día lengua portuguesa

La OEI celebra este domingo el Día Internacional de la Lengua Portuguesa

OEI . 2019/04/30
Tamaño del texto + -

El 5 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Lengua Portuguesa, establecido en 2009 por la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP). La fecha celebra los lazos históricos, culturales y lingüísticos y la diversidad cultural de los nueve países en los que el portugués es lengua oficial en el mundo a lo largo de los cinco continentes, constituyendo una red de valores e intereses compartidos que trasciende las fronteras geográficas.

Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Portugal, Santo Tomé y Príncipe y Timor del Este tienen el portugués como lengua oficial. Existen además importantes comunidades de habla portuguesa en distintos puntos del globo, como Macao, Goa, Daman y Diu, en India; Batticaloa, en la costa este de Sri Lanka; la isla indonesia de Flores; Malacca; Malaysia; y el Principado de Luxemburgo, lo que da la oportunidad de referirse a este fenómeno como pluricentrismo (ver Lenguas pluricéntricas, Enrique Bernárdez, Instituto Cervantes).

El portugués es lengua de viajeros, comerciantes e intelectuales e integró vocablos de diferentes regiones del mundo. Hoy en día el portugués es la lengua de personas que viajan y establecen relaciones entre distintas geografías, generando puentes de colaboración y promoviendo interacciones en los ámbitos educativos, culturales, científicos, diplomáticos y otros.

Datos de interés

La lengua portuguesa evolucionó desde el latín y es la 4º lengua más hablada del mundo con más de 260 millones de hablantes lo que representan que el 3,8% de la población mundial habla portugués y se estima que serán 390 millones de personas a mediados del siglo y cerca de 487 millones en 2100, lo que confirma la tendencia de crecimiento constante, más allá de la posición geoestratégica del portugués.

Además de la posición geoestratégica del portugués que se prevé variará, pasando a estar en África el mayor número de personas luso hablantes, según los datos aportados por el Novo Atlas da Língua Portuguesa del año 2016. La infografía elaborada por el Instituto Camões muestra claramente estos datos y otros de especial interés en relación con la presencia en el mundo del español y del portugués, como por ejemplo, que es la 5º lengua con mayor número de usuarios de internet y la 3ª lengua más usada en Facebook.

Es también lengua de trabajo en 32 organizaciones internacionales, entre ellas la Unión Europea, la Unión Africana, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la UNESCO, la OEA o MERCOSUR, entre otras.

Las personas hablantes de lengua portuguesa, ocupan 18,8 millones de km2 en 7,25 % de la superficie continental de la tierra. Brasil concentra la mayor densidad de población de habla portugués del planeta con cerca de 200 millones de personas, seguidas de Angola con cerca de 21 millones, Mozambique con aproximadamente 13 millones y Portugal con cerca de 11 millones de personas. La ciudad de São Paulo, en Brasil, concentra la mayor población de habla portuguesa del mundo (Fuente: Worldatlas).

Este universo de datos lleva a reflexionar acerca del potencial e interés de los aspectos identitarios en relación con las lenguas, respecto a la diversidad cultural y su importancia relativa a los aspectos culturales vinculados a la lengua portuguesa en el escenario mundial.

La OEI y el Programa Iberoamericano de Difusión de la Lengua Portuguesa (PIDLP)

La OEI tiene dos idiomas oficiales, el portugués y el español.

Con el fin de fomentar la difusión y el fortalecimiento de la lengua portuguesa en un modelo bilingüe con el español y las diferentes lenguas de la región, en 2019 la OEI pone en marcha el Programa Iberoamericano de Difusión de la Lengua Portuguesa (PIDLP).

La iniciativa nace para potenciar el uso de la lengua portuguesa, junto con el español, reforzando los espacios de cooperación en la educación, la ciencia y la cultura. Entre los objetivos del programa se encuentran: ampliar los espacios de cooperación en los ámbitos políticos, educativos, culturales y científicos; contribuir a la integración regional; promover la perspectiva de la interculturalidad, valorando, respetando y reconociendo la diversidad cultural iberoamericana.