OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La dicotomía de la tecnología

9 de julio de 2018

Fran Wilson Bautista Arias de la Tecnológica FITEC. Par IBERDIVULGA sobre el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital.
Desde siempre (se ha vendido así), el uso de la tecnología está dirigido a facilitar las tareas del ser humano, a mejorar algunas funcionalidades del diario vivir, y en el área de educación, a fortalecer los procesos de formación.

Pero la tecnología, con un sinnúmero de riesgos evidentes (demasiados, a mi parecer), se puede convertir en una tecnología que ata, que limita, que genera dependencia, que separa.

Se considera, que, con los avances tecnológicos, se logrará cerrar, no solamente la brecha digital (aunque en la conferencia, se menciona que ahora se habla de discapacitados digitales, no de analfabetas digitales, ni de brecha digital), sino también, la brecha social y brecha en acceso a los diferentes niveles de formación (por el supuesto de presentar más y mejores oportunidades, con equidad). Pero nuevamente, aparecen los riesgos inherentes a la tecnología, que en lugar de disminuir pueda incluso ahondar las brechas existentes entre las personas, entre aquellas que pueden acceder a la tecnología, a la más actualizada, a sus diferentes versiones y complementos, y aquellas personas que no tienen esa oportunidad de accederlas, y si la llegasen a tener, no poseen el conocimiento para aprovecharla, o han sido “instruidos” no para “manejar” a tecnología, sino ser “manejados” por ella.

Por la anterior percepción personal, me generó gran impacto, la intervención de Javier Echeverría, titulada “Republicanizar y democratizar las sociedades digitales en Iberoamérica”. Haciendo referencia a las sociedades digitales en Iberoamérica, que posiblemente en un futuro, no haya necesidad de usar el apellido “digital”, simplemente sociedades, por el grado de inmersión de la tecnología en la misma.

Genera cierto temor, el confrontar el poder de “estado-nación” versus el poder de “los señores del aire”, habrá algún día, oasis de libertad, o estaremos encaminados a cambiar de “dueños”, según el poder adquirido y proyectado de dichos “señores del aire”. En nuestro medio se impulsa, se motiva (y hasta se exige) el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones), pero como lo expresa el Dr. Echeverría, la “C” más que de comunicación, se dirige más hacía el control sobre las personas que las utilizan.

En la charla se pide analizar los objetivos de la industria 4.0, en beneficio de la persona o en la búsqueda de tecnopersonas, para tener mayor control sobre las mismas. También el cuidado especial a tener cuando se elige la opción “ACEPTO” cuando se está recibiendo un servicio desde la web, puesto que se intuye, que cuando los servicios son gratis, el producto es la persona que acepta dichas condiciones.

Y al aceptar las condiciones, se está entregando no solamente la información visible, sino además la información oculta, generada de los procesos de conexión y demás. Así lo confirma el Dr. Echeverría, con la frase “Hoy en día, si algo es prohibido es el anonimato. Los Señores del aire te colocan el nombre”. Pero no solamente te colocan el nombre, además, poseen información básica y complementaria de cada persona (o tecnopersona). Y esa tenencia de información no es temporal, es casi de por vida y más allá, a no ser que apliquemos técnicas de muerte digital.

Pese a todo, debe seguirse apostando a obtener el mejor provecho de la tecnología, al servicio de la comunidad y no a intereses particulares. Y un servicio al que le aporta la tecnología, hace referencia a la educación, en este punto, por ello, se trae a colación una de las frases de Arnant Agarwal (investigador indio, creador de la plataforma Edx): “La educación actual debe usar la tecnología para innovar y para llegar a más personas. Las necesidades de los estudiantes están cambiando constantemente, por eso es importante usar esas nuevas tecnologías para ayudarles a lograr sus metas”. Y propender por soñar y hacer que una realidad, que la tecnología esté al servicio del ser humano y no lo contrario, para beneficio de unos pocos (“Y hoy más que nunca, es preciso soñar, soñar juntos, sueños que se desensueñen y en materia mortal encarnen” Eduardo Galeano).

Pero la educación, que incline la balanza a generar independencia, pensamiento crítico, a contrarrestar a que se nos convierta en “tecnoserviles”, a minimizar la tecnoservidumbre, a tener autoconciencia y autodeterminación para adoptar, adaptar la tecnología en beneficio común y desechar aquella que va en contra de la sociedad.

También recopilo algunos elementos expresados por el conferencista Miguel Ángel Quintanilla:

Se debe tener en cuenta las dimensiones en la evaluación de proyectos tecnológicos: criterios estructurales, morales y culturales. El concepto de las Tecnologías “entrañables”, no alienantes. Tecnologías abiertas, polivalentes. Tecnologías dóciles. Limitadas (consecuencias previsibles). Reversibles. Tecnologías recuperables (ha de prohibirse la obsolescencia programada). Tecnología Participativa (la cual ha de ser socialmente inclusiva). Tecnología Sostenible y Socialmente responsable.

Gracias por generar este tipo de espacios, donde se comparten experiencias, donde se construye y se genera conocimiento, y, además, donde existe la posibilidad de sentar diversas posiciones, así sean en ocasiones, contestarías.

Definitivamente, hemos de apoyarnos, hemos de compartir, hemos de crecer en comunidad. Al respecto, complemento con una frase de Zygmunt Bauman: “Los habitantes humanos de la Tierra, nos encontramos, más que nunca antes en la historia, en una verdadera disyuntiva: o unimos nuestras manos, o nos unimos a la comitiva de nuestro propio entierro en una misma y colosal fosa común

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac