Incio Programa Inicio OEI

Está en:
OEI - Programas - Observatorio - Informe Iberoamericano sobre Formación Continua de Docentes

Informe Iberoamericano sobre Formación Continua de Docentes

Venezuela

[Políticas] [Marco Normativo] [Objetivos] [Estrategias] [Perfil]

POLÍTICAS

En la actualidad Venezuela vive un momento de transición en todos los órdenes, político, económico, social, jurídico, como consecuencia de un proceso electoral. Ello permitió condiciones en el país tendientes a la creación de una Asamblea Nacional Constituyente, órgano constitucional de carácter originario, que tiene dentro de sus atribuciones reestructurar los poderes constituidos (ejecutivo, legislativo y judicial) y elaborar un proyecto de Constitución que deberá ser sometida a consideración del pueblo y que orientará el Estado para la creación de una nueva República.

Tal proceso constituyente aborda la reformulación de un nuevo ordenamiento jurídico con transformaciones de fondo en todos los estamentos de la sociedad, especialmente en los sectores sociales, sector en el cual lo educativo reviste particular interés.

Podemos afirmar, entonces, que en los actuales momentos el Estado venezolano y las Instituciones de Educación Superior, a quienes compete la formación docente, carecen de políticas de formación continua o permanente para los maestros. El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, ente rector de las políticas estatales, ha desarrollado y ejecutado en momentos coyunturales tímidas acciones con este propósito. Se han implementado cursos y talleres de capacitación especialmente al inicio de alguna reforma educativa y de cambios puntuales en los currículos, pero carentes de continuidad y de seguimiento.

MARCO
NORMATIVO

En las normativas existentes en el país se establece la obligatoriedad del Estado venezolano, a través del Ministerio de Educación, de desarrollar programas permanentes de actualización de conocimientos, especialización y perfeccionamiento profesional; tal es el caso del Art. 97 de la Ley Orgánica de Educación. Del mismo modo, los artículos 139 y 140 del Reglamento para el Ejercicio de la Profesión Docente establecen estos principios como derecho y obligación de los docentes en servicio, destacando que la formación y capacitación se desarrollará en atención a las necesidades y prioridades del sistema educativo, fijando políticas y estableciendo programas permanentes de actualización, perfeccionamiento y especialización de los profesionales de la docencia, así como estableciendo un régimen de estímulos y facilidades, sistemas especiales de acreditación, estudios a distancia, becas y créditos educativos, a los fines de la aplicación de los programas permanentes.

En el IX Plan de la Nación de 1995 también se establece la necesidad de cambios profundos en la profesión docente, en el rol de educador como agente dinamizador, y la transformación tanto de su práctica pedagógica como de la gestión escolar. Dicho instrumento plantea la inminente necesidad de capacitación y formación del docente a través de la modificación de los programas de institutos de educación superior y del diseño de políticas estatales para lograr tal fin.

OBJETIVOS

La actual gestión administrativa del Ministerio de Educación, en el marco de las transformaciones que debe acometer el país por efecto del proceso constituyente, aspira a desarrollar una política de Estado orientada a la formación permanente, por considerar al docente como agente clave de las transformaciones educativas que se impulsan en la actualidad y porque el contexto internacional condiciona de alguna manera estos cambios, por cuanto el manejo y producción del conocimiento e información son hoy clave del desarrollo. Por otro lado, debemos tener presente que la velocidad de caducidad de la información es alta y que, por tanto, la necesidad de actualización es también alta.

Se pretende pues formar un maestro capaz de:

Los programas que actualmente adelantan algunas instituciones privadas tienen como objetivos:

ESTRATEGIAS

En los institutos de educación superior para la formación de docentes se han realizado reformulaciones curriculares, atendiendo a las políticas de formación docente. Tal es el caso de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador UPEL, en su reforma del año 1996, basada en la evaluación realizada dos años antes y que converge en una reformulación de las políticas de docencia de la universidad con relación a la capacitación de los docentes.

Existen en el país iniciativas de instituciones privadas que han desarrollado programas de capacitación continua de sus docentes, tal es el caso de “Fe y Alegría”, organización educativa de carácter religioso.

Algunas universidades elaboran Programas de Extensión que ofrecen diversos talleres, cursos de actualización y postgrados de especialización y de magister. Estos programas están orientados a presentar alternativas del estado del arte en educación, más que a satisfacer necesidades relacionadas con las orientaciones y estrategias del país. Es de hacer notar que, en estos casos, el docente participante lo hace por propia iniciativa, sufragando incluso sus gastos matriculares u otros.

Otras iniciativas han sido desarrolladas por los gremios docentes, ofertando cursos y talleres acreditados por las universidades. Estos casos tampoco obedecen a políticas de formación continua o a una profundización teórica destinada a mejorar su desempeño profesional; sin negar este objetivo, de manera dominante la orientación es hacia la acumulación de credenciales para obtener mayor calificación y optar a ascensos.

Vale la pena mencionar que aunque no existen políticas oficiales de formación continua del docente, sí existen, aislados, algunos estímulos a la innovación pedagógica: premios a los ensayos pedagógicos otorgados por el Instituto de Previsión y Asistencia Social del Ministerio de educación IPAS-ME, y premios a la innovación pedagógica otorgados por Alcaldías y la UPEL. De nuevo advertimos que a estas premiaciones se inscriben los docentes por iniciativa propia y no como producto de procesos de seguimiento y evaluación de desempeño permanente de los docentes.

PERFIL

La última reforma educativa, ocurrida en 1998, define al maestro como facilitador y mediador de conocimientos. Sin embargo, en 1999, se profundiza el papel de la escuela y la definición de su misión, partiendo de la concepción de que ésta no llega hasta las fronteras de lo pedagógico sino que alcanza al entorno, la comunidad y la sociedad civil. El rol del maestro se redefine con relación a esta visión amplia. El maestro:

La caracterización del docente necesario para el nuevo milenio en América Latina, y particularmente en Venezuela, atiende a la realidad socio-histórica: El maestro debe ser un generador de transformación del hombre y de la sociedad, practicante de una educación liberadora.

[Índice de página] [Presentación] [Categorías] [Países]

Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Observatorio de la Educación Iberoamericana

Observatorio de la Educación Iberoamericana

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |