nos preguntábamos a qué tipo de desarrollo nos referimos. Es cierto que todos los países en desarrollo tienen como modelo, interiorizado o impuesto el modelo de desarrollo de los países más desarrollados. Pero este modelo está generando una serie de problemáticas que no son sólo de ámbito interno de cada uno de estos países, sino que tiene implicaciones a nivel mundial y que parece ser que ni la tecnología ni el crecimiento económico puede resolver. Estas son evidencias puestas de manifiesto no sólo por los movimientos ecologistas . y/o ONG como se hizo en el Foro Internacional de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en Río de Janeiro (1992), sino por el mismo Banco Mundial aunque evidentemente con diferente profundidad e intencionalidad. Este ya plantea una revisión del modelo, en concreto la necesidad de revisar el principio de movilidad de capitales a raíz de la última crisis económica en las nuevas áreas de desarrollo.

Se dice que este es un modelo de desarrollo insostenible desde una perspectiva planetaria. Una afirmación argumentada por la amenaza de la destrucción del sistema biológico que pone en peligro el sistema social y la propia supervivencia humana, que se argumenta por la imposibilidad de que se pueda dar un crecimiento indefinido (y menos ritmo de los países más desarrollados) dentro de un Planeta limitado y porque la interdependencia entre pobreza y riqueza genera tensiones sociales insostenibles a todas las escalas. De continuar con este modelo, el aumento de la degradación ambiental y la expansión de la pobreza llevaría a un colapso de los sistemas y a una ruptura del orden social tal como ya quedó expresado en la resolución de las Naciones Unidas de 1989. El problema está en las formas de crecimiento y en los estilos de vida que se fomentan desde el sistema. En consecuencia, todos los países tienen que apostar por un modelo de desarrollo alternativo capaz de asegurar un desarrollo humano y sostenible globalmente. Y decimos de desarrollo y no de crecimiento en tanto que desarrollar supone potenciar capacidades que permitan mejorar gradualmente. El compromiso ha de ser tanto de los países en desarrollo como los desarrollados pero estos con mucha más responsabilidad moral e implicación económica y tecnológica.. La evaluación de este desarrollo deberá buscar otros indicadores, diferentes a los índices económicos como el PIB o PNB. Un ejemplo, aunque también cuestionado es el Indice de Desarrollo Humano. Esto supone nuevas formas de pensar y de actuar. (PALOS, J., 1998).

4. Hacia un desarrollo humano y sostenible

Y qué quiere decir que el desarrollo ha de ser sostenible. Cuando nos referimos a un desarrollo sostenible estamos planteando la necesidad de que este desarrollo ha de cubrir de forma adecuada las necesidades humanas pero sin transgredir los límites ecológicos del Planeta y que tenga en cuenta las necesidades del presente, sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para cubrir sus propias necesidades y sin incrementar las desigualdades sociales. La resolución a este dilema tiene dos enfoques. El “oficialista” mantenido por la mayoría de los organismos internacionales que lo sustentan en la creencia que tan solo es posible equilibrar los desniveles del desarrollo entre países ricos y pobres incrementando la producción. Al mismo tiempo se confía en que la ciencia y la técnica tiene capacidad para solucionar todos los efectos externos del crecimiento económico (alimentación contaminación, energía, guerras, desigualdades, etc..). Se considera que estos son efectos no deseables pero inevitables del modelo de libre mercado. El otro enfoque diríamos “crítico” plantea que en realidad los problemas se derivan del modelo de desarrollo y por tanto el origen estaría en las bases estructurales del mismo modelo: productivismo, competencia económica que se regula de forma natural y la fe en la alianza entre tecnología, ciencia y economía. Por tanto lo que se debería cuestionar es el modelo de desarrollo o mejor dicho de crecimiento. Desde este enfoque crítico, humanista y ecológico se considera que el conocimiento científico y técnico es imprescindible en la búsqueda de soluciones, pero se ha de relativizar su capacidad a la vista de los resultados, al tiempo que se piensa que se han de buscar otras formas de regular las relaciones de forma más humana, equitativa y sostenible. En realidad lo que se considera que se debería cuestionar son los valores que presiden el modelo de desarrollo y las estructuras sociales y económicas de las que se dota. Algunos de estos valores son el utilitarismo, economicismo, individualismo, insolidaridad, competitividad agresiva, etc..

Realmente es un reto definir y concretar un modelo de desarrollo que no suponga grandes regresiones en el nivel desarrollo de los países más avanzados y que permita un desarrollo de los países menos desarrollados. En ello se trabaja desde la economía y se hacen aportaciones en diferentes sentidos. A partir de propuestas de la economía ecológica, de diferentes ONG y sencillamente del análisis de los problemas que se han ido generando en el modelo de desarrollo actual se pueden perfilar algunas características generales de lo que podría ser este modelo de desarrollo humano, global y sostenible:

5. Algunas propuestas que favorecerían la educación y el desarrollo

En la Agenda 21 ya se reconoce que pueden existir otras formas de conocer e interpretar el mundo. Por esto se recomienda que se respete las necesidades definidas por las comunidades y que se respeten los diversos sistemas de conocimientos y culturales como base de un desarrollo sostenible. También se recomienda que las instituciones educativas gubernamentales generen medidas de apoyo a los programas e iniciativas de las ONG y otros movimientos comunitarios de base que se den dentro de los países. Así también se sugiere que se de prioridad a las acciones dirigidas a solucionar los problemas específicos de los grupos de acción preferente por su capacidad de generar desarrollo (mujeres, jóvenes, adultos, culturas indígenas, desarrollo agrícola, actividades económicas de base, etc.,.).

En este mismo sentido es interesante recoger algunas de las propuestas de las ONG para favorecer la educación y en consecuencia el desarrollo de los países más pobres:

5.1. La Educación para el Desarrollo

El cambio hacia un modelo de desarrollo humano, ecológico y sostenible supone un cambio de mentalidad y una concienciación social de la necesidad de estos cambios. Es por ello que se ha de intervenir desde la educación formal y no formal a través de una Educación para el Desarrollo. Una educación que es para y en el desarrollo y no sólo para el crecimiento económico, en cuanto que el desarrollo supone un proceso que conduce a la realización y potenciación de capacidades individuales y colectivas. La Educación para el Desarrollo debería plantear las cuestiones éticas que se relacionan con el funcionamiento de la sociedad y por lo tanto tendrá relación con las problemáticas implicadas entre otras como la paz, la democracia, la multiculturalidad, el consumo, la salud, y el medio ambiente. Se debería convertir en un ámbito de discusión sobre estas problemáticas relevantes y de formación en actitudes y valores que posibiliten un compromiso personal y colectivo hacia la solución de estas problemáticas. Es decir, en realidad la Educación para el Desarrollo se sitúa en el centro del para qué de la educación. Un para qué que tiene relación con la necesidad de ir hacia la construcción de un modelo de desarrollo diferente, más humano, ecológico y sostenible. Este cambio de paradigma será lento y a contracorriente y mientras tanto tenemos el reto de que el desarrollo de los países más pobres se ha de acelerar pero sin que eso suponga la competitividad como barbarie, ni un incremento de las desigualdades ni de la exclusión social. (DELICH, FCO. 1998). Por esto no se pueden prescindir de medidas, que más realistas e inmediatas como las que se han idos exponiendo anteriormente, e incluso a veces contradictorias, se encuentren en el camino del modelo referente utópico hacia el que queremos ir: desarrollo humano y sostenible. Y mientras tanto también se debería crear conciencia social de la necesidad del cambio, desde la escuela en la educación básica , y de forma permanente desde todas las instancias y organizaciones. La Educación para el Desarrollo tiene bastante que decir.

Algunos de los objetivos generales de la Educación para el Desarrollo son (Hegoa, 1996):

En definitiva, cuando proponemos una educación para el desarrollo desde los diferentes estamentos y ámbitos de intervención creemos que estamos construyendo las bases para un desarrollo más humano, respetuoso con el medio ambiente y sostenible en el futuro. Estamos educando para el futuro.

Bibliografía referenciada

AA.VV.(1998). Ciencia, tecnología y sociedad ante la educación. Monográfico. Revista Iberoamericana de educación. Ed. OEI. Madrid.

AA.VV. (1997). Educación ambiental para el desarrollo sostenible. 7V “Cajas amarillas”. Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental. Ministerio de Medio Ambiente. Madrid.

AA.VV.(1995). Medir y evaluar el desarrollo. Monográfico. Revista internacional de Ciencias Sociales. Ed. UNESCO.

ARGIBAY, M.; CELORIO, C.; CELORIO, J.J.; UNAMUNO, M. (1996). Junta Mundos. Guía didáctica de Educación para el Desarrollo. Ed.Hegoa. Bilbao

DELICH, Francisco (1998). Educación, modernidad y democracia: problemas y perspectivas. En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina.

GALLART, Mª. A. (1998). Los cambios en la relación escuela-mundo laboral. En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina.

GARCIA, Angeles (1998). Las transformaciones educativas. La experiencia de la Unión Europea . En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina.

GIL, Daniel (1998). El papel de la educación ante las transformaciones científico-tecnológicas. En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina.

GIMENO, José. (1998). Cambios culturales y transformaciones curriculares. En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina

GIMENO,J; PEREZ, A.I. (1992) Comprender y transformar la enseñanza. Ed. Morata

GIROUX, H.A. (1990). Los profesores como intelectuales. Hacia una pedagogía crítica del aprendizaje. Ed.Paidos/MEC. Barcelona

INTERMON (1999). Educación ahora: rompamos el círculo de la pobreza. Fundación Intermon/Oxfam Internacional. Barcelona

JIMENEZ, Luis M. (1996). Desarrollo sostenible y economía ecológica. Ed.Síntesis. Madrid.

ONU. (1997) La situación social en el mundo. Departamento de Información Económica y Social y de Análisis de Políticas. ONU. Nueva York.

PALOS, José (1998). Educación Ambiental. En Enciclopedia General de la Educación. V-3. Ed.Oceano

PALOS, José (1998) Educar para el futuro: temas transversales del currículum. Ed. Desclée de Brouwer. Bilbao.

SERRAO, Roberto.(1988). Las nuevas estrategias de la educación permanente frente a la problemática del desempleo. En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina

VALDES, Tomás (1998). Educar para el S-XX. . En Democracia, desarrollo e integración. OEI. Ed.Troquel. Argentina

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Programa Educación en Valores

Programa Educación en Valores
Inicio Programa | Sala de lectura

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |