OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

El Papel de la Escuela en el Fomento de las Vocaciones Científicas

10 de mayo de 2017

Sandra Bibiana Villa Vargas. Bogotá, Colombia. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
El Fomento de las vocaciones científicas, hace parte de los objetivos del sistema educativo, ya que de ellas depende en gran medida el desarrollo científico y tecnológico del país y la calidad de vida de sus habitantes, por tanto; es necesario reflexionar sobre el papel de la escuela en torno a este tema y determinar algunas acciones que puedan contribuir a este fin.

La enseñanza de las ciencias naturales afronta un gran reto hoy en día, ya que se hace necesario promover en nuestros estudiantes y futuros ciudadanos una alfabetización científica, que les permita hacer un uso pertinente de su conocimiento en la solución de problemas cotidianos, en los que la ciencia y la tecnología cumplen un papel protagónico.

Dicho desafío está enmarcado por la evidente incongruencia entre los conocimientos que adquieren los estudiantes en la escuela y las necesidades que exige su contexto socio ambiental, en torno a un desarrollo sustentable que promueva el uso adecuado de la ciencia y la tecnología, pensando en las futuras generaciones, en el respeto por el medio ambiente y en una digna calidad de vida para todos los ciudadanos.

Resulta imprescindible , que la escuela promueva el desarrollo de un conocimiento científico que pueda hacer frente a los vertiginosos avances científicos y tecnológicos contemporáneos y a los que van a estar expuestos nuestros jóvenes cuando ejerzan su ciudadanía , pero también; se debe pensar en el fomento de vocaciones científicas, de aquellos estudiantes que desde niños o durante su paso por la escuela evidencian una inclinación hacia el conocimiento científico, ya que con la debida formación y motivación, serán ellos quienes accedan a los programas relacionados con esta área del conocimiento en su vida profesional.

 El desarrollo de las vocaciones científicas, es un tema que genera inquietud en el sistema educativo, puesto que estas inciden de manera relevante en el desarrollo del país y por ende, en la calidad de vida de sus habitantes, sin embargo; el manifiesto desinterés de los estudiantes por dedicarse al estudio de programas profesionales relacionadas con la ciencia ha venido incrementando en los últimos años; aunque las causas podrían ser muchas, es de reconocer, que probablemente la crisis que afronta dicho conocimiento en la educación secundaria , comienza a causar estragos en la educación superior.

Lo anterior, como consecuencia de un currículo obsoleto y desarticulado con los avances científicos y tecnológicos propios del contexto de los jóvenes que hoy asisten a las aulas y quienes encuentran en la ciencia un conocimiento complejo, aburrido y propio de personas que llevan vidas poco interesantes, debido a la gran cantidad de tiempo que deben invertir para aprobar debidamente sus estudios, en comparación con otros programas.

Cabe considerar, por otra parte; que las generaciones actuales han encontrado otras formas de aprender y de interactuar con el conocimiento, situación que en muchas ocasiones se convierte en un obstáculo en la escuela, ya que las estrategias pedagógicas propuestas por los maestros, pueden resultar poco atractivas o funcionales para los estudiantes, encontrando la ciencia como un conocimiento poco relevante o útil en su vida cotidiana; sumado lo anterior, el desconocimiento de la realidad laboral y la percepción social que circunda en torno a esta área del conocimiento ocasiona gran predisposición hacia su estudio.

Será entonces necesario reflexionar sobre ‹ ‹ ¿cuál es el objetivo de la enseñanza de las ciencias?›› y  el ‹ ‹ ¿por qué enseñamos ciencias? ›› y si encontramos entre nuestras conclusiones que esta deberá incidir de alguna manera en el contexto social, ambiental, cultural, económico y político de nuestros estudiantes y en el desarrollo del país, probablemente; busquemos la manera de articular los contenidos curriculares que muchas veces nos son impuestos, en función de los avances científicos, tecnológicos y las necesidades de cada contexto escolar; para de esta manera, darle sentido a la ciencia y una utilidad en contexto, buscando nuevos escenarios de aprendizaje y estrategias didácticas activas, que permitan a los estudiantes interactuar con el conocimiento y aprender a hacer, aprender a aprender y aprender a ser felices.

Atendiendo a los anterior, el sistema educativo deberá realizar las acciones necesarias para implementar una política pública incluyente, que permita potenciar los conocimientos propios de la ciencia y el desarrollo de sus competencias , proporcionando los ambientes de aprendizaje, recursos y cualificación docente necesaria y suficiente para que los propósitos de la escuela, sean tangibles y a mediano y largo plazo encontremos en nuestras aulas un mayor número de estudiantes que deseen dedicarse al estudio de la ciencia en su educación superior.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac