OEI | CienciaEIC | Formación | Boletín | Novedades | IberDivulga | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando


Áreas de Cooperación Educación | Ciencia | Cultura

Marie Sklodovska Curie y la radiactividad / Adela Muñoz Páez

Compartir en facebook Compartir en Twitter

Revista de la Facultad de Química. Volumen: XXIV, Número: 2, Año: 2013

No hay ninguna mujer en la historia de la ciencia cuyos logros hayan sido tan unánimemente reconocidos como Marie Curie, la única científica que todo el mundo conoce. Ella fue la primera profesora de la universidad de la Sorbona en más de 600 años de existencia, la primera mujer que obtuvo un premio Nobel y primer científico que obtuvo un segundo. Pero más allá de reconocimientos y honores, Marie fue una persona apasionada por la ciencia cuya curiosidad la mantuvo en pie hasta el límite de sus fuerzas. Es sorprendente como a pesar de la relevancia del descubrimiento que realizó –la radioactividad, que abrió un nuevo mundo en la frontera entre la física y la química que cambió el curso de la historia- todavía haya quien considere que no fue más que una asistente de su marido. También es sorprendente la imagen tan alejada de la realidad que nos ha llegado de ella, una señora siempre vestida de luto, aparentemente triste, cuando Marie fue una persona apasionada y vital que defendió apasionadamente a su país, Polonia, y quiso con pasión por sus hijas y a los hombres de los que se enamoró, especialmente a su marido.

Palabras clave: Marie Curie, Pierre Curie, Radiactividad, polonio, radio, Henry Becquerel, Irene Joliot-Curie

La ciencia y París a finales del siglo XIX

En las últimas décadas del siglo XIX la ciencia parecía un edificio completo y bien construido en el cual materia y energía eran mundos separados que se regían por leyes diferentes. En la descripción de la materia los “atomistas”, seguidores de las teorías de Dalton, estaban ganando la batalla a los partidarios del “éter”. Las leyes formuladas por James Clerk Maxwell pocos años antes explicaban y predecían el comportamiento de las ondas electromagnéticas con tanta precisión como la ley de la gravitación universal propuesta por Newton tres siglos antes predecía la trayectoria de los planetas. Pero una serie de descubrimientos realizados en apenas veinte años alrededor de 1900, trastocaron gran parte de los pilares sobre los que se asentaba el conocimiento de la naturaleza.

Entre ellos se encontraba el de la radioactividad, que puso de manifiesto que materia y energía podían transformarse una en otra. Los principales artífices de este descubrimiento fueron Pierre Curie, un genial pero desclasado profesor de la Escuela Industrial de Física y Química de París, y su mujer, una polaca recién licenciada en física y matemáticas en la universidad de la Sorbona.

La ciudad en la que vivían Pierre y Marie Curie a finales del siglo XIX, la Ciudad Luz, era la capital del mundo: la capital del arte con los pintores impresionistas, la de la literatura con escritores como Zola, la de la arquitectura con la extravagante torre Eiffel, la de la magia con la máquina de los hermanos Lumière que atrapaba las imágenes en movimiento. Los Curie harían que París también se convirtiera en la capital de la ciencia.

Infancia y juventud

Marie Skłodowska-Curie nació en 1867 en Varsovia, ciudad que había sido la orgullosa capital de un gran país, Polonia, pero entonces no era más que una ciudad ocupada, dado que Polonia estaba repartida entre Austria, Rusia y Prusia. Su niñez estuvo marcada por la tiranía del gobierno del zar y por dos tragedias que no fueron del todo ajenas a ella: la muerte de su hermana mayor y la de su madre cuando ella tenía diez años. La feroz represión rusa, que impedía a los niños estudiar en su lengua, despertó en ella una conciencia nacionalista y una aversión a los gobiernos tiránicos que la acompañarían el resto de su vida. La muerte de su madre, a la que adoraba, la alejó de la iglesia católica, en cuyo culto había sido educada.

Durante la adolescencia Marie soñó con dedicarse a la ciencia, pero debido al poco dinero que había en su familia, tuvo que esperar siete largos años antes de ir a estudiar a la universidad de sus sueños, la Sorbona en París. Durante estos años de espera hizo planes de boda con el joven Kazimierz Szczuki, hijo de la familia polaca para la que trabajaba como institutriz; el rechazo a esa boda por parte de la familia de él, llenó a Marie de amargura. También en esos años Marie tuvo una primera aproximación a la ciencia en el marco de la Universidad Volante de Varsovia, una institución que impartía educación superior de forma clandestina, fundamentalmente dirigida a las mujeres a las cuales estaba vedado el acceso a la universidad en el imperio ruso.

Cuando en 1891 Marie por fin pudo viajar a París, el poco dinero del que disponía apenas le bastaba para comer. Pero su ansia de conocimiento era tan fuerte que en apenas tres años obtuvo un grado en física y otro en matemáticas, ambos con las mejores calificaciones. Al finalizarlos obtuvo una beca para estudiar las propiedades magnéticas de los aceros, estudio que tendría una extraordinaria trascendencia en su vida, pues le permitió conocer a un científico brillante y tímido llamado Pierre Curie. De entrada los unió el amor por la ciencia, pero luego encontraron muchas más afinidades, tantas que terminaron casándose en 1895, un año después de haberse conocido.

Acceder

10 de mayo de 2013

 

Filtrar noticias

  - Todas las noticias
- Ciencia
- Universidad
- Sala de Lectura Ciencia y Universidad
- Sostenibilidad
- Instituto Iberoamericano de la Enseñanza de las Ciencias y la Matemática – IBERCIENCIA
- Sala de Lectura - IBERCIENCIA

Suscripción gratuita a las Novedades de Ciencia y Universidad de la OEI

  - Acceso al formulario

Convocatorias Centro de Altos Estudios Universitarios de la OEI

CONACYT habilita la cuarta convocatoria de la Cátedra CTS en modalidad virtual: Educar para participar. Educación CTS

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología – CONACYT y la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), invitan a presentar postulaciones para participar de la 4ta. edición de la Cátedra: "Ciencia, Tecnología, Sociedad’ (CTS), la cual será en modalidad virtual u abierta a nacionales de todos los países iberoamericanos.

2º Día GeoGebra de Cabo Verde

Hace justo un año se creaba el Institituto GeoGebra de CaboVerde en la Universidad de Cabo Verde. Para conmemorarlo la universidad ha programado para el próximo 30 de julio la celebración del segundo Día GeoGebra de Cabo Verde que se realizará en la sede que tiene la universidad en la Isla de San Vicente - Concelho de Santa Catarina de Santiago.

X Escuela de Educación Matemática Miguel de Guzmán 2018: “La resolución de problemas como parte esencial del quehacer matemático”

Desde 2005, la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM) promueven anualmente la Escuela Miguel de Guzmán de Educación Matemática. La organización recae en la Comisión de Educación de la RSME y una de las sociedades federadas a la FESPM.
En esta ocasión se va a celebrar en La Laguna, Tenerife entre los días 11 y 13 de julio.

Seminario sobre Modelización Matemática

Se realizará del 1 al 3 de junio de 2018, en el Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad de Salamanca. Con una duración de 16 horas, y un máximo de 20 participantes.
Organizado por la Federación Española de Sociedades de Educación Matemática (FESPM) y la Associação de Professores de Matemática (APM) de Portugal. Este encuento que además cuenta con el apoyo de División Educativa CASIO, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y el Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología. Universidad de Salamanca es un resultado de la Cátedra Ibérica CTS+I

II Jornadas de Ingeniería y Sociedad – JISO 2018 – Temática de las Jornadas: “Tecnologías para el desarrollo inclusivo sustentable”

En la Argentina existe la Universidad denominada Universidad Tecnológica Nacional, donde trabajamos el grupo que fue a hacer la presentación en Oviedo, que tiene por objetivo principal la formación de Ingenieros. Esta Universidad cuenta con más de 30 sedes (Nosotros las denominamos regionales) por todo el país. En todas las Regionales se dicta una materia, que es la que pertenecemos nosotros, denominada Ingeniería y Sociedad. Desde hace unos 6 años, se comenzaron a realizar estas Jornadas (La impulsora de las mismas fue la Regional Buenos Aires), para comenzar a analizar, debatir, reflexionar sobre la enseñanza de la Ingeniería desde nuestra Asignatura.

Más convocatorias: 0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 215



Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad

Revista CTS
     
     


Escuela de Ciencia

     
     


Apropiación Social de la Ciencia

     
     


Otras Actividades Programáticas

     
     
     
subir   subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 16-Dic-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac