OEI | CienciaEIC | Formación | Boletín | Novedades | IberDivulga | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando


Áreas de Cooperación Educación | Ciencia | Cultura

Seguridad alimentaria. La comunicación de riesgos y el desarrollo tecnológico

Compartir en facebook Compartir en Twitter

Ana María López Santacruz y Serraller y Montaña Cámara Hurtado

Los Libros de La Catarata /OEI. Serie Ensayos y Sociedad
Proyecto "Alta Divulgación" de la Cátedra CTS+I con el apoyo de la Consejería de Economía e Innovación de la Junta de Andalucía y el Proyecto de investigación "Políticas de Cultura Científica" (FFI2011-24582) de Ministerio de Economía y Competitividad de España

En el contexto de las sociedades industrializadas, hablar de seguridad alimentaria hace referencia, sobre todo, a la inocuidad de la cadena alimentaria. A pesar del hecho de que los alimentos nunca han sido tan seguros y saludables como lo son hoy en día, los consumidores son cada vez más críticos sobre la calidad y la seguridad de los mismos.La incertidumbre sobre las probabilidades asociadas al riesgo y su impacto social provoca un conflicto entre las restricciones del conocimiento y la necesidad de actuar. En este sentido, la comunicación efectiva de la información y opinión sobre los riesgos asociados a los alimentos es un componente esencial e integral del proceso de análisis del riesgo, y tiene como objetivo la modificación de los hábitos de consumo de alimentos para la protección de la salud y prevención de la enfermedad.

De entre todos esos riesgos, hay que destacar la eventual presencia de contaminantes químicos, como es el caso del mercurio, que no pude ser detectado físicamente y su efecto nocivo es a largo plazo. En un país con un alto consumo de pescado como es España, es fundamental gestionar estos riesgos de una manera adecuada incidiendo especialmente en el ámbito de la comunicación.

Introducción

El progreso en ciencia y tecnología afecta cada vez más a diversos aspectos de nuestra vida: cómo trabajamos, cómo nos comunicamos, cómo aprendemos y qué comemos. De este progreso emanan claros beneficios sociales, pero también surgen inconvenientes.Los debates acerca de los riesgos asociados con el consumo de alimentos no solo se centran en la seguridad química o microbiológica de los mismos, que incide en la salud humana, sino que también abarcan conceptos mucho más amplios que tienen que ver con el medioambiente, el bienestar animal, la economía, y los estilos de vida. Esto hace que los riesgos de la cadena alimentaria sean asuntos complejos y que distintos grupos de interés se impliquen en la identificación, apreciación y expresión de los mismos.

Los ciudadanos y, en su nombre, sus políticos elegidos, deben tomar decisiones que requieren una cuidadosa evaluación de los beneficios y riesgos que suponen las oportunidades tecnológicas. A veces estas decisiones se realizan bajo una gran incertidumbre y sin suficiente conocimiento científico(Cámara Hurtado y López Cerezo, 2015: 159-177). Durante muchos años, los responsables de evaluar y gestionar los riesgos asociados con los peligros presentes en el suministro de alimentos han comunicado la información y la opinión sobre estos peligros con el fin de asegurar la protección y promoción de la salud pública. En lo que se refiere a los peligros, estas comunicaciones se expresaban principalmente en términos cualitativos, ya que a menudo no existían datos cuantitativos claros sobre los riesgos resultantes. Recientemente, el desarrollo formal y la aplicación de enfoques basados en el riesgo en el campo de la seguridad alimentaria y la disponibilidad de información cuantitativa relacionada con los riesgos en poblaciones humanas, ha proporcionado la puesta en marcha de estrategias de gestión basadas en el riesgo. La comunicación de riesgos ha jugado un papel importante en la aplicación de estos enfoques basados en el riesgo, proporcionando un medio para considerar todos los datos y la información relevante de manera interactiva. Por supuesto, la comunicación de riesgos también es aplicable en las numerosas ocasiones en las cuales se ha de considerar la información cualitativa (CAC, 2011).

La mejora de la seguridad alimentaria en la actual sociedad del conocimiento es y seguirá siendo, entre otros, uno de los objetivos políticos clave cuyo marco regulatorio ha de ser reforzado en los próximos años, tanto en Europa como fuera de la Unión Europea (UE)(Herrero Molina y Pauwels, 2004: 273-298).En esta línea, el Libro Blanco sobre Seguridad Alimentaria (CCE, 2000) establece que los consumidores deberían poder acceder a una amplia gama de productos seguros y de elevada calidad procedentes de todos los Estados miembros. Y este principio ha de aplicarse con independencia de que los alimentos sean producidos en la Unión Europea o se importen de terceros países.

El extensivo estudio de la actitud de los consumidores por parte del Consejo Internacional de Información sobre los Alimentos (IFIC)(IFIC, 2008)muestra que existe una correlación positiva entre la preocupación de los consumidores y el apoyo a las nuevas tecnologías en la producción de alimentos. La investigación del IFIC sugiere que los consumidores están dispuestos a aceptar ciertos niveles de riesgo una vez quese ha establecido un canal de comunicación claro y fiable sobre los productos que les preocupan. Desde su propia experiencia vital, los consumidores saben que alcanzar la perfección es prácticamente imposible y que las principales decisiones que toman en la vida acarrean algún grado de riesgo (Benson, 2011: 1529-1534).

La comunicación del riesgo puede tener distintas definiciones según la disciplina de aplicación (Leiss, 1996: 85-94, Löfstedt, 2006: 869-890,Renn, 2005). En el campo de la seguridad alimentaria el Codex Alimentarius, define la comunicación del riesgo como el “intercambio interactivo de información y opiniones a lo largo de todo el proceso de análisis del riesgo sobre los riesgos, los factores relacionados con los riesgos y las percepciones de los riesgos, entre las personas encargadas de la evaluación de los riesgos, las encargadas de la gestión de riesgos, los consumidores, la industria, la comunidad académica y otras partes interesadas, incluida la explicación de los resultados de la evaluación de los riesgos y de los fundamentos de las decisiones relacionadas con la gestión de los riesgos” (CAC, 2011, WHO, 1995). La definición de comunicación del riesgo que se utiliza a nivel europeo se establece en el artículo 3 del Reglamento 178/2002 y es semejante a la establecida por el Codex Alimentarius.No es una forma de comunicación unidireccional que va desde los expertos al público lego, sino un diálogo constructivo entre todos aquellos involucrados en el debate sobre un riesgo particular (Löfstedt, 2006: 869-890). ElCodex Alimentarius destaca el derecho y la obligación a participar en el proceso de comunicación del riesgo de todas laspartes involucradas en el análisis del riesgo.

A nivel de la UE, el Libro Blanco sobre Seguridad Alimentaria indica que la comunicación del riesgo debe ser basada en la transparencia (CCE, 2000), y es en el Reglamento 178/2002 donde se establecen cuáles son los criterios de transparencia. Así, el artículo 9, relativo a la consulta pública, establece que: “en el proceso de elaboración, evaluación y revisión de la legislación alimentaria se procederá a una consulta pública, abierta y transparente, ya sea directamente o a través de órganos representativos, excepto cuando no sea posible debido a la urgencia del asunto. No obstante, en el artículo 10 se hace referencia a un tipo de comunicación del riesgo unidireccional, la de la información al público, destacando el papel de las autoridades en este ámbito: “[…]las autoridades, dependiendo de la naturaleza, la gravedad y la envergadura del riesgo, adoptarán las medidas apropiadas para informar al público en general de la naturaleza del riesgo para la salud, indicando, en la medida de lo posible, el alimento o el pienso, o el tipo de alimento o de pienso, el riesgo que puede presentar y las medidas que se adopten o vayan a adoptarse para prevenir, reducir o eliminar ese riesgo”.

Autoras

Ana Mª López-Santacruz Serraller es Diplomada en Sanidad y Doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid y su tesis doctoral se centró en la comunicación del riesgo en materia de seguridad alimentaria. Desde 2007 trabaja en el Servicio de Gestión de Contaminantes de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, siendo actualmente la Jefa del Servicio. Dentro de su actividad profesional tiene amplia experiencia en la docencia a nivel nacional e internacional, así como en el liderazgo de grupos de trabajo y reuniones en estos dos ámbitos.

Montaña Cámara Hurtado es Profesor Titular en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Es directora del Grupo de Investigación ALIMNOVA (Nuevos alimentos: aspectos científicos, tecnológicos y sociales), Desde 2006 es profesor visitante de la Universidad de California, Davis y desde mayo 2013 colabora con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo como Directora de Cursos para Extranjeros. Tiene gran interés por los estudios de percepción social de la ciencia y comunicación científica, actividades por las cuales recibió el Premio de Comunicación Científica Fundación Antama 2014.

PVP: 13 euros (IVA incluido)
94 páginas
Formato: 13,5x21 cm
ISBN 978-84-9097-068-3
Madrid, 2015

Adquisición de ejemplares http://www.loslibrosdelacatarata.org/

Otros libros de la Serie:
La salud del medio ambiente. Diagnóstico y tratamiento
El Canal de Panamá. Una perspectiva histórica y social
La Gestión del Agua. Implicaciones de la participación de expertos y ciudadanos

Sobre la Serie: http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Nueva-serie-de-publicaciones-de-la

29 de septiembre de 2015

 

Filtrar noticias

  - Todas las noticias
- Ciencia
- Universidad
- Sala de Lectura Ciencia y Universidad
- Sostenibilidad
- Instituto Iberoamericano de la Enseñanza de las Ciencias y la Matemática – IBERCIENCIA
- Sala de Lectura - IBERCIENCIA

Suscripción gratuita a las Novedades de Ciencia y Universidad de la OEI

  - Acceso al formulario

Convocatorias Centro de Altos Estudios Universitarios de la OEI

CONACYT habilita la cuarta convocatoria de la Cátedra CTS en modalidad virtual: Educar para participar. Educación CTS

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología – CONACYT y la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), invitan a presentar postulaciones para participar de la 4ta. edición de la Cátedra: "Ciencia, Tecnología, Sociedad’ (CTS), la cual será en modalidad virtual u abierta a nacionales de todos los países iberoamericanos.

2º Día GeoGebra de Cabo Verde

Hace justo un año se creaba el Institituto GeoGebra de CaboVerde en la Universidad de Cabo Verde. Para conmemorarlo la universidad ha programado para el próximo 30 de julio la celebración del segundo Día GeoGebra de Cabo Verde que se realizará en la sede que tiene la universidad en la Isla de San Vicente - Concelho de Santa Catarina de Santiago.

X Escuela de Educación Matemática Miguel de Guzmán 2018: “La resolución de problemas como parte esencial del quehacer matemático”

Desde 2005, la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM) promueven anualmente la Escuela Miguel de Guzmán de Educación Matemática. La organización recae en la Comisión de Educación de la RSME y una de las sociedades federadas a la FESPM.
En esta ocasión se va a celebrar en La Laguna, Tenerife entre los días 11 y 13 de julio.

Seminario sobre Modelización Matemática

Se realizará del 1 al 3 de junio de 2018, en el Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad de Salamanca. Con una duración de 16 horas, y un máximo de 20 participantes.
Organizado por la Federación Española de Sociedades de Educación Matemática (FESPM) y la Associação de Professores de Matemática (APM) de Portugal. Este encuento que además cuenta con el apoyo de División Educativa CASIO, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y el Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología. Universidad de Salamanca es un resultado de la Cátedra Ibérica CTS+I

II Jornadas de Ingeniería y Sociedad – JISO 2018 – Temática de las Jornadas: “Tecnologías para el desarrollo inclusivo sustentable”

En la Argentina existe la Universidad denominada Universidad Tecnológica Nacional, donde trabajamos el grupo que fue a hacer la presentación en Oviedo, que tiene por objetivo principal la formación de Ingenieros. Esta Universidad cuenta con más de 30 sedes (Nosotros las denominamos regionales) por todo el país. En todas las Regionales se dicta una materia, que es la que pertenecemos nosotros, denominada Ingeniería y Sociedad. Desde hace unos 6 años, se comenzaron a realizar estas Jornadas (La impulsora de las mismas fue la Regional Buenos Aires), para comenzar a analizar, debatir, reflexionar sobre la enseñanza de la Ingeniería desde nuestra Asignatura.

Más convocatorias: 0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 215



Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad

Revista CTS
     
     


Escuela de Ciencia

     
     


Apropiación Social de la Ciencia

     
     


Otras Actividades Programáticas

     
     
     
subir   subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 16-Dic-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac