OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La ciudadanía digital, cómo la veo

29 de septiembre de 2018

Abigail Damián Zitzihua
Ciudad de México, México.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Desde hace años la sociedad digital invade muchos aspectos de la vida social. Nos comunicamos a través de las tecnologías, accedemos a la información y compartimos vivencias desde espacios en los que muchas veces perdemos el control. Para nosotros y para nuestros estudiantes es un entorno nuevo en el que hay que saber desenvolverse y en el que oportunidades y riesgos conviven.

El termino “sociedad” es de lo más común de escuchar en cuaquier lugar del planeta, sin importar, raza, color, creso, o género; sin embargo, el término “ciudadanía digital”, es algo atípico para variás personas, aún cuando estás sean nativos digitales y vivan en la sociedad del conocimiento. Claro que en pleno siglo XXI, e inmersos en un mundo del clic, es razonable hablar de una ciudadanía digital.
El filosofo griego Platón expreso a grosso modo, que la sociedad, surge como una necesidad de satisfacer una de las tantas necesidades del ser humano, con la finalidad de implementar una interacción entre individuos, que permita sobrevivir y con ello lograr un fin. Evidentemente la sociedad de la Grecia antigua (340 a. C.) era muy distinta a la nuestra. Y fue hasta el siglo XXm, cuando Joseph Fichter clasificara las sociedades, de acuerdo con tres rasgos: 

Caractreisticas

Escritura

Grupo dominante

Sociedades comunitarias o asociativas

Tipo

Sociedad primitiva

Sociedad dominada por la economía
Sociedad dominada por la familia

Sociedades simples o comunitaria

Sociedad civilizada

Sociedad dominada por la religión
Sociedad dominada por la política

Sociedades complejas o asociativas

De la tabla anterior se observa que, en cada una de ellas, se caracterizan por un elemento en particular (letras negritas), que podemos asociarlo con el auge que ha tenido en cada una ellas, evidentemente la sociedad, cual sea de ellas, ha seguido modificándose. Hasta llegar a la sociedad de la informática y con ello al ciudadano digital.

De acuerdo a José Manuel Robles, “Una introducción a un nuevo concepto de ciudadano”, existen dos maneras de visualizar la ciudadanía digital, en el primero de ellos, hace referencia aun grupo de personas que con la llegada de las tecnologías de información y comunicación (TIC) (ICT en inglés), debido a la penetración del internet, en poco tiempo y a pasos gigantescos han logrado desarrollar habilidades con el fin de introducirse en un nuevo mundo, sin perder de vista la interacción física de persona-persona.

Por otro lado existe a un grupo de personas (nativos digitales) que han crecido dentro de un mundo, casi en su totalidad con el uso de TIC, sin representar un mayor reto o algo desconocido, al contrario se han acoplado sinérgicamente generación tras generación, con futuro prometedor si consiguen hacer un uso correcto y asertivo de las mismas.

Como se puede apreciar, todo parte del acceso al internet que pueda o no tener un grupo de personas, sin embargo, existen otros factores que pueden modificar el concepto de una ciudadanía digital, por ejemplo, el lugar geográfico. Si la comunidad se encuentra en una zona, que tiene falta de recursos básicos, es obvio que la relación que puedan establecer con el internet será deficiente, si uno de los recursos básicos, es el suministro eléctrico. Otros aspectos importantes, son el grado de estudios, es decir, en una comunidad donde su número de habitantes, en su mayoría son adolescentes, es muy seguro que los chicos se encuentren mayor familiarizados que sus propios padres. Claro que esto no es regla universal, lo que si es claro es que cualquiera de los dos (padres e hijos) puede hacer un mal uso de las TICs; por ejemplo, el uso execsivo de Chataer (charlar), jugar en línea o simplemente leer una noticia de forma virtual, sin saber si se trata de una fuente es confiable. Sin embargo, si hablamos de una comunidad de jóvenes, con un grado de estudios promedio a una carrera universitaria, se espera que su visión sea más amplia sobre el uso responsable de las TIC en específico de Internet y que por ende lo pueden extrapolar al ámbito familiar o laboral.

En el ámbito familiar, las TIC tiene un papel más incluyente, permitiendo estar en contacto continuo, en especial, si algún miembro de la familia se encuentra fuera de casa, o en una situación de peligro, un ejemplo crucial, fue el uso de las redes sociales, tras un sismo ocurrido en la ciudad de México de magnitud de 7.2 en escala Richter que movilizo a toda la Ciudad de Mèxico, tras el desbastador suceso, las líneas telefónicas se saturaron y era imposible comunicarse, sin embargo las redes sociales era la única opción rápida para comunicarse con los familiares, por otro lado también permitió informar y reportar daños de inmuebles, esto resulto en una mayor agilización por parte de los ciudadanos y autoridades.

El profesor Felipe López Veneroni de la UNAM, expreso “No podemos poner en duda lo valioso de las plataformas digitales, en particular Twitter y Facebook, en el contexto del sismo y de la respuesta social ante la tragedia. Las verdaderas redes sociales son las que formaron las personas cuerpo a cuerpo, en las calles “. Como se aprecia, un aspecto fundamental fue la velocidad y la eficacia con la cual se hizo llegar la información las 24 horas del día, como un reflejo de la organización de tareas y la ayuda brindada ante un desastre natural. Las personas que se vieron limitados, fueron aquellas que desconocía el uso de redes sociales, la falta de un teléfono inteligente o de datos para navegar. Como toda herramienta creada por los seres humanos, siempre hay personas que le dan otro uso. Los casos antes mencionados representaron una gran desventaja, en especial a las personas de la tercera edad.

Desafortunadamente no todos los habitantes planetarios, son ciudadanos digitales, por ejemplo, las personas de la tercera edad que se encuentras aisladas. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la población de la tercera edad, ha ido en incremento, lo que refleja un envejecimiento acelerado de la población, y a su vez en un mayor numero de personas que se ven aisladas. En México, datos obtenidos por el Instituto de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en el 2014, dio a conocer que el porcentaje de la población (55 años en adelante) que hace uso de la computadora, es tan solo del 4.4% de adultos mayores, por ende a un porciento de personas que están vulnerables ante una ciudadanía digital que va en aumento día a día.

Por lo anterior es importante buscar que el termino “tercera edad” mas que una desventaja sea una ventana de oportunidad con un nuevo termino envejecimiento activo, donde estas personas se vean beneficiadas de las TIC.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac