OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Comunidad que toca corazones para la ciencia

22 de junio de 2017

Frida de Villafuerte
Ciudad, Guatemala
Iberciencia, Comunidad de educadores para la cultura científica.
Al escribir sobre la Comunidad de Educadores para la Ciencia y la Cultura, me viene a la mente cuando me llego la información sobre este gran proyecto hace ocho años, sin imaginarme que orgullosa me siento al pertenecer a esta gran comunidad, que ha tocado los corazones para la ciencia tanto de mis alumnos, como en el mío.

Lo que esta comunidad ha contribuido desde el 1 de julio del 2009, es hacer latir los corazones de mis alumnos para la ciencia, definiendo sus vocaciones para carreras científicas, como Química, Física, Ingeniería, Medicina, Química Farmacéutica, Biología, Nutricionista, Mecatrónica, Agronomía, Arquitectura, Veterinaria, Matemática, sus propuestas innovadoras los han interesado, les tengo que agradecer a todas las personas que conforman la comunidad, como los tutores que nos atienden no importando la hora, nos responden de forma personalizada a todas nuestras dudas y nos apoyan, a las personas especializadas que nos transmiten sus conocimientos con los temas que se encuentran, para poderlos trabajar con nuestros alumnos, como a cada Docente de Iberoamérica, que es parte enriquecedora de este gran proyecto, con sus artículos de opinión y sus grandes aportes.

¿Qué es lo que la OEI a hecho para cambiar nuestras vidas? Ha transformado el pensamiento de mis alumnos, cuando empecé este proyecto estaba trabajando en una institución educativa donde la tecnología no había llegado, por lo que para poder trabajar los documentos no las ingeniamos trabajando con fotocopias y ellos admiraban la estructura como estaban diseñados, fue el inicio de muchos cambios, empezamos a hacer proyectos como ferias científicas, proyectos de reciclajes, Robótica, visitas a las universidades como La Universidad del Valle de Guatemala y la Universidad Rafael Landívar, que nos abrieron sus puertas para que mis alumnos de secundaria se visualizaran en un futuro estudiando ahí y se vieran como profesionales, esto ha generado que la mayoría de mis alumnos sigan carreras científicas.

Luego tuve la oportunidad de trabajar en una institución educativa acreditada internacionalmente, donde mis alumnos tenían todos los recursos necesarios y con la misma visión a futuro, seguí trabajando con proyectos que llamaran la atención de mis alumnos sobre el área científica incorporándose igual que en la institución anterior, el área de la Robótica, fundando un club que llego a tener 120 miembros de todas las edades, el colegio tenía 350 alumnos aproximadamente, quedándose por las tardes sin ningún punto extra y yo como coach sin ninguna remuneración, sino por el amor a la ciencia y el estar juntos como una familia, donde se convivía fraternalmente entre todos los niveles, fuimos los primeros en el país que como colegio realizamos competencias intercolegiales de Robótica y el año pasado en el mes de mayo, tuvimos la oportunidad de representar a nuestro país en la competencia internacional en Austin, T.X. Estados Unidos, donde mis alumnos obtuvieron los tres primeros lugares y en julio en la competencia latinoamericana realizada en Guatemala, obtuvieron los cuatro primeros lugares.

Hasta donde llegó lo que se empezó el 1 de julio del 2009, sin imaginarme nos llevó a competencias internacionales, a que las universidades abrieran sus puertas a alumnos de secundaria, siendo replicador para otras instituciones educativas, a realizar ferias científicas donde alumnos de todas las edades trabajen el método científico, a realizar proyectos de reciclaje y con esos recursos poder comprar instrumentos de laboratorio, a que en estos momentos donde estoy trabajando actualmente este empezando poco a poco un club de ajedrez, donde los alumnos juegan en los recreos y les gusta compartir entre ellos, pero creo que lo más significativo es que la OEI fundó las bases para que mis alumnos y exalumnos tengan una visión diferente de lo que es la ciencia, que la amen y disfruten, que vean que son tan brillantes como los veo yo, para seguir carreras científicas y ser profesionales que serán y son mi gran orgullo, de gran beneficio para mi país, y a mí me hizo una mejor docente.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac