Está en:
OEI - Cumbres - Cultura - Conferencia 2000 - Discursos e intervenciones

OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

X Cumbre

Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura

Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura

Ciudad de Panamá, Panamá, 5 y 6 de septiembre de 2000

Discursos e intervenciones

Discurso Inaugural de la Señora Presidenta de la República de Panamá, Doña Mireya Moscoso

Discurso Inaugural del Señor Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos, Lic. Francisco Piñón

Palabras de saludo de Doña Doris Rosas de Mata, Ministra de Educación de Panamá, Presidenta de la Conferencia Iberoamericana de Cultura

Intervención de Jorge Alberto Lozoya, Secretario de Cooperación Iberoamericana, en la Ceremonia Inaugural de la Conferencia Iberoamericana de Cultura.

Discurso Prof. Rafael Ruiloba, Director General, Instituto Nacional de Cultura de Panamá

Situación de los Programas de cooperación Cultural Iberoamericana. Intervención del Secretario de Estado de Cultura de España, Excmo. Sr. Don Luis Alberto de Cuenca y Prado

Discurso Inaugural de la Señora Presidenta de la República de Panamá, Doña Mireya Moscoso

Damas y caballeros:

En primer lugar quiero expresar mi complacencia por la realización de esta reunión de Ministros de Cultura de Iberoamérica, la cual refleja el interés que tiene nuestros respectivos gobiernos y los organismo internacionales, de establecer las bases necesarias para revitalizar, ampliar y fortalecer nuestras políticas de desarrollo cultural.

La cultura es definitivamente parte de nosotros mismos, de nuestra herencia y existencia, de la forma de ver la vida o de enfrentar la misma, es parte de la idiosincrasia que nos distingue, así como de lo que queremos o necesitamos trasmitir, tiene que ver con la interacción y relación de los pueblos, la búsqueda de la identidad y la defensa de los valores.

Es precisamente en la fuerza de la diversidad cultural que tiene Iberoamérica, en lo que radican nuestras propias posibilidades; y es en encuentros como éste, en que podemos analizar las tendencias culturales y su influencia en el desarrollo, promoviendo un diálogo que enriquezca nuestra visión de cambios, estudiando las posibilidades a través de las cuales todos - gobernantes, profesionales, investigadores y jóvenes - logramos llegar a acciones y decisiones, que den lugar a las metas deseadas.

Para que las políticas culturales realmente rindan beneficios a la mayor parte de la población, necesitamos de la retroalimentación de las experiencias de organismos internacionales, que, responsablemente, han trabajado durante años, en beneficio de diversos proyectos sociales y culturales.

Un aspecto a destacar en la mañana de hoy, es la vital contribución que los resultados de este encuentro harán a la próxima cumbre de gobernantes iberoamericanos, a celebrarse en nuestro país en el mes de noviembre próximo.

Con el lema unidos por la niñez y la adolescencia, se espera fomentar la realización de proyectos y políticas que beneficien el desarrollo integral de nuestros niños y jóvenes. Y de que mejor manera éstas proporcionan a nuestros habitantes, y a su integración en un proceso balanceado de superación, oportunidades y desarrollo.

En tal sentido sólo la clara difusión del conocimiento e información nos permitirá que verdaderamente se esté combatiendo la pobreza y la desigualdad de nuestras comunidades, ayudándolos a desempeñar un rol protagónico y positivo, en la búsqueda de su propia identidad y en el encuentro de un crecimiento positivo.

Les doy la más cordial de las bienvenidas a Panamá, augurándoles éxito en el esfuerzo que están realizando y que indudablemente reforzarán nuestros vínculos de hermandad y solidaridad, solo defendiendo iniciativas como ésta y sus logros, es como podemos ser verdaderos portadores de cambios, para el beneficio de nuestros pueblos.

Muchas gracias

Discurso Inaugural del Señor Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos, Lic. Francisco Piñón

Mis primeras palabras van dirigidas a la Señora Presidenta de la República de Panamá, Doña Mireya Moscoso, y son de reconocimiento por todas las atenciones recibidas. El sentimiento de fraternidad del pueblo panameño se expresa en cada momento, con alegría y simpatía hacia todos nosotros, exaltando así los vínculos que nos unen.

También la queremos felicitar, Señora Presidenta, y en usted a todo el pueblo de Panamá, por el importante hecho histórico que ha significado la reversión del Canal de Panamá. Este acto de justicia ha sido, y es, un logro que supera las fronteras y da un ejemplo a todos los pueblos del mundo.

Por otra parte, y debido a su carácter de anfitrión en la organización de la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, este año constituye una oportunidad muy especial para acercarnos a este querido país. Y, sin duda, será por todos aprovechada para llevarnos no sólo un bello recuerdo, sino también nuevos sueños, nuevos proyectos que pronto serán realidades.

También agradezco la presencia aquí de los señores y señoras ministros y ministras de cultura de la región, así como a los jefes de delegación y demás asistentes, que han suspendido por un momento sus actividades cotidianas para participar en esta Conferencia.

En particular, quiero destacar el esfuerzo del Ministerio de Educación de Panamá y del Instituto Nacional de Cultura en la organización de este evento. Todos los expertos y funcionarios de las distintas dependencias, encabezados por la señora ministra y por el señor director general, han demostrado una gran constancia y dedicación, que han permitido que hoy estemos aquí reunidos.

Siempre ha habido un gran interés, en el ámbito de las Cumbres Iberoamericanas, por avanzar en la cooperación cultural. Recordamos especialmente las reuniones previas de Ministros de Cultura celebradas en Salvador de Bahía, en 1993, Madrid, e Isla Margarita, en 1997, y en La Habana, en 1999.

Este año el Gobierno de Panamá tomó esta iniciativa que es acompañada por todos los países. Ante su solicitud la OEI ha aceptado con satisfacción colaborar en su organización, coherente con su misión institucional y atenta a la voluntad y decisión de los países miembros.

La Conferencia de Ministros de Cultura que hoy comienza es la mejor ocasión para tener contactos directos, confirmar objetivos, acordar políticas activas, delinear proyectos, así como para promover e incrementar las acciones de cooperación en el campo cultural.

Iberoamérica se define por su cultura. Es el fruto de un largo proceso histórico que, sabemos, incluye encuentros y desencuentros. Pero Iberoamérica es algo más que una región para la historia: es un proyecto. Un proyecto del hoy y del mañana de cientos de millones de conciudadanos y conciudadanas que aspiran a que el nuevo milenio les traiga mayor bienestar, justicia y paz, con la conciencia que construir el futuro desde la experiencia histórica es el mejor camino para la inclusión y participación de todos.

La sociedad contemporánea se caracteriza por la presentación de antiguos problemas con nuevas formas. La identidad de nuestros pueblos, patrimonio vivo e irrenunciable de cada comunidad, se desarrolla y redefine con cada generación. Tomando una imagen de Manuel Castells, en estos tiempos de globalización, que genera tantas incertidumbres, el conocimiento que tiende a la universalización es la brújula; el ancla es la identidad de cada pueblo. La navegación tiene sus riesgos, pero debemos estar bien equipados.

El desarrollo de la identidad es un gran desafío de variadas implicancias. En Iberoamérica conviven pueblos originarios con otros llegados desde todos los rincones del planeta. Ya alejados de definiciones esencialistas, reconocemos a la pluralidad como una riqueza que enaltece a la región. Multitud de voces, variadas y riquísimas lenguas autóctonas con millones de hablantes, creencias diversas sustentadas en tradiciones milenarias, así como expresiones de diferente origen se entrecruzan en un universo multicultural, que comparte una historia y dos lenguas generales emparentadas.

Sin embargo, viejos paradigmas aún intentan mantener las distancias insalvables entre las personas a partir de las diferencias culturales. Por el contrario la diversidad debe fortalecer a nuestras sociedades y no fragmentarlas. Una Iberoamérica abierta, que reconoce a todas las expresiones culturales será una sociedad con mayores posibilidades de avanzar en la equidad y la justicia, así como en el conocimiento y en el desarrollo social y productivo.

Esta Conferencia está centrada en las políticas culturales sobre la niñez y la juventud. Es clara la importancia y relevancia del tema que nos convoca. Iberoamérica es una región con diferentes y contrastantes realidades demográficas. Esto nos debe llevar a reflexionar especialmente sobre las políticas destinadas a las niñas, los niños y los jóvenes. No basta un enfoque asistencialista, o de acompañamiento a la familia para su desarrollo. Las políticas públicas deben buscar y promover la movilización de los recursos, despertar potencialidades no activadas, facilitar la participación de todos. Por eso, debemos realizar esfuerzos para que las políticas públicas involucren a toda la sociedad, en acciones por y con la juventud y la niñez.

La puesta en común de la experiencia regional en materia de políticas culturales para y con niños y jóvenes aún es limitada. Por eso, esta Conferencia es una oportunidad para abrir puertas a nuevas perspectivas, a innovaciones en el trabajo, así como en la cooperación.

Estas preocupaciones, estos anhelos, debemos transformarlos en mejores políticas públicas con manifestaciones tanto a nivel regional, nacional como local. La dimensión cultural trasciende las competencias de las instancias gubernamentales específicas, tales como los ministerios de Cultura. Se extiende hacia los campos de la educación, la producción, la salud, el desarrollo social. Son los niños y niñas, y los jóvenes quienes más necesitan de políticas públicas coherentes e integrales, que faciliten su acceso a los patrones y bienes culturales tanto locales como los que conforman las identidades nacionales, y desde una perspectiva más amplia, la identidad iberoamericana y el patrimonio universal.

Desde distintos foros insistimos que un rasgo distintivo de la identidad iberoamericana es el reconocimiento de su unidad en la diversidad: el desarrollo de la cultura propia va acompañada por la capacidad de diálogo, de encuentro, de resolución de conflictos a partir de códigos comunes. Hacer crecer y fortalecer estos rasgos y ese patrón es un imperativo moral. Para los niños, niñas y jóvenes iberoamericanos es una manera de integrarse al mundo, con mayores fortalezas frente a la anomia, la intolerancia y la injusticia. En esta senda estamos transitando desde la OEI a partir del establecimiento del programa de cooperación “Iberoamérica: unidad en la diversidad”.

Creemos que la participación social en estas políticas será una de las claves de su éxito. Los jóvenes, los niños y niñas, nos hacen oír sus voces. Debemos escucharlas, atenderlas, evaluarlas. No nos hablan desde la inexperiencia, lo hacen desde su experiencia. Y en su frescor muchas veces está la verdad.

Hace apenas dos meses, en una reunión de altos responsables de políticas culturales celebrada en Cartagena de Indias con el apoyo, que destacamos y agradecemos, del Gobierno de Colombia, se preparó un texto, una propuesta para el trabajo en estos días. Esperamos que sea útil y que enriquecida por el aporte de todos y cada uno de ustedes sirva para dar forma a la Declaración de Panamá que será elevada a los Jefes de Estado y de Gobierno.

Pero además, sin duda, avanzaremos en esta Conferencia en el desarrollo de propuestas concretas que retomando las afirmaciones y preocupaciones expresados por nuestras más altas autoridades en reuniones cumbres anteriores, se proyecten a nuevos objetivos. Esta tarea es de gran trascendencia porque genera lazos no sólo institucionales a nivel de gobierno, sino también con y dentro de la sociedad civil.

Hay varios esfuerzos en marcha canalizados en proyectos y programas iberoamericanos. La intención de todos nosotros es darles mayor inserción y pertinencia a través de una estrategia regional compartida. Además, nuevas iniciativas están esperando su aprobación.

Así, la cooperación cultural es una de las herramientas privilegiadas para apoyar el crecimiento de Iberoamérica. Las redes, la mayoría cada vez más operativas, son un elemento dinámico que articulan actores y dan vida a las propuestas.

Al respecto quiero resaltar, y reconocer, la presencia aquí del embajador Jorge Alberto Lozoya, Secretario de Cooperación Iberoamericana. Su labor es esencial no sólo para la continuidad, despliegue y evaluación de los programas sino también para su profundización y coherencia.

Nuevos tiempos, con mejores respuestas a los problemas de nuestros pueblos requieren mayores esfuerzos, mancomunados y compartidos. Es un desafío que todos afrontamos con la convicción que Iberoamérica, nuestra patria y la de nuestros hijos e hijas, puede y debe ser un territorio de paz y respeto, basado en la justicia y el reconocimiento de la diversidad. Desde la cultura partimos para alcanzar estas metas. En este proceso ella será renovada, con la necesaria participación de todos, con el aporte de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Muchas gracias Señora Presidenta por convocarnos en torno a este tema.

Palabras de saludo de Doña Doris Rosas de Mata, Ministra de Educación de Panamá, Presidenta de la Conferencia Iberoamericana de Cultura

La Cultura une a los pueblos en su acción vivificante al renovar tradiciones y costumbres que nos identifican y hermanan como sociedades poseedoras de un tronco común.

Cuando los dirigentes de los países se unen para hablar de cultura se hacen más fuertes los vínculos del pasado ancestral de nuestros pueblos y se persiguen

Metas altruistas y favorecedoras de un ambiente de paz y confraternidad.

Como Iberoamericanos, nos une un pasado rico en sustratos culturales que dieron paso a nacionalidades orgullosas de su ser histórico. Ese sustrato cultural nos permite aspirar hoy a obtener metas que promuevan la interacción positiva de nuestra población juvenil, en procura de obtener un ambiente rico en valores que sea de importancia vital para la estructuración de las políticas culturales del siglo XXI.

El gobierno panameño siente especial interés por promover las acciones tendientes a resaltar la importancia de la atención a los aspectos culturales, como vía para concretar nuestra identidades nacionales y nuestro orgullo patriótico. Ello nos llevarán a mantener una posición digna y relevante en el conjunto de los pueblos del mundo.

Como Ministra de Educación de Panamá, doy una cordial bienvenida a los Ministros y Encargados de Políticas Culturales de Iberoamérica, augurándoles éxitos en sus deliberaciones, para beneficio común de nuestros países.

Intervención de Jorge Alberto Lozoya, Secretario de Cooperación Iberoamericana, en la Ceremonia Inaugural de la Conferencia Iberoamericana de Cultura.

Excma. Sra. Mireya Moscoso, Presidenta de Panamá,

Señores Ministros,

Señoras y señores:

La presencia de ustedes hoy aquí expresa la voluntad de sus gobiernos por avanzar en la formulación de políticas culturales que fortalezcan la conformación de la comunidad iberoamericana de naciones.

A diez años del establecimiento de la cooperación iberoamericana, puede afirmarse que sus cimientos más sólidos se encuentran, sin duda, en las importantes iniciativas en el sector cultural que durante una década han puesto en estrecho contacto a nuestros artistas e intelectuales, a nuestras instituciones y dependencias gubernamentales, comprometidos todos con el desarrollo plural y democrático de nuestras sociedades.

Por otra parte, esta Conferencia confirma el propósito de que nuestra región ocupe en el milenio que se inicia el lugar que innegablemente le corresponde en el escenario de la cultura universal. Podemos asegurar que Iberoamérica es una potencial cultural y que, por lo tanto, su proyección hacia la globalidad es una tarea que interesa a nuestras sociedades y obliga a nuestros gobiernos.

Ahora que se inicia la segunda década de la cooperación iberoamericana es fundamental identificar con alto grado de exactitud las tareas que corresponden al esfuerzo regional. Ello no para invalidar el trabajo que nuestros países realizan en otros foros multilaterales, sino para elevar la eficiencia en el desarrollo de los proyectos aquí aprobados.

Creo no equivocarme al afirmar que la experiencia acumulada indica que esas prioridades señalan marcadamente hacia el impulso a nuestras lenguas comunes, el español y el portugués, el apoyo a las industrias culturales y la salvaguarda del patrimonio cultural.

Las dos lenguas que la comunidad iberoamericana comparte, además de encontrarse entre las más ricas de la humanidad, tienen ante sí un enorme reto de crecimiento hacia los nuevos instrumentos de la tecnología informática. Sólo a nosotros los iberoamericanos corresponde asegurar que el español y el portugués garanticen su pleno ejercicio de los sostenes tecnológicos de la comunicación característicos de la era de la globalización.

En cuanto a las industrias culturales es indispensable redoblar esfuerzos para que el libro, el cine, la televisión, la radio, el fonograma y todas las innovaciones tecnológicas que seguramente seguirán proliferando, alcancen los niveles de expansión que la riqueza y diversidad de nuestras artes y culturas merecen.

El patrimonio cultural debe no solo preservarse sino expandirse para alcanzar la armónica simetría que merece con las preocupaciones ecológicas características del momento presente.

La X Cumbre Iberoamericana, que se celebrará aquí en unas cuantas semanas, tiene ante sí el reto autoimpuesto de dirigirse especialmente a las necesidades y preocupaciones de nuestras nuevas generaciones. Estoy seguro de que las deliberaciones que hoy ustedes inician constituyen en sí un paso muy significativo para cumplir la alta tarea que los Jefes de Estados y de Gobierno de los países iberoamericanos les han encomendado.

Les deseo, por tanto, el mejor de los éxitos.

Discurso Prof. Rafael Ruiloba, Director General, Instituto Nacional de Cultura de Panamá

Panamá, tierra de encuentros y portal de Iberoamérica ve con satisfacción, la celebración en su seno de esta magna Conferencia Iberoamericana de políticas culturales con y para la infancia y la juventud. Debido a que nuestras sociedades comparten el deseo humano de sumergirse en el eterno presente de la cultura para sortear las nuevas angustias impuestas por la historia.

Reciban nuestra cordial bienvenida y que todos sus afanes, sueños, sentimientos, deseos y deberes se cumplan con la fuerza del decoro y la dignidad de la inspiración.

El asunto que hoy nos convoca es esencial para el devenir de nuestras sociedades, porque la cultura promovida como revelación sistemática crea mayores posibilidades en la niñez y la juventud para desarrollar la existencia y de dar forma a la inteligencia y a la personalidad.

Por eso nuestras naciones promueven un reencuentro con el factor primigenio de nuestras entidades por medio del diseño de políticas culturales con y para la infancia y la juventud.

Como Ministros y Directores responsables de Cultura, nuestra tarea empieza con un franco desafío para que nuestras sociedades no padezcan una disminuida lucidez de conciencia, ni sean víctimas de las paradojas de la simultaneidad en la que nosotros propiciamos la vigencia social de la cultura y los profetas del neoliberalismo, la risa anómala de la esfinge.

Compartimos un universo cultural amplísimo como sustrato vital, cohesionado históricamente en un conjunto de intereses autónomos que multiplican su identidad diversa en un sola identidad común: Iberoamérica “escenario reservado en el espacio y el tiempo para la plenitud del genio” como bien profetizó José Enrique Rodó.

Somos la cuarta parte creciente del planeta donde una población multiforme, mayoritariamente joven, embriagada de posibilidades viene enfrentando tensiones ambiguas, reclamando justicia, protección, estímulos, esperando respuestas y directrices.

Por eso debemos aunar esfuerzos para la creación de políticas culturales coherentes que permitan posibilitar los niveles de conciencia para que nuestros jóvenes puedan enfrentar los desafíos del futuro, para preservar las tradiciones y las creencias, para internalizar los valores para potenciar la personalidad, para renovarse con la memoria de la historia; para enriquecerse con la fantasía vigorosa del simbolismo del arte, para iluminar su vida con la magia del tiempo inventado para expandir su conciencia con la gracia de la creatividad y la tolerancia porque sencillamente ser culto es la única manera de ser libre, como proclamó el apóstol José Martí.

Sólo así se puede posibilitar que el pluralismo y la diversidad evolucionen y prosperen. Sólo así se puede conjurar la miseria psicológica de la violencia.

Señores Ministros y Directores encargados de gestionar los asuntos culturales de los países Iberoamericanos. Hemos venido a deliberar sobre el tema de las Políticas Culturales con y para la infancia y la Juventud con el objeto de proponer a la luz de factores sustanciales, un marco general de referencias básicas para incorporar al plenario de la décima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estados y de Gobiernos, a fin de propiciar los mecanismos políticos de integración de la cultura infanto-juvenil a los respectivos planes de desarrollo sociocultural de nuestros estados de manera que se beneficie de forma integral a la niñez y a la adolescencia en los países de la región.

La juventud en nuestras vastas tierras, escribió Rubén Darío, es animosa, impaciente, compleja, esperanzada. Aún hoy lo sigue siendo...

En la actualidad en Iberoamérica ninguna generación ha sido tan numerosa, ni tan joven como la actual. Actualmente un tercio de la población regional tiene entre 15 y 24 años de edad y en algunos de nuestros países representará cerca del 50% de la población.

¿Cómo hacer para desarrollar sus fuerzas? ¿Cómo fomentar su creatividad, ¿Cómo fortalecer sus valores y dignificar sus vidas?

¿Son acaso éstas las nuevas interrogantes de la esfinge? ¿Detrás de su respuesta nos aguarda el flujo del mito o el futuro promisorio de la cultura?

En nuestra época la vacuidad de la intimidad, la impiedad, la indiferencia, la violencia intra familiar, las drogas y la rebeldía del sexo in trascendencia; el analfabetismo, el cinismo ácrata, la discordia, el oportunismo; la incomunicación, la soledad, la ausencia de las tradiciones, la promoción del consumo, consignados por el poder de la ilusión y la propaganda, persiguen a nuestros jóvenes como las furias de la antigua tragedia y les dejan la conciencia dolorida y rencorosa o los transformaran en huéspedes extrañas de sí mismos y los relegan a una existencia degradada.

La modernidad los ha expulsado del paraíso de los arquetipos pero lo enteramente humano debe ser y será.

Lo cierto es que sin la experiencia de la cultura no podemos inducirles una actitud crítica hacia el móvil del comportamiento o hasta ningún género de progreso en sus conciencias. Sin una política cultural adecuada no podemos propiciar que nuestros niños y jóvenes obtengan el conocimiento exhaustivo de las estructuras y leyes que gobiernan la realidad, la economía, las sociedades y las relaciones de poder en un mundo científico y tecnológico cada día más racionalizado.

Nuestro desafío reside además en hacer comprender a los que controlan los resortes del poder económico, que no es la política cultural la que exige como condición una reducción sostenida de la pobreza y una mayor igualdad de oportunidades, sino que es el desarrollo socioeconómico el que requiere de una eficaz política cultural para combatir la pobreza y multiplicar las oportunidades.

Conscientes de ello en esta conferencia enfrentamos el reto social de proponer y recomendar a los jefes de Estado y de Gobierno, a través de la reflexión compartida y el consenso principios de políticas culturales para incorporar a los jóvenes y niños al paradigma genuino de la cultura.

La práctica nos reafirma a diario que las palabras claves en esta encrucijada son creatividad, cooperación y toma de conciencia. Una política cultural coherente en materia de los derechos del niño y la niña y adolescentes depende de nuestra habilidad creadora para coordinar con todos los sectores gubernamentales y no gubernamentales una fórmula funcional, acorde con los programas regionales y supranacionales, para lograr articular diferentes estrategias públicas para la promoción de la cultura en una concepción social positiva por la dignidad de la niñez y la juventud como un paso adelante hacia una sociedad basada en el respeto del ser humano.

En este contexto la Conferencia no olvidará los valiosos presupuestos de la Convención de los Derechos del Niño de 1989 y así mismo procurará inspirar su desarrollo en los claros y fundamentales principios de la organización Iberoamericana para la Educación, la Ciencia y la Cultura relacionados con la educación en valores y la integración cultural histórica de nuestra unidad en la diversidad.

Señoras y señores: quiero terminar dándoles nuevamente la bienvenida a las distinguidas personalidades culturales que hoy nos honran con su presencia y desde luego agradecer a la organización de Estados Iberoamericanos, representada de manera tan digna por su Secretario General, el doctor Francisco José Piñón, por el desempeño extraordinario de una misión de futuro.

Muchas Gracias,

Situación de los Programas de cooperación Cultural Iberoamericana. Intervención del Secretario de Estado de Cultura de España, Excmo. Sr. Don Luis Alberto de Cuenca y Prado

Señora Presidenta,

Permítame iniciar esta intervención con una felicitación por el buen ritmo con que, bajo su Presidencia, se están llevando a cabo los trabajos de esta Conferencia.

Los organizadores de esta Reunión me han encomendado la presentación del "estado de situación de los programas de cooperación cultural iberoamericana", tarea que asumo gustoso, a pesar del riesgo que supone hacer un análisis de los resultados del esfuerzo de muchas instituciones del conjunto de países que conformamos el Espacio cultural iberoamericano.

No voy a entrar a analizar el por qué de una cooperación cultural iberoamericana, ya que el factor cultural es uno de los pilares de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, reconocido como tal una y otra vez por nuestros Jefes de Estado y de Gobierno, desde la Cumbre de Guadalajara, en 1991.

Centraré mi intervención en torno a los resultados que ha dado hasta el momento en el sector específico de la cultura y de la cooperación cultural esa voluntad política de cooperación iberoamericana en el marco de las Cumbres.

Tres son los Programas surgidos al amparo de las Cumbres y que, de acuerdo con lo establecido en su momento, por la Cumbre de San Carlos de Bariloche, en 1995, pueden ser considerados estrictamente como "Programas Cumbre":

Otras tres iniciativas, que en su momento recibieron el respaldo de la Cumbre, no han llegado a constituirse aún en "Programa Cumbre", habiendo seguido cada una de ellas una trayectoria diferente:

Finalmente, una iniciativa surgida con anterioridad a la Cumbre que, sin pretensión de convertirse en un "Programa Cumbre", recibió en su momento el respaldo e impulso político de los Jefes de Estado y de Gobierno, llegando a constituirse en un Organismo internacional con personalidad jurídica propia: la Asociación de Estados Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de los Países de Iberoamérica, nombre que desde su constitución en Lima, en octubre de 1999, tiene la antigua Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica, ABINIA.

En la reunión preparatoria de esta Conferencia, celebrada en Cartagena de Indias el pasado mes de julio, la Delegación española presentó un informe sobre "La cooperación cultural en el marco de las Cumbres iberoamericanas (1991/2000)", cuyo texto, así como el apéndice documental correspondiente, ha sido distribuido entre todas las delegaciones.

No es momento, por ello, de repetir los datos que aparecen en dicho informe y sí parece oportuno, por el contrario, informarles de la evolución experimentada por algunos de los Programas e iniciativas antes mencionados desde el pasado mes de julio y, en su caso, propiciar el debate sobre algunos asuntos que podrían ser elevados a la Cumbre por esta Conferencia ministerial en relación con el futuro de la cooperación cultural iberoamericana. Debate que, sin duda alguna, se verá enriquecido con las aportaciones de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana, a la que, apenas recién constituida, acogemos en esta Conferencia de Ministros de Cultura y deseamos el mayor de los éxitos en su tarea de impulsar la cooperación cultural iberoamericana.

IBERMEDIA

El Programa de Desarrollo Audiovisual en Apoyo a la Construcción del Espacio Audiovisual Iberoamericano, IBERMEDIA, propuesto inicialmente en la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de San Carlos de Bariloche (Argentina), aprobado en la Cumbre de Viña del Mar (Chile) y ratificado y puesto en marcha en la Cumbre de Margarita (Venezuela), en noviembre de 1997, ha sido valorado por los productores iberoamericanos como “un empujón histórico para la colaboración entre los diversos países en materia audiovisual”.

Las actividades del programa se iniciaron el año 98 con un fondo de 3,6 millones de dólares estadounidenses, aportados por Argentina, (200.000 $), Brasil (300.000 $), Colombia (100.000 $), Cuba (100.00 $), España (2.000.000 $), México, (500.000 $) Portugal (100.000 $), Uruguay (100.000 $) y Venezuela (200.000 $).

Este Fondo estuvo distribuido dentro de las siguientes líneas de acción, con los siguientes porcentajes:

a.- Fondo de ayuda a las coproducciones: 60%

b.- Fondo de ayuda a la distribución y promoción de películas: 30%

c.- Fondo de ayuda al desarrollo de proyectos: 5%

d.- Fondo de ayuda a la formación y capacitación de profesionales: 5%

Entre los objetivos de IBERMEDIA, a largo y corto plazo, está la creación de un entorno favorable al desarrollo y a la integración en redes de las empresas de producción y distribución iberoamericanas, promover el desarrollo de proyectos de producción competitivos dirigidos al mercado internacional, reforzar y estimular el sector de la distribución en los países de la región, fomentar el desarrollo de guiones de alta calidad técnica y artística, estimular la cooperación y el intercambio de conocimientos entre el sector profesional, favorecer la formación continua para los profesionales de la gestión empresarial audiovisual y la utilización de las nuevas tecnologías por parte de estos profesionales.

Podemos constatar que estos objetivos van cumpliéndose poco a poco, al aumentar de forma continuada los miembros que forman parte del Programa: en junio del 98 formaban parte del “club” IBERMEDIA, siete países. Al inicio del proceso de la puesta en marcha de la primera convocatoria se adhirieron dos países más: Uruguay y Portugal. En la segunda convocatoria, Portugal aumentó su aporte con 200.000 $ y, también desde1999, se cuenta con un nuevo miembro: Chile.

También podemos ver con satisfacción que los países que forman parte del Programa no son los únicos que siguen apostando por su continuidad. Cada vez son más los nuevos países que se están mostrando interesados por el Programa y están estudiando la viabilidad de su incorporación.

Perú acaba de formalizar su adhesión al Programa y, en su última reunión, los Ministros de Cultura Centroamericanos acordaron aprobar la incorporación de Centroamérica como un solo miembro del Programa a través de la Coordinación Educativa y Cultural de Centroamérica [CECC]. Es decir IBERMEDIA, que se constituyó en 1998 con nueve países pasará en breve a integrar a dieciocho países.

El Programa tiene, por lo tanto, perspectivas de futuro y ante la evidencia de que en esta primera etapa se ha demostrado plenamente su funcionamiento y sus resultados - tres son las películas apoyadas por IBERMEDIA que han sido seleccionadas en Cannes - y al detectarse un aumento continuado de los países que solicitan ser miembros, el Comité Intergubernamental que dirige el Programa ha decidido hacer una apuesta de futuro y superar esta primera etapa experimental, en la que el Programa ha estado integrado en la estructura jurídica de la Conferencia de Autoridades Cinematográficas de Iberoamérica (CACI).

Para ello, se está buscando una fórmula que dé cobertura a su expansión y asimismo al volumen económico del Fondo que exige sea regido con las estructuras y personalidad de un Fondo financiero. En estos momentos está en proceso de estudio y discusión el borrador del “Convenio de Madrid constitutivo del Programa IBERMEDIA en apoyo a la construcción del espacio audiovisual iberoamericano”, que se ha previsto firmar en la próxima reunión de IBERMEDIA, el 9 y 10 de octubre en Río de Janeiro (Brasil).

Esta nueva fórmula permitirá, entre otras cosas, la posibilidad de tener patrocinadores, interesar a bancos en cuestiones de préstamos de bajo interés o empresas de la industria cinematográfica y audiovisual, así como firmar acuerdos de colaboración con Organismos Internacionales, la Comisión Europea y el Consejo de Europa, con el que se está en contacto para una futura negociación.

A este respecto, y tal y como recoge el Acta de la I Reunión Extraordinaria del Comité Intergubernamental de IBERMEDIA, celebrada en Madrid el pasado 19 de junio, en su punto cuarto:

4ª/ Se sugiere que las Autoridades Cinematográficas propongan a los representantes de cada país y a la Secretaría de Cooperación Iberoamericana que en la próxima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno a celebrarse en Panamá, se incluya una mención a los resultados del Programa IBERMEDIA y se apoye el proceso de perfeccionamiento del mismo así como la necesidad de darle continuidad durante otros cinco años, que serían en los que entraría en vigor el nuevo marco jurídico.

Esta es una propuesta que ya habrán recibido Ustedes de sus representantes en el Comité Intergubernamental de IBERMEDIA y que, por mi parte, espero merezca el respaldo de todas las Delegaciones aquí presentes, de forma que quede recogida en la Declaración final de esta Conferencia y pueda ser trasladada a la Cumbre.

ADAI y RADI

De los dos Programas relacionados con el patrimonio documental - el Programa de Apoyo al Desarrollo de Archivos Iberoamericanos, ADAI, y la Red de Archivos Diplomáticos Iberoamericanos, RADI - tan sólo el primero de ellos es, por el momento, un "Programa Cumbre".

Presentado inicialmente en la Cumbre de Isla Margarita, en 1997, y aprobado formalmente al año siguiente en Oporto, ADAI es un Fondo que está constituido por cinco países - Brasil, Costa Rica, Cuba, España y México -, por un importe de 40.000 $ estadounidenses que, con una aportación extraordinaria de 200.000 $ estadounidenses de la Agencia Española de Cooperación Internacional, ha permitido la publicación de, hasta el momento, dos convocatorias de ayudas a proyectos de desarrollo archivístico - Formación, asistencia técnica, preservación, conservación y restauración -.

En su primera convocatoria, en 1999, se concedieron ayudas a 35 proyectos propuestos por instituciones archivísticas de los países creadores del Fondo y de Argentina, Bolivia, Colombia, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

El pasado mes de junio se ha procedido a la difusión de la segunda Convocatoria de Ayudas a Proyectos Archivísticos del Programa ADAI para el presente año, cuyo plazo de presentación de proyectos terminará el 15 de octubre de 2000 y se ha realizado una amplia difusión entre instituciones iberoamericanas del tríptico informativo sobre el mismo.

Estas tareas de difusión van a continuar coincidiendo con la celebración de las jornadas del Precongreso y del XIV Congreso Internacional de Archivos durante los días 18 al 26 de septiembre de 2000 en Sevilla, en una de cuyas sesiones se hará una presentación oficial de ADAI. Será ésta una ocasión magnífica para difundir los resultados y futuras acciones del Programa entre el amplio colectivo archivístico iberoamericano que estará presente en dicho evento.

Por otro lado, coincidiendo con la celebración de las jornadas dedicadas al Precongreso (Sevilla 18-19 de septiembre de 2000), que contarán con una especial presencia de profesionales iberoamericanos, se va a realizar la Reunión de la Red de Archivos Diplomáticos Iberoamericanos (RADI).

Ha de señalarse, finalmente, que Perú se incorporará este año al Comité intergubernamental del Programa y, muy posiblemente, Argentina.

Con Programas como ADAI se consolida la cooperación iberoamericana en materia de archivos, que es cada día más solicitada no sólo por los profesionales de los archivos, sino por todas las instituciones que velan por conservar la memoria histórica de los pueblos.

Hago por ello un llamamiento a aquellos países que aún no se han incorporado al Programa para que ponderen la utilidad que ello les reportaría y a todos Ustedes propongo que en la Declaración final de esta Conferencia se transmita a la Cumbre la satisfacción de los Ministros de Cultura por lo logros conseguidos hasta el momento por el Programa ADAI.

IBERESCENA

La IX Cumbre ratificó la creación de la Red Iberoamericana de Teatros y Salas de Concierto que, tomando como ejemplo IBERMEDIA, se había aprobado por la III reunión de Ministros y Encargados de políticas culturales de Iberoamérica celebrada en La Habana, el 10 y 11 de junio de 1999.

El Proyecto tiene por objetivo la creación de una Red de Teatros y Salas de Concierto que sirva de base para que las distintas producciones teatrales y musicales iberoamericanas puedan girar y ser vistas en el espacio escénico iberoamericano.

Para su funcionamiento efectivo y real es necesario crear un fondo económico de carácter multilateral que impulse la puesta en marcha tanto de la Red Iberoamericana de Teatros y Salas de Concierto como de las producciones del campo de las artes escénicas y musicales que participarán en ella.

Desde su aprobación por la IX Cumbre, el proyecto ha sido objeto de estudio por parte de la Mesa Iberoamericana de las Artes Escénicas que, en su tercera reunión, celebrada en Río de Janeiro del 25 al 27 del pasado mes de julio, aprobó un Proyecto de Convenio constitutivo del Programa Iberescena, en apoyo a la construcción del espacio escénico y musical iberoamericano.

Al término de la reunión de Río, cuatro países - México, Chile, Colombia y España - adelantaron que entrarían al Programa Iberescena como miembros de pleno derecho, al tiempo que Uruguay y Cuba manifestaron su voluntad de participar como países asociados. Brasil y Argentina, por su parte, están estudiando la forma en que se incorporarían al Programa.

En tanto se formaliza la aprobación del Programa de conformidad con los procedimientos previstos en la Cumbre de Bariloche, se acordó poner en marcha una fase piloto del Programa durante el año 2001, mediante la aportación de cada país miembro de pleno derecho de una suma de 100.000 $ USA durante el primer año.

Los trabajos preparatorios para la aprobación definitiva del Programa en una próxima Cumbre están siendo llevados en estrecha colaboración con la Secretaría de Cooperación Iberoamericana.

El grado de madurez alcanzado por el proyecto desde sus inicios, en noviembre del año pasado, me mueve a someter a la consideración de esta Reunión ministerial la conveniencia de trasladar a la Cumbre nuestra satisfacción por los resultados obtenidos hasta ahora por IBERESCENA y hacer votos para que el Programa, con la asesoría de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana, pueda ser aprobado en la XI Cumbre, que el año próximo se celebrará en el Perú.

RILVI y Bibliotecas Públicas

Ninguna novedad se ha producido desde el pasado mes de julio sobre el Repertorio Integrado de Libros en Venta en Iberoamérica, RILVI, ni sobre los trabajos del Foro Iberoamericano de Responsables Nacionales de Bibliotecas Públicas y el Programa Iberoamericano de Cooperación en materia de Bibliotecas Públicas.

La información referida a ambas iniciativas figura en el informe que les ha sido distribuido y, como en los casos anteriores, no queda sino trasladar a los Jefes de Estado y de Gobierno nuestra satisfacción por los resultados obtenidos hasta el momento. En el caso del Repertorio, la publicación de la segunda edición, y la preparación, en estos momentos, de una tercera. En el de las bibliotecas públicas, la voluntad manifiesta de todos los participantes en el Foro de articular un Programa iberoamericano que permita desarrollar los servicios bibliotecarios de los países participantes.

Por ello, cabría también animar a los responsables del Foro de bibliotecas públicas a que, en colaboración con la Secretaría de Cooperación Iberoamericana, avancen en la definición del proyecto de conformidad con los procedimientos de Bariloche, de manera que en una futura Cumbre pueda ser aprobado un "Programa Cumbre" de bibliotecas públicas.

ABINIA

Voy a terminar el repaso de los Programas e iniciativas desarrollados al amparo de las Cumbres, refiriéndome a un proyecto muy querido personalmente, por cuanto he tenido la oportunidad de seguirlo muy de cerca los últimos cuatro años, como Director de la Biblioteca Nacional de España.

Al comienzo de mi intervención, me he referido a "una iniciativa surgida con anterioridad a la Cumbre que, sin pretensión de convertirse en un "Programa Cumbre", recibió en su momento el respaldo e impulso político de los Jefes de Estado y de Gobierno".

ABINIA, la antigua Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica, ha querido conservar sus siglas una vez convertida en un Organismo internacional con personalidad jurídica propia: la Asociación de Estados Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de los Países de Iberoamérica.

El Acta constitutiva de este nuevo Organismo internacional se firmó en Lima, en octubre de 1999, coincidiendo con la celebración de la X Asamblea de la Asociación, por parte de los representantes de los Gobiernos de Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Honduras, México ad referendum, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana y Venezuela.

Debido a los diferentes procedimientos existentes en nuestros países a la hora de adherirse a un organismo intergubernamental, no fue posible que todos los países miembros de ABINIA pudieran suscribir el Acta constitutiva del nuevo Organismo, por lo que los países que aún no han podido hacerlo firmarán su adhesión a medida que sus procedimientos internos hayan concluido. Ese es el caso de España, que tiene previsto asistir a la próxima Asamblea General de la Asociación, que tendrá lugar en La Habana, con el Acta reconocida y firmada.

Demos pues la bienvenida a este nuevo Organismo internacional y quede constancia de la nueva naturaleza jurídica de ABINIA en la Declaración final de Panamá que suscriban los Jefes de Estado y de Gobierno el próximo mes de noviembre.

**********

Hasta aquí, el estado actual de los Programas e iniciativas de cooperación cultural iberoamericana que han surgido o se han desarrollado en el marco de las Cumbres.

Hemos podido ver el afianzamiento del trabajo en red de instituciones de nuestros países que cubren las áreas del patrimonio bibliográfico y documental (ABINIA, ADAI y RADI), de las artes escénicas (IBERESCENA), de algunos servicios culturales (bibliotecas públicas) y de las industrias culturales (IBERMEDIA y RILVI).

Pero si repasamos los documentos finales de las Cumbres o las Conclusiones de las reuniones de Ministros de Cultura, encontraremos referencias a otras áreas sobre las que, en su momento, se consideró la conveniencia de avanzar de forma conjunta sin que, hasta el momento, esa voluntad política se haya traducido en Programas o iniciativas con formato "Cumbre":

Todos estas áreas son de gran importancia para todos nosotros y sobre todas ellas se está trabajando a escala nacional, de forma bilateral o regional, en proyectos de mayor o menor envergadura. Pero, como queda dicho, no hay, hasta el momento, ningún proyecto o iniciativa con "formato Cumbre".

Dicho esto, cabe preguntarse si sigue estando vigente la voluntad política manifestada en anteriores Cumbres de avanzar de forma conjunta en estas áreas o si, por el contrario, es suficiente el trabajo desarrollado a escala nacional, de forma bilateral, regional o subregional.

**********

Señora Presidenta, Señoras y Señores Ministros,

Termino esta presentación, con el deseo de que los datos e informaciones que les he trasmitido sirvan de estímulo y acicate para iniciar un debate constructivo que nos permita seguir avanzando en la definición del Espacio cultural iberoamericano y en su concreción mediante programas, proyectos e iniciativas en los que participe el mayor número posible de países y que den tan buenos resultados como los que hemos visto en los Programas e iniciativas actualmente en funcionamiento.

Ese debate ha de entrecruzarse necesariamente con algunos de los temas que se tratarán en la quinta sesión de trabajo, mañana por la mañana: mecanismos para la cooperación futura; consolidación de las Conferencias de Ministros; coordinación con la Secretaría de Cooperación Iberoamericana; papel de la OEI en el desarrollo, impulso y seguimiento de los programas "Cumbre" y relación con otros foros de cooperación cultural, etc., etc., etc.

Y concluyo, Sra. Presidenta, reiterándole mi agradecimiento por la hospitalidad del Gobierno panameño y haciendo votos por los buenos resultados de esta Conferencia ministerial.

Muchas gracias.

Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura 2000
X Cumbre Iberoamericana

Buscador    Mapa del sitio    Contactar
Página Inicial OEI

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |