OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La Neurociencia y la Educación Preescolar en Nicaragua

17 de enero de 2016

Duilio Manuel Baltodano González. Diriamba, Nicaragua. Instituto Juan José Rodríguez.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La primera infancia es la base del desarrollo humano: incidir en esta etapa aumenta significativamente las probabilidades de mejorar nuestros sistemas educativos y nuestras naciones.

En la etapa Preescolar a actividad rectora es el juego y comprende de los 3 a los 6 años, con características muy particulares como el control de músculos, el equilibrio y la respiración, finaliza la formación de piezas dentales denominadas de leche, adquiere destrezas motrices como: correr, saltar, lanzar. El juego es el medio para obtener aprendizajes, a través de él expresa sus sentimientos y preocupaciones, se convierte en una persona importante, le sirve para liberarse de las sensaciones de ser el más débil de la familia, en el juego reproduce la vida laboral y las relaciones sociales asumiendo el papel de adulto, entiende que hay deberes que cumplir y que se adquieren una serie de derechos.

En esta etapa Piaget advierte que se debe respetar el desarrollo Genético Operacional del niño, como por ejemplo el de sus producciones gráficas con objetos y personas que inician con garabatos, prosiguen con trazos y siguen con dibujos; es bajo esas condiciones que el docente tiene que aceptar al niño como sujeto activo que construye su aprendizaje en permanente interacción con el medio.

En consecuencia para lograr el desarrollo de nuestras sociedades, se hace necesario “extender y mejorar la protección y educación integral de la primera infancia, especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos”, pero con base en los datos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) en el 2010 el gasto per cápita anual por niveles educativos por alumno en educación primaria, fue de $173.77, mientras que en educación preescolar fue de apenas $17.66 lo que evidencia la poca fortaleza presupuestaria de la educación inicial en Nicaragua.

Según Dayra Valle del IEEPP y realizadora de la investigación “Situación de la educación inicial de Nicaragua”, la situación de visibilidad de la educación preescolar en Nicaragua se agudiza porque la Constitución Política del país no la reconoce dentro de las etapas de la educación. En efecto, el Art. 121 de la Constitución nicaragüense sólo reconoce el “acceso a la educación es libre e igual para todos los nicaragüenses. La enseñanza primaria es gratuita y obligatoria en los centros del Estado. La enseñanza secundaria es gratuita en los centros del Estado, sin perjuicio de las contribuciones voluntarias que puedan hacer los padres de familia. Nadie podrá ser excluido en ninguna forma de un centro estatal por razones económicas.

Según estadísticas de la UNESCO, en 2008 un total de 220,529 niños y niñas estaban matriculados en algún nivel de preescolar en Nicaragua, cifra que representa el 55.1% de la población total estimada, entre 3 a 5 años, de acuerdo a las cifras del Plan de Desarrollo Institucional del Mined. Esto significa que 44.8% se queda fuera de la educación pre escolar, sin recibir los beneficios que la estimulación educativa a temprana edad conlleva.

En el país se estima que los niveles de empirismo en la educación preescolar alcanza el 50 por ciento, en primaria se supone hay un 30 por ciento de docentes empíricos y un 45 por ciento de los educadores de secundaria no disponen de título profesional.
El Plan estratégico de Educación 2011-2015 señala que el gobierno actual garantizará gradualmente que todos los niños y niñas entre 3 y 5 años puedan ingresar a tres años de Educación Preescolar, con énfasis en que desde las familias se impulse el cuido y desarrollo de los niños, por medio del Programa de Educación Temprana “Amor para los más Chiquitos”, lo cual tendrá efectos positivos en el acceso a una Educación de calidad en los centros con nivel preescolar.

Desde mi punto de vista veo con buenos ojos la propuesta de UNESCO de incrementar al 7% el presupuesto asignado a la educación básica y media, también exhorta a mejorar las condiciones salariales de los maestros y a otorgar presupuesto destinado a la construcción y rehabilitación de aulas, entre otros aspectos.

Sin embargo, para enfrentar los obstáculos antes señalados de visibilidad, de presupuesto y de reconocer que la primera infancia es la base del desarrollo humano, se hace necesario optimizar algunos factores como son la Formación inicial y continua de Padres y Maestros, entorno y alimentación adecuada, proporcionar variedad de dinámicas y aprender jugando de acuerdo a su etapa, recordemos que como docentes debemos estar al corriente que el cerebro es plástico, la inteligencia no es fija y que la neurogénesis mejora los conocimientos de la psicología y la educación.

Por lo tanto considero importante aplicar los conocimientos de la Neuroeducación, debido a que constituye una nueva disciplina que tiene como objetivo optimizar los procesos de enseñanza y aprendizaje basándose en los conocimientos que tenemos sobre el funcionamiento del cerebro humano. Este enfoque transdisciplinar en el que confluyen investigaciones realizadas en neurociencia, psicología y pedagogía surgió como consecuencia del desarrollo de las nuevas tecnologías de visualización.

Según Eric. R. Kandel, Premio Nobel, año 2000 “La Neurociencia, con su capacidad de enlazar la biología molecular y los estudios cognitivos, ha hecho posible que se empiece a explorar la biología del potencial humano, que podamos entender qué nos hace lo que somos”

En ese sentido, es notorio observar que los procesos emociones son indisolubles de los cognitivos, la importancia de la novedad para captar la atención, la curiosidad estimulada y activa, los retos adecuados, comparar ejemplos diferentes, suministrar preguntas abiertas, proponer problemas reales o utilizar metáforas ayuda en el proceso de mejorar la memoria, así también puedo mencionar que el sueño, una buena alimentación y el ejercicio físico son indispensable para el desarrollo integral de los niños.

Además el ejercicio físico, en el hipocampo, genera neurotransmisores importantes para la atención y el aprendizaje como la dopamina o la noradrenalina y reduce el estrés. Unos minutos de actividad aeróbica moderada previa a unas pruebas de comprensión lectora, de ortografía y de aritmética mejoran los resultados de los alumnos.

Asumir los compromisos y metas anteriores como docentes, con una motivación permanente de superación personal y profesional es importante con la primera infancia, tomemos como base en la Declaración Mundial de Educación Para Todos que “el aprendizaje comienza con el nacimiento”, que estimular el juego, la creatividad y que somos seres sociales es lo que realmente nos hizo humano.

Comunidad de Educadores para la Cultura Científica

Coordinación: Mariano Martín Gordillo, Joaquín Asenjo y Óscar Macías

   

 

 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac