educación  a distancia

La calidad en la educación a distancia, a debate en Loja (Ecuador)

Ciencia - Ciencia y Universidad . 24/03/2020
Tamaño del texto + -

Los días 10 y 11 de marzo la OEI ha celebrado, en colaboración con el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior de Ecuador (CACES) y la Universidad Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), un Seminario Iberoamericano sobre Calidad en la Educación a Distancia en la sede de la UTPL en Loja, Ecuador.

Este seminario forma parte de la estrategia Universidad Iberoamérica 2030, uno de cuyos pilares fundamentales se refiere a la calidad universitaria, tanto en su dimensión interna (referidada a los sistemas internos de garantía de la calidad de las universidades) como en la externa (relativa a la evaluación externa realizada por agencias u organismos garantes de la calidad).

Una de las principales conclusiones del encuentro fue que en la enseñanza a distancia el enfoque pedagógico y el enfoque tecnológico se complementan con miras a garantizar procesos formativos que ofrecen tanta calidad como los de la enseñanza presencial. Para que así sea, es necesario que las universidades que imparten esta modalidad de enseñanza tengan robustos sistemas internos de garantía de la calidad especialmente adaptados a la misma, y que los organismos acreditadores de la calidad también adecuen sus evaluaciones a las especificidades de esta modalidad.

Durante el seminario hubo una mesa especial dedicada al uso de las TICs como garantía de una educación inclusiva. También se presentaron las últimas novedades y avances en educación virtual, y hubo talleres prácticos sobre el uso didáctico de la realidad aumentada, los laboratorios remotos o los mundos virtuales.

El evento contó con la participación de ponentes expertos en esta modalidad de impartición pertenecientes a instituciones de toda la región, como Francisco Cervantes, rector de UNIR México, Carles Sigalés, Vicerrector de la UOC, Santiago Acosta, rector de la UTPL, Costanza Abadía de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD), o María José Rubio, directora del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Calidad en Educación Superior a Distancia (CALED).

El seminario contó también con la participación de agencias acreditadoras de la calidad de títulos e instituciones universitarias. Además del CACES, hubo también representantes de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación de Argentina (CONEAU), la Fundación para el Conocimiento Madrimasd, la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), y la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de la Junta de Castilla y León (ACSUCYL). Estos ofrecieron una amplia panorámica acerca del trabajo que estos organismos están haciendo en la región, para desarrollar procedimientos y estándares de evaluación adecuados a las características propias de la educación a distancia. La OEI y CALED constituyeron junto a estas agencias un grupo de trabajo con el propósito de acordar definiciones y estándares de evaluación comunes para este tipo de enseñanzas.

La educación a distancia es un fenómeno creciente en Iberoamérica, desarrollado en algunos países y aún incipiente en otros. Se trata, además, de un instrumento valioso para extender la cobertura de la educación superior en los países de la región, en particular entre los estudiantes con dificultad de acceso a la educación superior por condiciones económicas, sociales y/o geográficas o por tener una discapacidad.

De acuerdo al informe “Panorama de la Educación Superior en Iberoamérica 2019” del Observatorio de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la OEI (OCTS-OEI), el número de  estudiantes de educación superior a distancia de primera titulación se expande a un ritmo vertiginoso y significativamente mayor que en la modalidad presencial. Concretamente, la modalidad a distancia ha crecido un 73% desde 2010, mientras que la presencial lo hizo un 27%.

Según, el Informe de Coyuntura nº6 del OCTS-OEI dedicado a la educación a distancia, en 2010, casi 2 millones y medio de los 21 millones de estudiantes universitarios de primer título en Iberoamérica estudiaban a distancia, representando un 11,7% del total. En 2017 esta modalidad de enseñanza representó un 15,3% del total y abarcó a 4 millones trescientos mil alumnos, siendo Brasil el país con mayor número de alumnos, seguido de Colombia, España y México.