Índice   Presentación   I. Declaración de Lima    II. El desarrollo de la Agenda

  Anterior   Siguiente

El desarrollo de la Agenda

 

Las políticas y las legislaciones culturales

Los observatorios de políticas culturales

El establecimiento de observatorios Culturales es un fenómeno reciente surgido en un primer momento en Europa y que luego se fue extendiendo al resto de los continentes. Se produce ante la necesidad de sistematizar las fuentes de información y realizar un análisis sistemático de las políticas Culturales, la investigación y la planificación del desarrollo cultural. Su creación ha estado estrechamente ligada a la formación y a la investigación.

Entre los fines prioritarios de los observatorios Culturales se encuentra la observación, supervisión y difusión de información para el sector Cultural, la profundización del análisis de las realidades histórico-culturales de cada país y la búsqueda y difusión de información que contribuya a visualizar los impactos de los fenómenos Culturales y prever escenarios Culturales futuros.

Su naturaleza conlleva atender tanto a la formulación como a la ejecución de políticas Culturales y contribuir a la buena articulación necesaria entre las políticas Culturales, la comunicación, los órganos de gobierno y el desarrollo Cultural.

Las estructuras de los observatorios Culturales varían en función de los órganos que les constituyen, su naturaleza, el ámbito de su acción y el marco de funcionamiento. La metodología del trabajo de los observatorios es de tipo participativa, integrando diversos campos de estudio.

Asimismo, los observatorios tienen como objetivo generar espacios de reflexión, debate y análisis sobre las políticas Culturales existentes desde un punto de vista independiente, asesorar técnicamente a organismos públicos, proveer la capacitación en el diseño, planificación y gestión y evaluación de las políticas Culturales.

Los observatorios Culturales se proponen investigar las problemáticas del sector Cultural desde las perspectivas de las políticas públicas, analizar el impacto económico que estas producen, recopilar y proporcionar información especializada a órganos de gobierno, instituciones y centros de investigación.

La mayoría de los observatorios responde a la necesidad cada vez mayor de crear fuentes de información completas, integradas, fiables y accesibles de datos, realizar análisis y sugerencias en torno a los sectores del arte, la Cultura, el patrimonio, la legislación, el desarrollo Cultural y las tendencias o movimientos socio-culturales tanto del sector público privado o mixto.

Aún cuando se reconoce la improcedencia de definir un perfil estricto y rígido para el trabajo de los observatorios por ocuparse de especificidades que responden a problemáticas particulares, en Iberoamérica aún sus acciones no se encuentran bien diseñadas y en muchos casos puede confundirse su labor con las de los centros de investigación académica o bancos de información. Aún así, la idea de observatorio encierra el concepto de trabajo con independencia, autonomía y capacidad crítica, labor que desarrollan en el ámbito de la investigación y la formación, realizando una función de apoyo y colaboración con los órganos gubernativos, sean éstos locales, regionales o nacionales. Esta labor también incluye visualizar y predecir con anticipación escenarios Culturales futuros a fin de encontrarse mejor dotados al momento de acometer políticas en el sector.

La cooperación internacional entre observatorios ha comenzado a generar un intercambio basado en redes de trabajo cooperativo de enriquecimiento mutuo, que ya se ha plasmado en la Red Internacional de Observatorios de las Políticas Culturalescreada a iniciativa UNESCO con el objetivo de promover la conexión a través de Internet entre entidades en todo el mundo que analizan, reúnen y difunden conocimientos e información concerniente a la política Cultural y que tiene como objetivos el establecimiento de interacciones internacionales sistemáticas para el intercambio de información, la mejora de la base de conocimientos para el diseño y evaluación de la política Cultural y la promoción de estudios evaluativos orientado al futuro de las políticas Culturales.

Asimismo, entre las iniciativas de colaboración internacional figura la Red Internacional de Políticas Culturales, (RIPC), espacio internacional que promueve el examen conjunto de los ministros nacionales de Cultura sobre temas y cuestiones emergentes de política Cultural y la promoción de la diversidad Cultural en un contexto de mundialización creciente. La RIPC nació con la vocación de crear un sitio de carácter informal, en el que los países miembros pudieran intercambiar opiniones sobre una amplia gama de asuntos de política Cultural. Entre las líneas de trabajo actuales se encuentra la Diversidad Cultural y la Mundialización, la Radiodifusión en el Ambiente mundial y el Patrimonio Cultural.

La experiencia de los observatorios en Iberoamérica se realiza a través de dos orientaciones básicas: por un lado, centros que atienden a la discusión de las políticas Culturales y, por otro, observatorios más afines con funciones del tipo de las que éstos poseen en Europa, orientados al análisis y al relevamiento de actividades Culturales. Un campo de acción adicional lo constituiría la recuperación de experiencias de nuevos actores Culturales como las redes, entidades, grupos, etnias, etc.

El II Campus Euroamericano de Cooperación Cultural, organizado por la OEI con el apoyo de la Fundación Interarts en diciembre de 2001 en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, tuvo como objetivo promover la creación de redes interculturales entre Europa y América Latina. Entre las actividades desarrolladas, se trabajó en una reunión informal sobre la creación de una red de observatorios Culturales y se analizó la necesidad de Iniciar un proceso de conocimiento de las proyectos y trabajos existentes en este campo, promover un acercamiento de las experiencias regionales, en donde pueden participar experiencias de otros contextos a fin poner en común experiencias, métodos de trabajo y posibilidades de cooperación y la necesidad de trabajar lograr el intercambio y la cooperación en este campo.

Los productos y servicios que los observatorios generan pretenden atender a las necesidades de los planificadores, gestores, investigadores y personas que trabajan en niveles de decisión en organismos, instituciones, centros de investigación, universidades y sectores de la industria Cultural.

La información disponible en los observatorios Culturales se vincula fundamentalmente a:

  • Políticas, legislación y reglamentaciones públicas
  • Estadísticas Culturales
  • Información del sector artístico, del mundo de la Cultura y del patrimonio Cultural.
  • Repertorio de instituciones, organizaciones, agencias gubernamentales y asociaciones Culturales
  • Fundaciones y empresas privadas del ámbito Cultural.
  • Información académica para el perfeccionamiento profesional
  • Experiencias y prácticas ejemplares de colectivos Culturales
  • Publicaciones, estudios, encuestas
  • Investigaciones

Entre los observatorios más destacados en la región se encuentran:

El Observatorio de Políticas Culturales de la Fundación Interarts, creado en el año 1995, es una institución dedicada a la cooperación Cultural que promueve el encuentro y el diálogo entre las redes de desarrollo territorial y las artísticas y culturales. Recoge información, analiza datos y elabora informes. Lleva a cabo programas de diseño y evaluación de políticas culturales territoriales preciso conocimiento del área europea y en los últimos años también vinculado a los países iberoamericanos, en los cuales es posible replicar experiencias interesantes del la Unión Europea. Entre los programas permanentes de investigación aplicada e indicadores culturales se encuentra el programa FACTUS, base de datos sobre políticas culturales territoriales en Europa y un sistema Indicadores de clima, impacto y Derechos culturales. Interarts también realiza cursos de formación, y servicios de asesoría.

Como ejemplo de un centro con amplio alcance y estrecha relación con los órganos gubernativos que apoyaron su creación, destaca el Observatorio das Actividades Culturais de Lisboa, Portugal, fundado en 1996 por iniciativa del Ministerio de Cultura de Portugal, el Instituto de Ciencias Sociales de la Nueva Universidad de Lisboa y el Instituto Nacional de Estadística de Portugal. Sus funciones son la elaboración de informes sobre las evoluciones que conciernen a las actividades culturales en Portugal. Elabora un buen número de publicaciones difundiendo actividades e investigaciones. Su acción se concentra profundamente a actividades de ámbito nacional, con proyectos de investigación sobre políticas culturales, fomento de la lectura, evaluación de impactos, elaboración de bases de datos, estadísticas, encuestas, diagnósticos y estudios sobre temas culturales de interés nacional.

Observatorio Cultural Buenos Aires, Argentina creado por la Universidad de Buenos Aires con el fin de realizar investigaciones sobre el impacto de las políticas culturales nacionales y regionales. Publica informes especializados y estudios y busca mantener relaciones con instituciones similares en todo el mundo con el fin de intercambio de información sobre los temas culturales.

Observatorio de Política Cultural de São Paulo, Brasil. Observatorio que actúa en el marco del Museo de Arte Contemporáneo de São Paulo y que atiende los intereses culturales de todas las regionales del vasto país y con interés en la cooperación internacional.

Observatorio de Políticas Culturales del Ministerio de Cultura de Colombia, proyecto reclamado por el sector cultural colombiano, que necesita contar con una instancia especializada en la construcción de la memoria de las políticas públicas en la materia y en la prestación de servicios de información sobre políticas culturales locales, regionales, nacionales, globales y sectoriales.

Como iniciativa regional, el Observatorio del Caribe Colombiano, organismo autónomo, independiente dedicado al análisis de la realidad y el desarrollo social y económico de la Costa Caribe Colombiano ha surgido por iniciativa de un grupo de instituciones de variada índole con el propósito de generar conocimiento de excelencia, promover el debate, producir propuestas y contribuir a una mayor racionalidad en el debate sobre el desarrollo regional y a la formación de grupos de intelectuales dedicados a pensar la región.

Por su singularidad por tratarse de una iniciativa creada en el plano local con vocación nacional e internacional y con un perfil replicable a municipios iberoamericanos, destaca el Observatorio de Políticas Culturales Municipales de Montevideo, Uruguay fundado en 1999 con el apoyo del Instituto de Investigación y Desarrollo de ese país. Tiene un programa interdisciplinario de estudio, promoción cultural y elaboración de recomendaciones para acciones en los campos de las políticas culturales y de la sociedad civil, así como el objetivo de vincular a los ciudadanos con el sistema político en la creación de capital cultural. El observatorio promueve estudios sobre el mercado cultural, bienes y servicios, políticas y experiencias de intercambio, programas culturales para la sociedad civil y del sector privado, proyectos de acciones comunitarias orientadas hacia la participación ciudadana en la vida cultural y a la creación de bienes culturales.

Entre las iniciativas que se encuentran en proceso incipiente de transformarse en un Observatorio Cultural, se encuentra el Centro de Superación Cultural de La Habana, Cuba, institución dependiente del Ministerio de la Cultura de Cuba que se ocupa fundamentalmente de la creación de competencias y de elaborar y ejecutar programas de formación de postgrado en todo el país en áreas relacionadas con la administración sociocultural y el desarrollo.

El trabajo a realizar en el futuro podría provocar la confluencia de las acciones que ya se está realizando en los observatorios de la región para motivar el trabajo en red de todos ellos a través de un trabajo asociativo, integrador y articulado a fin de aprovechar los esfuerzos que se realicen. Esta tarea requeriría recoger la experiencia que ya disponen los observatorios y darle marco para desarrollar la cooperación y su interacción. De este proceso y contando con el apoyo necesario de los centros implicados, podría surgir, la creación de una Red Iberoamericana de Observatorios Culturales, que articularía sus funciones con las Redes Internacionales ya existentes en este ámbito.

  Índice   Presentación   I. Declaración de Lima    II. El desarrollo de la Agenda

  Anterior   Siguiente