OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Dra. Cristina Quero Blanco: “El linfoma no Hodgkin ocupa el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer”

14 de septiembre de 2013

Entrevista realizada por HBakkali
«Dentro de los linfomas no Hodgkin existen linfomas potencialmente curables y otros linfomas que son incurables de entrada»
«La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un factor etiológico muy importante en el desarrollo de los linfomas no Hodgkin»
«La participación en ensayos clínicos es altamente recomendable para poder dar respuesta a muchas de las cuestiones que nos planteamos en nuestra práctica diaria»
«Existen multitud de nuevos agentes terapéuticos dirigidos contra dianas específicas que se están investigando en el tratamiento del linfoma no Hodgkin»

------------------------------------------------

Se estima que en España la incidencia del linfoma no Hodgkin es de 12,3 casos por cada 100.000 varones/año, mientras que en las féminas la cifra es del 10,8. La gran variedad de subtipos existentes dentro de este cáncer, hacen que sus causas puedan deberse a diferentes factores en función del subtipo del que se trate.

Sobre su etiología, los síntomas más comunes con los que puede cursar y los últimos avances clínicos en su abordaje, nos responde la Dra. Cristina Quero Blanco, especialista en Oncología Médica y miembro de la unidad de tumores urológicos y linfomas de Xanit Hospital Internacional.
------------------------------------------------

¿Qué es el linfoma no Hodgkin?

El linfoma no Hodgkin (LNH) es una neoplasia de las células del sistema inmune (linfocitos y células NK y sus precursores).

¿Qué tipos de linfoma no Hodgkin existen?

Existen 2 grandes grupos de linfomas no Hodgkin: los linfomas B y los linfomas T. Dentro de estos 2 grupos existen múltiples subtipos de linfomas muy diferentes entre sí en cuanto a su biología, presentación clínica, pronóstico y tratamiento.

¿Cómo es el mecanismo de actuación de este cáncer?

A partir de una serie de factores de señalización, las células de un determinado compartimento celular proliferan sin control desarrollándose el linfoma.

¿Con qué síntomas se manifiesta?

La clínica que presentan los pacientes con linfomas no Hodgkin va a depender de la localización en la que se haya desarrollado el linfoma así como de la velocidad de crecimiento del tumor. En la mayoría de los casos, el linfoma debuta con la aparición de adenopatías (ganglios aumentados de tamaño). En otras ocasiones, el linfoma se desarrolla en diferentes órganos ocasionando síntomas específicos de dicha localización. Es frecuente que el paciente presente lo que se llaman síntomas B (pérdida de peso, sudoración y fiebre) y que constituyen factores pronósticos importantes.

¿A qué edad es más común su diagnóstico?

Debido a la gran diversidad de linfomas no Hodgkin, el rango de edad de aparición de los mismos es muy amplio. El aumento de la incidencia observada en los últimos años de los LNH se ha producido en pacientes mayores de 60 años.

¿Cuál es su incidencia actualmente en España y a nivel internacional?

Se calcula que la incidencia en España es de 12,3 casos por cada 100.000 varones/año y 10,8 en el caso de las mujeres. El linfoma no Hodgkin ocupa el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer tanto en hombres como mujeres, permaneciendo estable en los últimos años.

¿A qué factores causales puede deberse esta enfermedad?

No se conoce mucho acerca de la etiología de los linfomas no Hodgkin. En cualquier caso, dada la gran variedad de subtipos que existen, no se puede establecer una causa común a todos ellos, ya que existen múltiples factores que pueden contribuir al desarrollo de los linfomas según los subtipos. Entre estos factores se encuentran las infecciones (virus de la inmunodeficiencia humana, Helicobacter pylori, HTLV-1 VEB,...), la radiación, factores genéticos, agentes inmunosupresores, pesticidas y herbicidas, diversos productos químicos, etc.

¿Existen factores genéticos en su desarrollo? ¿Se trata de un cáncer hereditario?

Se ha descrito agrupación familiar de pacientes con LNH. Parece existir un aumento del riesgo en familiares de primer grado de pacientes afectos de linfoma, aunque no puede descartarse la influencia de factores ambientales existentes en el ámbito familiar.

¿Tener el VIH-SIDA incrementa el riesgo de padecer este cáncer?

La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un factor etiológico muy importante en el desarrollo de los linfomas no Hodgkin, sobre todo de los linfomas agresivos (linfoma difuso de células grandes y linfoma de Burkitt). Pero es cierto que desde la introducción de la terapia antirretroviral, la incidencia de linfomas no Hodgkin en pacientes con infección con VIH ha disminuido de forma considerable.

¿Es un cáncer más agresivo cuando se manifiesta en adultos o cuando se manifiesta en niños?

La agresividad de los LNH depende, fundamentalmente, del subtipo histológico diagnosticado más que de la edad de aparición.

¿Cuáles son los métodos diagnósticos habituales de esta enfermedad?

Para el diagnóstico de un linfoma no Hodgkin es necesario el estudio histológico, es decir, una biopsia. Muchos de los LNH suelen sospecharse por la aparición de una adenopatía (ganglio aumentado de tamaño), pero para poder establecer un diagnóstico concreto y poder pautar un tratamiento, es imprescindible la toma de una muestra para su análisis.

¿En qué estadios suele detectarse?

Muchos de los linfomas no Hodgkin suelen detectarse en estadios avanzados, pero existen otros subtipos que se presentan de forma más frecuente en estadios iniciales.

¿En qué consiste el tratamiento del linfoma no Hodgkin?

El tratamiento de los LNH es muy variado y va a depender del tipo de linfoma ante el que nos encontremos y el estadio en el que se presente. Para el tratamiento de la mayoría de los linfomas no Hodgkin empleamos la quimioterapia. Según el tipo de linfoma asociaremos a la quimioterapia (o bien como tratamiento único) un tratamiento dirigido hacia dianas específicas como son los anticuerpos monoclonales o bien la radioterapia. Existen determinados casos, como es el caso del linfoma MALT gástrico con positividad para Helicobacter pylori, en el que el tratamiento establecido en primera línea son antibióticos. En ocasiones (linfomas indolentes o de bajo grado), se contempla la posibilidad de realizar un seguimiento estrecho sin tratamiento activo.

¿Qué efectos adversos puede tener?

Los efectos adversos del tratamiento de los LNH van a depender del tipo de terapia empleada. Con la quimioterapia los efectos secundarios son muy diversos: el paciente puede presentar alopecia (caída del pelo), mucositis (úlceras en la boca), náuseas o vómitos, etc. Pero es cierto que existen opciones de tratamiento poco tóxicas que podemos emplear en ocasiones concretas.

¿Cuál es el pronóstico de este cáncer actualmente?

Dentro de los linfomas no Hodgkin existen linfomas potencialmente curables y otros linfomas que son incurables de entrada.

¿Es posible la prevención del linfoma no Hodgkin?

La mayoría de las personas diagnosticadas de LNH no tiene factores de riesgo que se puedan cambiar, por lo que no existe forma de prevenir su aparición. El mejor modo de reducir el riesgo de padecer un linfoma no Hodgkin es tratar de prevenir los factores de riesgo conocidos.

En materia de investigación, ¿cuáles son los avances más esperanzadores?

Existen multitud de nuevos agentes terapéuticos dirigidos contra dianas específicas que se están investigando en el tratamiento del linfoma no Hodgkin dentro de ensayos clínicos y, algunos de ellos, van demostrando su mayor eficacia frente a los tratamientos disponibles hasta el momento.

¿Cuáles son las nuevas alternativas de tratamiento?

La participación en ensayos clínicos es altamente recomendable para poder dar respuesta a muchas de las cuestiones que nos planteamos en nuestra práctica diaria. En los últimos años han aparecido moléculas antidiana que se han ido incorporando a nuestro arsenal terapéutico, mostrando un aumento de supervivencia de nuestros pacientes.

 


Dra. Cristina Quero Blanco, especialista en Oncología Médica y miembro de la unidad de tumores urológicos y linfomas de
Xanit Hospital Internacional.

Más sobre linfoma

Linfoma y sida
Linfoma infantil
Linfoma Hodgkin

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac