OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La creatividad, más allá de lo artístico, una herramienta de la educación ambiental para la sustentabilidad

23 de agosto de 2016

Alida R. Labarca. Maracaibo, estado Zulia Venezuela IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La creatividad no es del uso exclusivo de los artistas, sino que también “es útil para la ciencia y en general para la vida” (Silió, 2016), ésta puede usarse como recurso para favorecer el pensamiento divergente en el que probar y equivocarse resulta útil para aprender sino también para lograr cambios de actitudes favorables y de respeto hacia el ambiente y, por ende, la sustentabilidad.

Todo proceso de aprendizaje tiene dos vertientes: la del que quiere transmitir el conocimiento y la del que la recibe. El educador planea su proceso de enseñanza en base a su planificación educativa y, el educando desarrolla su proceso de aprendizaje a través de la propuesta del educador, ajustándolas a sus intereses. Siendo la didáctica quien define así la manera como se enseña, pero no de una forma rígida y única, sino que permite, a través de investigaciones, determinar los elementos más apropiados que deben ser considerados ambos procesos. Esto da como resultado la creación de los modelos didácticos, que se definen “como una construcción teórico formal que, basada en supuestos científicos e ideológicos, pretende interpretar la realidad escolar y dirigirla hacia determinados fines educativos” (Cañal y Porlán, 1987).

Tomando en cuenta que el principal camino para lograr la sustentabilidad es la Educación Ambiental (EA) y, por otra parte, si se considera que el objetivo de la EA es enseñar, en cualquiera de sus ámbitos (formal, no formal e informal), es necesario discutir sobre los mecanismos bajo los cuales se concibe esa práctica pedagógica o andragógica (dependiendo de la edad del grupo que se pretende abordar), siendo esto responsabilidad de la didáctica. La didáctica define así la manera como se enseña, pero no de una forma rígida y única, sino que permite, a través de investigaciones, determinar los elementos más apropiados que deben ser considerados en el proceso de aprendizaje. Esto da como resultado la creación de los modelos didácticos, que se definen “como una construcción teórico formal que, basada en supuestos científicos e ideológicos, pretende interpretar la realidad escolar y dirigirla hacia determinados fines educativos” (Cañal y Porlán, 1987).

Considerando que la EA permea todos los ámbitos en los que tiene influencia la educación a la hora de contextualizar el proceso, existen dos problemas iniciales: (a) la poca o ninguna formación didáctica de quienes se dedican a la educación ambiental y (b) la falta de un modelo didáctico específico para su enseñanza en el ámbito no formal o informal. Un modelo didáctico, es la explicitación de una propuesta teórica coherente con él, que se sustenta en un conocimiento teórico y práctico fuertemente interrelacionado. Por lo tanto, las propuestas de enseñanza y aprendizaje en el ámbito de la educación ambiental deben buscar un modelo coherente entre la teoría y la práctica y el propio ámbito de trabajo, que asuma estos aspectos en su planificación y desarrollo, y sea consecuente con la forma de aprender de quienes van a recibir el programa o proyecto.

En vista de esta debilidad, como estudiante del Doctorado de Educación Ambiental del Instituto Pedagógico de Caracas (UPEL-IPC); como parte de las tareas correspondientes a la asignatura Didáctica de la Educación Ambiental, he diseñado un Modelo Didáctico para el abordaje de la EA en el ámbito no formal, bajo un enfoque creativo. Este enfoque busca que el educador ambiental promueva experiencias didácticas variadas, flexibles, fluidas, armónicas y pertinentes basadas en los interés de los individuos; orientadas a consolidar los valores ambientales en cualquier etapa de su vida, que a su vez aporten situaciones ricas, en todas sus dimensiones de aprendizaje, sustentadas en propuestas creativas que nutran y acompañen su formación a cualquier edad dentro de los espacios familiares, culturales y sociales donde participa.

Existen dos dimensiones a considerar. En primer lugar, el contexto y en segundo lugar el enfoque. Ambas se conjugan, sin el ambiente rígido e inhibidor de la escuela que muchas veces limita la espontaneidad. Esta perspectiva en el marco de la EA, es novedosa porque pueden participar el maestro y la familia, basándose en la organización del entorno mediante la acción conjunta y coordinada de las diferentes redes de acción de la comunidad y la familia. Su meta es promover el intercambio de situaciones de aprendizaje y vivencias que, a través de actividades creativas, ayuden a afianzar los hábitos de respeto hacia los elementos del ambiente (bióticos, abióticos, sociales y culturales) que, finalmente, redundarán en actitudes y valores ambientales permanentes.

El abordaje creativo del tema ambiental, se puede entender como un sendero abierto a la incertidumbre, al azar, al desorden, al caos y a las diferentes brechas de nuestros mapas mentales, lo que hace difícil su predicción en el tiempo y en el espacio. Pero, “el acto creativo no es un sólo camino, son muchos caminos o planos impredecibles de mentes humanas preparadas por la cultura o por la ciencia”. (Jiménez, 2008).

Según Mitjans (1995), la creatividad se plantea en términos de construcción personal. La Creatividad es tal, en tanto que contribuye a configurar la estructura de la personalidad y facilita su desarrollo. “La Creatividad no es algo que esté en nosotros como una parte de la persona, sino que la proyección de la persona entera con sus tendencias, inclinaciones, tensiones, temores, creencias, expectativas y toda la carga emocional en ella contenida” (p. 107).

Por ello, en la EA el énfasis de la creatividad se ubica en las dimensiones del proceso y el ambiente:

1. En la dimensión referida al proceso creativo, se considera a la creatividad no como una capacidad o habilidad estática, sino entendida como proceso que la convierte en un fenómeno dinámico, susceptible de modificación, alterable y adaptable a las circunstancias. Se trataría de un proceso de búsqueda de ideas nuevas para realizar una obra o resolver un problema.
2. En la dimensión ambiental o papel del medio, en el desarrollo de la creatividad, este es tan decisivo como cualquier otra capacidad y actitud humana. El medio configura la inteligencia, los hábitos, los valores, la educación y la creatividad, la cual puede ser bloqueada o estimulada tanto por los programas escolares como por la familia o el medio sociocultural.

Otro de los caminos, lo constituye las teorías explicativas contemporáneas de la creatividad las cuales de acuerdo a Garaigordobil (2006), se pueden diferenciar en dos grandes enfoques: los personalistas que sitúan la creatividad en la persona y los interaccionistas que entienden que la creatividad es fruto de la interacción de variables personales y ambientales. Dentro de las teorías explicativas interaccionistas, éstas atribuyen relevancia tanto a las variables relacionadas con la persona creativa como a variables de tipo ambiental, aquí se pueden mencionar tres: Las tesis de Amabile (1996), el enfoque de Sternberg Lubart (1997) y el modelo de Csikszentmihalyi (1998).

La primera, tiene en cuenta el estudio de las influencias socioambientales. El segundo, propone que el "contexto ambiental" es otra fuente o recurso de la creatividad; porque el contexto ambiental puede ser una fuente de ideas y porque el ambiente provee un contexto en el cual las ideas creativas son fomentadas o suprimidas. El tercero, considera que la creatividad no se produce dentro de la cabeza de las personas, sino en la interacción entre los pensamientos de una persona y un contexto sociocultural, es un fenómeno sistémico, más que individual.

Por la riqueza de las capacidades creativas del ser humano, este puede usarla “para llegar a la solución de los problemas” (Pérez, citada por Rius, 2012). Así que, tomando en consideración todos los argumentos anteriores, este Modelo Didáctico, es una estrategia educativa innovadora que aspira transformarse en una guía dinámica del proceso de enseñanza para el aprendizaje de la EA, en el ámbito no formal e informal.

A continuación se muestra un esquema del modelo planteado, el cual al seleccionar las estrategias, los recursos y los medios adecuados, puede ser usado en cualquier contexto, comunidad y cualquier grupo etario.

Modelo didáctico basado en el enfoque creativo para el abordaje de la Educación Ambiental

 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac