OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Educación para un futuro mejor

4 de octubre de 2016

Cooperación Educativa para el Desarrollo UES-UNED (El Salvador-Costa Rica)
Edwin Oswaldo Flores Lazo. San Miguel, El Salvador. IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica.
Artículo que recoge algunas impresiones de las necesidades de formación surgidas en el país (El Salvador) y cómo la estrategia de cooperación con la UNED de Costa Rica facilita no sólo una posibilidad de inclusión, sino también de insertarse una educación competente y futurista con acceso a amplios sectores hasta ahora olvidados.

El Salvador es un país con un territorio aproximado de 21, 041 Km2, pero con una de las más altas tazas poblacionales de la región, para el 2016 con una población proyectada de 6,520, 675 de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Economía (2014). Como tantos otros países en su condición ha tenido que lidiar con una historia de guerra, una pobreza estructural, la corrupción, impunidad y una delincuencia social que no parece dar tregua a las estadísticas.

Uno de los sectores más afectados por las condiciones sociodemográficas son los jóvenes que terminan siendo una gran mayoría en la región, ya que según el PNUD el 26% de la población de América Latina y el Caribe está formada por jóvenes entre 15 y 29 años de los cuales 30% son jóvenes en el país (DIGESTYC, 2014). De ese porcentaje de jóvenes se encuentran Ocupado el 48%, un 6% desempleado y un 46% está Inactivo (DIGESTYC, 2012).

En el país los jóvenes tienen que lidiar con fenómenos como la pobreza, el desempleo, la migración (que se incrementa a pesar de las constantes iniciativas para motivar a los jóvenes a no arriesgar sus vidas) y por supuesto, la delincuencia, en donde los jóvenes son presa fácil ya que “la edad promedio para afiliarse a una pandilla es de 15 años de edad, y quienes simpatizan con ella suelen ser personas jóvenes, por lo general hombres, entre 15 y 19 años de edad, que residen en zonas urbanas y que no estudian ni trabaja” (PNUD y AECID, 2015). Además, siguen siendo uno de los grupos más significativos en las estadísticas de mortalidad ya que En el periodo 2010-2013, el grueso de los homicidios se concentra entre las edades de 15 a 29 años (IUDOP, 2014).

La realidad de los jóvenes que Ni estudian Ni trabajan no es exclusiva de El Salvador, también es un problema en los países de América latina, no obstante, en un país como éste, ser NINI es un estigma social, ya que si se menciona la palabra muchas de las personas los asocian a “vagos” “delincuentes” y otras categorías, que lejos de ayudar a solucionar el problema más aumentan los estereotipos recrudeciendo el estigma de este grupo que no sólo necesita criticas sino también soluciones claras e inmediatas.

En el documento “Entre esperanzas y Miedos”, La juventud y la violencia en El Salvador, establece en sus conclusiones que “Las personas jóvenes son claras en decir lo que necesitan: educación de calidad, que les abra las puertas a oportunidades de desarrollar su potencial; y trabajo, que les permita construir su futuro” (PNUD y AECID). Educación es y siempre será una respuesta viable para ayudar a este grupo etario que es no sólo el futuro de nuestra región sino también el presente para resolver los desafíos a los que se enfrenta.

Cada año aproximadamente son más de 80,000 bachilleres que finalizan sus estudios de nivel secundario. Sólo el año 2015 se sometieron a la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes (PAES) un total 81,633, de los cuales 57, 972 estudiantes que provenían de instituciones públicas y 23,661 del sector privado (DEM, 2015). De este número según registros fueron un total de 22,353 bachilleres que aspiraron a realizar sus estudios superiores en la única universidad pública de El Salvador (EDH, 2015). Por supuesto, un porcentaje significativo de estos estudiantes no lograran ingresar y no sólo por los estándares de ingreso de la Universidad de El Salvador, sino también debido a otras variables que dificultan el acceso de los jóvenes a una carrera universitaria.

Aunque solo el 27% hizo proceso para ingresar a la universidad pública del país, el otro 73% no todos podrán tener acceso a Estudios superiores Universitarios o técnicos en el país, debido a las condiciones del país y las dificultades a las que se enfrentan los jóvenes, Morazán y La Unión por ejemplo, dos departamentos del oriente del país, no tienen universidades, solo una institución de educación técnica en cada región, con números limitados de áreas de formación y no siempre es accesible a todas las zonas geográficas, solo por mencionar un ejemplo.

Frente a este panorama de diversificar los espacios de formación, surge una estrategia de cooperación entre dos instituciones de educación superior y con mayor énfasis de dos países de la región. El Salvador en el año 2015 se lanza la iniciativa de la universidad a distancia, con la iniciativa de la Universidad de El Salvador gracias a los convenios que se venían desarrollando desde el año 2010 con su homóloga la Universidad Estatal a Distancia UNED de Costa Rica con una gran tradición en este ámbito de enseñanza y viene a fortalecer no sólo las estrategias de cooperación, sino también representa una alianza por el desarrollo, la inclusión y la participación de sectores que hasta hace poco no tenían esos espacios de educación en el país.

Si bien es cierto, algunas universidades en El Salvador ya habían implementado carreras de educación en línea o virtuales como se le conocen, pero la iniciativa a distancia es una modalidad que gracias a esta nueva alianza la Universidad estatal permite ofrecer en el país para amplios sectores de la población que hasta ahora no habían tenido oportunidades de educación superior en algunas carreras como Licenciatura en Enseñanza de Matemática, Licenciatura en Enseñanza de las Ciencias Naturales, Licenciatura en Enseñanza del Inglés y Licenciatura en Informática Educativa.

Leer sobre este tipo de convenios sin duda es reconfortante, más aún, cuando se trata de un tema de interés para todos como lo es la educación. La formación académica profesional universitaria no sólo es necesaria, debe ser un imperativo para todos los pueblos que estamos en vías de desarrollo. La educación es la respuesta y mientras existan estrategias e iniciativas como estas se pueden lograr muchas más cosas.

Estas iniciativas han permitido que alumnos como Johalmo de la zona costera puedan acceder a educación superior sin tener que abandonar su trabajo y enseñando lo que están aprendiendo, que profesores como Leticia puedan especializarse después de casi 20 años, que jóvenes como Jorge que no pueden pagar una universidad privada ni estudiar a tiempo completo porque debe trabajar pueda obtener una educación superior.

También ha permitido que estudiantes como Isaí que después diez años de sus últimos estudios hoy decida regresar a estudiar en otros escenarios y bajo otras condiciones, pero siempre con el mismo fin; de igual modo estudiantes como Xenia quien siempre se destacó por estudiar matemáticas en el instituto y por su trabajo no había podido hacerlo, ahora ha logrado seguir ayudando a su familia al mismo tiempo que obtiene sus sueños.

La educación no sólo es el futuro, es la solución y el presente para nuestra región. Los ciudadanos entre más educados están, más capacidad tienen de implementar nuevas estrategias de desarrollo, crear mecanismos de resiliencia, herramientas para combatir la pobreza y la delincuencia, mayor conciencia para reclamar derechos y no permitir abusos de las autoridades elegidas, construir una mejor ciudadanía, espacios de arte y cultura e incorporarnos al desarrollo tecnológico que facilita que modalidades a distancia como las que están siendo aplicadas por la Universidad de El Salvador con el apoyo de la UNED de Costa Rica, no se trata solamente de la incursión en un plano educacional sostenido en la tecnología, sino de la experiencia de aprendizaje para quienes han sido un tanto menos afortunados, y que más personas se sigan formando como resultados de las alianzas de cooperación educativa, que deben seguirse promoviendo no sólo como medio de entendimiento sino también como un espacio de desarrollo.

Bibliografía

  • Ministerio de Economía. Dirección General de Estadísticas y Censos- DIGESTYC, Fondo de Población de las Naciones Unidas-UNFPA, Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CECLADE) –División de Población de CEPAL. El Salvador: estimaciones y proyecciones de Población. Nacional 2005-2050. Departamental 2005-2025.
  • http://www.uned.ac.cr/conuniversitario/informacion-general-1/historia
  • Sitio WEB de Universidad de El Salvador a Distancia

http://distancia.ues.edu.sv/

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac