Incio Programa Inicio OEI

Está en:
OEI - Programas - Observatorio - Informe Iberoamericano sobre Formación Continua de Docentes

Informe Iberoamericano sobre Formación Continua de Docentes

Colombia

[Políticas] [Marco Normativo] [Objetivos] [Estrategias] [Perfil]

POLÍTICAS

El contexto legal y político, los avances logrados por la investigación sobre el educador colombiano y por diagnósticos sobre su formación, los aportes del Movimiento Pedagógico liderado por los maestros y la relativa madurez alcanzada respecto del conocimiento pedagógico y didáctico, permiten al país plantear los siguientes postulados generales, orientadores del desarrollo profesional del educador:

Comprender el carácter disciplinar de la pedagogía, potenciar sus posibilidades de interdisciplinariedad y asumirla como el eje fundante de las acciones de formación, investigación y evaluación que se emprendan en relación con el educador.

Asumir que el maestro requerido por Colombia debe ser un verdadero profesional de la pedagogía, capaz de promover acciones formativas para sí y para otros, dentro de un marco de comprensión de la realidad y en la perspectiva del desarrollo humano. En consecuencia, se hace necesario que el Estado, las instituciones formadoras y la sociedad le provean las condiciones y facilidades adecuadas para que pueda fortalecer sus capacidades, prepararse intelectual y moralmente y lograr las competencias que la misma sociedad le reclama.

A partir de estos postulados generales, la Formación Inicial, Continuada y Avanzada de los educadores ha de proyectarse hacia la configuración de enfoques y modelos que contribuya a desarrollar su profesionalidad.

Los programas de formación permanente o en servicio están caracterizados por la realidad y contexto de cada una de las regiones o entidades territoriales del país, teniendo como base, para su presentación por parte de las instituciones formadoras de educadores, los términos de referencia y los requerimientos de forma, contenido y calidad definidos en cada uno de los respectivos comités.

El plan territorial de capacitación, los programas que se registren y, por tanto, se autorice su desarrollo, tienen como beneficiarios todos los educadores y directivos docentes de la respectiva entidad territorial que presten sus servicios en los distintos niveles y ciclos de la educación formal, en la educación no formal y de la educación informal, incluidas las distintas modalidades de atención educativa a poblaciones.

Los programas estarán relacionados con el área de formación de los docentes, constituirán complementación pedagógica, investigativa y disciplinar y facilitarán la construcción y ejecución del Proyecto Educativo Institucional y su estructuración establecidos como columna vertebral o base estructural de todos los programas de formación de educadores.

MARCO
NORMATIVO

La Constitución Política de 1991 establece que Colombia es un Estado Social de Derecho en el cual la educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social. Organizado en forma de República unitaria y descentralizada, democrática, participativa y pluralista; fundada en la dignidad de la persona humana y en la prevalencia del bien general.

La Ley 115 de 1994 o Ley General de Educación, estableció en su título VI los mandatos referidos a los educadores y estableció explícitamente que, con el fin de mantener un mejoramiento continuo de la calidad de los docentes, todo programa de formación de docentes debe estar acreditado en forma previa.

El Estado Colombiano, en el marco de su Plan Decenal de Educación, ubicó políticas a largo plazo referidas a la formación y el desarrollo profesional de los educadores. En el contexto de esta política se asume que existe una estrecha relación de interdependencia entre Desarrollo – Educación – Formación de los docentes.

En este contexto, el Plan Decenal ubica que las estrategias y los programas enunciados tendrán como eje la construcción del Sistema Nacional de Formación de Educadores que integrará las normales superiores, las facultades de educación y los institutos de pedagogía. Tendrá como objeto la formación inicial y permanente de los educadores.

En el plan de desarrollo educativo del actual gobierno “Educación para construir la Paz”, se ubica que junto con el aumento de la cobertura, la mejora de la calidad de la educación en el país se configura como objetivo prioritario del gobierno. Se establece que se prestará una atención prioritaria a factores, entre otros, a la cualificación y formación de los educadores, como aspecto básico para el mejoramiento de la calidad de la educación. (Ley 508 del 29 de julio de 1999).

El Ministerio de Educación Nacional, de conformidad con sus competencias, tiene la función de dar los lineamientos y las orientaciones generales sobre la formación de los educadores del país, establecer la normatividad básica que permita garantizar el ofrecimiento de programas referidos al desarrollo profesional del educador, prestar asesoría a las instituciones e instancias encargadas de la formación de los maestros y apoyar financieramente los procesos.

Para desarrollar tales funciones se han expedido las normas pertinentes, en especial los siguientes decretos reglamentarios de la Ley General de Educación (Ley 115 de 1994) y la Ley de la Educación Superior (Ley 30 de 1992):

Decreto No. 0709 del 17 de abril de 1996, por el cual se establece el reglamento general para el desarrollo de programas de formación de educadores y se crean las condiciones para su mejoramiento profesional.

Decreto No. 3012 del 19 de diciembre de 1997, por el cual se adoptan disposiciones para la organización y el funcionamiento de las escuelas normales superiores.

Decreto No. 272 del 11 de febrero de 1998, por el cual se establecen los requisitos de creación y funcionamiento de los programas académicos de pregrado y postgrado en Educación ofrecidos por las universidades y por las instituciones universitarias, se establece la nomenclatura de los títulos y se dictan otras disposiciones.

En el caso específico de la formación permanente o en servicio, la normatividad y las orientaciones dadas por el Ministerio de Educación están dirigidas a los Comités Territoriales de Capacitación, quienes tienen la función de organizar los planes de capacitación de los docentes de su respectiva entidad.

OBJETIVOS

Entre los fines de la Ley General de Educación de Colombia cabe señalar los siguientes:

De conformidad con el artículo 67 de la Constitución Política, la educación se desarrollará atendiendo a los siguientes fines:

El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos;

La formación en el respeto a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad;

La formación para facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación;

La formación en el respeto a la autoridad legítima y a la ley, a la cultura nacional, a la historia colombiana y a los símbolos patrios;

La adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados, humanísticos, históricos, sociales, geográficos y estéticos, mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber;

El estudio y la comprensión crítica de la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país, como fundamento de la unidad nacional y de su identidad;

El acceso al conocimiento, la ciencia, la técnica y demás bienes y valores de la cultura, el fomento de la investigación y el estímulo a la creación artística en sus diferentes manifestaciones;

La creación y fomento de una conciencia de la soberanía nacional y para la práctica de la solidaridad y la integración con el mundo, en especial con Latinoamérica y el Caribe;

El desarrollo de la capacidad crítica, reflexiva y analítica que fortalezca el avance científico y tecnológico nacional, orientado con prioridad al mejoramiento cultural de la calidad de vida de la población, a la participación en la búsqueda de alternativas de solución a los problemas y al progreso social y económico del País;

La adquisición de una conciencia para la conservación, protección y mejoramiento del medio ambiente, de la calidad de la vida, del uso racional de los recursos naturales, de la prevención de desastres, dentro de una cultura ecológica y del riesgo y la defensa del patrimonio cultural de la nación;

La formación de la práctica del trabajo, mediante los conocimientos técnicos y habilidades, así como en la valoración del mismo como fundamento del desarrollo individual y social;

La formación para la promoción y preservación de la salud y la higiene, la prevención integral de problemas socialmente relevantes, la educación física, la recreación, el deporte y la utilización adecuada del tiempo libre, y

La promoción en la persona y en la sociedad de la capacidad de crear, investigar, adoptar la tecnología que se requiere en los procesos de desarrollo del país y le permita al educando ingresar al sector productivo.

Se pretende que el maestro colombiano sea capaz de:

Construir para sí mismo una visión y una actitud pedagógica que lo impulsen a mantenerse en formación permanente y a orientar la formación de otros para el logro progresivo de mayores niveles de humanidad y calidad de vida.

Convertir el conocimiento en potencial formativo a partir de la estructura, del contenido y del valor social y cultural de los saberes, en concordancia con el contexto vital de los alumnos y de su capacidad de conocer y valorar.

Promover para sí y para otros, a través de la formación, los talentos que cada persona puede y debe construir y cultivar en beneficio propio y de su entorno.

Contribuir con su profesión a crear visiones del mundo, de la vida y de sí mismo, gobernadas por los más altos valores humanos, desde los cuales se pueda afrontar críticamente la complejidad de la problemática personal, nacional y mundial, la acelerada producción de información y la continua recreación de los valores, así como la incertidumbre y el conflicto que de ello se genera.

Desarrollar y mantener una capacidad de asombro y una actitud de indagación, que enriquecidas con teorías y modelos investigativos, permitan la reflexión disciplinada de su práctica educativa cotidiana y el avance del conocimiento pedagógico.

Poseer mentalidad abierta a otras culturas, ser sensible y crítico ante la multiplicidad de fuentes de información universal y lograr el dominio pedagógico de los medios interactivos modernos y de una segunda lengua.

En el Plan Decenal de Educación 1996 – 2005, se ubican como propósitos generales, entre otros, el de convertir la educación en un propósito nacional y un asunto de todos, y lograr que la educación se reconozca como eje del desarrollo humano, social, político, económico y cultural de la nación.

ESTRATEGIAS

Entre las estrategias generales, cabe señalar la de elevar la calidad de la educación a través de la cualificación de los educadores; la dignificación y profesionalización de los educadores a través de la profesionalización de los educadores en servicio y las redes académicas de educadores.

Estrategias específicas son:

La constitución y funcionamiento de los Consejos de Acreditación para las Escuelas Normales Superiores (CAENS) y para la Educación Superior (CNA) y la Comisión de Maestrías y Doctorados, instancias encargadas de evaluar los programas de formación de educadores y recomendar su acreditación.

La estructuración y desarrollo del Sistema Nacional de Formación de Educadores,

La promulgación de normas referidas a los niveles de formación de educadores.

Institucionalización de los procesos de Acreditación Previa y de Calidad de los programas y de las instituciones formadoras de educadores,

Estructuración y consolidación de los Comités Territoriales de Capacitación encargados de organizar los programas de formación permanente para los docentes en servicio.

Destinación de recursos para apoyar la transformación, innovación y cualificación de los procesos de formación permanente de los educadores.

La organización y desarrollo de la Expedición Pedagógica Nacional.

Dada la importancia que, para el mejoramiento de la educación tiene la formación y el desarrollo profesional de los educadores, el Ministerio de Educación Nacional ha organizado y desarrollado programas de cubrimiento nacional ubicados en el contexto de incentivos y estímulos a los docentes, por ejemplo:

Plan de incentivos a docentes e instituciones educativas, el cual permitió atender a 32.688 docentes y 1.928 escuelas.

Plan estratégico de formación de docentes al servicio del Estado, el cual permitió atender 45.806 docentes en programas de actualización, pregrado y postgrado.

Formación de educadores en tecnología y bilingüismo, permitió atender 900 educadores de colegios técnicos oficiales.

Entre las acciones conducentes a la cualificación del personal docente cabe señalar, además, las siguientes:

Establecimiento de los criterios, condiciones y procedimientos para otorgar la acreditación previa a los programas de formación inicial y avanzada de los educadores.

Elaboración del proyecto para mejorar los procesos de inserción de los educadores al servicio educativo estatal y fortalecer el apoyo técnico del Ministerio a las instancias territoriales que son las encargadas de esta tarea.

Elaboración del proyecto de evaluación de los educadores al servicio del Estado.

Iniciación del programa de T.V. “Espacio Maestro” dirigido a los educadores de todo el país.

Elaboración y publicación por parte del Ministerio de Educación Nacional de más de 100 títulos de documentos para ser estudiados y consultados por los educadores.

Elaboración del proyecto de articulación de las acciones de capacitación ofrecidas por el Ministerio de Educación Nacional.

Elaboración y distribución de materiales educativos de apoyo al educador tales como: libros de texto, baúl Jaibaná, videoteca escolar.

Iniciación del proyecto de construcción de cuatro sedes sociales y recreativas para los educadores y sus familias, ubicadas en puntos estratégicos del país.

PERFIL

Se pretende que los educadores egresen de las instituciones formadoras con:

Un dominio de los problemas de la educación y de la enseñanza que van a ser objeto de su intervención,

Un dominio de las teorías que los explican y ayudan a comprender críticamente, lo mismo que de aquellas que le permitan entenderse a sí mismo y entender a sus alumnos,

Un dominio de los saberes con los cuales va a formar a otros y de las competencias didácticas propias del ejercicio de su actividad formativa,

Un dominio de las fuentes de realidad y de criterio que contextualizan la profesión en los ámbitos local, nacional e internacional; un dominio de la historia y de la lógica vinculada con la comprensión y construcción de teorías pedagógicas, en tanto conocimiento que fundamenta su profesión y le otorga identidad intelectual,

Un dominio de los criterios y normas que regulan la profesión y su ejercicio ético y responsable.

Estos dominios tendrán que ser permanentemente actualizados y resignificados a través de la educación continuada y de la actitud investigativa con la que debe asumir el desarrollo del quehacer profesional.

Asumir, desde el punto de vista de su formación, la profesionalidad del educador con toda su complejidad, implica a las instituciones y a los formadores comprometerse con la investigación y la reflexión sobre determinados núcleos de formación. Tales núcleos permitirán hacer más pertinente la formación del educador con la disciplina que fundamenta su profesión y con la realidad educativa del país.

Estos núcleos corresponden a:

La educabilidad del ser humano en sus dimensiones y manifestaciones según el proceso de desarrollo personal y cultural y sus posibilidades de formación y aprendizaje.

La enseñabilidad de las disciplinas y saberes producidos por la humanidad, en el marco de sus dimensiones histórica, epistemológica, social y cultural y su transformación en contenido y estrategias formativas, en virtud del contexto cognitivo, valorativo y social del aprendiz. El currículo, la didáctica, la evaluación, el uso pedagógico de los medios interactivos de comunicación e información y el dominio de una segunda lengua.

La estructura histórica y epistemológica de la pedagogía y sus posibilidades de interdisciplinariedad y de construcción y validación de teorías y modelos, así como las consecuencias formativas de la relación pedagógica.

Las realidades y tendencias sociales y educativas institucionales e internacionales; la dimensión ética, cultural y política de la profesión educativa.

[Índice de página] [Presentación] [Categorías] [Países]

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Observatorio de la Educación Iberoamericana

Observatorio de la Educación Iberoamericana

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |