OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

El amoniaco está detrás de la mayor innovación del siglo XX. Las nuevas fronteras de la materia y la energía

2 de octubre de 2018

Algo tan común como el amoniaco resulta también muy especial. En primer lugar, porque, además de su uso como limpiador, es una sustancia fundamental en la producción de fertilizantes y, por tanto, de alimentos. Pero también tiene efectos perjudiciales para el medio ambiente por el alto consumo energético requerido en su producción. Por lo demás, el amoniaco quizá sea la innovación más relevante del siglo XX. En su síntesis se dan cita las actividades características de los procesos innovadores.

Nueva entrega de materiales didácticos del Contenedor para la cultura científica 3, Las nuevas fronteras de la materia y la energía, que nos ha preparado Mariano Martín Gordillo.

Se basa en el reportaje del 1 de agosoto de 2018 en la Agencia SINC firmado por Enrique Sacristán. Les compartimos algunos destacados sobre un tema:

Cuando durante el verano de 1909 el químico alemán Fritz Haber consiguió sintetizar amoniaco (NH3) a partir de nitrógeno –el gas más abundante de la atmósfera– e hidrógeno, poco podía imaginar la enorme trascendencia de su descubrimiento. Años más tarde su compatriota Carl Bosch logró producir esta sustancia a escala industrial con la ayuda de catalizadores y reactores de alta presión.

El amoniaco es esencial para producir fertilizantes, lo que ha contribuido al crecimiento de la producción de alimentos y la población mundial

Haber y Bosch, además de recibir el premio Nobel por sus investigaciones, dieron nombre al proceso de producción del amoniaco que no ha dejado de utilizarse desde entonces. De hecho, el proceso de Haber-Bosch es la innovación más significativa del siglo XX.

Así lo recoge el estudio que investigadores de la Universidad del País Vasco han publicado en la revista Science and Engineering Ethics, donde hacen un recorrido histórico y detallan las tres actividades involucradas en cualquier proceso de innovación aplicadas a la síntesis del amoniaco: adquisición y generación de conocimiento, producción industrial y comercialización.

“Cuando acabó la I Guerra Mundial, el amoníaco se constituyó como base insustituible en la producción de fertilizantes a gran escala, lo que contribuyó decisivamente al crecimiento de la producción de alimentos y de la población mundial; y todavía hoy seguimos dependiendo de este proceso”, subraya Astrid Barona, una de las autoras.

...

grafico_amoniaco

El proceso de Haber-Bosch incluye las tres actividades principales de toda innovación: adquisición de conocimiento, preparación para la producción y preparación para la comercialización. Estas actividades no tienen que ocurrir obligatoriamente en este orden, pudiendo seguir un camino de ida y vuelta constante (indicado con las flechas circulares). / A.Barona et al./ Science and Engineering Ethics (Fotos del Archiv der Max-Planck-Gesellschaft, Berlin)

 

Acceder a leer en artículo completo

Descargar el material didáctico en PDF

Contenedores para la Cultura Científica

Siete lugares en los que encontrar contenidos educativos sobre ciencia, tecnología y sociedad. Decenas de materiales didácticos en cada uno de ellos. Centenares de propuestas prácticas para promover la cultura científica y superar las fronteras entre disciplinas.

Siete contenedores llenos de documentos periodísticos. De contenidos para fomentar la comprensión lectora y el interés por investigar. Propuestas tan sencillas como diversas. Propicias para fomentar la curiosidad científica y la responsabilidad ciudadana. Las actividades conceptuales al lado de las investigaciones empíricas y las propuestas creativas. El gusto por conocer junto al interés por participar. La cooperación y el diálogo como bases de la educación. También de la educación para la cultura científica.

Siete contenedores para superar las separación entre las dos culturas. Para fortalecer a la comunidad de educadores iberoamericanos. Para quienes sienten que la cultura científica es una prioridad educativa.

"El enfoque CTS es una de las señas de identidad de unas iniciativas que, animadas por aquellas intenciones, han configurado una vigorosa red docente iberoamericana en torno a un inmenso banco de recursos didácticos expresamente insumiso al asignaturismo. La primera se conoce como Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. El segundo es el proyecto Contenedores." Mariano Martín Gordillo

Ver página del proyecto Contenedores

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac