ETP

Día de la Educación: la ETP como oportunidad de desarrollo en Iberoamérica

Educación . 24/01/2020
Tamaño del texto + -

Para la OEI, la Educación Técnica Profesional (ETP) siempre ha sido una prioridad estratégica en la mejora de las políticas públicas educativas, así como una oportunidad significativa para apoyar el necesario cambio en la estructura productiva de la región, que debe orientarse de modo más decidido hacia la innovación y el desarrollo tecnológico.

Por ello, desde el año 2018 se han puesto en marcha más de 15 iniciativas nacionales con apoyo de la OEI en Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República dominicana y Uruguay. Todas ellas se enmarcan en las líneas de actuación que la organización tiene en relación con la ETP:

  • Establecimiento y/o mejora de un Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales (SNCP) y de un Marco Nacional de cualificaciones (MNC).
  • Mejora de la gobernanza y la gestión de la ETP.
  • Incremento de las garantías de calidad y, por tanto, la efectividad de los procesos de enseñanza para desarrollar competencias acordes con las demandas del mercado.
  • Articulación de los espacios formativos para favorecer las trayectorias de los estudiantes, mejorando la orientación vocacional y la elección de la carrera educacional.
  • Foco en el currículo en la práctica, especialmente a través de la formación dual, y la integración de las STEM.
  • Impulso a las estrategias para aumentar el prestigio social y, por tanto, de mejora de la imagen a través de sistemas de información y campañas.

Mención especial merece el proyecto de OEI en Ecuador referido al Acuerdo Nacional por la Educación, que se centra en la dinamización y puesta en marcha de los diálogos sociales alrededor de la Mesa de Educación Técnica, Jóvenes y Empleabilidad, con el objetivo de construir y proponer la política pública para la Educación Técnica y la Formación Profesional del país (EFTP). Este proyecto se va a seguir implementando en el año 2020, contribuyendo, de este modo, a concretar la participación social de diferentes actores que tienen incidencia o son usuarios de la educación técnica en el país.

El informe Miradas sobre la Educación en Iberoamérica 2019, presentado en diciembre del año pasado, actualiza los aún pocos datos disponibles en la región sobre ETP. Esta información se recoge en la Meta General Sexta, Favorecer la conexión entre la educación y el empleo a través de la ETP, definida a través de dos metas específicas: adaptación del diseño de la ETP de acuerdo con las demandas laborales y la mejora de los niveles de inserción laboral de los jóvenes egresados.

En relación con este último punto y tomando en consideración la información de los pocos países que la reportan, cabe destacar como un dato positivo que hay países (España, Portugal y Cuba) donde el 100% de los alumnos de ETP realizan prácticas en empresa; y que otros han conseguido, entre 2013 y 2017, aumentar el número de estudiantes que llevan a cabo este tipo de prácticas formativas. En concreto, en el caso de Chile, ha habido un aumento de hasta 10 puntos porcentuales.

Durante la primera mitad del año 2020 se va a poner en marcha un proyecto, financiado por AECID y en coordinación con el Gobierno del País Vasco, que pretende fomentar el establecimiento de metodologías efectivas para la implementación de la ETP en los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México, Perú). El proyecto pone especial énfasis en incorporar transversalmente la competencia digital en los planes de estudio de ETP, así como en trabajar la construcción de una relación más próxima, estable y duradera entre este tipo de formación y el entorno productivo. Todo ello gracias a la alianza estratégica de la OEI con el Gobierno del País Vasco, que cuenta con un sistema de formación profesional prestigioso y reconocido internacionalmente.