Estás en: Artes plásticas y más > Mamerto Sánchez Cárdenas

Mamerto Sánchez Cárdenas

 

Nacimiento: 11 de mayo de 1942. Ayacucho (Perú)

Lugar de residencia: Lima (Perú)

Correo electrónico: mamertosanchez@hotmail.com

 

Historia de vida / Migración

 

Aprendí a hacer cerámica porque me enseñaron mi abuelo Francisco y mi padre Santos Sánchez. Mi abuelo aprendió de un curandero a quien le enseñó el cerro. Yo ayudaba a mi papá desde niño a hacer platos y vasijas, también a pulir y sacar brillo. Siempre preguntaba cómo eran las costumbres del pueblo, me gustaba escuchar las historias de las fiestas y del origen de las cerámicas.

 

Las cerámicas en Quinua siempre tienen uso, sirven como platos, vasos o candelabros; las iglesias y los toros que se ponen en el techo sirven para dar protección a las casas o para que la familia tenga ganado. Siempre las he hecho así porque es la tradición, cuando saco algo nuevo siempre debe tener un uso. Hago iglesias, animales, músicos y también al ukumari, a la qarqacha y la sirena que afina los instrumentos en las caídas de agua.

 

De joven viajé a Lima con mi padre a vender artesanías en el mercado de La Parada. Vendíamos lo que se producía en Quinua. Veníamos cada 28 de julio. Yo ya había aprendido y hacía mis propias piezas. En 1962, cuando abrieron la Feria del Pacifico, me llamaron para participar en el pabellón de Artesanía Popular. La feria la había organizado el Ministerio de Educación, desde ahí me dediqué sólo a hacer artesanía de Quinua.

 

En 1984 vine a Lima escapándome del terrorismo porque habían matado a mi hijo mayor. Salí rápido con mi familia, con mucha pena. Dejé a  mis hijos en la escuela de artesanos en Huampaní y regresé a buscar mis cosas a Ayacucho. Al comienzo viví con mi hermano y luego alquilé un cuarto hasta que en 1986 conseguí un terreno para construir mi casa y mi taller. Muchos artesanos vinieron a Lima huyendo del terrorismo.

 

Utilizo sólo arcilla y pintura de Quinua que traigo cuando viajo. Vivo en Ate Vitarte, aquí tengo mi taller con mi horno y mis instrumentos. Mis 7 hijos crecieron aquí, dos varones tienen también su taller, uno en Lima y otro en Ayacucho; ellos, como yo, sólo hacen arte tradicional de Quinua.

 

Formación y experiencia artística

 

Cursé la Primaria completa, aunque este arte lo aprendí de mi padre y abuelo. Además, realicé un Curso de Perfeccionamiento Técnico para Artesanos (cerámica) organizado por el Instituto Nacional de Formación de Instructores, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Indígenas.

 

Sobre mi experiencia puedo decir que ya es bastante larga, desde que en 1963 participé en Primer Pabellón de Artesanía Popular, organizado por el Ministerio de Educación. Como últimos reconocimientos puedo mencionar mi participación en la Primera Trienal de Cerámica “Hechos de Barro”. (Museo de Arte. Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima). Además, también recibí el Premio Nacional Gran Maestro de la Artesanía Peruana 2000 (IDESI-CONAP-INC).