OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

4Rs ambientales, transforman el medio y mejoran la convivencia

6 de agosto de 2013

Elida Romero A. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. IBERCIENCIA
En el marco de la Educación Ambiental para el desarrollo sostenible, este reportaje contribuye a resaltar el rol de los docentes y la comunidad educativa en la formación y puesta en práctica de acciones a favor del Planeta Tierra y la naturaleza, las mismas que modifican conductas del estudiantado tendientes a mejorar el medio ambiente humano y la convivencia asegurando recursos para las presentes y futuras generaciones.

En el Colegio Nacional “Diez de Agosto” del Distrito Metropolitano de Quito, 58 estudiantes mujeres de segundo año de Bachillerato General Unificado, pertenecientes a participación estudiantil opción Educación Ambiental y Reforestación, emprenden una iniciativa basada en las necesidades de su comunidad: EL PROYECTO “MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS, USO DEL AGUA Y RECUPERACIÓN DE AREAS VERDES.

El proyecto se ejecuta con el apoyo de la Secretaría del Ambiente de la Zona Centro del Distrito Metropolitano de Quito y el aval de la Subsecretaría de Educación. Su propósito es generar una cultura de cuidado del medio ambiente escolar y su entorno a partir del la sensibilización, el conocimiento, la reflexión y puesta en práctica de estrategias a favor del agua, del manejo de residuos sólidos y la siembra con especies ornamentales endémicas en lugares estratégicos de plantel. 

El grupo “Amigas del Ambiente”, desde hace cinco meses, en horario extracurricular y bajo la coordinación de su docente emprendieron una amplia formación en las temáticas pertinentes, las mismas que fueron replicadas a sus compañeros de años inferiores y superiores. Posteriormente se formaron en técnicas de manejo de grupos y procedieron a la fase operativa. A continuación se mencionan algunas actividades desarrolladas:

  • Socialización y difusión del Proyecto a los miembros de la Comunidad Educativa.
  • Elaboración de mural de sensibilización a la comunidad en la entrada del Centro Educativo.
  • Diseño de carteleras alusivas al día del Agua, día del Planeta Tierra.
  • Capacitación a 100 niños y niñas de primer año de Educación Básica.
  • Capacitación a 500 estudiantes de 9no a 10mo año de Educación General Básica.
  • Colocación de afiches, alusivos al uso racional del agua en los lavamanos de la institución.
  • Grupo estudiantil con función de “Guardianes del Agua” durante los recesos.
  • Estudiantes en turnos de “Guardianes del reciclaje” al final de la jornada diaria.
  • Actividades de clasificación y recuperación de materiales de reciclaje en todas las aulas del centro educativo.
  • Conferencias dirigidas a todo el personal en los momentos cívicos.
  • Invitación a expertos para conferencias, talleres y asesoría.
  • Gestión en la comunidad.

El proyecto avanza, aún hay muchas actividades por ejecutarse...como la gran celebración del Día Mundial del Ambiente el próximo 5 de junio. La creatividad e inspiración se incrementan en espera del logro de las metas propuestas.

Varios indicadores diseñados desde el momento inicial del proyecto empiezan a evidenciarse: el más significativo es la reducción del consumo en la planilla de agua del mes de marzo, que se traduce en el pago de $ 300 menos.

Reducir, Recuperar, Reutilizar, Reciclar, es el lema que conlleva a las acciones día tras día y el apoyo conjunto de toda la Comunidad Educativa: estudiantes, profesores, familias, autoridades, personajes relevantes de la comunidad y organismos gubernamentales y no gubernamentales. Todos involucrados por el cumplimiento de un objetivo común: mejorar el medio ambiente y con ello la calidad de vida.

Es así como la educación tiene un rol protagónico en la sostenibilidad ambiental, es decir en la formación de seres humanos sensibles y responsables de mantener el equilibrio que se genera por medio de una relación armónica entre la sociedad y la naturaleza que nos rodea y de la cual somos parte. Porque la educación puede hacer uso de metodologías, técnicas e instrumentos transversales en el currículo, porque puede extraer de la enseñanza de las ciencias, su propia visión y propósitos para incidir en la conciencia, generando actitudes y aptitudes en los educandos. Para ello es relevante el empleo de metodologías tales como la enseñanza para la comprensión, el aprendizaje basado en problemas, la metodología por indagación, la resolución de dilemas éticos de la vida cotidiana, el aprendizaje por proyectos, la enseñanza por conceptos e interconexiones, la alfabetización científica, tópicos generativos como ciencia, tecnología y sociedad, Investigación - Desarrollo e Innovación, etc.

Por tanto, un factor clave es la actualización y formación del profesorado en general y particularmente del docente de Ciencias de manera que contenga el acervo completo de conocimientos, actitudes, metodología y buenas prácticas para hacer de la clase de Ciencias Naturales, atractiva e interesante. El empleo de tópicos de interés del estudiante, conquista su atención, el desarrollo de la clase tomando en cuenta el contexto y los problemas locales genera la vinculación para el uso de los conocimientos y su compromiso de aplicación en la vida diaria.

Todo lo expuesto, no puede ser posible si los actores sociales no confluyen en el propósito del proyecto: 

  • Las instituciones educativas, como centros de formación en respeto y valores hacia la naturaleza
  • La sociedad, en la toma de conciencia y control de hábitos de consumo.
  • La comunidad y los medios de comunicación, para difundir y sostener experiencias positivas.
  • La comunidad científica, a través de la ciencia y la tecnología o la creación de políticas ambientales.
  • Las empresas, aportando con buenas prácticas ambientales que generen una cultura de respeto al ambiente.
  • Las autoridades y el estado, con voluntad política acerca del uso y cuidado de los recursos naturales (Art 71 al 74- Constitución del Ecuador).

En este ámbito cabe la reflexión, ¿La educación preserva sólo los recursos naturales? o ¿Acaso preserva también las necesidades sociales, la economía del ser humano? (Desarrollo Sostenible - Desarrollo Sustentable).

Como existe total correspondencia, la educación que genera acciones sostenibles conlleva a un modelo sustentable, es decir que forma personas conscientes de que al satisfacer sus propias necesidades no debe comprometer la capacidad de las generaciones futuras. Por tanto, la sostenibilidad ambiental se toma como un modelo de desarrollo que depende de las circunstancias sociales, económicas, políticas y culturales que caracterizan a un país y sus relaciones regionales y mundiales. Conlleva un conjunto de acciones concertadas y convergentes, basadas en los principios de equidad, participación democrática y respeto a todas las formas de vida.

Concluyendo, el rol de la educación para un futuro sostenible es preponderante si consideramos la relación directa entre la emergencia planetaria y la supervivencia humana. Los problemas de la naturaleza se manifiestan de manera global: la contaminación ambiental sin fronteras, el agotamiento y destrucción de los recursos naturales, la urbanización creciente y desordenada, la degradación de los ecosistemas y la pérdida de la biodiversidad, la destrucción de la diversidad cultural, el hiperconsumo de las sociedades desarrolladas, el crecimiento económico acelerado en un planeta de recursos finitos, la explosión demográfica, insostenibles desequilibrios por conflictos y violencia1 . Razones más que grandes y poderosas para que los educadores tomemos el rol protagónico que nos corresponde asumir en este momento histórico.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac