OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Interacción Social, acción recíproca entre dos o más agentes educativos

19 de agosto de 2017

Mawency Vergel Ortega, Francy Largo Leal, Sandra Liliana Zafra, Carlos Sebastián Gómez Vergel. Universidad Francisco de Paula Santander, Colegio Calasanz, Policía Nacional de Colombia.
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica
En Colombia, el ambiente escolar tiene una relación directa con el contexto social en el cual se ubica la institución educativa (Rincón, Vergel, Zafra, 2016); en una comunidad focalizada por características de estrato socioeconómico en nivel 1 y 2 del SISBEN para el caso; similitudes en los núcleos familiares, oportunidad de acceso, manejo de tecnologías en casa e institución educativa; acompañamiento socio afectivo en lo emocional y cognitivo proyecta una dinámica, que incide en el desempeño académico de los estudiantes (Vergel, Martínez, Zafra, 2016).

Marc y Picard (1992), afirman que no existe relación social “que no se inscriba en un cierto contexto institucional (...) esta consiste en una matriz que aporta a la relación un código, representaciones, normas de roles y rituales que permiten la relación y le dan sus características significativas” (p. 91). En tal sentido, estos representantes también consideran a la interacción social como un fenómeno institucional que afecta a las relaciones sociales y por ende lo es; la escuela, al igual que la familia son la base de la sociedad y es donde los niños y niñas permanecen gran parte de su tiempo fuera de casa (Cardozo, Martínez, Vergel, 2016).

Los autores apoyados en el discurso de O‘Sullivan (1997) manifiestan que la interacción puede ser comprendida como “el intercambio y la negociación del sentido entre dos o más participantes situados en contextos sociales, donde, el acento está puesto en la comunicación y la reciprocidad entre quienes promulgan, utilizan y construyen los códigos y las reglas” (p. 196). Para tal efecto es relevante tener en cuenta la interacción social, desde la perspectiva de la comunicación, el lenguaje apropiado, el respeto, la identidad a una cultura pero dentro de límites que promuevan un diálogo crítico que propicie la armonía, valore aportes y genere paz.

En la empatía, se hace necesario considerar teorías como la interacción social, para ello el discurso de Sanchez (2006), relaciona la interacción con las emociones y afirma: “Lo emocional, en términos metafóricos, es como el combustible que necesita una determinada operación mental de orden superior, pues existen operaciones automatizadas en el ser humano, como las que intervienen en la inteligencia motriz” (p. 24). De allí que los sentimientos y emociones agradables y positivas, suelen ser el motor perfecto para un correcto aprendizaje, y de esta manera hacer los procesos mentales pertinentes para llegar a la solución de cualquier situación planteada durante la clase. Otro aspecto importante en la investigación es considerar la construcción del mundo del sujeto investigado, a partir del discurso de Jiménez (1998), quien afirma:

Las emociones básicas del ser humano (como la felicidad, la tristeza, la ira, la repugnancia y el miedo) han sido menospreciadas por la cultura occidental, debido a que son consideradas como recursos de acciones arbitrarias en las cuales no actúa la racionalidad. Los conceptos derivados de estas emociones, como el amor, el odio y el sentido del humor, son señales que difícilmente tienen estructuradas simbólicas, por lo tanto, no puede haber conceptos analíticos referidos a ellos, problematizando en cierta medida su estudio (…) la cognición y la emoción están interconectadas biológica y psíquicamente y que los sentimientos afectan las acciones con las cuales los sujetos construyen el mundo (p. 10).

Se considera entonces al estudiante como constructor de su propio mundo, y lo hace a partir de las situaciones propias del contexto donde se desenvuelve, teniendo en cuenta los valores y principios marcados por la cultura a la que pertenece, esto quiere decir que la interacción social se da continuamente desde el seno de su hogar y se fortalece en la escuela.

Düsteler (2002) plantea que la interacción es la acción recíproca entre dos o más agentes y a su vez es considerado como uno de los procesos básicos mediante el cual captamos información relevante de aquello que nos rodea (s.p.); por otra parte Max Weber a finales del siglo XIX y principios del XX, plantea la interacción “como el comportamiento social con dos componentes, la acción o comportamiento mismo y como el significado que el actor le da a su comportamiento”. Ese significado, que Weber llamo orientación, lo relaciona como una persona percibe su comportamiento en relación a otras personas. Es ese reconocimiento del otro que es afectado, que hace una acción o interacción social.

 Y de esta manera en la Educación Prospectiva del Desarrollo Humano, la familia, la sociedad y el Estado son los directos responsables de la educación misma; la persona humana desde su nacimiento adquiere un desarrollo sensorio motriz, que se fortalece con la edad cronológica y mental; la ciencia, la tecnología también tiene un espacio de desarrollo con mayor rapidez de aplicabilidad en los diversos campos del conocimiento, favoreciendo la solidez en la ciencia; el comparativo se da en el uso de tecnología a favor del ser humano en medicina, comunicaciones, virtualidad; que hace un diferencial en la interacción y comunicación de las generaciones (rango de edades); sin embargo el desarrollo puede ser positivo o negativo cuando se produce conservación y caos en la naturaleza. En el proceso enseñanza - aprendizaje, la reacciones emotivas, afectivas, cognitivas inciden en la aprehensión del conocimiento en los estudiantes; generando un desarrollo global. Ley 115 de 1994. “La educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes” (p.1).

El concepto de educación, según Bedoya (2005) propone: La reflexión que se está llevando a cabo en la educación está exigiendo un cambio radical con respecto a muchas prácticas que se siguen desarrollando a pesar de que cada vez se evidencia su inoperancia u obsolescencia: mientras se enuncia que el profesor no puede seguir actuando como el centro único del proceso pedagógico, como la única fuente del saber y del conocimiento, éste sigue actuando sin cuestionar su proceder en la enseñanza magistral y sin ver incluso la necesidad y posibilidad de este cuestionamiento (p.9).

Desde la perspectiva de reflexión educativa, se considera que parte del profesorado aún enseña con el método tradicional, donde prima la clase magistral y no hay un verdadero cuestionamiento que permita un cambio evidente en las estrategias de enseñanza-aprendizaje, que redunde en la práctica educativa; tomando el discurso de Zambrano (2006) quien hace énfasis en que: “la educación busca la formación total del individuo”. Y acorde a Rincón, Vergel, Zafra (2016), el sistema educativo más que un sistema de acciones y de mecanismos, constituye un lugar donde la inteligencia y la memoria se educan, así como también sus actitudes y comportamientos sociales” (p.126).

En este sentido la formación integral de los educandos; es un proceso que debe darse en el seno de la escuela, pues es allí donde surgen los verdaderos cambios que forjan progreso en la sociedad. Al efecto, Zambrano(2006) asevera que, “intentar descifrar lo que el otro desea, sin conocer sus motivaciones y representaciones, es actuar junto a él como si se tratara del extranjero cuando llega a nuestro espacio e impone su cultura” (p.141). De lo anterior se infiere que es importante conocer al estudiante atendido sin intervenir en su vida privada, esto es conocer sus gustos, preferencias, intereses, cultura, fortalezas y debilidades a cualquier nivel, que él va manifestando durante cada día que permanece en la institución educativa.

Tal como lo señala Atencia (2013) “la educación se inscribe en el campo ético, es decir, del lado de lo que parece digno de ser procurado en favor del ser humano” (p.122). En este sentido debe proponerse un doble objeto. En primer lugar, facilitar la inserción del individuo como identidad social, en el seno del grupo donde en apariencia, está llamado a convivir (se podría, en este caso, hablar de socialización educativa o educación socializante). En segundo lugar, favorecer la emergencia de la persona capaz de juzgar el ser y ante todo, su propio ser (su figura actual) respecto de los valores cuya universalidad es incontestable (educación ética). En tal sentido, la concepción de la educación desde la ética, la cual orienta los valores del ser para convivir en sociedad, por eso es relevante en la investigación el tema educativo (Vergel, Duarte, Martínez, 2016), forma un cimiento en los seres humanos desde lo social, cultural, religioso, ético.

Finalmente se concluye que el saber qué siente y qué piensa el niño o la niña en un aula, es un hecho fundamental de las relaciones sociales. Si no se puede percibir qué siente y piensa el otro, no se puede relacionar de una manera pertinente con él, no es factible establecer comunicación de forma efectiva y dentro de esta interacción es la retroalimentación un proceso de verificación del aprendizaje, en el cual el alumno y el mismo docente aprenden mutuamente mediante la corrección de errores de los ejercicios planteados, el planteamiento de diversas formas a la solución de un problema y la aceptación de diversos puntos de vista ante un problema que requiera una respuesta lógica, las diferentes posturas al definir un concepto.

Referencias

Atencia Andrade, A., & García Atencia, F. (2013). Incorporación de las tic en las metodologías de los docentes de especialización en docencia de cecar. Revista Logos Ciencia & Tecnología, 5(1), 22-38. doi:http://dx.doi.org/10.22335/rlct.v5i1.3

Bedoya, J. (2005). Epistemología y pedagogía. Bogotá Ecoe Ediciones

Cardozo, C.A, Zafra Tristancho, S.L. Vergel Ortega, M. (2016). Comunidades de aprendizaje: su impacto desde el lenguaje para la construcción de conocimiento matemático. Bogotá: Ibañez

Rincón Leal O.L., Vergel Ortega, M, Zafra Tristancho, S.L. (2016) modelo de calidad Servqual para evaluar factores que influyen en el uso de blogs como recurso didáctico del cálculo. Bogotá: Ibañez

Shapiro, L. Tiscornia, A. (1997).La inteligencia Sanmartín, M. Carbonell, A. Baños, C. (2011). Relaciones entre empatía, conducta prosocial, agresividad, autoeficacia y responsabilidad personal y social de los escolares. [Resumen en Línea]. Tesis Doctoral no publicada. Disponible: http://www.psicothema.com/pdf/3843.pdf [Consulta: 2014 Febrero 9]

 

Sánchez, J. (2010). Estudio comparativo de empatía médica, sensibilidad emocional y características psicodemográficas entre estudiantes de Medicina y médicos especialistas profesores en Venezuela. Trabajo de grado no publicado. Universidad Autónoma de Madrid.

Turizo Arzuza, M. (2014). En la búsqueda de nuevas formas de interacción sociodiscursiva en entornos virtuales de aprendizaje: El nuevo rol docente. Revista Logos Ciencia & Tecnología, 5(2), 263-273. doi:http://dx.doi.org/10.22335/rlct.v5i2.123

Vergel Ortega, Mawency, Martínez Lozano, José Joaquín, & Zafra Tristancho, Sandra Liliana. (2016). Factores asociados al bullying en instituciones de educación superior. Revista Criminalidad58(2), 197-208. Retrieved July 11, 2017, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1794-31082016000200008&lng=en&tlng=.

Vergel-Ortega, M., Martínez-Lozano, J., & Zafra-Tristancho, S. (2016). Factores asociados al rendimiento académico en adultos - Factors associated with academic achievement in adults. Revista Científica, 2(25), 206-215. doi:https://doi.org/10.14483//udistrital.jour.RC.2016.25.a4

Vergel-Ortega, M., Duarte, H., & Martínez-Lozano, J. (2016). Desarrollo del pensamiento matemático en estudiantes de cálculo integral su relación con la planificación docente -Development of mathematical thinking in students of integral calculus its relation with teaching planning. Revista Científica, 3(23), 17-29. doi:https://doi.org/10.14483/udistrital.jour.RC.2015.23.a2

Vergel-Ortega, M., Duarte, H., & Martínez-Lozano, J. (2016). Desarrollo del pensamiento matemático en estudiantes de cálculo integral su relación con la planificación docente -Development of mathematical thinking in students of integral calculus its relation with teaching planning. Revista Científica, 3(23), 17-29. doi:https://doi.org/10.14483/udistrital.jour.RC.2015.23.a2

Vergel-Ortega, M., Martínez-Lozano, J., & Zafra-Tristancho, S. (2016). Factores asociados al rendimiento académico en adultos - Factors associated with academic achievement in adults. Revista Científica, 2(25), 206-215. doi:https://doi.org/10.14483//udistrital.jour.RC.2016.25.a4

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac