OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Docentes + Entornos Multiconceptuales + TIC = Educandos con formación significativa para la vida

21 de abril de 2016

Pedro Antonio Ruiz Martínez. Cancún, México. Universidad del Valle de México.
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
El ejercicio docente debe, por un lado, permanecer en un entorno flexible, colaborativo y de interactividad; por otro, transformar el salón de clase en un espacio multiconceptual, es decir, adecuar el salón de clase incluyendo la interpretación situacional de casos (actuación de casos) y la realización de prácticas cotidianas (aplicación de conceptos y manejo de instrumentos) en un ambiente multimedia.

El manejo de contenidos curriculares y consulta de información en medios electrónicos, no es suficiente en la sociedad del conocimiento actual; como facilitadores de aprendizajes debemos ser capaces de aplicar el conocimiento en horas clase, para dar solución satisfactoria a conflictos cotidianos. "La educación se ha encontrado en esta espiral del cambio, lo que ha suscitado múltiples debates sobre el impacto positivo y negativo de las TIC en el papel del profesorado, el estilo de aprendizaje de los estudiantes y la propia escuela" (Sancho Gil, 2006, p.110).

La estructura de la interactividad y los procesos de influencia educativa en un entorno presencial mediado por TIC cambiarán fundamentalmente si el diseño instruccional se basa en una propuesta de instrucción directa por parte del profesor o en un trabajo de investigación autónoma gestionado por los alumnos; si el diseño instruccional se apoya en el supuesto de que todos los alumnos están realizando siempre y simultáneamente las mismas actividades, o si por el contra- rio se basa en la existencia en la clase de contextos múltiples y diversificados de trabajo por parte de los alumnos. 

En este sentido, cuando el alumno hace uso de las TIC, aporta esquemas complejos de carácter multiconceptual, con determinadas relaciones entre los procedimientos para adquirir su manejo, con hechos y aspectos referenciales, etc. De esta forma, el cambio de dichos procedimientos al continuo vaciamiento de información que aún persiste en el proceso de enseñanza y aprendizaje dentro del aula debe transformarse en un ambiente dinámico, flexible y de interactividad. Tener presente el conocimiento previo en dispositivos y aplicaciones multimedia del alumnado sobre temáticas que se abordan en su aprendizaje, permite que nuestra planeación y ejercicio docente incluya de forma favorable este conocimiento en nuestra intervención en el aula; asimismo, facilita la interactividad en la construcción de aprendizajes.

La utilización de las TIC en el proceso educativo no se debe enfocar a simples aplicaciones informativas, y con ello, considerar que nuestro ejercicio docente incluye las TIC, si continuamos insistiendo en llevar a cabo una nueva forma de vaciamiento de información con el uso de diapositivas informativas, que no permiten la interactividad y la retroalimentación; cuando su mejor cualidad se encuentra en la actividad y comunicación, capaz de provocar en el individuo que aprende, individual o colectivamente experiencias de aprendizaje significativas, es decir, en la participación activa del educando.

En mi experiencia docente, he aprendido que el trabajo en equipo exige no sólo la agrupación de los educandos para mantener un diálogo entre sí. Pretendemos algo más y, desde esta perspectiva, al implementar y usar las TIC posibilita eficientemente que nuestros alumnos desarrollen y logren aprendizajes de tipo colaborativo. De esta manera, las TIC ofrecen recursos orientados principalmente al intercambio e interacción de experiencias y materiales entre iguales, así como del facilitador y educandos.

Con éstas características de reciprocidad e interactividad, se propicia la colaboración. Gracias a ello, el centro escolar se encamina hacia un funcionamiento en conjunto, en el cual interactúan profesionales, estudiantes y familias; desempeñando actividades propias, tiene sentido de pertenencia a una comunidad en la que puede contribuir y puede recibir según su capacidad y necesidad. 

Para Comellas Carbó (2009) una primera consideración que nos sería preciso valorar es que la escuela no es una isla. La escuela es una pequeña muestra de la sociedad y por eso mismo es un reflejo de ella. En ella, las personas que la forman (alumnado, familias, profesorado...) viven en el mismo contexto en el que está ubicada (barrio, ciudad...), a pesar de que los orígenes y su tiempo de estancia sean diferentes. [...] La escuela, como institución educativa, tiene que estar al día porque el alumnado ha de adquirir recursos para el día de hoy y también para el de mañana. Por eso la escuela tiene que estar al corriente de las necesidades presentes y futuras para formar a los niños y jóvenes para adaptarse al futuro, no al pasado (p: 60 y 62).

El proceso de incorporación de las TIC facilita al mismo tiempo, la actividad de colaboración permanente dentro de la práctica docente en dos aspectos. El primero, estimula y permite una cultura profesional de colaboración en el centro donde todos son atendidos, escuchados y valorados; la cual, logra consolidarse y desarrollarse a medida que se practica, es decir, se origina una actitud colaborativa colaborando. Esto influye de forma similar a las relaciones con los educandos y las familias, quienes participan cotidianamente en la vida escolar y su contexto de participación. El segundo aspecto comprende la asesoría y capacitación, la cual se presenta de forma inadvertida, en cualquier momento dentro y fuera de la jornada laboral. Ésta comunicación entre colegas, basada en la colaboración y participación contribuye a la formación permanente del profesorado, con el mismo lenguaje, a partir de problemas, dudas y dificultades similares que se presentan de forma cotidiana en su ejercicio docente.

Todo el proceso de investigación se enriquece por las posibilidades que ofrecen las TIC. La importancia de Internet y el inagotable acceso a todo tipo de información, exige que las instituciones educativas y en especial los docentes asistan los procesos de búsqueda, análisis, síntesis, selección y valoración de información. Sin embargo, aunque el acceso y uso de Internet logra propiciar la investigación en la escuela; ya que brinda a los educandos una gama rica en este contexto, no debemos considerar que esta apertura a la consulta de información es lo mismo que darles conocimientos. Así lo expresa Tizón Freiría (2008). Las nuevas tecnologías dan acceso a una gran cantidad de información, que no ha de confundirse con el saber. Para que la información cuaje en conocimientos el individuo debe apropiársela y construir sus propios conocimientos (constructivismo). En este sentido juega un papel importantísimo el tipo de aprendizaje, basado en metodologías activas y por descubrimiento para lograr este aprendizaje significativo (pp. 17-18).

Las TIC han adquirido tantas expectativas en el contexto educativo y por qué se les considera herramientas de innovación formativa. Su utilidad en el aula obliga a nuestra práctica docente a transformarse, y con ello, mejorar los procesos de enseñanza para originar otras formas de aprendizaje en los estudiantes. Para esta nueva práctica, es relevante contar con distintas alternativas de formación continua en el manejo de las TIC, así como una actitud de apertura al cambio.

La incorporación y uso de las TIC en las escuelas y a su integración curricular en todo el proceso de enseñanza y aprendizaje, una cantidad considerable de profesores han incursionado en modificar sus métodos didácticos al implementar equipos multimedia y de Internet. Es puntual señalar, que la mayoría de las veces, los profesores se incorporan a esta práctica sin disponer de experiencia o manejo procedimental en cuanto a cómo organizarse al momento de incluir estas nuevas tecnologías en el desarrollo de su clase. Debido a ello, un gran número de ellos requieren asesoría y apoyo para una clase plena con estas herramientas.

De esta forma, debemos tener claro que las TIC son un recurso de apoyo. Por si solas, no van a conseguir desarrollar capacidades en los educandos; sin embargo, con nuestra formación tecnológica como facilitadores y sobre todo nuestra innovación pedagógica la encargada de obtener resultados en el proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestros alumnos, al diseñar y elaborar ejercicios actuales e interesantes que despierten su interés.

A partir de lo expuesto con anterioridad, el docente debe asumir con responsabilidad la adecuación constante de su práctica docente, es decir, desarrollar y diseñar estrategias didácticas– metodológicas con el uso de las TIC enfocadas a establecer nuevas formas de intervención del docente en área tecnológica dentro de su interacción con los educandos, a través de la integración de los conocimientos, buen juicio, reflexión, actitudes y habilidades adquiridas mediante procesos de formación formal o experiencias, en un entorno valorativo de participación. El propósito de esta adecuación es lograr en los docentes una práctica flexible, dinámica, interactiva y generadora de experiencias de aprendizaje significativas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Barbera E., Mauri T., Onrubia Javier. (Coords.). (2008) Cómo valorar la calidad de la enseñanza basada en las TIC. Pautas e instrumentos de análisis. España. Editorial GRAÒ, de IRIF, S.L.
Cervera, David. (2010). Tecnología. Investigación, innovación y buenas prácticas. Barcelona, España. Editorial GRAÓ de IRIF, S.L.
Chumpitaz Campos, Lucrecia; García Torres, Mª del Pilar; Sakiyama Freiré, David y Sánchez Vásquez, David (2005). Informática aplicada a los procesos de enseñanza - aprendizaje. Perú. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Comellas Cargo, M. De Jesús (2009). Familia y escuela: compartir la educación. Barcelona, España. Editorial GRAÒ de IRIF, S.L.
López Hernández, Ana (2007). 14 ideas clave. El trabajo en equipo del profesorado. Barcelona, España. Editorial GRAÒ de IRIF, S.L.
Ramírez Fernández, Miguel B. et al. (2005). Profesores de Enseñanza Secundaria. Temario para
la preparación de oposiciones: Tecnología. Programación Didáctica y 15 Unidades didácticas de 3° de ESO. España. Editorial MAD.
Sancho Gil, Juana Mª. (Coord.). (2006). Tecnologías para transformar la educación. Madrid, España. Ediciones Akal, S.A.
Sola, Miguel y Murillo, J. Francisco (2011). Las TIC en la educación. Realidad y expectativas.
Informe anual 2011. Colección Fundación Telefónica. Barcelona, España. Editorial Ariel, S.A.
Tecnología. Secundarias Generales (2006). [en línea]. México, Secretaría de Educación Pública, Documento preliminar, 2008. [fecha de consulta: 28 enero 2016]. Disponible en:
http://basica.sep.gob.mx/reformaintegral/sitio/pdf/secundaria/plan/TecnologiaGralesSecundari
a.pdf
Tizón Freiría, G. (2008). Las TIC en educación. España. Editorial Lulupress. Inc.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac