OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

El Consejo Técnico Escolar columna para el fortalecimiento de la comunidad docente

13 de mayo de 2016

Emilio González Flores Prof. de la EPO 88 Xico Estado de México. México.
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Dentro del ámbito educativo es esencial desarrollar en los docentes la capacidad de trabajar de manera colaborativa, pues eso permitirá mejorar su labor y la vez ayudar a que sus compañeros puedan engrandecer el trabajo que desempeñan en el aula escolar y el medio por el que se puede llevar a cabo es el Consejo Técnico Escolar.

El trabajo colaborativo desempeña un papel fundamental en la educación, ya que por medio de éste se pueden llegar a alcanzar propósitos previamente establecidos a fin de lograr una mejora educativa, por lo que el desarrollo del trabajo será fundamental. Debido a ello es relevante considerar al trabajo interdisciplinario como una oportunidad que permita minimizar esfuerzos y a la vez optimizar resultados a partir del uso de los recursos con los que se cuentan en este proceso educativo y siempre teniendo claro aquella finalidad a la cual se pretende llegar.

Para poder desarrollar este tipo de trabajo se requiere contar con la disposición de hacerlo, así como con la actitud , pues los involucrados deben participar, además de ser capaces de respetar las diferentes aportaciones que se realicen y tomar las sugerencias hacia el propio trabajo como una oportunidad de mejora y no como una agresión hacia lo desempeñado.

El entorno educativo es un medio factible para el desarrollo de éste tipo de trabajo, pues para poder alcanzar las metas fijadas ya sea a corto o largo plazo se requiere contar con la participación de los actores principales en el proceso, uno de los más importantes son los docentes, encargados de desarrollar e implementar diversas estrategias con la finalidad de proporcionar a sus estudiantes los aprendizajes establecidos en los Planes y Programas de Estudio con la firme intención de formar personas capaces de desempeñarse en el mundo social y laboral, por lo que el trabajo realizado en las aulas de clase tiene una gran importancia y un peso de suma responsabilidad.

Es a partir de ello y en apoyo al trabajo que el docente realiza en las aulas que se forma el Consejo Técnico Escolar, el cual es un órgano consultivo creado y normado en cumplimiento al Acuerdo 96 que establece la organización y funcionamiento de las escuelas primarias a nivel nacional (Diario Oficial de la Federación, 1982). Dicho órgano ha sido creado para el intercambio y análisis de la tarea docente dentro del contexto específico en que ésta se desarrolla.

Este colegiado que se encuentra integrado por el director y la totalidad del personal docente de cada escuela, son los encargados de planear y a su vez ejecutar decisiones comunes dirigidas para que el centro escolar de manera unificada se enfoque en cumplirlas de manera satisfactoria, por lo que éstas deben estar consideradas de acuerdo a las necesidades de los alumnos y a las características del contexto en el cual se pretenden desarrollar con la intención de que puedan ser cumplidas de manera satisfactoria.

Es debido a la diversidad que se encuentra en las instituciones educativas que el Consejo Técnico Escolar encuentra su razón de ser; pues es el medio por el cual se dan a conocer aquellas problemáticas a las que como institución se está enfrentando en determinado momento y en la que el colegiado estudia y a partir de ello toma las medidas necesarias para su solución. Si bien tiene un propósito eminentemente académico, las diferentes circunstancias y características del sistema educativo permiten que el trabajo y funciones que realiza presente diferentes orientaciones en su funcionamiento de acuerdo a las necesidades académicas, sociales u otras del contexto. Cabe resaltar que se puede concebir su funcionamiento como el núcleo escolar, pues es a partir de las actividades que de él emergen que se delinea el aspecto educativo de la escuela

Al ser de los pocos espacios en los que la totalidad de docentes se puede reunir es en ellos en los que se aprovecha para evaluar el desempeño que se está teniendo y en caso de que estos resultados no sean los más favorables considerar las sugerencias de los compañeros para que la situación presentada mejore y pueda ser superada, es aquí donde se vuelve esencial el trabajo interdisciplinario pues las necesidades presentadas deben ser vistas de manera institucional y no solo de manera personal, de ahí la importancia de que como docentes se tenga la capacidad en primer lugar de aceptar que se tiene una dificultad, poder expresarlo ante el colegiado y posteriormente aceptar las propuestas que el colegiado da con la finalidad de apoyar en la situación y sobre todo poder erradicarla.

Aunque cabe reconocer que cada escuela tiene una forma particular de concebirlo y trabajarlo; en ocasiones éste se ve influenciado por la convergencia de ideologías y creencias que poseen sus integrantes, la dinámica escolar se forma por la contribución personal y las relaciones o la falta de ellas entre los miembros que lo conforman. Es el entorno escolar el medio en el cuál se pueden desarrollar estas relaciones, al estar en contacto con una gran diversidad de personas aunque la forma de relacionarse depende en gran medida del ser de cada persona, sin duda hay a quienes se le facilita integrarse y participar en los diferentes grupos sociales y a quienes les cuesta formar parte de ellos.

Como docente es relevante contar con esta habilidad ya que debido a las funciones que desempeña debe aprender a compartir con sus compañeros estrategias, materiales, experiencias, y actividades que a su consideración y a partir de lo que ha observado y puesto en práctica considere que sería factible que implementen en sus aulas para desarrollar en sus alumnos aprendizajes que les permitan desempeñarse.

Reconociéndose como parte de una institución es que las problemáticas presentadas o las metas planteadas se vuelven parte de uno, por lo que al considerar esto se busca que el trabajo realizado aporte lo necesario para la solución o para el logro de lo establecido. Es entonces cuando en el Consejo Técnico Escolar lo presentado se vuelve parte de todo el colegiado sin importar grados o grupos y de manera colaborativa se busca trabajar para poder enfrentar las diferentes necesidades. Es así que el Consejo Técnico representa el centro idóneo para promover la mejora continua tanto personal como institucional. Considerando que cada docente aporta de manera consciente o inconsciente a la dinámica escolar, cuando se tiene conciencia de esa aportación y está se orienta de forma intencionada hacía un propósito definido es posible que se obtenga el fin deseado.

Vital debería ser romper con el aislamiento, el individualismo y la competencia tan característicos entre los docentes, y apostar por el intercambio, la compartición (de ideas, de recursos, materiales, estrategias) y la crítica constructiva que permita engrandecer el trabajo llevado dentro de las aulas escolares centrándose en que el alumno sea el único beneficiado en esta forma de trabajo, dejando de lado los individualismos que en vez de ayudar a mejorar muchas veces lo que consiguen es limitar la oportunidad de mejora.

Lejos de ello apostar por el establecimiento del trabajo colaborativo entre los docentes, que permita la reflexión conjunta, la discusión, la identificación de problemas, la experimentación de alternativas de solución, y la evaluación de las mismas. El formar comunidades de aprendizaje docente en las que “los maestros nuevos y experimentados se reúnan con el fin de adquirir nuevas informaciones, reconsiderar sus conocimientos y creencias previas; basarse en sus ideas y en las ideas de otros con el fin de mejorar la práctica e impulsar el aprendizaje de los estudiantes” (Cochran-Smith y Lytle 2003 p. 2462). Cabe recordar que los cambios son constantes y que lo que ayer funcionaba quizá ya hoy no lo hace de la misma manera o ha adquirido una nueva forma de realizarlo por lo que lo más provechoso en la mejora de la educación es contar con una mente abierta a recibir de los demás todo lo que nos permita mejorar para ofrecer mayor y mejores oportunidades a los estudiantes.

Las necesidades estarán siempre presentes y formarán parte del quehacer educativo pero lo realmente importante es la manera en cómo los docentes se preparan, las afrontan y les dan solución. Puede ser un proceso pesado y tedioso al afrontarlo con actitud individualista o apoyarse en su colegiado para que la carga se aligere, pues así como compañeros se comparte una meta está en la forma de trabajar que pueda ser lograda o no, que se logre en mayor tiempo y con mayor esfuerzo o que pueda ser alcanzada de manera factible y con el apoyo y colaboración del Consejo Técnico.

Resulta imprescindible una forma de trabajo en la que las fortalezas ya sean intelectuales, físicas o emocionales que muchos poseen puedan sumarse para afrontar con mayor calidad los retos a los que se ve sometida la organización escolar y así lograr que la eficacia educativa sea algo real y no algo soñado, logrando formar una escuela más participativa, versátil e incluso ambiciosa.

Es importante que los temas tratados dentro del espacio de Consejo Técnico sean meramente educativos y que aporten las herramientas necesarias para que los docentes pueda implementar las estrategias que mejoren la eficacia del grupo, la escuela y por ende de la educación. Aunque cabe mencionar que a pesar de que es poco el tiempo destinado para el Consejo Técnico muchas veces éste no es aprovechado de manera eficaz pues gran parte de él se destina a cumplir con aspectos administrativos que se les solicitan.

Resulta funcional trabajar de manera colaborativa con los pares de grados ya que al encontrarse en el mismo nivel las estrategias que se comparten son viables para poner en práctica, teniendo buenos resultados no solo se beneficia a los grupos ya que si todos lo ponen en práctica el resultado al final es productivo para la institución en general, pues el trabajo realizado se ve reflejado en los resultados y así la eficacia de la escuela va mejorando.

Si el docente pudiera entender la importancia de que el trabajo lo realice de manera colaborativa podrá ver lo potencial que puede ser y que a partir de ello puede obtener mejores resultados de aprendizaje en los alumnos, si entiende la participación social como un elemento que tiene efectos tanto individual como de manera institucional y pueda utilizar la evaluación como una herramienta de mejora continua y no como una enemiga se estaría logrando la finalidad del Consejo Técnico.

Todas las aportaciones realizadas dentro del Consejo Técnico y con una finalidad clara son productivas al momento de trabajarlas en las aulas, pues muchas de las sugerencias realizadas por los compañeros ya han sido puestas en práctica con anterioridad y ellos han notado aquellas debilidades que se requieren mejoras en las estrategias o actividades que proponen, por lo que al implementarlas ahora los resultados pueden ser mejores.
Comenzar a trabajar de manera colaborativa en los Consejos Técnicos puede brindar grandes resultados en beneficio de la educación de los estudiantes, sería contradictorio querer que los alumnos desarrollen este tipo de trabajo en las aulas y que los docentes se resistan a ponerlo en práctica con sus propios compañeros.

El trabajo colaborativo es una oportunidad para mejorar la práctica docente y a la vez la eficacia en la educación, aunque para llegar a ello se requiere un gran trayecto y parte de este es el trabajo que desempeña el docente; por lo que su compromiso es vital y más aún su responsabilidad en cumplir y alcanzar los aprendizajes deseados lograr en los alumnos.

Fuentes bibliográficas

  • Cochran-Smith, M. y Lytle, S. (2003) Teacher learning communities en Guthrie, J. (ed.) Encyclopedia of Education. New York: MacMillan p. 2461-2469.
  • Diario Oficial de la Federación. (1982). Acuerdo número 96, que establece la organización y funcionamiento de las escuelas primarias. Capítulo VI, Artículos: 21, 24 y 25. México: Diario Oficial de la Federación.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac