OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

¿La ciencia tiene sexo? ... estudio sobre actitudes e intereses en la ciencia por género

15 de mayo de 2016

Ivonne Ramírez Martínez, César Maldonado Sanabria, Richar Villacorta Guzmán
Sucre, Estado Plurinacional de Bolivia. Comité Académico Doctoral Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca. Bolivia IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica 
La confianza puesta en la investigación para el desarrollo nacional, implica que el rol del sistema educativo escolar sea vital en la contribución en la formación científica de las futuras generaciones. Es importante estudiar las actitudes e intereses de la mujer en la ciencia. La comunidad educativa deberá trabajar desde las aulas la actitud positiva hacia la ciencia y desarrollar las vocaciones científicas de la mujer para desarrollo de una ciencia local.

Introducción

La importancia de la ciencia y la tecnología como herramienta estratégica para el desarrollo de los pueblos es algo que todas las instituciones educativas compartimos e intentamos trabajar en el día a día. Sin embargo, aún quedan muchos desafíos que los educadores debemos enfrentar.

Los estudios señalan que las actitudes de las nuevas generaciones frente a la ciencia y la tecnología no son en todos los casos las más positivas (Vásquez, 2007). Los niveles de interés real son muy bajos; es decir que se observa que la ciencia les parece útil e importante pero no para desarrollarla ellos. Otro estudio concluyen que el interés por la ciencia va en declive con la edad, mientras la imagen de la ciencia o el medio ambiente no están tan deterioradas Vásquez y Manassero (2011) y se identifica un punto muy débil de la educación científica (Rocard, 2007). Destacan que la educación científica escolar debería plantearse con seriedad la educación de las actitudes relacionadas con la ciencia, lo cual implica planificarlas en el currículo, trabajarlas en el aula Vásquez y Manassero (2011), (Rocard, 2007). En las últimas décadas, la investigación sobre concepciones alternativas (Pozo, Gómez, 1998) ha reiterado que los estudiantes fracasan en aprender significativamente los contenidos cognitivos y conceptuales de ciencias. Dice Rocard (2007) que no resulta extraño el rechazo de la ciencia como carrera y profesión, que seguramente causa la falta de vocaciones científicas que preocupa en muchos países.

Otro estudios (Vázquez, 2009) relacionados con la ciencia y la tecnología muestra una actitud positiva general hacia la ciencia y el medio ambiente, pero un rechazo claro de la posibilidad futura de realizar trabajos de ciencia y de tecnología (Jenkins y Nelson, 2005; Vázquez y Manassero, 2005) Este autor también encontró una orientación principal hacia un trabajo futuro que ofrezca la autoactualización y también encontraron importantes diferencias de género significativa, aspectos que podrían tomarse en cuenta a fin de recuperar esas vocaciones que pueden trabajarse desde la escuela. Son las Universidades las que más tarde tienen la labor de desarrollar las vocaciones científicas y formar a las futuras generaciones de científicos para mejorar de la calidad de vida en los países. Los problemas globales que han sido mencionados dentro de los ocho objetivos del milenio expresados en la declaración de la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas (2000) tienen muchos temas en común con los establecidos en los trece pilares de la Agenda Patriótica Nacional 2025 en Bolivia y son los siguientes:

Pilares de la agenda patríótica Estado Plurinacional de Bolivia

Objetivos del milenio Naciones Unidas

  1. Erradicación de la pobreza extrema.
  2. Socialización y universalización de los servicios básicos con soberanía para vivir bien.
  3. Salud, educación y deporte para la formación de un ser humano integral.
  4. Soberanía científica y tecnológica con identidad propia.
  5. Soberanía comunitaria financiera sin servilismo al capitalismo financiero.
  6. Productiva con diversificación y desarrollo integral sin la dictadura del mercado capitalista.
  7. Soberanía sobre nuestros recursos naturales con nacionalización, industrialización y comercialización en armonía y equilibrio con la madre tierra.
  8. Soberanía alimentaria a través de la construcción del saber alimentarse para vivir bien.
  9. Soberanía ambiental con desarrollo integral, respetando los derechos de la madre tierra.
  10. Integración complementaria de los pueblos con soberanía.
  11. Soberanía y transparencia en la gestión pública bajo los principios de no robar, no mentir y no ser flojo.
  12. Disfrute y felicidad plena de nuestras fiestas, de nuestra música, nuestros ríos, nuestra selva, nuestras montañas, nuestros nevados, de nuestro aire limpio, de nuestros sueños.
  13. Reencuentro soberano con nuestra alegría, felicidad, prosperidad y nuestro mar.
  1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre
  2. Lograr la enseñanza primaria universal
  3. Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer
  4. Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años
  5. Mejorar la salud materna
  6. Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades
  7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente  
  8. Fomentar una alianza mundial para el desarrollo

Considerando estos referentes se analizarán las vocaciones científicas de los estudiantes, en tanto que se entiende a la ciencia como una construcción social. Ossorio (2002) destaca el cómo la forma en que nos relacionamos con el conocimiento científico no es siempre igual en los países en vías de desarrollo que en los países desarrollados y de ahí la importancia de hacer ciencia en países como Bolivia, donde la misma debe ir orientada hacia una naturaleza social del conocimiento científico-tecnológico y sus incidencias en los diferentes ámbitos económicos, sociales, ambientales y culturales de las sociedades, tal y como propone el modelo (CTS) ciencia, tecnología y sociedad.

Desde el año 2011 el Ministerio de Educación del Estado Plurinacional de Bolivia, a través del Viceministerio de CyT, las Universidades Bolivianas y las Direcciones Departamentales de Educación, desarrollaron cinco versiones de la Olimpiada Científica Estudiantil. La VI convocatoria habilita las áreas de: Astronomía y Astrofísica, Biología, Física, Geografía, Informática, Matemática, Robótica, Química. El Viceministerio de CyT desde el año 2014, da inicio al premio plurinacional de CyT establece como áreas de competencia para la gestión 2015: Salud, Desarrollo Agropecuario, Transformación Industrial y Manufacturera, Saberes Locales y Conocimientos Ancestrales, Recursos Naturales, Medio Ambiente y Biodiversidad, Energías, Minería y TIC. Sin embargo, éstas no están relacionadas con los trece pilares de la Agenda Patriótica Nacional, posiblemente porque son procesos de naturaleza compleja y dinámica que requiere estudios intensivos, que no podrían responder a convocatorias que se postulan de una gestión a otra. Para Gonzáles (1996) el Estado y las Universidades deben orientar el curso de las investigaciones hacia una ciencia de naturaleza más social. Por tanto el objetivo del estudio es analizar las actitudes frente a la ciencia y determinar las vocaciones científicas en relación a los temas de impacto social en estudiantes de sexto de secundaria de unidad educativa de Loyola “Fe y Alegría” en la ciudad de Sucre, Bolivia

Material y Métodos

El estudio descriptivo fue realizado en la Unidad Educativa Loyola “Fe y Alegría”, Fundado en 1961 que pretende la educación popular integral con equidad, interculturalidad, con visión de fe y de justicia. Su misión es la educación múltiple y alternativa con interacción entre estudiantes, plantel docente y familias, con capacitación permanente. Para el recojo de los datos se obtuvo el consentimiento informado mediante un cuestionario de actitudes frente a la ciencia deVázquez y Manassero, (2007) que fue adaptado del proyecto ROSE (Schreiner y Sjøberg, 2004). Contiene 24 ítemes que evalúan aspectos relacionados con la ciencia mediante una escala Likert con criterios del 1 al 4. La muestra fue de 90 estudiantes, 54 estudiantes de sexo femenino y 46 de sexo masculino de sexto de secundaria o bachillerato, entre las edades de 16 a 19 años. El contenido de las cuestiones seleccionadas se centra en tres escalas: 7 sobre la imagen de la ciencia, 15 sobre actitudes hacia la ciencia escolar y 2 sobre actitudes hacia el medio ambiente. Se añadieron 9 reactivos con temas considerados en los objetivos del milenio y en la agenda patriótica nacional 2025.

 Resultados: El procesamiento de los datos muestra importantes aspectos a considerar sobre las tres categorías la imagen de la ciencia, ciencia escolar y las vocaciones científicas en temas de relevancia social.

Respecto del Gráfico 1. Desde los datos sobre la percepción de que la ciencia les parece interesante a 22 estudiantes del grupo femenino y 13 del masculino. Existe una coincidencia en el acápite fácil de aprender y abrir los ojos. 21 mujeres están poco de acuerdo frente a 17 varones que están muy de acuerdo. Sobre la utilidad de la ciencia están muy de acuerdo sobre el trabajo futuro 27 del grupo femenino en relación a 11 del masculino. En cuanto al gusto más que otras asignaturas, mujeres y varones coinciden en su percepción.

En el Gráfico 2. 21 estudiantes del sexo femenino están de acuerdo en considerar que la ciencia es útil en la vida cotidiana y apenas 11 del sexo masculino. En cuanto a la mejora de oportunidades. Y poco de acuerdo 24 mujeres, así como 20 del grupo masculino. En cuanto a la mejora de las oportunidades 27 del grupo femenino están de acuerdo en relación a 19. Están poco de acuerdo 18 mujeres y 15 varones. En cuanto a que la ciencia los ha hecho más críticos 28 del grupo femenino están poco de acuerdo en relación a 20 del grupo masculino. Y están muy de acuerdo 12 chicas y 9 chicos, lo que muestra un nivel bajo de estudiantes que no ven a la ciencia como posibilidad de cuestionamiento a los conocimientos vigentes.

El gráfico 3. La diferencia entre varones y mujeres consiste en lo referente a la salud. Para las mujeres la ciencia es útil para cuidar la salud, 26 de ellas frente a sólo 17 varones, quienes son más propensos a pensar que están poco de acuerdo con la ciencia y su utilidad en la salud. En los acápites referentes a la manera de vivir, hombres y mujeres coinciden en sus impresiones de estar poco de acuerdo en una proporción de 25 a 18. Similar percepción sobre el aprecio por la naturaleza las mujeres están poco de acuerdo percepciones son casi iguales en muy de acuerdo y poco de acuerdo. Las mujeres muestran mayor sensibilidad por el medio ambiente que los del grupo masculino, 24 contra 14. Las mujeres sostienen que la ciencia no sólo es útil, sino que también es buena para la salud, las maneras de vivir

En el Gráfico 4. Sobre las expectativas que tienen los estudiantes para ser científico/a los resultados entre ambos sexos difieren, pues 26 estudiantes del grupo femenino en relación a 17 del masculino están muy de acuerdo en ser a futuro científicas/os, y están de acuerdo 18 estudiantes de ambos sexos. Apenas a 4 estudiantes masculinos y 7 del femenino están poco de acuerdo. En cuanto a su percepción de conseguir trabajo en el futuro en tecnología, 22 estudiantes del sexo masculino están muy de acuerdo en relación a 17 estudiantes del sexo femenino. Y están poco de acuerdo en conseguir trabajo 25 estudiantes de sexo femenino y 18 de sexo masculino.

Como se observa en el Gráfico 5. la importancia del tema pobreza en el sexo femenino, de tal manera que se podría ver la conciencia “social” con relación a la pobreza, un 13 del sexo masculino tienen esa preocupación a diferencia del femenino donde son 31 del grupo de 90 estudiantes. El tema de sostenibilidad, tiene un índice alto femenino en 23 de ellas y en varones 13 sobre la preocupación acerca de enfermedades (VIH/SIDA, paludismo…). En cuanto a la sensibilidad ante el medio ambiente, la preocupación por el grupo femenino es de 27 estudiantes en relación a 13 del sexo masculino. El tema de relación con grandes instituciones tiene una misma sensibilidad a nivel general, lo cual es interesante en cuanto a la percepción de las instituciones y su labor en lo cotidiano que conocen los jóvenes.

Discusión: En la línea de Jenkins y Nelson (2005); Vázquez, Acevedo y Manassero (2005) se puede advertir diferencia por sexos en cuanto a actitudes frente a la ciencia en las cuestiones de la imagen, la percepción de la ciencia escolar y se encuentra como aporte novedoso que las mujeres muestran mayor interés en temas de relevancia social. Los resultados encontrados muestran que la enseñanza de la escuela debe repensarse, como la plantea (Rocard, 2007), la concepción de la ciencia podría estar asociada al concepto de tecnología y posiblemente por ello, la ciencia escolar resulta poco atractiva, con poco espíritu analítico y crítico. Lo postulado por Vásquez y Manassero (2011) sosteniendo que la escuela y el Estado deben jugar un rol importante en la formación de las actitudes y vocaciones científicas no se concreta en la realidad. Las actitudes e intereses frente a la ciencia y la tecnología en los escolares es positiva; sin embargo se observan algunas debilidades respecto de cómo se enseña ciencia en la escuela, los estudiantes interesados en una carrera científica, pueden potenciar su vocación científica en la escuela en lugar de sufrir la declinación como se observan en los resultados obtenidos. La ciencia es aún una quimera, existe un divorcio entre la escuela y la ciencia propuesta la Agenda Patriótica Nacional del Estado Plurinacional de Bolivia, respondiendo al presupuesto de Ossorio (2002) que habla del carácter social de la ciencia.

- Las diferencias de género muestran que las mujeres tienen mayores expectativas en cuanto al rol de la ciencia y su aporte en la vida práctica. Son, al mismo tiempo, más críticas y más optimistas sobre lo que debería ofrecer la formación científica. Las mujeres han puntuado muy mal la formación científica escolar, mala o inexistente. En un sentido, la educación no ofrece formación científica; a pesar de que ellas reconocen la importancia de la ciencia; reclaman mayor presencia de la ciencia en la educación y que la ciencia responda en utilidad, bienestar y entregue una educación crítica. Asimismo las mujeres muestran mayor sensibilidad respecto al medio ambiente y la calidad de vida. En general, la opinión de las mujeres sugiere una ruptura de género y el empoderamiento a través de la ciencia como se debería enseñar, practicar y aplicar en la vida.

- Por el estudio realizado es posible afirmar que la posesión de la ciencia está cambiando de sexo, cuestión que invita a repensar la formación científica y se promuevan las expectativas en el involucramiento de la mujer en la ciencia desde etapas tempranas.

Bibliografía

  • González, et. al. (1996): Ciencia, tecnología y sociedad, una introducción al estudio social de la ciencia y la tecnología. Madrid, Tecnos.
  • Osorio C. Revista Iberoamericana de Educación - Número 28. 2002 .La Educación Científica y Tecnológica desde el enfoque en Ciencia, Tecnología y Sociedad. Aproximaciones y Experiencias para la Educación Secundaria
  • Schreiner, C. y Sjøberg, S. (2004). Sowing the seeds of ROSE. Background, Rationale,Questionnaire Development and Data Collection for ROSE (The Relevance of Science Education) - A comparative study of students’ views of science and science education. Acta Didactica. (4/2004), Dept. of Teacher Education and
  • School Development, University of Oslo, Norway. Consultado 18 mayo 2014 en http://www.ils.uio.no/forskning/rose/documents/AD0404.pdf.
  • Vázquez, A., Acevedo, J. A. y Manassero, M. A. (2005). Más allá de una enseñanza de las ciencias para científicos: hacia una educación científica humanística. Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, 4(2). Consultado 4/7/2006 en http://www.saum.uvigo.es/reec/.
  • Vázquez, A. y Manassero, M.A. (2007). La relevancia de la educación científica. Palma de Mallorca: Servei de Publicacions de la Universitat de les Illes Balears. Conselleria d’Economia, Hisenda i Innovació.
  • Vázquez A. y Manassero M. A. (2009). la relevancia de la educación científica: actitudes y valores de los estudiantes. Revista de investigación y experiencias didácticas. 2009: Vol.: 27 Núm.: 1
  • Vázquez A, Manassero M.A.. (2011). El descenso de las actitudes hacia la ciencia de chicos y chicas en la educación obligatoria. Ciência & Educação (Bauru), 17(2), 249-268.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac