OEIBoletín Nº 14 - 10 de diciembre de 2006

Una fiesta de la Humanidad
POR LA UNIVERSALIZACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

Foto: Rodrigo Mascarell

Ahora hace un año, con motivo del Día Universal de los Derechos Humanos que se celebra el 10 de diciembre, escribíamos en el Boletín Nº 6:

Cualquier ocasión es buena para expresar a quienes apreciamos nuestros mejores deseos: el cambio de año que pronto celebraremos en muchos países, la Navidad, el Ramadán, la Fiesta de las luces Judía… Nada, ni las circunstancias más amargas, deberían ahogar esos deseos de felicidad compartida.

Pero esos deseos puntuales, siempre positivos, son claramente insuficientes y deben extenderse, por puro y legítimo egoísmo, al conjunto de los seres humanos, en una perspectiva sostenible, que respete y potencie la riqueza que representa tanto la diversidad cultural como la biológica y favorezca su disfrute.

Necesitamos una fiesta universal que exprese estos deseos y estimule el compromiso y los esfuerzos para su logro. El Día Universal de los Derechos Humanos, que celebramos el 10 de diciembre, podría ser esa fiesta. Una fiesta para celebrar en todos los países de la Tierra, por encima de etnias, géneros, creencias e intereses a corto plazo, que tantas veces nos enfrentan absurdamente.

Una fiesta universal que apueste por la universalización de todos los Derechos Humanos, sin discriminaciones de ningún tipo, como la idea clave para orientar el presente y futuro de la humanidad: desde los derechos civiles democráticos al derecho a un ambiente saludable, pasando por el derecho al trabajo, a la salud, o a la educación y la cultura.

¡Trabajemos y brindemos por esa fiesta universal que hemos de convertir en realidad!

Ahora, cuando nos acercamos nuevamente a esta fecha clave del 10 de diciembre, diversas iniciativas proponen realzar su celebración. La Fundación Cultura de Paz, por ejemplo, ha iniciado una campaña titulada "En pie de paz", mediante un "Manifiesto a favor de la Vida, de la Paz, de la igualdad" -cuyos primeros firmantes son Adolfo Pérez Esquivel, Mario Soares y Federico Mayor Zaragoza- que incluye esta propuesta:

"Durante 24 horas, en todas las partes del mundo, nos manifestaremos de viva voz o a través de los medios de comunicación los próximos días 10 y 11 de diciembre de 2006, en conmemoración de la Declaración de los Derechos Humanos".

Llamamientos como éste, al que nos sumamos decididamente, refuerzan nuestro propósito de recoger apoyos a una petición al Director General de UNESCO y al Secretario General de NACIONES UNIDAS para que promuevan un día oficial de Fiesta de la Humanidad que se celebre en todos los países, un día de reivindicación por la universalización de los Derechos Humanos y de celebración de los pasos que hemos dado y necesitamos seguir dando para avanzar en su consecución, indisolublemente ligada al logro de la sostenibilidad.

Las tradiciones religiosas y los acontecimientos políticos -como la independencia de un país o la aprobación de una constitución- han determinado festividades para grupos humanos específicos, pero precisamos una fiesta mundial que sea expresión de la unidad de la especie humana. Una fiesta real, no un mero "día oficial". Estamos convencidos de que ello puede ser una contribución importante a la paz y a la solidaridad entre los pueblos. Os invitamos a adheriros a esta petición y a promover su máxima difusión.

Educadores por la sostenibilidad