OEIBoletín Nº 15 - 12 de enero de 2007

La educación por un futuro sostenible
es cosa de todos

Las razones que llevaron a Naciones Unidas a instituir la Década de la educación por un futuro sostenible (2005-2014) son claras y continúan desafortunadamente vigentes: estamos viviendo una situación de auténtica emergencia planetaria frente a la que es preciso reaccionar con urgencia, antes de que el proceso de degradación sea irreversible. Es necesario, pues, que los educadores contribuyamos decididamente a formar una ciudadanía consciente de la gravedad de la situación y preparada para participar en la adopción de las decisiones y medidas adecuadas.

Desde que el primero de enero de 2005 entró en vigor la Década, se han conseguido, a través de la web www.oei.es/decada que la OEI ha organizado en su apoyo, más de 6000 adhesiones personales y más de 200 institucionales a los objetivos de la Década. Y en este mismo periodo se han multiplicado los congresos, cursos, publicaciones, actividades en centros, etc., destinados a impulsar la educación por la sostenibilidad. En la sección “Documentos y acciones” de la misma web se hace referencia a muchas de estas acciones.

Son resultados positivos… pero estamos todavía muy lejos de una auténtica marea de adhesiones, muy lejos de haber logrado que la generalidad de los educadores responda positivamente al llamamiento de Naciones Unidas. Muy lejos, pues, de que la ciudadanía haya tomado conciencia de la gravísima situación a la que nos enfrentamos, pese a la insistente denuncia de instituciones y paneles de expertos. Se necesitan, obviamente, acciones más visibles, de mayor impacto.

Esto es lo que persigue la reciente petición al Director General de Unesco y al Secretario General de Naciones Unidas para que promuevan un día oficial de Fiesta de la Humanidad que se celebre en todos los países. Un día de reivindicación por la universalización de los Derechos Humanos y de celebración de los pasos que se vayan dando para avanzar en su consecución, indisolublemente ligada al logro de la sostenibilidad. Una fiesta real, no un mero “día oficial”. Una fiesta mundial que sea expresión de la unidad de la especie humana (ver boletín Nº 14).

Una petición como ésta no incumbe exclusivamente a los educadores, sino que puede y debe ser apoyada por toda la ciudadanía. Es preciso, pues, difundir la iniciativa más allá de nuestro ámbito profesional e implicar a todos los ciudadanos y ciudadanas con quienes estamos en contacto. La naturaleza de la petición y la búsqueda de una mayor efectividad  lo exigen.

Pero no se trata exclusivamente de esta iniciativa concreta: el llamamiento de Naciones Unidas para impulsar la sostenibilidad va dirigido a toda la educación, tanto la formal como la no reglada, es decir, la que proporcionan los museos, los media… y también la que tiene lugar en el seno de las familias, la que impartimos y recibimos en nuestras conversaciones con colegas y amigos, etc. Esta educación no reglada es, con frecuencia, más efectiva que la formal en cuestiones que, como en este caso, implican actitudes y comportamientos.

Es preciso, pues, romper con una concepción lineal de las estrategias para impulsar la Década (primero los profesionales de la educación y, después, la ciudadanía). Debemos, por el contrario, dirigirnos a toda la sociedad, porque la educación por un futuro sostenible es cosa de todos y porque ello favorecerá la mutua potenciación de los distintos sectores.

Podemos comenzar por difundir la petición de un día oficial de fiesta para toda la humanidad (www.oei.es/decada/boletin014.htm). El impacto de esta medida, incluso de su simple enunciado, puede suponer un notable apoyo a la toma de conciencia de la ciudadanía hasta lograr la necesaria masa crítica.

Educadores por la sostenibilidad
http://www.oei.es/decada/