OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Aquellos lodos...

5 de mayo de 2016

Mª Azucena Matilde González. Redondela. IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la cultura científica
¿Cómo logramos las mujeres formarnos? ¿Quiénes fueron nuestros maestros y maestras? ¿De qué fuentes bebieron ellos? ¿De qué somos herederos? ¿Cómo tenemos que hacer nosotros y nosotras para que alumnos y alumnas sean educados en igualdad de oportunidades? Estas y otras muchas preguntas “chispean” en mi mente de vez en cuando. Espero que se concreten algo

Cuando mi madre se dio cuenta de que irremisiblemente me iba a dedicar a la educación, un buen día me hizo una petición: “Hazlo bien, ayuda a los niños y niñas en todo lo que puedas. Que no tengan que acordarse mucho de mi”.

De una madre uno lo aprende casi todo, yo de la mía muchísimo más...pero este consejo lo tengo presente constantemente en mi trabajo. No quiero hacer a los demás lo que no me gustaría que me hiciesen a mi.

Además, siempre oí hablar de algunos maestros y maestras que educaron a las personas de la edad de mis padres (e incluso de mis abuelos) como personas muy comprometidas que, con muy poquitos medios hacían grandes logros. Una anécdota sorprenderte que me contó una amiga y compañera: su padre sabía situar cada uno de los principales puertos europeos y eso era así porque su maestro un día hizo un mapa con piedras en el patio del cole y fue describiéndoles cada uno de ellos. Este señor nunca se olvidó de su maestro (ni de los puertos de Europa).

Casos como el de Antonio Barros Ramo que en una zona rural apenas fue a la escuela y tuvo la suerte de recibir una colección de libros que le permitieron ser autodidacta. ¿Qué hubiese pasado si no le hubiesen hecho ese regalo?

 En alguna ocasión ya escribí sobre Ernestina Otero, una maestra represaliada durante la dictadura y que volveré a mencionar en este documento más tarde. A su hija y a sus nietas las conocí y conozco (Doña Lucila fue maestra mía en las prácticas de magisterio) y dejó en mi un recuerdo imborrable.

Esto y otros muchos detalles y anécdotas me sugieren investigar sobre los movimientos que originaron, formaron, orientaron...a maestros y maestras que todos tuvimos (¡y menos mal que los tuvimos!)

Sabía de las Misiones Pedagógicas, había oído hablar de ellas pero no sabía muy bien en qué consistían. Ahora sí que se más:

El 14 de abril de 1931 se instaura en España la II República y Manuel Bartolomé Cossío pone en práctica las denominadas Misiones Pedagógicas que logran el apoyo y financiación institucional. Por lo que fui averiguando maestros y maestras, y personas de diferentes ámbitos culturales se ofrecían voluntarios para visitar pueblos y aldeas que, previa solicitud, recibían no sólo la formación de estos voluntarios durante un período de tiempo que podía llegar a ser de tres meses sino diversos materiales: pequeñas bibliotecas, representaciones teatrales, exposiciones, gramófonos y discos...Cualquier forma de cultura que se podía hacer llegar tanto a niños como a adultos de lugares remotos a los canales de distribución habituales que estaban en las ciudades. Por supuesto, de este modo también se explicaban las ventajas de la República (pero esto es otro tema).

Buscando y leyendo...resulta que estas Misiones Pedagógicas, de las que fue alumna aventajada Ernestina Otero (llegando a ser maestra de maestros en la Normal de Pontevedra e inspectora de educación)

Pero las Misiones Pedagógicas tienen un origen, una fuente de la que bebieron...La Institución Libre de Enseñanza.

Cuando busco información sobre la Institución Libre de Enseñanza abro los ojos como platos:

  • Su fundador fue Francisco Giner de los Ríos, pero este hombre bebió de un grupo de Krausistas: Sanz del Río, Castro, Salmerón, Azcárate. Si tengo que elegir una frase que defina la filosofía de esta persona es: “Formar hombres”
  • En su primera etapa (1876-1881) aparece como respuesta a la expulsión de los anteriormente mencionados de la universidad y nace como una universidad paralela.
  • En 1881 son restituidos en sus cátedras y comienza un movimiento de reforma pedagógica: rechazo a los exámenes, a los libros de texto, a las lecciones memorísticas...la clase es una convivencia entre profesores y alumnos, términos como coeducación, cooperación con las familias, método inductivo...¿nos suena de algo todo esto?
  • En 1907 la actividad de esta institución aumenta y tiende a expandirse y a difundirse. Se funda la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas presidida por Ramón y Cajal... y un discípulo de estos fue: Manuel B Cossío. De aquí saldrán en el futuro las Misiones Pedagógicas.

¿Y qué tiene que ver esto todo con el fomento de las vocaciones científicas en las mujeres?

La hipótesis de la que parto es que esas maestras y maestros que bebieron y fueron educados según estas corrientes pedagógicas tendrían que transmitirlas (cuando políticamente pudieron) a sus alumnos y alumnas. Allí donde fueron destinados transmitían sus propias ideas e inquietudes. Muchos fueron represaliados, otros trabajaron en silencio...poquito a poco “erosionando una roca como una gota de agua”.

Pienso que si yo pudiese saber los nombres de los maestros y maestras que ejercieron como tales en Redondela y pudiese investigar que hombres y mujeres alumnos y alumnas suyos siguieron formándose podría ver la importancia que tiene un profesor sobre su alumno.

Rebuscando encontré la lista de los maestros y maestras que trabajaron en el ayuntamiento de Redondela desde finales del XIX y XX (algunos de ellos tuvieron que ser discípulos de estos movimientos. Y merecen todos nuestros respetos. El enlace es el siguiente: http://anecdotarioredondelan.jimdo.com/cargos-p%C3%BAblicos/mestres-as-ii/

No puedo llegar a saber a cuantas personas de la edad de mis abuelos, de la edad de mis padres o de la mía fueron capaces de estimular para que se formaran, para que desarrollasen una actividad cultural, artística, política...lo que fuese que se despertase en ellos pero que su valor intrínseco, su vocación, sus dones no se perdiesen en un “océano de niños y niñas”

¿Cuántos niños anónimos hubo en nuestro país que no fueron estimulados? ¿Cuánto potencial se despreció por falta de oportunidades? ¿A cuántos llegamos? ¿Cuántos perdemos por el camino? ¿Cómo podemos reconducirlos?

Cuando comencé este trabajo partí de la idea de reflexionar sobre cuantas niñas habían estudiado de cada una de las escuelas unitarias dispersas por este ayuntamiento desde finales del XIX hasta ahora. Sabía que iba a ser difícil, pero quería saber que habían hecho ellos y ellas para lograrlo. No logré del todo mi objetivo (soy incapaz de generalizar un número aproximado y no se me ocurre como recopilar este dato) pero que sirva este trabajo para dar las gracias a todos ellos y ellas y en especial a mi maestro de Ciencias Naturales de 6º, 7º y 8º de EGB por haberme enseñado el ala de una mariposa al microscopio.

 

La autora: Docente de educación inicial de la localidad de Magdalena del Mar Lima - Perú.16 años de experiencia en colegios del estado y privados. Magíster en investigación e innovación curricular, Universidad San Ignacio de Loyola; Especialista en Comunicación y Matemática, Universidad Cayetano Heredia; Actualmente se desempeña como docente de aula inicial 5 años y desarrolla su servicio al Perú, en el marco de la Beca Presidente de la Republica MINEDU-PRONABEC 2016.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac