OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Desmitificar la palabra cáncer

24 de junio de 2017

Un artículo de HBakkali para IberDivulga
La elevada incidencia y repercusión social del cáncer plantean la necesidad de una mayor y mejor divulgación, rompiendo con eufemismos y estigmas que hieran la sensibilidad de pacientes y familiares.

El término cáncer se usa frecuentemente con connotaciones negativas, asociándose a destrucción, putrefacción, mal o daño. Incluso la Real Academia Española (RAE), en la cuarta acepción del vocablo lo sigue definiendo como la proliferación en el seno de un grupo social de situaciones o hechos destructivos. La droga es el cáncer de nuestra sociedad’.

Pese al llamamiento de oncólogos, medios de comunicación y asociaciones de pacientes que han manifestado la necesidad de acabar con este tipo de usos, el término cáncer sigue empleándose de manera poco responsable, interfiriendo en la normalización de la enfermedad. Así, hoy en día, se siguen utilizando expresiones como “el temible mal” o “la cruel dolencia”. La lucha contra esta patología no conlleva únicamente avances en la investigación, una mejora en los tratamientos o garantizar a los pacientes la calidad de vida deseada. La batalla también implica acabar con los estigmas.

Información, prevención y sensibilización

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo, dejando un balance de 7,6 millones de fallecidos en 2008 y estimándose en más 11 millones la cifra para 2030, datos que se justifican por el envejecimiento de la población y por el mayor crecimiento demográfico. Asimismo, este organismo señala la necesidad de “generar y divulgar conocimientos para facilitar la elaboración de métodos de control del cáncer basados en datos científicos”, e insiste en la importancia de la prevención.

El consumo de tabaco, la obesidad, las dietas poco saludables, la inactividad física, el consumo de alcohol, la infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH), o la contaminación medioambiental son algunos de los factores que la OMS señala como de riesgo.

¿Una enfermedad crónica?

El cáncer se manifiesta de manera distinta en cada persona y, por lo tanto, su pronóstico es diferente. Los especialistas señalan que los avances en el tratamiento le procuran al paciente una mejor calidad de vida, pudiendo llegar a convertirse en una enfermedad crónica.
Además, hoy se sabe que algunos tumores se pueden prevenir con hábitos más apropiados. Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) “alrededor del 75-80% de los cánceres pueden atribuirse a factores externos”. La AECC señala que “se consigue una disminución de la mortalidad si se detecta en sus etapas más tempranas y se aplican tratamientos específicos más sencillos y eficaces”. Por ello, resulta de enorme valor una mayor educación en materia oncológica, que mejore el conocimiento sobre el cáncer, sobre cómo prevenirlo y sobre los métodos de detección precoz.

De este modo, la elevada incidencia de la enfermedad y su repercusión social, plantean la necesidad de una mayor y mejor divulgación, más responsable y acertada. Llamar al cáncer por su nombre y romper con eufemismos y estigmas que hieran la sensibilidad de pacientes y familiares parece ser todavía una asignatura pendiente.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac