OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La formación de los ingenieros a partir de la gestión del agua

26 de enero de 2017

Roberto Mauro Velásquez Rondón. Arequipa, Perú
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica.
La formación en ingeniería no sólo es técnica sino también social, aquella que se deriva de las experiencias de las comunidades y su relación con la ciencia y la tecnología.

Este artículo señala la importancia de proyectos de ciencia y tecnología en la gestión de los servicios ambientales de los países iberoamericanos. El autor, con este trabajo, pretende identificar “algunas consideraciones acerca de la formación de los ingenieros para la participación en ciencia”, luego señala que los conflictos sobre el agua potable tienen relación con el aumento de la población y por lo tanto el aumento de las áreas poblacionales y con el cambio climático (entre otros) que está trayendo consecuencias funestas. A esto se añade que en nuestros países latinoamericanos no existe una suficiente y real gestión del agua, en algunos casos se abusa con su privatización y en otros no hay un manejo técnico sino demagógico para ganar votos en las próximas elecciones.

En varias épocas y años se han tratado de manejar adecuadamente el agua, por ejemplo la declaración brindada en la Conferencia de Naciones Unidas de Mar de Plata en 1977 en la que se declaraba la Década Internacional de Suministro de Agua y Saneamiento para los años 1980 a 1990, tiempo en el cual, aproximadamente 1250 millones de personas tuvieron abastecimiento de agua y 750 millones tuvieron un adecuado saneamiento.

En el siglo XXI, la Comisión Mundial para el Agua “propuso que la participación comunitaria era parte fundamental de lo que habría que ser formulado como una gestión integrada de recursos hídricos”. El autor establece que “para que las comunidades tomen un papel activo en un sistema de abastecimiento de agua se requiere que se les reconozca en condición de involucrados o tomadores de decisión”, esto es muy importante porque mientras las comunidades no se sientan partícipes de esto no van a cambiar, si no se sienten como los actores principales entonces no serán parte de la solución.
Se indica en el artículo que en Latinoamérica la participación de las comunidades en proyectos de gestión del agua, se realiza bajo tres formas:

  • En la selección de las tecnologías de potabilización.
  • En la construcción, mantenimiento y control de sistemas de abastecimiento de agua.
  • En acciones más políticas y activistas a través de la movilización social, cuando no hay cantidad y calidad del servicio (muy peculiar en mi país).

Diferente es en España, donde hay una Directiva Marco del Agua (DMA) la cual reconoce la participación activa de las comunidades teniendo en cuenta a las cuencas hidrográficas.

El autor afirma que “todos estos aspectos señalados sobre la participación de las comunidades en agua potable se relacionan plenamente con el concepto mismo de la participación pública en ciencia y tecnología”. También se establece que la “participación es más relevante cuando hay mayor intensidad de la cooperación entre expertos y no expertos para producir conocimiento.
En nuestros países, se produce conocimiento cuando se toman en cuenta los conocimientos locales como sucede en el cuidado de una determinada cuenca. Se establece que “también esta cooperación puede generarse en los procesos de transferencia de conocimientos hacia situaciones reales, como en la selección de tecnología para los sistemas de abastecimiento, o para que estén adaptadas al contexto donde van a ser empleadas”.

En este documento se hace referencia a las competencias en ingeniería para un mundo actual, en el cual tienen que aprender para toda la vida, para lo cual se tiene que tener en cuenta los continuos cambios que están ocurriendo y que el futuro ingeniero tiene que estar preparado para acceder a él, el uso de las TIC y al acceso, comprensión y manejo de gran cantidad de datos.

También nos señala que deben estar presentes las competencias técnicas, las cuales se deben desarrollar en laboratorios y talleres de última generación que se tienen que complementar con un aprendizaje que se adquiere con visitas a industrias o un entrenamiento continuo. Indica que la OECD establece realizar investigaciones multi e interdisciplinaria de universidad – empresa que permitirá la innovación y la I + D en temas ambientales. Señala también el autor en este interesante artículo que las competencias no técnicas o relacionadas con el ambiente, sean aquellas que tengan en cuenta el liderazgo, capacidad para trabajar en equipo y saberse comunicar, además de la comprensión de la economía, los negocios, la administración y el espíritu empresarial.

Para los países Iberoamericanos, la Asociación Iberoamericana de Instituciones de Enseñanza de la Ingeniería ASOBEI (2014:4) señalaba que entre las tendencias en la formación de los ingenieros tales como:

  • La formación virtual y los nuevos ambientes de aprendizaje.
  • La incorporación de las TIC en el aula de clase.
  • La ética asociada a las decisiones de ingeniería.
  • El crecimiento acelerado de los cursos y denominaciones en ingeniería.

Para que todos estos aspectos sean considerados en la formación de la ingeniería se tendría que buscar un curso o añadir al currículo las experiencias nombradas con lo cual se originarían debates y controversias referentes a aspectos sociales sobre el rol de la ciencia y la tecnología.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac