OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Desde los Saberes hasta los Sabores: Experiencias formativas para el desarrollo agrícola

15 de abril de 2017

Sandra Carolina Castillo Acosta. Caracas- Municipio Libertador- República Bolivariana de Venezuela.
IBERCIENCIA:Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Experiencias formativas que buscan propiciar y fortalecer el desarrollo agrícola con el fin de incrementar la producción de alimentos y rescatar tradiciones referente a los hábitos de producción y de consumo, se vienen desarrollando en la República Bolivariana de Venezuela, en donde se conjugan los saberes y experiencias de la comunidades organizadas.

El incremento mundial de la población demanda mayor cantidad de alimentos, de allí que se desarrollan iniciativas que buscan satisfacer esa necesidad imperante, a través de planes, programas, proyectos que incrementen la producción de alimentos, siendo una de las variables a considerar para ello la formación y los intercambios de saberes y experiencias que coadyuven a elevar los niveles de producción y procesamiento de alimentos. En la República Bolivariana de Venezuela se vienen desarrollando y fortaleciendo una serie de iniciativas provenientes tanto del poder popular organizado como de los organismos y entes gubernamentales, que circundan el desarrollo agrícola visto desde el auto-consumo hasta el intercambio y comercialización de alimentos, entre las comunidades de las áreas urbanas y peri-urbanas, concibiendo modalidades de producción para la siembra y cosecha, entre las que destacan:

Conucos,Patios Productivos,Huertos Intensivos,Huertos Organopónicos, Casas de Cultivos, Sistemas de Hidroponía y Acuaponia.

Así que, se ha establecido priorizar rubros del sector vegetal como: hortalizas, frutales, raíces y tubérculos; y referente al animal, la proteína denominada alternativa: conejos, aves (gallinas y pollos), caprino y ovino. Los mencionados forman parte de la cotidianidad alimenticia de la población y a la vez se fomenta el rescate de la gastronomía venezolana, que nos caracteriza como “Un País de Sabores” conjugándose con un componente nutritivo que considera los grupos alimenticios y sus cantidades requeridas, siguiendo el denominado “Trompo Alimenticio”  versión venezolana de la pirámide alimentaria, presentada en una campaña de Instituto Nacional de Nutrición de Venezuela, visto como un modelo para ilustrar cómo se clasifican los alimentos según el tipo de nutrientes que cada tipo de alimento aporta. Dicho Trompo está dividido en 5 franjas, cada una de las cuales indica, respectivamente: los carbohidratos complejos, las hortalizas y frutas, las proteínas, los azúcares, las grasas, el agua y la actividad física.

Dentro de este orden de ideas, se vienen llevando a cabo una serie de iniciativas que buscan afianzar los conocimientos en el área de producción de alimentos, sanos y saludables; creándose para ellos Programas Nacionales de Formación (P.N.F.) Universitaria que garantizan formar profesionales en: Agroecología, Procesamiento y Distribución de Alimentos Seguridad Alimentaria y Cultura Nutricional, entre otros.

Desde la Agroecología se busca replantear las relaciones sociales de producción, estableciendo el intercambio de saberes y conocimientos que garantizan la diversidad cultural y biológica, siendo sustentable y sostenible que visto como ciencia es garante que en los espacios de formación se diseñen nuevos conceptos y métodos, conservando el medio ambiente, aplicando técnicas para: Elegir adecuadamente los cultivos y variedad, rotar y asociar cultivos, lograr el control biológico de plagas, producir bio-insumos, y otras.

Se han detectado una serie de potencialidades científicas, técnicas, tecnológicas, económicas orientadas al proceso socio-productivo en los participantes de los P.N.F. así como en los docentes e investigadores que lo conforman, destacando; a)Diseño y puesta en marcha de plantas semi-industriales para producir insumos como harina de maíz, de yuca, de pescado, jabones; b) Existencia de líneas de investigación e investigaciones relacionadas y asociadas a los procesos productivos locales y regionales para satisfacer necesidades puntuales de la población en su contexto; c) Infraestructuras acondicionadas y otras,

En este planteamiento formativo se suman los espacios de educación no formal donde el Poder Popular organizado y las instituciones gubernamentales desarrollan programas de formación y capacitación bajo los principios y área antes mencionados, fomentando el trabajo creador, productivo y en armonía con el ambiente, desarrollando el voluntariado, la cayapa, el trueque y el intercambio solidario para la satisfacción de necesidades comunes, valorando nuestras costumbres ancestrales y tradicionales para el rescate de nuestros hábitos alimenticios, de siembra, cosecha, preparación y distribución de alimentos sanos y saludables.

Se revalorizan los saberes, haciendo visible a los “Maestros Pueblo”, personas con gran suma de saberes y experiencias en agroecología y en materia agrícola que la comparten y la socializan desde la práctica, en el terreno con la comunidad, propiciándose espacios de intercambio y aprendizaje significativo.

Reflexiones desde CENDITEL. Volumen 6: La Agroecología desde el Conocimiento Libre. (2008) Mérida. República Bolivariana de Venezuela.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abiera en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac