OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La colaboración en docencia es un gran tesoro

30 de septiembre de 2018

María Elena Guntiñas Rodríguez. Santiago de Compostela. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La colaboración entre docentes del mismo nivel educativo es frecuente y beneficiosa en la labor educativa, pero es menos frecuente la interrelación entre docentes de distintos niveles educativos y con profesionales de ámbitos que tienen objetivos básicos distintos a la docencia.

No hace muchos años era un hecho extraordinario que un investigador, de cualquier organismo, diese una charla o una clase, a alumnos de secundaria. Actualmente los centros dedicados a la investigación desarrollan programas de cooperación con otros centros sociales, como los de educación, con el fin de dar a conocer su labor y que se reconozca su contribución al conocimiento y a la sociedad. Este acercamiento persigue varios fines como aumentar la inversión pública en ciencia y el fomentar el espíritu investigador en los jóvenes estudiantes.

Todos los objetivos expuestos en le párrafo anterior son los de la Semana de la Ciencia, sobresaliendo el de acercar la ciencia y la tecnología a los ciudadanos. Hoy día muchos centros de investigación, museos y universidades aúnan sus esfuerzos para programar actividades no solo para la comunidad educativa, si no, también para el público en general, durante más de una semana. Este proyecto de la Semana de la Ciencia nació en Francia en 1991 propulsado por Hubert Curien, ministro francés de Investigación. Dos años más tarde, esto es en 1993, se comenzó a celebrar la Semana Europea de la Ciencia a la que se sumó España en el 2001, ocho años más tarde. En este mismo año se iniciaron en Galicia y continúan desarrollándose en la actualidad en el mes de noviembre.

En el desarrollo de esta y otras muchas actividades de divulgación científica está involucrada la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Ciencia e Innovación. Esta fundación del sector público fue creada en el 2001 y tiene como objetivo fundamental “incrementar el interés de la sociedad española por la ciencia”. También se implican, como es lógico de esperar, la Dirección Xeral de I+D+i de la Xunta de Galicia, las tres universidades gallegas, los centros e institutos de investigación, museos...

La razón de resaltar en este escrito el evento de la Semana de la Ciencia, no es otra que la gran aportación que supuso a mi labor docente y formación personal, y por la repercusión beneficiosa en todos mis alumnos. La participación en los programas propuestos me dio pie para conocer a excelentes profesionales en diversos campos con los que establecí una buena relación que abrió puertas de comunicación y colaboración que, bajo mi punto de vista, resultaron interesantes y muy positivas para la formación del alumnado, no solo del mío propio si no del centro de enseñanza.

La Semana de la Ciencia 2006, dedicada a la “Neurociencia” resultó ser muy fructífera para establecer colaboraciones. De entre las muchas actividades ofertadas fui admitida en la de “Neurociencia e o mar” que se celebraba, en un fin de semana en régimen de internado, en la Estación de Biología Marina de A Graña (EBMG), situada en la ría de Ferrol (A Coruña), y forma parte de la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Las experiencias realizadas estaban dirigidas por científicos de centros de investigación marina como el Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (IIM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este encuentro determinó que, en los siguientes años, varios investigadores del IIM se desplazasen desde Vigo a Santiago de Compostela para impartir charlas a los alumnos, todo ello dentro del proyecto “Ciencia en la escuela”; mi participación en la recogida de muestras marinas, estudio de corrientes...; visitas al centro y la colaboración en la elaboración de folletos de divulgación científica sobre temas marinos. Además en el año 2007, con motivo de celebrarse el Año de la Ciencia, la FECYT publicó la Unidad Didáctica El viaje al universo neuronal, en la que colaboraron instituciones y expertos en el tema, y en su presentación se puede leer...servir de material de apoyo al profesorado de enseñanza secundaria y contribuir a incrementar entre nuestros estudiantes el interés por la ciencia”. Solo añadir que, aunque no se cita, los distintos apartados de la unidad fueron repartidos a un grupo de profesores de secundaria, al que tuve el honor de pertenecer, para recabar sus comentarios. En ese mismo año el IIM inicia la coordinación del proyecto “Divulgamar” dedicado a la difusión de la investigación marina en Galicia y en el que se presta una atención especial a la comunidad educativa en el epígrafe “Ciencia en la escuela”, ya mencionado anteriormente.

La participación en las actividades programadas de la Semana de la Ciencia me permitió contactar con arqueólogos del Laboratorio de Arqueoloxía (LaAr) que pertenecía, por aquel entonces, al Instituto de Estudos Galegos Padre Sarmiento (IEGPS), creado en 1943 y dependiente del CSIC, que tuvo gran importancia para el estudio de la cultura y patrimonio gallego. Actualmente están incluidos en el Instituto de Ciencias del Patrimonio (incipit) de creación más reciente, en el año 2010. El incipit realiza una investigación transversal e interdisciplinar del Patrimonio Cultural siendo una de sus especialidades la arqueología. La toma de contacto con estos especialistas determinó visitas guiadas y comentadas por ellos de los alumnos del centro a distintos yacimientos arqueológicos de Galicia y me permitió participar en una campaña de excavación de uno de los numerosos castros gallegos. Todo ello contribuyó a que mi formación en este campo fuese más sólida.

Otro de los centros del CSIC con el que tuve una relación muy estrecha fue el Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia (IIAG). En este caso se trató de una consecuencia lógica de los trabajos de investigación realizados para mi tesis doctoral. En muchas ocasiones se desplazaron investigadores del IIAG a dar conferencias a los estudiantes de ciencias del centro y también nos desplazamos profesores y alumnos al Instituto para visitar sus dependencias y laboratorios, a la vez que cada investigador explicaba su campo de estudio.

El IIAG desde el 2009 lleva a cabo el “Proyecto Biodiversión” mediante el cual se busca el acercamiento a la ciencia de los estudiantes, fundamentalmente de sexto de primaria, de forma lúdica y divertida, además de querer fomentar las vocaciones científicas, la conciencia ecológica y poner en valor la importancia de las investigaciones científicas en el desarrollo económico y social. Para ello se realizan prácticas en los laboratorios del propio centro y además incorpora, algo loable y novedoso, “la maleta pedagógica” que consiste en que un equipo de divulgación científica va al centro educativo que tiene dificultades para desplazarse al IIAG para realizar las prácticas allí.

Podría añadir más ejemplos de colaboración con otras entidades o centros que resultaron muy provechosas, mas no siempre fue así de sencillo a lo largo de mi carrera docente. Como comenté al inicio de este trabajo, de todo ello no hace muchos años. Conseguir a finales de los años 70 y a lo largo de los 80 del siglo pasado estas colaboraciones constituían un gran trabajo y presencia de ánimo. Las empresas, los centros de investigación...no estaban preparados para recibir visitas de estudiantes de secundaria. Tampoco cabía que el personal de los mismos se desplazase a un centro de enseñanza secundaria para impartir una charla a los alumnos, es más, se consideraba una pérdida de tiempo, una acción inútil. Recuerdo que pudimos visitar una fábrica de conservas por mediación del padre de un alumno, unos astilleros importantes por la gestión de un profesor, un centro de meteorología a través del marido de una profesora...prácticamente lo único visitable eran los museos. Por lo que cuando se tomó conciencia de que es necesario visualizar el trabajo que se realiza en los distintos campos del saber fue un hecho muy relevante para la colaboración en la formación de los jóvenes y de la sociedad, lo que constituye un gran tesoro.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac