OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Formación Ciudadana [digital], una nueva materia para el currículum escolar

23 de junio de 2017

Edith González
Ciudad de Guatemala
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica
Con asombro, indiferencia, enojo, molestia…vivimos los guatemaltecos los últimos acontecimientos que han alterado el orden social y político de nuestro país. En estos hechos se han visto involucrados niños y adolescentes, quienes en el desconocimiento de la autoridad y sus normas, en la rebeldía propia de la etapa de vida o en el deseo de saciar su curiosidad han llegado bastante lejos.

Un joven que dispara un arma en clase, porque ya no soporta más las burlas de sus compañeros en internet. Dos adolescentes asesinadas por acudir a una cita, concertada a través de internet con unos hombres que resultan ser miembros de una mara. Una chica que se suicida porque a través del internet le envían fotos de su novio con otra joven, que resulta ser su prima que llegó del extranjero. Una banda de pornógrafos es desactivada y se comprueba que se contactaban con adolescentes casi niñas a quienes les pedían fotos “comprometedoras sexualmente”. Son algunos ejemplos de la falta de control y formación de valores y de ciudadanía

Muchas de esas acciones se producen porque los padres no han tenido tiempo o no saben cómo  educar a sus hijos y los establecimientos educativos están muy ocupados en cumplir con los programas académicos que no incluyen una verdadera educación para la paz centrada en educar en y para la resolución no violenta de los conflictos.

Descubrir la perspectiva positiva del conflicto. Verlo como una forma de transformar la sociedad y las relaciones humanas hacia mayores cuotas de justicia, aprendiendo hacer valer y respetar nuestros derechos de una manera no violenta. Aprender a analizar los conflictos y a descubrir su complejidad. Encontrar soluciones que nos permitan enfrentar los conflictos sin violencia, llegar a soluciones en las que todos ganemos desarrollando asertividad, es educar para el conflicto lo que supone aprender a analizar y resolver los conflictos.

En el nuevo siglo, aprender a resolver conflictos de manera justa y no violenta es todo un reto para la educación para la paz. Si consideramos que el conflicto es positivo podríamos suponer la diversidad y la diferencia como un valor, reflexionando sobre el conflicto como la principal palanca de transformación social, y como una oportunidad para aprender

Según el doctor colombiano Enrique Chaux: El objetivo principal no es que el profesorado aprenda a resolver los conflictos de los alumnos y alumnas, sino trabajar con ellos para que aprendan a resolverlos por sí mismos, convirtiendo esa resolución no sólo en un éxito presente, sino en un aprendizaje para otras situaciones que se les darán en la vida cotidiana, lo que se hace indispensable para la formación de mejores ciudadanos.

Entonces, como dice la doctora cubana, Adania Guanche Martínez “ Si a los estudiantes los dejamos solos, lo único que van a lograr hacer bien es manejar los dispositivos electrónicos con habilidad creciente. Pero, de ahí a que puedan discriminar cuál es la información que complemente un conocimiento recién asimilado u otra habilidad intelectual que requieran mediante la asimilación consciente de una información que les brinden los medios, va un trecho bastante considerable. Hay que indicarles qué deben buscar, cómo lo pueden interpretar y para qué les va a servir.”

Y ante el aparecimiento y accesibilidad de las TIC, tecnologías de la información y comunicación, se hace preciso que los docentes nos pongamos al día en la tecnología digital de los teléfonos y las computadoras para la formación de nuestros estudiantes como en la ciudadanía digital, pues el acoso escolar ha pasado de ser personal a ser digital. Y enseñar en las escuelas valores ciudadanos trasladados a valores digitales buscando el respeto a la persona en la formación de: manejo de la ira, toma de perspectiva, escucha activa, generación crítica de opciones y consideración de consecuencias.

En la educación para la paz centrada en educar en y para la resolución no violenta de los conflictos, se trabaja en temas como coeducación, educación para el desarrollo, ecología y se rechaza la violencia directa como modelo.

Ciudadanía digital o ciberciudadanía se entiende como el respeto a  las normas de comportamiento que conciernen al uso de la tecnología y nos referimos a la construcción de pautas de convivencia y de comportamiento cuando interactuamos en entornos virtuales. Compartir pautas de convivencia en el uso de los dispositivos tecnológicos favorece que estos entornos sean más seguros y se produzcan menos situaciones conflictivas entre los niños, niñas y adolescentes.

Un ciudadano digital es aquella persona que utiliza tecnología de la información para mejorar su participación en la sociedad, la política y el gobierno, o sea los que utilizan internet regularmente y con efectividad.

Para calificar como "ciudadano digital", una persona debe tener ciertas habilidades y conocimientos para acceder a internet usando computadoras, teléfonos móviles y otros dispositivos, para interactuar con organizaciones públicas y privadas.

Son sinónimos o términos relacionados a "ciudadano digital": ciberciudadano, netizen, y e-ciudadano, quien

  • Usa intensivamente de la tecnología de la información.
  • Pueden tener su propio blog o sitio web.
  • Uso intensivo de redes sociales.
  • Participa en sitios periodísticos.
  • Tiene activa participación en el comercio electrónico.
  • Usa sitios de organizaciones privadas como bancos y públicas, estatales, provinciales y/o municipales).

Todos los actores sociales desde el Estado, al sector social, el sector privado, los medios de comunicación, la escuela y la familia, tienen responsabilidades y obligaciones para lograr que los niños, niñas y adolescentes gocen de sus plenos derechos como ciudadanos digitales. Por lo tanto, un marco común de derechos y deberes de los usuarios incluye también a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho en el espacio público virtual.

Debemos enseñar a los niños y jóvenes a utilizar de manera segura y responsable los medios, o sea ser capaz de usar los dispositivos según sus características tecnológicas.

  • Alguien que reconoce y puede controlar las emociones que son el resultado de la interacción con las TIC.
  • Alguien que está preparado para hacerse responsable de las consecuencias de sus propias decisiones.
  • Cuida y vela por el respeto a todos los usuarios, incluyéndose a él mismo.
  • Cuida y está comprometido con sus derechos.

El mundo virtual, que comenzó anárquicamente y revolucionó definitivamente a la sociedad, ya es parte de la vida de la mayoría de los seres humanos. Las personas conviven, se comunican, se expresan, se exponen, se muestran a través de los nuevos medios de comunicación. En otras palabras, la vida virtual es parte de nuestra vida, no está disociada de ella.

Es preciso que todos los actores sociales, especialmente los docentes, nos involucremos en una convivencia en donde queden en claro los derechos y los deberes de cada uno. La ciudadanía digital implica construir los derechos y las responsabilidades de los usuarios de los entornos virtuales, en un espacio de participación y los niños, niñas y adolescentes actuales han nacido en este nuevo mundo en donde lo virtual juega un rol importante, por lo que se debe buscar la manera en que accedan a las herramientas educativas necesarias para comprender cómo interactuar con otros y cómo presentarse a sí mismos a través de las tecnologías con las que se manejan.

Por eso, de especial relevancia es la vinculación de la educación para una ciudadanía digital responsable con la prevención de riesgos, producto de la interacción a través de TIC o la publicación de datos. El camino a recorrer para educar a los niños hacia una ciudadanía digital responsable va de la mano de los adultos, en tanto padres y educadores, con el único objetivo de que Internet y los nuevos medios de comunicación garanticen y promuevan el real cumplimiento de sus derechos

La ciudadanía digital supone la comprensión de asuntos humanos, culturales y sociales relacionados con el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), así como la aplicación de conductas pertinentes a esa comprensión y a los principios que la orientan: ética, legalidad, seguridad y responsabilidad en el uso del Internet, las redes sociales y las tecnologías disponibles.

La conformación de una ciudadanía digital debe ser una prioridad en el sistema educativo de todos los países que han incorporado el uso de las TIC a la educación, como parte de la formación básica de los estudiantes. De ahí que la escuela adquiera un nuevo valor, pues se le considera un espacio fundamental para fomentar entre la comunidad educativa una cultura de uso de tecnologías sustentada en valores como la ética, la legalidad y la justicia. Contemplando no sólo que los estudiantes tengan acceso y sepan manejar las tecnologías necesarias para vivir y trabajar en el siglo XXI, sino que también aprendan a usarlas con una verdadera actitud ciudadana basada en el respeto, la convivencia armónica, la responsabilidad y la seguridad.

Se entiende por seguridad de la información a todas aquellas medidas preventivas y reactivas del hombre, de las organizaciones y de los sistemas tecnológicos que permitan resguardar y proteger la información buscando mantener la confidencialidad, la disponibilidad e Integridad de la misma. El concepto de seguridad de la información no debe ser confundido con el de seguridad informática, ya que este último sólo se encarga de la seguridad en el medio informático.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac