OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La crisis del agua en Bolivia: una crisis más allá de un recurso natural

4 de diciembre de 2016

Álvaro Restrepo. IBERDIVULGA. Actualmente, el cambio climático es uno de los fenómenos más controversiales, dado que mientras algunos cuestionan su veracidad y lo catalogan de ideología, otros viven sus consecuencias de una manera radical. La fuerte sequía por la que atraviesa Bolivia es muestra de ello. El racionamiento y desabastecimiento de agua en la Paz, Potosí, Chuquisaca y el occidente del país, no ponen en cuestión la existencia del calentamiento global, sino el actuar insuficiente de la comunidad internacional y de las autoridades locales. Ahora bien, es claro que este país andino que hace parte de la categoría de los Países Menos Avanzados, lo cual se traduce en una producción industrial y de CO2 mínima, enfrenta una crisis auspiciada por los países industrializados.

Bolivia ha sido catalogada por las Naciones Unidas como un país sumamente vulnerable al cambio climático, según lo confirma la investigación hecha en 2013 por el PNUD y enunciado por organizaciones como OXFAM. A pesar de haber establecido un Programa Nacional de Cambios Climáticos hace varios años, adscrito al Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación, y de contar con iniciativas tales como el Programa de Investigación de Cambio Climático en el Instituto de Ecología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en La Paz, la crisis del agua en Bolivia no ha sido evitada. El tamaño de dicha crisis ambiental es de tal magnitud que el lago Popóo, el segundo más grande después del Titicaca, se secó completamente en el año 2015, haciendo de la situación algo verdaderamente preocupante.

La cuestión del agua es sensible en Bolivia, pues a inicios de este siglo se vivió la llamada “guerra del agua” en la ciudad de Cochabamba. La iniciativa para la privatización de este recurso produjo una serie de manifestaciones populares que concluyeron con la definición del agua como un derecho humano, y con la llegada de Morales al poder (2007), esto fue reafirmado. Sin embargo, las medidas tomadas no fueron contundentes y ello ha llevado al presidente a pedir disculpas a los habitantes de la Paz por los hechos actuales. 

Lo anterior no ha logrado hacer cara al proceso de desertificación que experimenta el país andino, fuertemente azotado por el fenómeno del niño y de la niña. Asimismo, el retroceso de los glaciares (principales fuentes de agua) se ha ido acelerando a tal punto que se estima que para el año 2030 los glaciares de Tuni Condoriri (que abastecen al 15% de las ciudades de El Alto y de La Paz) habrán desaparecido. El dilema radica que mientras se espera una disminución de los recursos hídricos, se estima un aumento de la población y, por ende, de la demanda del mismo. Asimismo, la explotación de los recursos naturales, la minería indiscriminada, la deforestación, la urbanización no controlada, etc., son causas agravantes. Ello no es una situación exclusiva de Bolivia, ya que la mayor parte de países en desarrollo presentan dificultares similares.

Así las cosas, este fenómeno natural agravado por el ser humano se vive con mayor intensidad en los países que menos han contribuido a producirlo. Irónicamente, la propuesta hecha por occidente respecto a la emergencia hídrica que conlleva el cambio climático es la privatización del recurso, es decir, asumirlo como un bien de consumo, lo cual es sumamente cuestionable. Los detractores de esta medida tienen como argumento principal la defensa del derecho a la vida, pues sin este líquido la persona moriría. Sería entonces vulnerar dicho derecho fundamental, ya que quienes no pueden acceder al mercado serían condenados.

Encontramos que los aspectos político, económico y social hacen parte del fenómeno que ha sido estudiado por la ciencia. La interdisciplinariedad es esencial para encontrar soluciones prácticas a largo plazo que permitan encarar la crisis ambiental. De este modo, la situación alarmante de sequía en Bolivia nos permite ver que el cambio climático es complejo y representa un desafío a los sistemas de conocimiento humano contemporáneos. Por ello, la inclusión de una visión Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS) para el abordaje de la cuestión climática y ambiental se torna más pertinente que nunca.

Bibliografía

Datos Bo. (2013). ONU: Bolivia uno de los países que más sufre por el cambio climático. Recuperado el 29/11/2016, de: http://www.datos-bo.com/Bolivia/Analisis/ONU-Bolivia-uno-de-los-paises-que-mas-sufre-por-el-cambio-climatico
The Democracy Center. (s.f.). En la mira: Vulnerabilidad del cambio climático en Bolivia http://cambioclimatico.democracyctr.org/?page_id=541
PNUD, Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación, et al. (s.f.).Programa Nacional de Cambios Climáticos. Recuperado el 29/11/2016, de: http://unfccc.int/resource/docs/natc/boladd1.pdf
Shultz, F. (s.f.). La Guerra del Agua en Cochabamba y sus Secuelas. Recuperado el 29/11/2016, de: http://democracyctr.org/wp/wp-content/uploads/2011/10/desafiando_2.pdf
De La Fuente, M. (2000). La guerra por el agua en Cochabamba. Crónica de una dolorosa victoria. Recuperado el 29/11/2016, de: http://www.umss.edu.bo/Academia/Centros/Ceplag/AguaMDLF.PDF
Urioste, A. (2010). Deforestación en Bolivia. Una amenaza mayor al cambio climático. Recuperado el 29/11/2016, de: http://library.fes.de/pdf-files/bueros/bolivien/07570.pdf
El problema del agua en Bolivia y en el mundo. [Archivo de video]. Recuperado el 29/11/2016, de: https://www.youtube.com/watch?v=YZ9hdmz063Y
Tras las huellas del cambio climático en Bolivia. [Archivo de video]. Recuperado el 29/11/2016, de: https://www.youtube.com/watch?v=WvEmxY0x_8c
Hoffmann, D. (2016). El retroceso de glaciares bolivianos pone en peligro a comunidades. Recuperado el 29/11/2016, de: http://www.cambioclimatico-bolivia.org/index-cc.php?cod_aporte=399#399

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac